Como Crujir La Espalda

¿Cómo hacer crujir la espalda?

Encorva la columna hacia arriba con la cabeza hacia abajo. Sube lentamente la cabeza hasta donde puedas, arqueando la espalda en el proceso. Mantén esta posición por espacio de cinco segundos. Exhala todo el aire y relájate mientras regresas a la posición inicial.

¿Qué pasa al crujir la espalda?

Entonces, ¿crujir la espalda es bueno o malo? – Una creencia generalizada es que crujir los huesos, en general, puede provocar artritis a largo plazo. Aún hoy no hay ningún estudio que conecte estos dos fenómenos. Sin embargo, esto no significa que ejercer una presión innecesaria en las articulaciones sea una buena práctica.

  • Si nos crujimos la espalda con regularidad entonces ejercemos presión sobre los ligamentos, tendones y otros tejidos blandos que forman las articulaciones,
  • Como resultado de esta presión hay un desgaste en estas estructuras que provoca dolor y problemas en la columna a largo plazo.
  • Si eres de las personas que se cruje la espalda, sabes que sientes menos molestia después de escuchar el chasquido de las vértebras,

Esto se debe a que al aumentar el movimiento de la columna hay una sensación de alivio temporal. Si sientes la necesidad de crujir la espalda de forma repetida durante el día, entonces deberías plantearte acudir a una terapia física para tratar el origen del dolor,

  1. El correcto tratamiento y la higiene postural se pueden conseguir con rehabilitación en la espalda y prácticas guiadas profesionales.
  2. Cuando crujir la espalda se vuelve un hábito, justamente por esa sensación de alivio, entonces es cuando las vértebras están cada vez más expuestas a lesiones innecesarias,

Cuanto más reiterado sea este movimiento, menor será la sensación de satisfacción con el paso del tiempo. Por eso si el alivio del dolor se trata con una terapia física, entonces se garantiza que el dolor no vuelva a aparecer. Así, sin ayuda de un profesional, crujir la espalda tiene consecuencias a largo plazo.

  • Primero, porque no se está tratando el foco del dolor sino simplemente ampliando la movilidad de las vértebras.
  • Segundo, porque esta práctica presiona y genera movimientos innecesarios en los tejidos blandos,
  • Los tratamientos de fisioterapia y osteopatía pueden ayudarte no solo con masajes, sino también con ejercicios que puedes practicar después de estar muchas horas sentado o en una determinada postura.

Además, sabrás qué hacer cuando el dolor aparezca de nuevo y podrás seguir un tratamiento preventivo. Los ejercicios se centrarán en fortalecer el área afectada y los tratamientos pueden ser tanto por baños de diferentes temperaturas (hidroterapia) o con electroterapia,

¿Dónde se encuentra la zona lumbar?

La columna lumbar, la parte baja de la espalda, es la tercera región principal de la columna. La mayoría de la gente tiene cinco huesos o vértebras en la columna lumbar, a pesar de que es común tener seis.

¿Cómo crujir el brazo?

Con la utilización de aceites y plantas medicinales, es posible curar de empacho, susto y “tronar” las anginas, de acuerdo con el taller de Técnicas de sobado en la medicina tradicional indígena, que se imparte de manera gratuita en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC).

La médica tradicional y masajista Angelina Díaz Hernández, enseña a las y los participantes a las 10 sesiones del taller, la manera de cómo contribuir a aliviar trastornos y aliviar síntomas de esas y otras enfermedades que, en la medicina tradicional indígena, tienen su origen en la parte emocional.

Para “tronar” las anginas, se pone aceite en las palmas de las manos, se toma cualquiera de los brazos y se masajea para localizar “una bolita” (angina) en el antebrazo, que tendrá que masajearse hasta que desaparezca y lo mismo se hace con el otro brazo.

Posteriormente se recomienda hacer gárgaras con una infusión de tomillo, tres veces al día de ser posible, y por la noche asar un tomate o jitomate y ponerlo como cataplasma a la altura de las anginas, así como una vaporización con romero, eucalipto o toronjil –valiéndose de un cucurucho de papel- y cubrirse muy bien antes de ir a dormir.

Para curar el empacho, se masajea el abdomen de arriba hacia abajo y hacer pequeños semi-círculos, semejantes a una media luna y tratar de “juntar” el pulso de la persona en el centro del ombligo, ya que ese latido disperso es el causante de la molestia.

Luego se pide a la persona que esté boca abajo para poder masajear la espalda de arriba hacia abajo y después hacia los lados, además de recorrer con un dedo a lo largo de la columna vertebral. Si un paciente presenta palidez, pérdida de cabello y de apetito, además de tristeza, se trata de un susto y con la medicina tradicional, también se sanan las emociones, valiéndose de un silbato de barro y tres maíces rojos, y un ramo de hierbas en las que se encuentra el chupamirto, romero, toronjil, menta, chapalitle y orosus, llamada también por el nombre de regaliz.

En esta primera sesión, también se enseñó una técnica de masaje facial para relajar los músculos y contribuir a sanar una parálisis. Este taller forma parte del programa de Recuperación de la Medicina Tradicional y Herbolaria, que tiene como objetivo apoyar a curanderas y curanderos para que practiquen la medicina tradicional mexicana para preservar los conocimientos de los pueblos indígenas en materia de salud y los promuevan a través de eventos, capacitaciones y talleres.

¿Cómo se llama el hueso de la parte baja de la espalda?

Datos acerca de la pelvis – La pelvis es una estructura con forma de cuenco que sostiene a la espina dorsal y protege los órganos abdominales. Contiene los siguientes huesos:

Sacro. Es un hueso con forma de pala formado por la fusión de 5 vértebras sacras que originalmente estaban separadas. Cóccix (también llamado el huesito de la cola). Está formado por la fusión de 4 huesos coccígeos que originalmente estaban separados. Tres huesos pélvicos (cadera). Estos son los siguientes:

Ilion. Parte ancha y acampanada de la pelvis. Pubis. Parte inferior, anterior o frontal de la pelvis. Isquio. Parte de la pelvis que forma la articulación de la cadera.

Haga clic sobre la imagen para ampliar Haga clic sobre la imagen para ampliar

¿Qué pasa si me trueno el cuello todos los días?

¿Es peligroso “sonarse” el cuello? Revisamos en InfoMed una publicación de la revista Stroke, con evidencia científica de una práctica frecuente en muchas personas. Por qué no deberíamos hacerlo. El uso extendido de la quiropraxia o la sensación de relajación que esta genera, posterior a una maniobra de manipulación cervical con el fin de generar un “crack”, supone un riesgo que deberías conocer.

  • Es el colapso de una burbuja de gas (N2, O2, y CO2) generada en el líquido sinovial por la presión negativa (a menor presión menor disolución de un gas en un líquido), de llevar al extremo el rango de movimiento de una articulación de forma abrupta (la articulación es un sistema cerrado).
  • El sonido no es el “choque” del hueso con otro (esto generaría dolor y artrosis).

Esta maniobra no puede volver a repetirse en el corto plazo, ya que el colapso genera pequeñas burbujas que tardan en volver a disolverse. La sensación de confort que genera depende del sobre-estiramiento de las fibras musculares de los músculos cervicales, el cual mejora la elongación y disminuye la sensación de “contractura” del tono muscular cervical, el cual algunas veces es doloroso por diversas causas.

El mayor riesgo de esta maniobra es la disección arterial cervical: en el cuello se encuentran las arterias que se dirigen al cerebro, arterias vertebrales y carótidas. Ambas son pares (una derecha y una izquierda), es decir el flujo sanguíneo cerebral es proporcionado por 4 arterias, Estas (como todas las arterias del cuerpo) a nivel de su pared, están formadas por 3 capas.

La capa íntima o endotelio vascular, que tiene el epitelio que da hacia la luz de la arteria (mira hacia la sangre), tiene la importancia de favorecer el flujo laminar y evitar la formación de coágulos espontáneos. La media, que es la capa muscular, tiene la función de controlar la contracción para determinar la resistencia al flujo de sangre, para que, a pesar de las fluctuaciones de la presión sanguínea, a nivel cerebral se mantenga cierto rango de estabilidad.

  • Por un lado, el flap de por sí es protrombótico (genera coágulos) por desarrollar un flujo turbulento y, por otro lado, las capas más profundas no tienen las sustancias del endotelio vascular que son antitrombóticas, por lo tanto, se pueden generar coágulos.
  • Ahora este flap puede terminar disecándose y cambiar el curso completo de la arteria al direccionar todo el flujo de la luz arterial a este nuevo espacio entre la capa íntima y la capa media, y generar una oclusión arterial.
  • Los coágulos formados por la turbulencia podrían generar ACV isquémico de diversos tamaños, mientras que la oclusión arterial podría generar un ACV isquémico masivo.
  • Los síntomas de este tipo de eventos los vamos a separar en síntomas locales y síntomas embólicos:
  • SÍNTOMAS LOCALES
  • El dolor cervical agudo.
  • Alteración de la inervación autonómica facial: Ojo rojo, pupila pequeña y caída parcial del párpado. Esto se debe a afectación del plexo (red de nervios) simpático pericarotídeo.
  • Tinnitus o Acúfenos pulsátiles: sensación de silbidos o agua en el oído que toma el ritmo del pulso. (esto se debe al flujo turbulento de la carótida a nivel del hueso temporal (el ingreso al cráneo de la arteria carótida ocurre muy cercano al oído medio e incluso el oído interno).

SÍNTOMAS EMBÓLICOS

  • De encéfalo: clásicos síntomas de ACV isquémico: alteración de la fuerza, sensibilidad, coordinación o visión por campos de forma binocular
  • De retina: alteración de la visión completa o por manchas de forma permanente o transitoria.

FIGURA 1. La arteria vertebral a medida que pasa a través de los agujeros transversos de C6 a C2 y luego entra en la base del cráneo a través del agujero magno (no se muestra). Las flechas indican el movimiento de la cabeza durante la rotación lateral y la flexión lateral. La flexión, extensión y tracción también pueden afectar la arteria (no se muestra). Copyright © 2013 Trial FX. FIGURA 2. La mecánica propuesta sería el estiramiento de arteria vertebral el en el segmento previo al ingreso al cráneo. Diagrama esquemático que ilustra la alineación anatómica neutra de la arteria vertebral (arriba) y el estiramiento del segmento V3 durante la rotación lateral y la flexión lateral (abajo).

  1. Copyright © 2013 Trial FX.
  2. Todo esto nos lleva a la conclusión (como en la mayoría de los eventos vasculares) de que es mejor prevenir que tratar.
  3. La disección de la arteria cervical, generalmente tiene traumatismos menores indirectos, es decir, no sobre la arteria sino generados por estiramientos bruscos por algún movimiento cefálico.

Entre estos se encuentran el proceso de estiramiento del cuello de forma brusca con el fin de “hacerlo sonar” ya sea forma particular (es decir uno mismo) o realizado por un tercero. Esto no se trata de una opinión personal. En este artículo se ilustra brevemente lo que arrojó una revisión sistemática relacionada a la manipulación cervical por quiroprácticos en población norteamericana, publicada en la revista Stroke, en el 2014.

  1. Por otro lado, analiza que la tendencia a realizar maniobras quiroprácticas es bastante frecuente (alrededor del 10 % de los estadounidenses acuden a sesiones quiroprácticas al menos una vez al año).
  2. Se analizan varios ensayos de tipo “casos y controles”, es decir evaluaciones de pacientes en los cuales se presentó la enfermedad, y se los interroga retrospectivamente en búsqueda de la variable de estudio: manipulación cervical.
  3. Se los compara, por ejemplo, con individuos con ACV isquémico por otra causa, con la misma edad y sexo, y además con individuos sanos aleatorizados y se los interroga sobre esta práctica.

Existen problemas con la definición de movilización cervical, y con el límite temporal con respecto al tiempo desde el evento, algunos eligieron un límite de 7 días y otros de 30 días previos al evento. Existen varios conflictos en los estudios, entre ellos el dolor cervical previo a la manipulación, y la definición de manipulación cervical.

  • Como conclusión se detectó un aumento significativo del riesgo de disección de arterias vertebrales con respecto a individuos sanos o individuos con ACV isquémico de distinta causa.
  • Aumentando así el riesgo entre 3 y 11 veces de padecer una disección cervical posterior (arterias vertebrales) en menores de 45 años.

No así en los mayores (donde el ACV isquémico se vuelve cada vez más frecuente), dónde en las disecciones de carótida, la diferencia entre la manipulación cervical como factor no fue significativo. En síntesis, se trata de un evento poco frecuente, pero con muchísima morbimortalidad en una persona joven, es por ello que se recomienda evitar la movilización cervical auto inducida, y en caso de ser realizada por un profesional, se debe advertir este riesgo. AUTOR Médico especialista en Neurología – MN 149626. Staff del servicio de Neurología del Sanatorio Finochietto. Staff del servicio de Neurología de Sanatorio Clínica Modelo de Morón. Miembro de la Sociedad Argentina de Neurología. Docente adscripto ad Honorem de neurología de la Facultad de Medicina de la UBA. : ¿Es peligroso “sonarse” el cuello?

¿Qué pasa si me trueno los dedos todos los días?

Muchas personas tienen la costumbre de crujirse los dedos y, quizá, hasta tú mismo lo haces. Este gesto se realiza, en muchas ocasiones, por la necesidad de “soltarse” las articulaciones de manos y pies o, inconscientemente, como gesto repetido causado por el estrés y los nervios ya que se consigue un alivio físico y mental. En este post, nos ha parecido interesante recopilar toda la información actual sobre el tema centrándonos en cómo se produce, en las consecuencias de este hábito tan común y en la prevención de lesiones, ARTICULACIONES. ¿Qué son y por qué crujen? Una articulación, según la Real Academia Española, es la ” unión de un hueso u órgano esquelético con otro, que puede ser fija o móvil “.

  1. Es decir, tienen como función principal unir dos huesos o un hueso y un cartílago,
  2. Cualquier articulación del cuerpo humano está unida por una cápsula llena de líquido sinovial y distintos gases.
  3. Este líquido es el encargado de lubricar las articulaciones tanto de las manos como de los pies para que funcionen con normalidad, impidiendo el roce y desgaste de los huesos,

Con la edad o el ” exceso de uso”, este líquido disminuye y las articulaciones se desgastan progresivamente, provocando dolores articulares, Cuando crujimos los dedos puede parecer que los friccionamos, pero en realidad no es así, Entonces ¿por qué se escucha un chasquido al crujirnos los dedos? Al crujirse los dedos aumentamos el espacio entre las dos piezas óseas de las articulaciones, haciendo que la cápsula de líquido se dilate y la presión disminuya provocando que decrezca la solubilidad de los gases de su interior (dióxido de carbono, oxígeno y nitrógeno). Posteriormente, estos gases disueltos en el líquido son liberados en forma de ” burbujas ” y explotan rápidamente causando ese sonido tan característico. Y ¿por qué es placentero este gesto? Al estirarse la articulación con este mecanismo, se estimulan las terminaciones nerviosas de la zona del pie o de las manos y, por este motivo, se genera esta sensación placentera, CONSECUENCIAS. ¿Es perjudicial crujirse los dedos de los pies y las manos? Podemos afirmar que hacer crujir las articulaciones de forma espontánea no es perjudicial, pero si este gesto lo repetimos de manera frecuente, a medio y largo plazo, puede aparecer una lesión en las estructuras ligamentosas, tendinosas y un desgaste articular, PREVENCIÓN. ¿Qué hago si me duelen los dedos de los pies? Nuestro consejo es acudir a un profesional que pueda ayudarnos a mejorar la movilidad de nuestro cuerpo. Si hablamos de los dedos de los pies, la recomendación es ir al podólogo para poder realizar un estudio biomecánico de la pisada y las respectivas pruebas complementarias como una radiografía donde se valore qué tipo de tratamiento realizar. En Podoactiva podemos ayudarte. Consulta tu clínica Podoactiva más cercana AQUÍ o contáctanos en el 974 231 280 o a través de [email protected], CLÍNICA PODOACTIVA SAGASTA Alejandro Adrada Sofía Laseo Laura Marín Carlos Martin Almudena Sánchez

¿Por qué no es bueno tronarse los dedos?

Crack. Pop. Click. Estos sonidos pueden saltar de las articulaciones de los muchos niños y adultos que tienen el hábito de tronarse los nudillos. Si se tronaba los nudillos cuando era niño, tal vez se le advirtió que eso podría causar que desarrollara artritis posteriormente en la vida.

¿Esto es verdad? Probablemente no, según un puñado de estudios sobre el tema. Pero aunque tronarse los nudillos puede no causar artritis, algunos investigadores creen que tronarse los nudillos de manera habitual crea algunos problemas posteriormente. Sin mencionar que los tronidos incesantes probablemente son una gran molestia para los que están a su alrededor.

Los nudillos son las articulaciones de los dedos de sus manos y pies. Están localizados donde se encuentran dos huesos, y están bañados en un líquido llamado líquido sinovial, el cual lubrica a las articulaciones. Algunas veces, se desarrolla una burbuja de gas en el líquido sinovial, y cuando la articulación se manipula de algunas maneras (p.e., cuando una persona está doblando o comprimiendo su mano), la burbuja puede reventarse, generando un sonido o tronido audible.

La artritis es un problema extremadamente común para los adultos mayores, con la mayoría de las personas mayores a 65 años teniendo señales de la condición. Existen dos formas principales de artritis. Artritis reumatoide resulta de la inflamación de las articulaciones, y puede causar dolor, enrojecimiento, hinchazón, y eventualmente deformación y pérdida de funcionamiento.

Osteoartritis, la forma más común, resulta por el desgaste de las articulaciones con el transcurso del tiempo, lo cual es el porqué tiende a afectar a adultos mayores. Aunque no hay razón para creer que tronarse los nudillos conlleve a artritis reumatoide, tiene sentido que el trauma habitual a una articulación pueda causar eventualmente que los tejidos se deterioren y desgasten, conllevando a artritis.

  • De hecho, algunos investigadores han reportado casos de personas que se tronaban habitualmente los nudillos y llegaron a desarrollar osteoartritis u otros problemas articulares.
  • Por ejemplo, en un reporte de caso publicado en British Medical Journal en 1989, investigadores reportan que un hombre que se tronaba habitualmente muchas de sus articulaciones tenía daño en su mano derecha como indicio de artritis.

Otro estudio publicado en 1989 en Proceedings of the Institution of Mechanical Engineers simuló el acto de tronarse los nudillos y encontró que la energía usada para tronarse los nudillos es suficiente para dañar el cartílago en sus articulaciones. Pero, ¿estos reportes significan que tronarse los nudillos pueda conllevar a artritis? ¿O sólo son hallazgos fortuitos, dado que muchas personas desarrollan osteoartritis ya sea que se truenen o no los nudillos? Aunque reportes individuales pueden citar casos en los que personas ávidas por tronarse los nudillos desarrollan artritis, una colección de estudios observacionales dice una historia diferente.

  1. En 1975, el Dr. Robert L.
  2. Swezey y Struart E.
  3. Swezey realizaron un estudio de 28 residentes de asilos quienes podían recordar si se habían tronado o no los nudillos previamente en la vida.
  4. Después de realizar rayos X a las manos de los participantes, los investigadores concluyeron que no había relación entre el tronido habitual de nudillos y la artritis.

Otro estudio, publicado en el artículo de noviembre de 1990 en Annals of Rheumatic Disease, observó a un grupo de 300 personas que se tronaban habitualmente los nudillos. Los investigadores encontraron que los participantes que se tronaban los nudillos regularmente, no eran más propensos a tener artritis que los que no lo hacían.

Sin embargo, las personas que se tronaban los nudillos, eran más propensas a tener inflamación de las manos y fuerza de agarre reducida en las manos. Los investigadores no pueden decir si el tronarse los nudillos causó la inflamación y la pérdida de función en la mano o quienes tenían problemas en las manos sólo eran más propensos a tronarse los nudillos.

Algunas personas que se truenan los nudillos lo hacen por hábito o aburrimiento. Muchas otras personas dicen que ayuda a aliviar el dolor y tensión articular, y permite un grado mayor de movimiento en sus articulaciones. Si usted tiene el hábito de tronarse los nudillos, la evidencia disponible hoy en día sugiere que no causará que desarrolle artritis.

You might be interested:  Como Calcular Metros Cuadrados

¿Cuál es la mejor vitamina para la columna vertebral?

Las vitaminas B para el dolor de espalda: evidencia a su favor – El estudio de las vitaminas B como analgésicos comenzó en la segunda mitad del siglo pasado. El interés en las vitaminas fue decayendo a medida que se desarrollaron los analgésicos de síntesis, pero vuelve a coger fuerza debido a los efectos adversos que ahora sabemos que aparecen con el uso de analgésicos a largo plazo.

Las vitaminas B podrían ser una opción interesante para disminuir las dosis necesarias de analgésicos tanto en pacientes agudos como crónicos, evitando molestias estomacales, subidas de tensión arterial, etc. Las vitaminas del complejo B son varias, siendo, y las que tienen cierta evidencia a su favor para el uso en dolor de espalda.

No se conoce tan bien su mecanismo de acción en la disminución del dolor como en el caso de los AINEs o la morfina, pero parece estar asociada a la regeneración de nervios dañados, al control de la sensación de dolor a través de la estabilización de la conducción nerviosa, a la optimización de ciertos mecanismos de control del dolor que tiene nuestro sistema nervioso central, e incluso a través de la modulación de la COX-2, una enzima involucrada en procesos inflamatorios.

  1. Parece que no es un mecanismo relacionado con la carencia de vitaminas, sino con el funcionamiento bioquímico de las vitaminas aún en pacientes con niveles normales de estas vitaminas en su organismo.
  2. Varios estudios parecen avalar el buen funcionamiento de las vitaminas B1, B6 y B12 en algunos casos de dolor de espalda.

Algunos ensayos clínicos han arrojado los siguientes resultados:

La asociación vitaminas B1/B6/B12 junto con diclofenaco por vía oral demostró calmar más intensamente el lumbago que el diclofenaco solo a partir de los tres días de tratamiento.La vitamina B12 mejoró el dolor y la movilidad de personas con dolor de espalda crónico de origen no determinado, cuando se inyectaba 0,5 miligramos de vitamina B12, 3 veces por semana, durante dos meses.La combinación de 1 mg de vitamina B12 con fosfolípidos inyectados una vez al día durante dos semanas demostró controlar el dolor de espalda y mejorar el rendimiento de las personas.

El problema con estos estudios es que no se realizaron con grandes cantidades de gente, ni durante largo tiempo, ni con dosis similares entre los diferentes estudios, por lo que no se pueden generalizar sus resultados al total de la población ni plantear un tratamiento estandarizado.

¿Cómo estirar la espalda acostado?

3. Estiramiento lateral – Este estiramiento de espalda se realiza acostado boca arriba, con las piernas juntas. Flexiona las rodillas y gira hacia el lado derecho. Tu torso debe quedar apoyado en el suelo, al igual que tu cabeza y tus brazos. Mantén la posición 30 segundos y haz lo mismo hacia el otro lado.

¿Cómo se deshacen los nudos musculares?

Ya tengo la contractura muscular, ¿qué hago? – Cuando ya tenemos la contractura muscular no nos queda más remedio que tratarla. No es conveniente tratar una contractura muscular por nuestra cuenta con masajes inapropiados o fármacos aconsejados por algún conocido, lo mejor es ir al médico o fisioterapeuta para que realmente pueda evaluar si realmente el dolor es de tipo muscular ocasionado por una contractura muscular o no.

Lo primero que debes hacer es dejar descansar el área en el que tienes la contractura muscular, evitando cualquier forma de actividad física intensa de dos a tres días. Si la contractura no es severa, puedes empezar a aplicar calor y masajear el área para mantener el flujo de sangre hacia la zona. Además, recuerda comer sano y tomar tus vitaminas para ayudar a tu organismos a sanarse más rápido.

Acude a un profesional, especialmente si:

La contractura impide el movimiento y las actividades de la vida diaria. Además del dolor sientes pinchazos o sensación de descarga eléctrica, hormigueos o adormecimiento de una extremidad (puede existir compromiso nervioso). No puedes dormir o descansar debido a la contractura. No cede el dolor en más de una semana.

A continuación verás algunos vídeos de autotratamiento realizados por fisioterapeutas que van a ayudarte a solucionar tu contractura muscular, los automasajes y autoestiramientos puedes realizarlos en casa sin inconvenientes ya que el riesgo de lesión o daño que puedes hacerte es bajo o nulo.

¿Qué partes del cuerpo se pueden crujir?

En medicina ortopédica y medicina deportiva, la crepitación describe un chasquido o crujido en una articulación. Los ruidos de estallido (lo que algunas personas pueden llamar crujido de los huesos) en las articulaciones pueden significar que el aire se mueve en la articulación, lo que generalmente es inofensivo.

¿Qué huesos se pueden crujir?

¿POR QUÉ CRUJEN LAS ARTICULACIONES? Crack, crack, crack’, este es el sonido que alivia a personas que tienen por costumbres crujirse los nudillos de la mano. Otros detestan esta costumbre. Y tanto unos como otros, suelen acudir al médico preocupados por si estos chasquidos fueran debidos a un deterioro precoz de sus articulaciones.

Los chasquidos articulares han atraído la atención de los investigadores desde principios de 1900. Uno de los primeros estudios realizados en las articulaciones mecacarpofalángicas (manos) comprobaron que dichas articulaciones una vez que se producía el chasquido, no se podían volver a chasquear de nuevo hasta pasados 20 minutos.

Posteriores exploraciones han confirmado este y otros aspectos sobre su origen 1-5 Los chasquidos articulares o crujidos son frecuentes en la población general, principalmente en niños, y en personas hiperlaxas. Son más habituales manos, rodillas y cuello, y no se acompañan de dolor.

Los chasquidos articulares, son debidos al fenómeno de cavitación, por el que un líquido (en este caso el líquido sinovial) al ser sometido a una presión (provocada por la flexión máxima de la articulación o estiramientos) produce la vaporización de gases (nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono) a medida que aumenta la presión.

Esta liberación brusca de gases provocan el sonido característico. Una vez producido, mientras se reorganizan los gases de forma natural y el gas vuelve de nuevo a disolverse en el líquido articular, no podremos reproducir el sonido inmediatamente. El fluido se vaporiza y luego vuelve a un estado líquido a medida que la presión aumenta.

Este chasquido, de forma controlada, es lo que realiza un fisioterapeuta. Aunque no está comprobado que crujirse los dedos de la mano provoque una mayor deformidad, no es aconsejable crujirse de continuo las articulaciones, porque pueden provocar deformidades por elongación del aparato ligamentario. En este, podemos ver el fenómeno de la cavitación en una resonancia magnética realizada en los dedos de la mano (MCF).

Se puede observar un cambio de señal en el líquido articular, provocado al estirar los dedos y los cambios de presión producidos.

  • Tan solo debes consultar con tu reumatólogo, si al crujirte las articulaciones te provocan dolor :
  • Los chasquidos dolorosos si son en las rodillas, pueden deberse a cambios degenerativos del cartílago articular (artrosis, ratones libres intrarticulares, meniscopatías), de la membrana sinovial (sinovitis villonodular), o del aparato ligamentario articular (Hiperlaxos, Síndrome de Ehlers Danlos).
  • A nivel de las manos: a roces tendinosos (dedos en gatillo o en resorte)
  • A nivel de caderas, igualmente a roces tendinosos: cadera en resorte.
  • Referencias
    1. Roston, J. & Haines, R.W. Cracking in the metacarpo-phalangeal joint. Journal of anatomy 81, 165 (1947).
    2. Unsworth, A., Dowson, D. & Wright, V. Cracking joints – A bioengineering study of cavitation in the metacarpophalangeal joint. Annals of the rheumatic diseases 30, 348 (1971).
    3. Watson, P., Kernohan, W. & Möllan, R. A study of the cracking sounds from the metacarpophalangeal joint. Proceedings of the Institution of Mechanical Engineers, Part H: Journal of Engineering in Medicine 203, 109–118 (1989).
    4. Kawchuk, G.N. et al. Real-time visualization of joint cavitation. PloS one 10, e0119470 (2015).
    5. Watson, P. & Mollan, R.A. Cineradiography of a cracking joint. The British journal of radiology 63, 145–147 (1990).
    6. Protopapas, M.G. & Cymet, T.C. Joint cracking and popping: understanding noises that accompany articular release. JAOA: Journal of the American Osteopathic Association 102, 283–287 (2002).

¿Por qué me duele la columna lumbar?

Dolor lumbar y dolor cervical Dolor cervical El dolor cervical, junto con el dolor lumbar, constituye un motivo frecuente de consulta médica. El dolor suele ser consecuencia de problemas del sistema musculoesquelético y de la columna vertebral. obtenga más información se encuentran entre las razones más frecuentes de consulta médica.

El dolor suele ser consecuencia de problemas del sistema musculoesquelético Introducción a la biología del sistema musculoesquelético El sistema musculoesquelético proporciona forma, estabilidad y movimiento al cuerpo humano. Está constituido por los huesos del cuerpo (que conforman el esqueleto), los músculos, los tendones.

obtenga más información, en especial de la columna vertebral, incluidas las estructuras óseas (vértebras), los discos y los músculos Músculos Hay tres tipos de músculos: Esquelético Liso Cardíaco (del corazón) Dos de ellos, el esquelético y el liso, forman parte del sistema musculoesquelético.

obtenga más información y ligamentos Ligamentos Los ligamentos son cordones duros y fibrosos compuestos de tejido conjuntivo que contienen colágeno y fibras elásticas. Las fibras elásticas permiten a los ligamentos estirarse hasta cierto. obtenga más información que las mantienen unidas. En algunos casos, el dolor lumbar es consecuencia de un trastorno que no afecta el sistema musculoesquelético.

El dolor lumbar (lumbalgia o lumbago) aumenta su frecuencia a medida que las personas envejecen, afectando a más de la mitad de los mayores de 60 años. Desde el punto de vista económico, supone un gasto considerable para los sistemas sanitarios y una pérdida importante de días laborales.

  • La columna vertebral se compone de vértebras.
  • Hay discos amortiguadores entre cada una de las vértebras.
  • Los discos tienen una capa externa resistente de fibrocartílago y un interior blando gelatinoso llamado núcleo.
  • Cada una de las vértebras tiene dos articulaciones detrás de los discos.
  • Las articulaciones se llaman articulaciones facetarias.

Las facetas de un cuerpo vertebral descansan sobre las facetas del cuerpo vertebral situado debajo, formando una articulación. Las articulaciones facetarias y, por lo tanto, la columna vertebral, están estabilizadas por ligamentos y músculos, que comprenden los siguientes:

Los dos músculos psoas-ilíacos, que discurren a ambos lados de la columna vertebral Los dos músculos erectores espinales, que se localizan por detrás de la columna en toda su longitud Múltiples músculos paravertebrales cortos, que se extienden entre las vértebras

Los músculos abdominales, que van desde la parte inferior de la caja torácica hasta la pelvis, también ayudan a estabilizar la columna soportando el contenido abdominal. Los músculos de las nalgas también ayudan a estabilizar la columna. En conjunto, estos músculos se denominan musculatura del tronco.

  1. La parte inferior de la columna (columna lumbar) se conecta a la parte superior de la espalda (columna torácica) por arriba y a la pelvis a través del sacro por debajo.
  2. El sacro es el gran hueso triangular situado en la base de la columna vertebral, cuya parte inferior es el coxis.
  3. La columna lumbar es flexible para permitir el giro, la torsión y la flexión, y proporciona fuerza para pararse, caminar y levantar objetos.

Por tanto, la región lumbar participa en casi todas las actividades cotidianas. El dolor lumbar limita muchas actividades y disminuye la calidad de vida. Los tipos más frecuentes de dolor lumbar son el dolor local, el dolor irradiado y el dolor referido.

  • El dolor local se produce en una zona específica de la región lumbar.
  • Este es el tipo de dolor más frecuente.
  • La causa suele ser una lesión discal pequeña, artritis articular y esguinces y distensiones musculares.
  • El dolor puede ser constante y de poca intensidad o, en ocasiones, intermitente y agudo.
  • Cuando la causa es una lesión se puede sentir un dolor repentino.

El dolor local se puede agravar o aliviar con los cambios de posición. La región lumbar puede ser sensible al tacto. Pueden producirse espasmos musculares. El dolor irradiado es el dolor que desciende desde la zona lumbar hasta la pierna. El dolor puede ser sordo o bien agudo e intenso.

  1. Por lo general afecta solo el lateral o la parte posterior de la pierna y puede viajar hasta el pie o solo hasta la rodilla.
  2. El dolor irradiado suele originarse debido a la compresión de una raíz nerviosa ocasionada por diferentes trastornos, como una hernia discal, artrosis Hernia de disco Se produce una hernia de disco cuando la cubierta resistente de un disco de la columna se desgarra o se rompe.

El interior blando y gelatinoso del disco puede entonces sobresalir (herniar) a. obtenga más información, ciática Ciática La ciatalgia es el dolor a lo largo de los nervios ciáticos. Estos nervios se extienden desde la parte inferior de la espalda (zona lumbar), a través de las nalgas y descendiendo por las piernas. obtenga más información o estenosis vertebral Artrosis La artrosis es un trastorno crónico que causa alteraciones en el cartílago y los tejidos circundantes, y se caracteriza por dolor, rigidez y pérdida de la función. La artritis causada por la. obtenga más información (o estenosis raquídea Compresión de la médula espinal Ciertas lesiones y trastornos comprimen la médula espinal, causando dolor de espalda o cuello, hormigueo, debilidad muscular y otros síntomas. La médula espinal puede ser comprimida por un hueso.

Obtenga más información ). Toser, estornudar, levantar peso o inclinarse hacia adelante manteniendo las piernas estiradas puede desencadenar el dolor irradiado. Si hay presión sobre la raíz nerviosa, el dolor puede estar acompañado por debilidad muscular en la pierna, una sensación de hormigueo o incluso pérdida de la sensibilidad.

Con muy poca frecuencia, la persona afectada pierde el control de la vejiga Incontinencia urinaria en adultos La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. La incontinencia puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, pero es más común en las mujeres y las personas mayores,. (incontinencia urinaria) o el control intestinal Incontinencia fecal La incontinencia fecal es la pérdida de control sobre las deposiciones. La incontinencia fecal puede ser pasajera, durante los episodios de diarrea o cuando las heces endurecidas quedan retenidas. obtenga más información (incontinencia fecal). El dolor referido ¿En qué consiste el dolor referido? se localiza en una ubicación diferente de la causa real del dolor. Por ejemplo, algunas personas que sufren un infarto de miocardio (ataque al corazón o ataque cardíaco) sienten dolor en su brazo izquierdo. El dolor referido desde los órganos internos a la zona lumbar tiende a ser profundo e intenso, y su ubicación exacta es difícil de precisar.

Habitualmente, los movimientos no lo empeoran, a diferencia del dolor lumbar debido a trastornos musculoesqueléticos. La mayor parte de los dolores lumbares están causados por trastornos localizados en la columna vertebral y las articulaciones, músculos, ligamentos y raíces nerviosas adyacentes, o por trastornos de los discos intervertebrales.

Con frecuencia, no se puede identificar una única causa. Cualquier trastorno doloroso de la columna puede causar contracturas reflejas (espasmos) de la musculatura paravertebral. Estas contracturas pueden empeorar el dolor existente. El estrés puede agravar el dolor lumbar, pero no está claro en qué modo.

Algunas veces, el dolor de espalda se debe a trastornos que están fuera de la columna vertebral, como cáncer, trastornos ginecológicos (por ejemplo síndrome premenstrual Síndrome premenstrual El síndrome premenstrual es un grupo de síntomas físicos y psicológicos que comienzan varios días antes de que se inicie el período menstrual y generalmente terminan unas horas después del primer.

obtenga más información ), trastornos renales (por ejemplo cálculos renales Cálculos en las vías urinarias ) y urinarios (por ejemplo infecciones del riñón Infección renal La pielonefritis es una infección bacteriana de uno o de ambos riñones. La infección puede extenderse por el tracto urinario a los riñones o (menos frecuentemente) los riñones pueden infectarse. y la glándula prostática Prostatitis La prostatitis consiste en dolor, hinchazón e inflamación de la próstata, o en todos estos síntomas a la vez. A veces la causa es una infección bacteriana. Se siente dolor en la zona del escroto. obtenga más información ), trastornos del tubo digestivo (por ejemplo, diverticulitis Diverticulitis La diverticulitis es la inflamación de uno o más de uno de los sacos en forma de globo (divertículos). ) y trastornos de las arterias principales cercanas a la columna vertebral. Causas frecuentes de dolor lumbar son

Lesiones en los músculos y ligamentos

Las lesiones pueden ocurrir durante las actividades de rutina (por ejemplo, levantar objetos, hacer ejercicio, moverse de manera inesperada) o ser consecuencia de un traumatismo, como una caída o un accidente de tráfico. A menudo no se identifican estructuras lesionadas específicas en las pruebas de imagen, pero los médicos suponen que algunos músculos y/o ligamentos se han visto afectados. (artritis degenerativa) hace que se desgaste el cartílago entre las articulaciones facetarias y se formen espolones óseos (osteofitos). Este trastorno se debe en parte al desgaste de años de uso. Es más probable que desarrollen artrosis en una zona las personas que sobrecargan de forma repetitiva una articulación o un grupo de articulaciones de dicha zona.

Los discos situados entre las vértebras se deterioran y los espacios entre las vértebras se estrechan, lo que aumenta la presión sobre las articulaciones facetarias, que se inflaman (artritis) y forman espolones óseos en las aberturas para las raíces nerviosas. Con degeneración grave y pérdida de altura del disco, los osteofitos de la abertura pueden comprimir las raíces nerviosas raquídeas.

Todas estas alteraciones causan dolor lumbar y rigidez. Las causas menos frecuentes de dolor lumbar son

Infecciones de la columna vertebral Trastornos que afectan la pelvis, como embarazo ectópico Embarazo ectópico El embarazo ectópico es la fijación (implantación) de un óvulo fecundado en una localización anómala, como por ejemplo en las trompas de Falopio. En un embarazo ectópico, el feto no puede sobrevivir. obtenga más información, enfermedad inflamatoria pélvica Enfermedad inflamatoria pélvica La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección de los órganos reproductores femeninos superiores (el cuello uterino, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios). La enfermedad inflamatoria. obtenga más información y cáncer de ovario Cáncer de ovario, cáncer de trompa de Falopio y cáncer peritoneal Está relacionado con el cáncer de las trompas de Falopio, que se desarrolla en los conductos que van desde los ovarios hasta el útero, y el cáncer peritoneal, que es el cáncer de los tejidos. obtenga más información o de otros órganos genitales Introducción a los tumores malignos del aparato reproductor femenino El cáncer puede aparecer en cualquier zona del aparato reproductor femenino: vulva, vagina, cuello uterino, útero, trompas de Falopio u ovarios. A estas formas de cáncer se las denomina cánceres. obtenga más información

El médico tiene como objetivo identificar cualquier trastorno grave. Debido a que el dolor lumbar a menudo está producido por diversas patologías, puede que no sea posible identificar una causa específica. En ocasiones el médico solo puede determinar que la causa es un trastorno musculoesquelético y cuál es la probabilidad de su gravedad.

Antecedentes de cáncer Utilización de fármacos inmunosupresores Algunos fármacos que pueden causar inmunodeficiencia, infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un trastorno vírico que, progresivamente, destruye ciertos glóbulos blancos (leucocitos) y se trata con medicamentos antirretrovirales. obtenga más información, sida, uso de fármacos por vía parenteral Consumo de drogas inyectables Las drogas se pueden ingerir, fumar, inhalar por la nariz en forma de polvo (esnifar) o bien inyectar. Cuando se inyectan, sus efectos son más rápidos, más intensos o ambas cosas a la vez. Las. obtenga más información, cirugía reciente, o una herida (circunstancias, todas ellas, que aumentan el riesgo de infección) Fiebre Pérdida de peso Dolor nocturno intenso Vómitos, dolor abdominal intenso o heces de color negro o sanguinolentas (síntomas que sugieren un trastorno digestivo) Dificultad para orinar, sangre en la orina o dolor intenso de tipo cólico en un único lado y que irradia hacia la ingle (síntomas que sugieren un trastorno de las vías urinarias)

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa y las pruebas que pueden ser necesarias (véase la tabla ). El médico pregunta sobre las características del dolor:

¿Cómo es el dolor? ¿Cuándo y cómo empezó? ¿Cuál es su intensidad? ¿Dónde se localiza y hacia dónde irradia? ¿Qué lo alivia o empeora (por ejemplo, cambios en la posición o la carga de pesos)? ¿Existen otros síntomas asociados (como entumecimiento, debilidad, retención de orina o incontinencia)?

Algunas características del dolor pueden proporcionar pistas sobre las posibles causas:

El dolor en un área que es sensible al tacto y que se agrava por los cambios en la posición o la carga de peso generalmente es un dolor local. El dolor que se irradia hacia la pierna, como la ciática, generalmente está producido por la compresión de una raíz nerviosa espinal. Un dolor que no se modifica por cambios en la posición de la espalda y que no se acompaña de sensibilidad al tacto puede ser un dolor referido. Un dolor constante, intenso, que empeora progresivamente y no se alivia con el reposo, sobre todo si impide el sueño, puede ser una hernia discal pero también puede indicar la presencia de un cáncer o de una infección.

You might be interested:  Como Formatear Windows 10

La información sobre el dolor, la historia clínica y los resultados de la exploración física permiten determinar la posible causa. No suelen ser necesarias otras pruebas porque la mayoría de los dolores de espalda se producen por artrosis, contracturas, esguinces u otros problemas musculoesqueléticos menores y se resuelven en unas 6 semanas. Las pruebas de diagnóstico por la imagen son a menudo necesarias si

Se sospecha otra causa Persiste el dolor de espalda

Las personas que no respondieron al tratamiento inicial o aquéllas cuyos síntomas han empeorado o cambiado también pueden someterse a pruebas. Las radiografías de la región lumbar muestran solo los huesos. Pueden ayudar a detectar cambios degenerativos por artrosis Artrosis La artrosis es un trastorno crónico que causa alteraciones en el cartílago y los tejidos circundantes, y se caracteriza por dolor, rigidez y pérdida de la función., fracturas vertebrales por compresión Fracturas vertebrales por compresión En las fracturas vertebrales por compresión, la zona en forma de tambor (cuerpo) de uno o más huesos de la espalda (vértebras) se desploma sobre sí misma y queda aplastada (comprimida) en forma. obtenga más información, espondilolistesis Espondilolistesis La espondilolistesis es el desplazamiento parcial de una vértebra de la región lumbar. Las lesiones o una enfermedad degenerativa pueden causar este trastorno. El dolor se siente en la parte. obtenga más información y espondilitis anquilosante Espondilitis anquilosante La espondilitis anquilosante es una espondiloartritis caracterizada por la inflamación de la columna vertebral (espondilitis), de las grandes articulaciones y de los dedos de manos y pies, dando. obtenga más información, Sin embargo, la resonancia magnética nuclear Resonancia magnética nuclear (RMN) En las imágenes por resonancia magnética nuclear (RMN) se utiliza un campo magnético potente y ondas de radio de muy alta frecuencia para producir imágenes muy detalladas. La RMN no utiliza. obtenga más información (RMN) o la tomografía computarizada Tomografía computarizada (TC) En la tomografía computarizada (TC), que se solía denominar tomografía axial computarizada (TAC), una fuente de rayos X y un detector de rayos X rotan alrededor de la persona. En los escáneres. obtenga más información (TC) proporcionan imágenes más nítidas de los huesos y, la RMN en particular, puede mostrar las partes blandas (incluyendo los discos y las estructuras nerviosas). Cuando se buscan trastornos que causan cambios sutiles en el hueso y trastornos de las partes blandas suelen ser necesario realizar una RMN o una TC., una estenosis vertebral (o raquídea), un tumor y, por lo general, una infección. Estas pruebas también pueden mostrar si los nervios están comprimidos. El riesgo de desarrollar lumbalgia se puede reducir haciendo lo siguiente:

Realizar ejercicio Fortalecimiento y estiramiento de los músculos Mantener un peso saludable. Mantener una buena postura Usar técnicas de levantamiento adecuadas

La manera más eficaz de prevenir el dolor lumbar es practicar ejercicio de forma regular. Son beneficiosos el ejercicio aeróbico, el fortalecimiento muscular específico y los ejercicios de estiramiento. El ejercicio aeróbico, como nadar y caminar, mejora la condición física y fortalece los músculos en general.

Los ejercicios específicos de fortalecimiento y estiramiento muscular del abdomen, los glúteos y la espalda (musculatura del tronco) ayudan a estabilizar la columna vertebral y a disminuir las tensiones que sufren los discos que amortiguan la columna vertebral y los ligamentos que la mantienen en su posición.

Los ejercicios de fortalecimiento muscular incluyen ejercicios de báscula pélvica y abdominales. Los ejercicios de estiramiento incluyen los estiramientos llevando la rodilla al tórax. Los ejercicios de estiramiento pueden aumentar el dolor de espalda en algunas personas, por lo que deben realizarse con precaución.

Como regla general, se debe suspender cualquier ejercicio que origine o incremente el dolor de espalda. Los ejercicios deben repetirse hasta que la persona perciba que sus músculos están moderadamente fatigados, pero no totalmente extenuados. Es importante una respiración adecuada durante cada ejercicio.

Las personas con dolor de espalda deben consultar con un médico antes de comenzar a practicar ejercicio.

¿Por qué se produce el dolor lumbar?

El lumbago es un dolor que se siente en la región lumbar. Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho. El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

  • La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida.
  • Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de la espalda, la zona que más comúnmente se ve afectada es la región lumbar.
  • Esto se debe a que sostiene la mayor parte del peso del cuerpo.
  • El lumbago es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al proveedor de atención médica.

Es superado únicamente por los resfriados y la gripe. Usted generalmente sentirá primero un dolor de espalda después de levantar un objeto pesado, desplazarse repentinamente, sentarse en una posición por mucho tiempo, o sufrir una lesión o accidente. El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda.

Fracturas por compresión de la columna a causa de osteoporosis Cáncer que compromete la columnaFractura de un hueso de la columnaEspasmo muscular (músculos muy tensos) Hernia de disco o disco roto Ciática Estenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo)Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis ), que pueden ser heredadas y se observan en niños o adolescentesTensión o desgarros de los músculos o los ligamentos que sostienen la espalda

El lumbago puede también deberse a:

Un aneurisma aórtico abdominal que está filtrándose.Afecciones artríticas, como osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea,Infección de la columna vertebral ( osteomielitis, disquitis, absceso).Infección del riñón o cálculos renales,Problemas relacionados con el embarazo.Los problemas con su vesícula biliar o el páncreas pueden causar dolor en la región lumbar.Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis, quistes ováricos, cáncer ovárico o miomas uterinos,Dolor alrededor de la parte posterior de la pelvis o la articulación sacroilíaca (SI, en inglés).

Usted puede sentir una variedad de síntomas si se ha lesionado la espalda. Puede tener una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo. El dolor puede ser leve, o puede ser tan intenso que usted no es capaz de moverse. Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, es posible que también tenga dolor en la pierna, en la cadera o en la planta del pie.

  1. También puede presentar debilidad en las piernas y los pies.
  2. Cuando usted vea a su proveedor por primera vez, le preguntará acerca de su dolor de espalda, incluyendo qué tan a menudo sucede y qué tan severo es.
  3. Su proveedor tratará de determinar la causa de su dolor de espalda y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como hielo, analgésicos suaves, terapia física y ejercicios adecuados.

La mayoría de las veces, el dolor de espalda mejorará utilizando estos métodos. Durante el examen físico, su proveedor tratará de ubicar con precisión la zona de dolor y de evaluar cómo afecta su movimiento. La mayoría de las personas con dolor de espalda mejora o se recupera al cabo de 4 a 6 semanas.

Radiografía Tomografía computarizada de la región lumbar Resonancia magnética de la región lumbar

Para mejorar rápidamente, adopte las medidas adecuadas cuando sienta dolor por primera vez. A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo manejar el dolor:

Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayudará a aliviar sus síntomas y a reducir cualquier inflamación en la zona del dolor.Aplique calor o hielo en la zona de dolor. Un buen método es utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.Tome analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil, Motrin) o acetaminofeno (Tylenol). Siga las instrucciones en el empaque sobre cuánto tomar. No tome más de la cantidad recomendada.

Cuando duerma, pruebe acostarse acurrucado, en una posición fetal con una almohada entre las piernas. Si usted usualmente duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión. Una falsa creencia común acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar actividad por mucho tiempo.

  1. De hecho, no se recomienda el reposo en cama.
  2. Si no tiene ninguna señal de una causa seria de su dolor de espalda (como pérdida en el control de los intestinos o vejiga, debilidad, pérdida de peso, o fiebre), entonces debe permanecer lo más activo posible.
  3. Es importante evitar que su espalda y los músculos abdominales se debiliten.

Es posible que usted deba reducir su actividad solamente por los primeros dos días. Luego, lentamente comience sus actividades habituales. No realice actividades que involucren levantamiento de objetos pesados o torsiones de la espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor comienza.

Empiece con actividad aeróbica ligera. Caminar, montar una bicicleta estacionaria y nadar son magníficos ejemplos. Estas actividades pueden mejorar el flujo de sangre hacia la espalda y estimular la curación. También fortalecen músculos en su estómago y espalda.Usted se puede beneficiar con terapia física. El proveedor determinará si usted necesita ver a un terapista físico y puede remitirlo a uno. El terapista físico primero usará métodos para reducir el dolor. Luego, el terapista le enseñará maneras de prevenir volver a tener dolor de espalda nuevamente.Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son importantes. Pero, empezar estos ejercicios demasiado pronto después de una lesión puede hacer que el dolor empeore. Un terapista físico le puede decir cuándo iniciar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

Si el dolor dura más de 1 mes, su proveedor primario puede que lo envíe a ver tanto a un fisiatra (especialista en rehabilitación) como a un neurólogo (especialista en nervios). Si su dolor no ha mejorado después del uso de medicamentos, terapia física y otros tratamientos, su proveedor puede recomendar una inyección epidural, Usted puede también ver a:

Un terapista en masajesAlguien que realiza acupunturaAlguien que hace manipulación de la columna (un quiropráctico, un médico osteópata o un terapista físico)

Algunas veces, unas pocas visitas a estos especialistas ayudarán con el dolor de espalda. Muchas personas se sienten mejor al cabo de 1 semana. Después de otras 4 a 6 semanas, el dolor de espalda debe haber desaparecido por completo. Comuníquese con su proveedor inmediatamente si usted tiene:

Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerteArdor con la micción o sangre en la orinaAntecedentes de cáncerPérdida del control de esfínteres (incontinencia)Dolor que baja por las piernas por debajo de la rodillaDolor que empeora cuando usted se acuesta o dolor que lo despierta por la nocheEnrojecimiento o hinchazón en la espalda o en la columna vertebralDolor intenso que no le permite estar cómodoFiebre inexplicable con dolor de espaldaDebilidad o entumecimiento en las nalgas, los muslos, las piernas o la pelvis

Llame también si:

Ha estado bajando involuntariamente de pesoConsume esteroides o drogas intravenosasHa tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peorEste episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas

Hay varias cosas que usted puede hacer para disminuir sus posibilidades de desarrollar dolor de espalda. El ejercicio es importante para prevenir el dolor de espalda. A través del ejercicio usted puede:

Mejorar su posturaFortalecer la espalda y mejorar la flexibilidadBajar de pesoEvitar caídas

También es muy importante aprender a levantar objetos y doblarse correctamente. Siga estos consejos:

Si un objeto es demasiado pesado o complicado, pida ayuda.Separe los pies para darle a su cuerpo una base de apoyo amplia cuando levante.Párese lo más cerca posible del objeto que está levantando.Doble las rodillas, no la cintura.Apriete los músculos del estómago mientras levanta el objeto o lo descarga.Sostenga el objeto lo más cerca posible de su cuerpo.Levante usando los músculos de sus piernas.A medida que se ponga de pie con el objeto, no se doble hacia adelante.No gire mientras se está agachando hacia el objeto, levantándolo o llevándolo.

Otras medidas para prevenir el dolor de espalda incluyen:

Evite permanecer de pie durante largos períodos de tiempo. Si tiene que estar de pie por cuestiones de trabajo, alterne descansando cada pie sobre un taburete.No use tacones altos. Use suelas amortiguadoras al caminar.Cuando esté sentado por cuestiones de trabajo, sobre todo si está utilizando una computadora, asegúrese de que su silla tenga un respaldo recto con asiento y respaldo ajustables, con apoyabrazos y un asiento giratorio.Use un taburete bajo los pies mientras esté sentado para que las rodillas estén más altas que sus caderas.Coloque una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la región lumbar mientras está sentado o conduciendo por largos períodos de tiempo.Si conduce una distancia larga, pare y camine un poco cada hora. Traiga su asiento lo más adelante posible para evitar doblarse. No levante objetos pesados inmediatamente después de un viaje.Deje de fumar.Baje de peso.Haga ejercicios en forma regular para fortalecer sus músculos abdominales y centrales. Esto fortalecerá su centro para disminuir el riesgo de más lesiones. Aprenda a relajarse. Pruebe métodos como yoga, tai chi o masaje.

Dolor de espalda; Dolor en la espalda baja; Lumbago; Dolor – espalda; Dolor de espalda agudo; Dolor de espalda – nuevo; Dolor de espalda – breve; Distensión muscular en la espalda – nueva Corwell BN, Davis NL. Back pain. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, Erickson TB, Wilcox SR, eds.

Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice,10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2023:chap 31. El Abd OH, Amadera JED. Low back strain or sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation,4th ed.

Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 48. Grabowski G, Gilbert TM, Larson EP, Cornett CA. Degenerative conditions of the cervical and thoracolumbar spine. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee, Drez, & Miller’s Orthopaedic Sports Medicine,5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 130.

Malik K, Nelson A. Overview of low back pain disorders. In: Benzon HT, Raja SN, Liu SS, Fishman SM, Cohen SP, eds. Essentials of Pain Medicine,4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 24. Murray EL, Misulis KE. Lower back and lower limb pain. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff’s Neurology in Clinical Practice,8th ed.

Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 33. Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David C. Dugdale, MD, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M.

¿Cómo se llama la parte superior de la espalda?

Anatomía de la espalda humana. Lesiones y patologías Todas las partes del cuerpo humano son importantes para el individuo, pero la espalda ha llegado a configurarse como eje principal en la anatomía humana, sobre todo para las personas que practican actividad física o deporte. Así, básicamente, esta parte del cuerpo tiene una gran funcionalidad para la vida cotidiana o deportiva y sirve para:

  1. Sostener el cuerpo y permitir su movimiento.
  2. Contribuir a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como, sobre todo, en movimiento.
  3. Proteger la médula espinal en una envuelta de hueso.

Para poder sostener el peso del cuerpo, la espalda tiene que ser sólida. Está compuesta por huesos muy resistentes y músculos fuertes. Para permitir el movimiento, la columna vertebral tiene que ser semiflexible, teniendo una serie de articulaciones anfiartrósicas.

  • Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de la potente musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo.
  • Y, además, para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un foramen o hueco en su centro por el que discurre la médula.
  • De forma general, podemos indicar que el esqueleto humano tiene entre 206 – 210 huesos, esta diferencia estriba en la zona distal de la columna (sacrocoxígea).

El esqueleto es el armazón de nuestro cuerpo, es el soporte para la inserción de músculos y tendones. También es el protector de los órganos más importantes. Atendiendo a su localización, distinguimos: : forma el eje corporal (80 huesos: cabeza – columna – tórax).

  • Esqueleto Apendicular
  • : formado por los apéndices que salen del eje corporal (126 huesos pares). En el esqueleto Axial se encuentra la columna vertebral, raquis o espina dorsal, y es un conjunto de huesos colocados en serie, muy parecidos entre sí, y distintos a los del resto del cuerpo. Como ya hemos dicho anteriormente cumplen la función de soporte al tronco y la cabeza, y de proteger a la médula espinal. RAQUIS Estos huesos, llamados vértebras, tienen gran capacidad de movimiento en su conjunto, ya sea en su región cervical, dorsal y lumbar:

    • CERVICAL. Forma el cuello. La mayor movilidad de la columna.7 vértebras.
    • DORSAL: de la 8ª a la 19ª vértebra.
    • LUMBAR: de la 20ª a la 24ª vértebra.

    Las 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras están fusionadas, al igual que las 4 coccígeas, formando los huesos sacro y cóccix. Existen dos vértebras especialmente importantes, ya que son las que posibilitan el movimiento y giro de la cabeza con respecto al resto del cuerpo, y son: Atlas (C1): es un anillo óseo sin apófisis. Es la primera vértebra, se articula con el cráneo a través del foramen mágnum. Axis (C2): se articula y conecta con el atlas a través de una protuberancia llamada diente del axis.

    1. La columna tiene una curvatura en su lado lateral, y otras curvaturas en el plano anteroposterior.
    2. RAQUIS

    La superior, en la zona cervical, y la inferior, en la lumbar, son cóncavas hacia atrás y se llaman lordosis -cervical y lumbar respectivamente-. La curva media es cóncava hacia adelante y se llama cifosis dorsal. Esta disposición permite que la columna sea muy resistente a la carga aplicada en dirección vertical, puesto que sus curvaturas le dan flexibilidad.

    • Si la carga es muy importante, las curvaturas pueden aumentar transitoriamente, amortiguando la presión que sufren las vértebras.
    • Por eso, en algunos países era tradicional transportar la carga sobre la cabeza.
    • Además, al hacerlo así se mantenía el centro de gravedad en el eje de la columna, por lo que la musculatura de la espalda apenas tenía que trabajar.

    Cada vértebra se articula con la inferior por delante (mediante el disco intervertebral) y por detrás (a través de la articulación facetaria). Del mismo modo, el disco amortigua la presión entre los cuerpos vertebrales y en la articulación facetaria se encuentra un cartílago con la misma misión. En una visión lateral, se puede observar que al ubicarse una vértebra sobre la otra forman un agujero, o agujero de conjunción, por el que pasan las raíces nerviosas que nacen de la médula espinal. Entre las vértebras que no están unidas o soldadas existe un amortiguador, llamado disco intervertebral,

    Está compuesto por dos partes: la parte central de consistencia gelatinosa que se denomina núcleo pulposo, y una envuelta fibrosa que lo mantiene en su lugar y se denomina anillo o envuelta fibrosa, El anillo fibroso es más grueso en la porción anterior del disco, por lo que la pared posterior es más frágil.

    Ese es el motivo por el que la mayoría de las veces en las que el anillo se rompe, causando una hernia discal, lo hace por detrás. La presión en el núcleo pulposo es de 5 a 15 veces superior a la presión arterial, por lo que no puede llegar sangre a él. Por esta razón, tampoco hay nervios en el núcleo pulposo; sólo los hay en las capas más externas de la envuelta fibrosa. Eso explica que la degeneración del disco pueda ser indolora mientras no afecte a la capa más externa de la envuelta fibrosa; aunque el tejido se desgaste no hay nervios que puedan percibir y transmitir el dolor. Vértebras, discos intervertebrales (el superior con una lesión) y nervios A lo largo del tiempo, con el paso de éste, las cargas que soporta el disco intervertebral hacen que el núcleo pulposo se vaya desgastando; esto le hace perder altura. Ese proceso, conocido como artrosis vertebral, no se puede considerar como una enfermedad en sí misma, sino que la mayoría de las personas sanas, a partir de sobrepasar los 30 años, comienzan a tener cierto grado de desgaste.

    De hecho, por esta razón, los ancianos suelen perder altura porque el desgaste del núcleo pulposo, haciendo que el disco pierda espesor, por lo que las vértebras se acercan entre sí. Por el contrario, cuando la carga disminuye, los discos dejan de estar comprimidos y se incrementa la separación entre las vértebras.

    Eso ocurre durante la noche, cuando al estar acostados desaparece la carga vertical. Se calcula que una persona de edad media puede aumentar hasta dos centímetros de altura durante la noche. También por el mismo motivo los astronautas aumentan de altura cuando están en condiciones de ingravidez.

    You might be interested:  Como Calcular La Varianza

    Otra razón por la que disminuye la carga en los discos es al hacer estiramientos adecuadamente, o algunas prácticas culturales, como es el caso de las llamadas mujeres jirafa, de la etnia Kayah, en Birmania y Tailandia; a las que las aplican una serie de anillos metálicos en el cuello, lo que hace que su cuello se alargue a lo largo de su proceso de crecimiento, con la consiguiente separación de las vértebras cervicales.

    Mujer de la tribu Karen, en Tailandia. En cuanto al sistema muscular que soporta la espalda, podemos indicar que Los músculos paravertebrales se coordinan con los abdominale s y el músculo psoas iliaco para mantener la columna recta, de tal forma que se forma un conjunto de fuerzas opuestas, llegando a mantener en una posición adecuada el raquis con respecto a la espalda.

    Por último, los glúteos fijan la columna a la pelvis y dan estabilidad al sistema. Por otra parte, si los músculos de la parte posterior del muslo, los isquiotibiales, están acortados, tienden a provocar posturas inadecuadas para la columna vertebral. Los músculos poseen muchas terminaciones nerviosas, por lo que su lesión o sobrecarga puede ser muy dolorosa.

    Vista lateral 1. Músculos abdominales 2. Músculos psoas 3. Músculo glúteos 4. Músculos paravertebrales Los músculos abdominales se extienden desde la parte inferior de las costillas hasta la parte superior de la pelvis, protegiendo los órganos internos. Los que están en la parte anterior se denominan rectos anteriores,

    Al contraerse tienden a acercar las costillas a la pelvis frontalmente, doblando la columna hacia adelante, pero no poseen demasiada eficacia, en términos de movimiento (cuando están contraídos a su máxima capacidad curvan la columna vertebral hacia adelante unos 30 grados, solamente. El pecho puede acercarse más a la rodilla por la acción de otro músculo, el denominado psoas-iliaco ).

    Los abdominales que están en la parte lateral se denominan oblicuos y transversos, Al contraerse el transverso izquierdo acercan las costillas hacia la pelvis por el lado izquierdo, haciendo que en el lado derecho se separen las costillas de la pelvis.

    Al contraerse los oblicuos ( mayo r y menor ) hacen girar las caderas sin provocar que se muevan los hombros. Si se contraen a la vez que los rectos anteriores, acercan las costillas a la pelvis de forma cruzada, acercando el hombro derecho hacia la cadera izquierda o al revés. La contracción del transverso actúa de forma similar al de una faja, apretando las vísceras contra la columna vertebral.

    Músculos del recto abdominal. Por otro lado, los músculos paravertebrales se extienden por toda la parte posterior del tronco, desde la nuca hasta la pelvis, uniendo por detrás la parte inferior de las costillas con la pelvis y las vértebras con los omóplatos, y entre sí hasta la nuca.

    • Músculos intertransversos (parte de los paravertebrales) Músculos paravertebrales Además, hay que tener en cuenta otros músculos, como son el psoas, los glúteos y el piramidal,
    • Así el psoas se extiende desde la última vértebra dorsal y las cinco lumbares hasta el muslo, atravesando la pelvis.
    • Al contraerse, aproxima el muslo y las vértebras por delante, hasta hacer que se toquen el pecho y la rodilla.

    El músculo psoas Los glúteos se extienden desde la pelvis hasta el fémur por detrás, formando las nalgas. Al contraerse tienden a llevar la pierna hacia atrás y hacia afuera. Al erguir la espalda hacia atrás. Y los isquiotibiales se extienden por la parte posterior del muslo, dirigiéndose por detrás desde la pelvis hasta la rodilla.

    1. En la extensión de la espalda, los glúteos e isquiotibiales colaboran con los paravertebrales,
    2. Vista la anatomía básica del raquis, ya sea ósea o muscular, hemos de indicar que cualquier herida, contusión, fractura, luxación o golpe puede causar un detrimento corporal, en su pérdida de sensibilidad o movilidad, llegando a considerarse una lesión.

    Mientras que una patología es un conjunto de síntomas de la enfermedad que sufre un paciente. Las lesiones pueden hacer aparecer el dolor de espalda, que se manifiesta por un mecanismo neurológico, usualmente de origen desconocido, que causa dolor, inflamación y contractura muscular.

    Los principales métodos de diagnóstico son la historia clínica y la exploración física, y sólo en contadas ocasiones son útiles pruebas como la radiografía (RX) o el análisis de sangre, la resonancia magnética (RM) y pruebas neurofisiológicas. Existen unas escalas evaluadas científicamente para valorar de forma objetiva la intensidad del dolor y el grado de incapacidad que ocasiona el dolor de espalda.

    Para evitar y tratar el dolor de espalda se debe mantener el mayor grado de actividad posible y evitar el reposo en cama. La mayoría de los casos se trata satisfactoriamente con medicamentos, intervención neurorreflejoterápica u otros tratamientos no quirúrgicos.

    • La cirugía está indicada en un reducidísimo número de casos y sólo cuando hay signos claros que garantizan su éxito.
    • Antiguamente se creía que el dolor aparecía porque existía alguna alteración de la estructura de la columna vertebral, como la escoliosis o la hernia discal, pero hoy en día se sabe que es un error.

    El dolor aparece por un mecanismo neurológico que implica la activación de los nervios que transmiten el dolor y el desencadenamiento de la contractura muscular y la inflamación. Es posible, y sólo en algunas ocasiones, que también pueda conllevar la compresión de la raíz nerviosa.

    Ese mecanismo puede desencadenarse por una alteración de la estructura de la columna vertebral, como la hernia discal o la degeneración importante de la articulación facetaria, pero en la mayoría de los casos no se puede llegar a averiguar la causa inicial que lo desencadena, y se atribuye a dolor por contractura o sobrecarga muscular.

    El mecanismo neurológico que hace aparecer y mantener el dolor de espalda es el siguiente:

    1. Se activan unas fibras nerviosas concretas sensibles a la capsaicina o nervios del dolor,
    2. Su activación causa dolor y desencadena inflamación y contractura muscular.
    3. Se constituye un círculo vicioso porque la inflamación y la contractura muscular mantienen activados los nervios del dolor.
    4. Existen estudios científicos que demuestran que si la activación de estas fibras dura el tiempo suficiente, se ponen en marcha mecanismos bioquímicos que pueden perpetuar su activación indefinidamente. En esa situación, el dolor se mantiene aunque desaparezca la causa que inicialmente lo desencadenó.

    Este proceso que causa el dolor, la inflamación y la contractura muscular:

    • Puede ser desencadenado por alguna lesión estructural. Por ejemplo, cuando se produce una hernia discal se activan los nervios del dolor que están en las capas externas del disco al entrar en contacto con las sustancias que están en su interior. En este caso, una Resonancia Magnética permitiría ver la rotura de la envuelta fibrosa y precisar la causa del dolor.
    • Pero también pueden desencadenarse sin lesión estructural. Por ejemplo, el mantenimiento de una postura incorrecta puede sobrecargar un grupo muscular y provocar su contractura, excitando los nervios del dolor que lo inervan. Si la musculatura del paciente es insuficiente o asimétrica, la sobrecarga puede mantenerse mucho tiempo o repetirse periódicamente. En este caso, ninguna exploración radiológica permitiría ver la lesión que causa el dolor.

    Normalmente son causas de dolor de espalda aceptadas:

    • Las fisuras, protusiones o hernias discales cuando permiten el contacto del núcleo pulposo con los nervios del dolor situados en la envuelta fibrosa
    • Las degeneraciones importantes de la articulación facetaria.
    • Las contracturas musculares, desencadenadas por sobrecargas posturales, esfuerzos o alteraciones de la forma de la columna vertebral. En este último supuesto se incluye la escoliosis de más de 60 grados.
    • La compresión de una raíz nerviosa, por ejemplo por una hernia discal, una estenosis espinal o una espondiolistesis de III o IV grado.

    Comprensión de la raíz nerviosa Una de las lesiones más habituales son las contracturas musculares en la espalda. La contractura muscular consiste en la contracción persistente e involuntaria de un músculo. Puede ser consecuencia suficiente y directa del dolor de espalda.

    La contractura puede aparecer como causa del dolor de espalda, así pues, en estos casos, la contractura aparece esencialmente cuando se exige al músculo (o los músculos) un trabajo superior al que puede realizar, ya sea intenso y puntual, (por ejemplo, un esfuerzo excesivo) o mantenido y menos intenso (por ejemplo, mantener unas horas una postura incorrecta o inadecuada).

    Por otra parte, algunas anomalías del raquis o desequilibrios de la musculatura favorecen que unos grupos musculares estén trabajando constantemente más de lo necesario, lo que, en principio, les predispone a contracturarse. Esto mismo ocurre cuando falta fuerza o potencia a la musculatura y se le exige que realice esfuerzos que exceden su capacidad, (por ejemplo, algunos estudios científicos han demostrado que la musculatura paravertebral es simétrica; la del lado izquierdo y derecho tiende a ser similar con independencia de que el individuo sea diestro o zurdo).

    En pacientes que han sido operados de la espalda, o que han padecido dolores de espalda de forma crónica, la musculatura paravertebral puede atrofiarse hasta en un 80% con respecto a la del lado sano, facilitando un reparto asimétrico de las cargas, la sobrecarga muscular o discal y la aparición de nuevos episodios dolorosos.

    En ese tipo de situaciones es fundamental hacer el ejercicio adecuado para cada caso específico, con el fin de contrarrestar esa tendencia y evitar la repetición de estas crisis. La contractura muscular causa dolor de espalda por muy diversos mecanismos:

    1. La contractura de un músculo activa directamente los nervios del dolor que están en él, desencadenando dolor de espalda.
    2. Además, el músculo contracturado puede comprimir la arteria, disminuyendo su riego sanguíneo. En esa situación se forma un círculo vicioso porque el músculo con menos riego tiende a contracturarse más fácilmente y, además, la falta de sangre activa más los nervios del dolor.
    3. Si esa situación se mantiene un período prolongado o se repite con frecuencia, el músculo se contractura cada vez con mayor facilidad. En esa situación, hacer el ejercicio físico adecuado es fundamental para romper esa tendencia.

    Por otro lado, la contractura muscular puede ser consecuencia del dolor de espalda, por lo que con independencia de cuál sea su motivo, el propio dolor de espalda puede causar la contractura muscular por un mecanismo reflejo. En estos casos, la contractura no es la causa prístina del dolor, pero sí un factor añadido que puede agravarlo, y esto puede aumentar algunas de sus causas.

    Por ejemplo, en una hernia discal dolorosa, la contractura muscular puede aumentar la fuerza de compresión sobre el disco y facilitar más la salida del núcleo pulposo. Otro síntoma es la inflamación, que consiste esencialmente en una gran dilatación de los vasos sanguíneos junto con una gran apertura de sus poros, permitiendo el paso de líquido, sustancias y células desde el torrente sanguíneo al resto de los tejidos, por lo que éstos aumentan de volumen y temperatura.

    Trabajo de los neurotransmisores Esto ocurre porque la activación de los nervios del dolor provoca la liberación de varios neurotransmisores, que dilatan los vasos y abren sus poros, desencadenando la inflamación del tejido en cuestión. Esta es la llamada inflamación neurógena, y algunos de los neurotransmisores y neuromoduladores implicados son el CGRP ( calcitonin-gene-related-peptide ), la NKA ( neuroquinina A ) y, sobre todo, la Sustancia P (SP).

    1. Además, algunas células de la sangre se activan en determinadas circunstancias, fundamentalmente cuando detectan la presencia de microbios, liberando sustancias que atraen a otras células de defensa del cuerpo, dilatan los vasos, abren sus poros y permiten el paso de esas células a los tejidos.
    2. Esa es la conocida como inflamación humoral y algunas de las sustancias liberadas son las prostaglandinas y los leucotrienos,

    Se ha demostrado que la inflamación neurógena y humoral se potencian entre sí y que ambos procesos están implicados en los dolores de espalda. Eso explica la eficacia de los antiinflamatorios para su tratamiento, puesto que dificultan la fabricación de prostaglandinas e impiden la potenciación de la inflamación humoral y neurógena.

    1. Por una parte, porque las sustancias liberadas en la puesta en marcha de la inflamación humoral son capaces de activar los nervios del dolor y aumentarlo. A su vez, el dolor conlleva la liberación de los neurotransmisores implicados en la inflamación neurógena, lo que aumenta la inflamación y constituye un círculo vicioso.
    2. Por otra parte, porque al aumentar el volumen de los tejidos aumentan el riesgo de compresión nerviosa y pueden agravar la eventual lesión causante. Por ejemplo, en una hernia discal, la inflamación puede aumentar el volumen del material pulposo destruido, o disminuir la luz de la fisura de la envuelta fibrosa por la que salió.

    Hasta ahora hemos visto diversas lesiones y sus consecuencias; a continuación pasamos a ver diversas patologías del raquis o malformaciones de la columna vertebral, siendo las más importantes:

    La escoliosis, que consiste en la desviación lateral de la columna vertebral. En más del 85% de los casos su causa es desconocida, y se pueden considerar como patología mecánica del raquis. En el resto de los casos se debe a defectos de la formación de la columna vertebral durante la vida embrionaria o es un signo que acompaña otras enfermedades generales, como la distrofia muscular o el Síndrome de Marfan,

    La hipercifosis, que consiste en el aumento de la concavidad anterior de la columna dorsal. En la mayoría de los casos se debe a la adopción prolongada de posturas inadecuadas o a que falta fuerza en la musculatura paravertebral.

    En una pequeña proporción de los adolescentes con hipercifosis, la deformación no se debe a los vicios posturales, ni a la falta de musculatura, sino a una anomalía en el proceso de osificación de las vértebras dorsales, conocida como enfermedad de Scheuermann,

    La hiperlordosi s, que es el aumento de la concavidad posterior de la columna vertebral, habitualmente en la zona lumbar aunque también puede darse en la cervical. En la mayoría de los casos, su causa es desconocida y aparece desde que se forma el esqueleto. Estadísticamente es más frecuente en algunas razas.

    En algunos casos, el acortamiento de la musculatura isquiotibia l puede facilitar la adopción de posturas hiperlordóticas,

    La espina bífida, que es una malformación congénita o anomalía de nacimiento en el que la columna vertebral y el canal medular no se cierran antes del nacimiento. El paciente presenta al nacer una protuberancia en la espalda.

    Esta patología se puede presentar tres tipos diferentes:

    • Espina bífida oculta : que afecta a la estructura ósea del arco anterior y posterior vertebral.
    • Espina bífida con meningocele : en el cual en la protuberancia hay meninges y líquidos cefalorraquídeos, como se puede ver en la parte inferior de la imagen anterior.
    • Espina bífida con mielomeningocele : cuando en la protuberancia hay médula, líquido cefalorraquídeo y meninges, como se puede apreciar en la imagen, en la parte superior derecha.

    La espondilolisis, que consiste en la rotura de la lámina de la vértebra, de forma que la articulación facetaria queda separada del resto. La vértebra que se afecta más frecuentemente es la quinta lumbar, seguida por la cuarta. En la mayoría de los casos en los que la espondilolisis afecta la cuarta lumbar existe una sacralización de la quinta vértebra lumbar.

    En la mayoría de los casos, no se trata de una verdadera rotura, sino que el hueso no llega a formarse. En estos casos, la separación entre la articulación facetaria y el resto de la lámina existe desde el nacimiento y se mantiene constantemente a lo largo de la vida.

    La espondilolistesis, que consiste en un deslizamiento de una vértebra sobre otra.

    Existiendo dos tipos, y clasificando en cuatro grados diferentes (siempre en función del grado de desplazamiento):

    • Anterolisteis, cuando se desliza hacia delante.
    • Retrolistesis, cuando se desliza hacia atrás.

    Lo más usual es que sea una complicación de una espondilolisis previa, al separarse los dos trozos separados de la lámina de la vértebra. En otros casos, la articulación facetaria en un segmento concreto, habitualmente la cuarta o quinta lumbar, la hace tener un tamaño distinto a la de los demás segmentos, por lo que la vértebra no queda alineada con las demás.

    • Ese distinto tamaño puede deberse a una malformación de la articulación o a su desgaste.
    • En el primer caso, la espondilolistesis se observa desde la infancia, en el segundo, la vértebra se va deslizando a medida que el paciente envejece y la articulación se va minando y desgastando.
    • En otros casos, la causa es un accidente o traumatismo importante con o sin fractura, que causa el desplazamiento de la vértebra.

    A veces, a lo largo de los años el grado de deslizamiento puede ir progresando.

    La degeneración discal o la artrosis vertebral, consistiendo en la degeneración del núcleo pulposo del disco intervertebral, que pierde densidad y grosor.

    • Vista lateral 1. Normal
    • 2. Osteofito

    La artrosis vertebral se produce por el claro y usual desgaste del disco intervertebral. En la juventud, es espeso, denso y de consistencia gelatinosa. A medida que transcurren los años, pierde grosor y, varía su consistencia y estabilidad. A partir de los 30 años es normal que la radiología (RX) muestre signos iniciales de artrosis vertebral a algún nivel de la columna.

    La artrosis facetaria, que es la degeneración continua del cartílago que separa la articulación que forman las láminas de 2 vértebras superpuestas.

    La artrosis facetaria se produce por el normal desgaste del cartílago de la articulación facetaria. En la juventud, ese cartílago es espeso y amortigua la carga que soporta la articulación, pero va perdiendo grosor a medida que transcurren los años. A partir de los 30 años, como anteriormente se ha señalado, es normal que la radiología muestre signos iniciales de artrosis facetaria.

    La fisura, protusión y hernia discal ; La fisura discal consiste en el desgarro de la envuelta fibrosa del disco. La forma más típica es la fisura radial, en la que el desgarro es perpendicular a la dirección de las fibras. La protrusión discal consiste en la deformación de la envuelta fibrosa por el impacto del material gelatinoso del núcleo pulposo contra ella. Si la envuelta llega a romperse y parte del núcleo pulposo sale fuera de la envuelta, se diagnostica una hernia discal.

    Fisura Protusión

    Hernia discal Referencias bibliográficas

    • BAHR, R. y MAEHLUM, S. (2007): Lesiones deportivas. Diagnóstico, tratamiento y rehabilitación. Editorial Médica Panamericana. Madrid.
    • CALAIS-GERMAIN, B. (1999): Anatomía para el movimiento, Libros de la Liebre de Marzo. Barcelona.
    • CASTRO BLANCO, F.J. (2009): La respiración como método de relajación. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 13, N° 130, Marzo.
    • GONZALEZ CRUZADO, G.M. (2007): Las diferentes minusvalías y sus características. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 11, N° 104, Enero.
    • HEYWARD, V.H. (2008): Evaluación de la aptitud física y Prescripción del ejercicio. Editorial Médica Panamericana. Madrid.
    • HINRICHS, H. (1999): Lesiones deportivas, Hispano Europea. Barcelona.
    • LESMES, D. (2007): Evaluación clínico-funcional del movimiento corporal humano, Editorial Médica Panamericana. Colombia.
    • MERÍ, A. (2005): Fundamentos de Fisiología de la Actividad Física y el Deporte, Editorial Médica Panamericana. Madrid.
    • PARCORBO SANDOVAL, A.E. (2008): Medicina y ciencias del deporte y actividad física, Ergon. Madrid.
    • SÁNCHEZ BAÑUELOS, F. (2004): La actividad física orientada hacia la salud. Biblioteca Nueva. Madrid.
    • WEINECK, J. (2004): La anatomía deportiva. Editorial Paidotribo. Barcelona.

    Otros artículos sobre

    revista digital · Año 14 · N° 135 | Buenos Aires, Agosto de 2009 © 1997-2009 Derechos reservados

    Anatomía de la espalda humana. Lesiones y patologías

    ¿Cuáles son las características de las vértebras lumbares?

    Características – Características generales de las vértebras lumbares:

    Cuerpo: se caracterizan por presentar un cuerpo vertebral grueso en comparación con otras vértebras, más ancho de lado a lado que de adelante a atrás y más grueso en la sección anterior que la posterior. Las superficies superior e inferior son planas o ligeramente cóncavas, por detrás son cóncavas y constreñidas en el frente y los lados. Foramen: el agujero raquídeo tiene forma triangular, siendo más largo que las vértebras torácicas, pero más pequeñas que las cervicales, Los pedículos son muy fuertes, dirigidas hacia atrás, y cambian su morfología desde la primera vértebra hasta la última lumbar:

    Aumentan su grosor, de unos 9 mm en la L1, hasta unos 18 mm en la L5. Incrementan la angulación del plano axial desde 10 grados hasta unos 20 grados a nivel de la L5. Los orificios vertebrales son considerablemente más profundos en las vértebras más bajas.

    Una apófisis espinosa: de forma cuadrilátera. Dos apófisis transversas: se denominan “Apéndices Costiformes” y son los homólogos de las costillas Torácicas y/o Dorsales. Cuatro apófisis articulares: 2 superiores y 2 inferiores. En la apófisis articular superior existe un mamelón óseo llamado apófisis mamilar, La disposición cóncava de las apófisis articulares permite mayores movimientos a ese nivel. Dos láminas vertebrales : son procesos óseos que conectan las apófisis espinosas de los pedículos y forman la porción posterior del agujero raquídeo. Son estructuras fuertes, cortas, amplias y con forma cuadrilátera. En la región lumbar superior son más altas que anchas, mientras que en las vértebras lumbares inferiores, son más anchas que altas. Dos pedículos: de notable grosor. El pedículo es a veces usado como portal de entrada al cuerpo vertebral en los procedimientos de fijación de clavos o en la puesta de cemento óseo, así como en la kifoplastia o vertebroplastia.