¿Cómo curar definitivamente el colon irritable?

¿Cómo se cura el colon irritable? – El colon o intestino grueso es el último tramo del aparato digestivo y mide 1.5 metros. La función del colon es absorber agua, electrolitos y agrupar los desechos, en forma de heces, para ser eliminados al exterior por el ano. Cuando aparece un trastorno funcional digestivo con dolor abdominal recidivante con periodos asintomáticos, alteraciones en el ritmo intestinal con periodos de diarrea o estreñimiento e hinchazón del abdomen, se puede decir que la persona padece colon irritable.

El colon irritable se considera un trastorno crónico que se debe controlar y que, en muy pocos casos, produce síntomas graves. No está relacionado con el cáncer de colon ni produce daños en el tejido digestivo. Muchas personas que lo padecen pueden controlar los síntomas cambiado una serie de hábitos en el estilo de vida, modificaciones en la dieta o controlando el estrés.

Afecta más a mujeres que a hombres, aparece antes de los 35 años de edad y disminuye a partir de los 60 años. Causas que provocan el colon irritable A día de hoy se desconocen cuáles son las causas exactas del colon irritable, pero sí se ha relacionado con una alteración en la motilidad y sensibilidad digestiva influenciada por factores psicológicos.

Factores psicológicos: esto se debe a que, en momentos de más estrés, los nervios pueden volverse más activos y hacer que el intestino sea más sensible y, por lo tanto, se contraiga. Enfermedades mentales: como la ansiedad o depresión. Contracciones musculares del intestino: cuando los alimentos pasan por el intestino, se producen contracciones musculares. Cuando éstas son fuertes y de larga duración, entonces provoca gases, hinchazón y diarrea. Cuando las contracciones son débiles y cortas, provoca estreñimiento con heces duras y secas. Inflamación intestinal: muchas personas tienen mayor cantidad de células del sistema inmunitario en el intestino y se la relaciona con el dolor y la diarrea. Infección grave: puede aparecer colon irritable después de una gastroenteritis vírica o bacteriana. Alimentación: determinados alimentos pueden hacer que el ritmo intestinal se altere, como puede ser el consumo elevado de alimentos con fibra insoluble, cafeína, picante, grasas o los ricos en lactosa. Desajuste en los horarios de las comidas. Alteración de la microbiota con respecto a las personas que no padecen el trastorno.

Principales síntomas del colon irritable La mayoría de las personas presentan síntomas leves y difieren de unas personas a otras. Cuando aparecen los síntomas durante 3 días o más a lo largo de, al menos, 3 meses, se puede decir que esa persona padece colon irritable. Los síntomas principales pueden ser:

Dolor abdominal difuso, tipo cólico, punzante y localizado en la parte baja del abdomen que aumenta las ganas de defecar y que se alivia tras la deposición Gases. Sensación de plenitud. Distensión abdominal o hinchazón. Diarrea. Estreñimiento. Meteorismo. Evacuación incompleta del intestino y presencia de moco en las heces.

Tratamiento del colon irritable El trastorno de colon irritable no tiene cura, pero, sí hay tratamiento y recomendaciones para aliviar los síntomas y poder llevar mejor la enfermedad.

Tratamiento con medicamentos: Para relajar y enlentecer los movimientos del colon. Antidiarreicos en los periodos de diarrea. Para aliviar los espasmos intestinales. Para reducir el crecimiento excesivo de bacterias. Para aumentar la secreción de líquido y ayudar a evacuar las heces en el estreñimiento. Laxantes para favorecer la evacuación intestinal. Antidepresivos, no solo para tratar la depresión, sino para inhibir la función neuronal intestinal y, por lo tanto, reducir el dolor. Analgésicos para aliviar el dolor.

Cambios en el estilo de vida: Aumentar el ejercicio físico. Mejorar los hábitos del sueño. Reducir la ansiedad y el estrés. Realizar actividades como yoga o psicoterapia, ayudan a llevar mejor la enfermedad y a mejorar la calidad de vida. Eliminar el tabaco.

Medidas higiénico dietéticas: Aprender a reconocer qué alimentos desencadenan los síntomas para poder evitarlos. Aumentar la ingesta de líquidos. Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra soluble. Evitar alimentos que generan gases como bebidas carbonatadas, ciertas verduras (coliflor, repollo) y alcohol. Reducir el consumo de alimentos con gluten (trigo, cebada y centeno), ayuda a algunas personas a disminuir los síntomas o eliminarlos. Seguir una dieta mediterránea puede ser un referente para las personas que padecen colon irritable. Respetar los horarios de comida. Es muy importante comer más o menos a la misma hora para poder ayudar a regular el funcionamiento del intestino. Así como regular las cantidades a ingerir, dependiendo de los procesos de diarrea (comer menos cantidad y más frecuente) o estreñimiento (comer más cantidad de fibra).

¿Qué remedio casero es bueno para colon irritable?

Nutrición | Vida Sana Un colon limpio implica una mejor calidad de vida. Entre los beneficios destacan el aumento de energía, la mejora en la absorción de nutrientes, la contribución a la pérdida de peso y la eliminación o reducción del mal olor de aliento.

  1. Por eso es importante saber cómo limpiar el colon sin necesidad de pasar por el médico o recurrir a técnicas como la hidroterapia, sino simplemente con remedios caseros.
  2. Existen una serie de trucos o consejos para conseguir una buena limpieza de colon a través de remedios caseros.
  3. El consumo de alimentos como el aguacate, la manzana, las espinacas o el ajo ayudan a optimar esta limpieza intestinal.

Algunos de los mencionados alimentos, así como ciertos tipos de tés o infusiones actúan como purgante, es decir, sustancias que sirven para limpiar el estómago. Con ellos, se puede ayudar a desintoxicar el órgano encargado de retener heces y gases.

¿Que Tomar en ayunas para el colon irritable?

¿Qué se puede tomar en ayunas para el colon irritable? Las personas que tienen este padecimiento no enfrentan signos graves. Debido a esa importante función en el proceso de digestión, es importante mantener esta zona en óptimas condiciones, para ello es clave tener una muy buena alimentación, además de limpiar o depurar el colon periódicamente.

La limpieza del colon es clave para evitar complicaciones de salud. | Foto: Getty Images/iStockphoto Sin embargo, en ocasiones puede aparecer el colon irritable también se le conoce como síndrome del intestino irritable (SII), este es un cuadro crónico que se caracteriza por la existencia de dolor abdominal y cambios en el ritmo intestinal, generando diarrea o estreñimiento.

Según explica la Clínica Universidad Navarra, es un padecimiento que normalmente se presenta con una sensación de distensión en el abdomen, sin que esto represente una alteración en la morfología o en el metabolismo intestinales. Ante dicha situación, existe algunos remedios caseros que pueden ayudar a contrarrestar la afección.

Batido de aloe vera y kiwi: varias personas usan la sábila para aliviar los problemas digestivos, como el colón irritable, mientras que el kiwi mejora el estado de aquellos pacientes que sufren el síndrome de esta afectación con predominio en el estreñimiento. Pues estas dos juntas aceleran el tránsito intestinal y favorece las deposiciones.

licuado de kiwi y aloe vera. | Foto: Getty Images/iStockphoto

  • Una cucharada del gel de la aloe vera.
  • Un kiwi.
  • Un vaso de agua.
  1. Caliente el vaso de agua y diluya el gel de la sábila.
  2. Una vez disuelto añada el kiwi.
  3. Pase ambos ingredientes a la licuadora hasta que quede una mezcla homogénea
  4. Sírvalo. Si desea lo puede endulzar un poco con miel de abejas.

Licuado de papaya y manzanilla: este batido es esencial consumirlo en las horas de la mañana, en ayudas, ya que así logrará desinflamar, aliviar el dolor y la hinchazón del colón. Esto sucede porque la papaya es una de las frutas más digestivas, gracias a la papaína. Por una parte, la hoja de menta contiene un aceite mentol que permite las contracciones musculares en el intestino aliviando el dolor y las flatulencias.

Mientras que la manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a calmar los espasmos intestinales, reducir la presencia de los gases y mejorar las digestiones.

  • 3 rodajas de papaya.
  • 1 bolsa de té de manzanilla.
  • 1 bolsa de té de menta.
  • Unas gotas de jugo de limón.
  • Una cucharada de miel.
  • Un vaso de agua.
  1. Caliente agua en una olla para preparar una infusión con la menta y la manzanilla.
  2. Deje reposar el sobre de durante unos minutos y retírelos.
  3. Luego, triture la papaya, añada un poco de miel y el zumo de limón.

La papaya tiene muchos beneficios sobre el sistema digestivo. | Foto: Getty Images/iStockphoto

  • Una naranja.
  • Una bolsa de infusión de melisa.
  • Un vaso de agua.
  • Caliente agua para preparar una infusión con la melisa.
  • Después, triture la naranja con esta infusión para obtener un licuado homogéneo. Puede añadir un poco más de agua si la preparación es muy espesa.

: ¿Qué se puede tomar en ayunas para el colon irritable?

¿Cuál es el mejor Probiotico para el colon irritable?

Artículo de revisión Probióticos, prebióticos y simbióticos en el síndrome de intestino irritable Probiotics, prebiotics, and symbiotics in the irritable bowel syndrome Edson Guzmán Calderón 1,3, Pedro Montes Teves 1,2,3, Eduardo Monge Salgado 1,2,3,4 1.

  1. Médico Asistente del Departamento del Aparato Digestivo del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins.
  2. Lima, Perú.2.
  3. Médico Asistente del Servicio de Gastroenterología del Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión.
  4. Lima, Perú 3.
  5. Profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Lima, Perú.4. Profesor de la Facultad de Medicina la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú RESUMEN El síndrome del intestino irritable es un trastorno común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Dicho transtorno tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que lo padecen afectando en mayor o menor medida la esfera sociolaboral de estos individuos con el consecuente sufrimiento individual e impacto macroeconómico por aumento en las tasas de ausentismo y rendimiento laboral.

  • Los prebióticos y probióticos son suplementos de la dieta no digerible, elementos químicos y microorganismos vivos (bacterias o levaduras de la flora comensal intestinal) que al consumirlos en volúmenes óptimos (tratamiento simbiótico), resultan beneficiosos para la salud humana.
  • La mucosa intestinal es sin duda la mayor superficie del organismo humano expuesta al medio externo, ademas de contener una alta densidad de células inmunitarias.

La alteración de la homeostasis entre los microorganismos beneficiosos y potencialmente nocivos de la microflora intestinal se expresa en un incremento del riesgo a padecer infecciones y enfermedades inmunoinflamatorias y, en este sentido, los pre y probióticos ayudan a mantener esta armonía.

  • Palabras clave: Prebióticos, probióticos, simbióticos, síndrome del colon irritable.
  • DeCS/MeSH).
  • SUMMARY Irritable intestine syndrome is a common condition that affects millions of persons all over the world.
  • It has a significant impact in the quality of life of affected persons, influencing their social and working environments and leading to individual suffering and a macroeconomic impact because of increased absenteeism and poor working performance.

Prebiotics and probiotics are supplements of nondigestible diet, made up of some chemicals and live microorganisms (bacteria or yeasts from the intestinal commensal flora), which, when ingested in optimal amounts (symbiotic therapy), are beneficial for human health.

  1. With no doubt, the intestinal mucosa is the greatest surface in the human body exposed to external stimuli, and it also contains a high proportion of immune cells.
  2. Any alteration in homeostasis between beneficial and potentially harmful microorganisms in the intestinal microflora is expressed as an increased risk for the occurrence of infectious and immune and inflammatory diseases; therefore, prebiotics and probiotics may help to maintain a harmonic environment in the intestine.

Key words: Prebiotics, probiotics, symbiotics, irritable colon syndrome.(DeCS/MeSH). INTRODUCCIÓN El Síndrome de intestino Irritable (SII), es un desórden funcional común del tracto gastrointestinal, el cual tiene un impacto en la calidad de vida de la persona que la padece y una repercusión ulterior en el ámbito social.

  1. La prevalencia estimada de la enfermedad en países industrializados está entre el 15% al 20 %, por este motivo el impacto macroeconómico en la economía de los países se ve afectado ya que la enfermedad conlleva a un mayor ausentismo y disminución del rendimiento laboral.
  2. Una revisión reciente de la prevalencia global del SII, menciona que los porcentajes de prevalencia varían de acuerdo a cada país o región, así como los criterios que se usaron para su diagnóstico.

En este estudio se menciona que la prevalencia del SII en el Perú es del 24% ( Figura 1 ); este valor es producto de estudios realizados en diferentes poblaciones y regiones del Perú. Campos Hurtado, en el 2001, estudió la asociación entre el SII y síntomas depresivos en 5 distritos de Lima con nivel socioeconómico alto, encontrando una prevalencia del 29,7 %.

  • Curioso, en el 2002, realiza un estudio en la selva peruana, y encuentra una prevalencia del 22 %, mientras que en junio de 2006 el Dr.
  • Prochazka hizo una encuesta siguiendo los Criterios de Roma II para detectar casos de SII entre los estudiantes de Ciencias de la UPCH; de 197 estudiantes evaluados, encontró una prevalencia general de 10,66 % ( Figura 2 ).

DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS DEL SII El síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno intestinal funcional recurrente, en ausencia de causas orgánicas detectables. Su definición se basa en que la defecación se acompaña de dolor o molestia abdominal y alteraciones del hábito del movimiento intestinal.

  • Los síntomas no son específicos, ya que pueden presentarse ocasionalmente en cualquier individuo,
  • CRITERIOS DIAGNÓSTICOS Para distinguir el SII de síntomas intestinales pasajeros, debemos tener en cuenta su naturaleza crónica y recurrente.
  • Hay dos maneras de enfocar el diagnóstico del SII; una muy práctica, el ABC del síndrome: a.

Abdomen doloroso.b. Balonamiento abdominal.c. Cambio en el hábito defecatorio. En contraparte está la más formal, que ha sido propuesta por el Consenso de Roma III, cuyos criterios diagnósticos con base en la frecuencia de aparición de dichos síntomas son:

Instalación de los síntomas por lo menos 6 meses antes del diagnóstico. Dolor o molestia abdominal recurrente durante > 3 días por mes en los últimos 3 meses. Por lo menos dos de las siguientes características:

– Mejoría del dolor con la defecación. – Se acompaña de alteraciones de la frecuencia de las deposiciones. – Se acompaña de variaciones de la forma de las deposiciones. CUADRO CLÍNICO No es fácil reconocer los síntomas del SII debido a que no hay una presentación única ni uniforme. Con la historia clínica debemos discernir primero que el problema es intestinal; y en segundo lugar, obtener datos que nos indiquen que las causas son funcionales y no orgánicas, Además, pueden presentar manifestaciones como distensión abdominal, flatulencias, borborigmos y alteraciones en el hábito defecatorio, así como la sensación de evacuación incompleta y heces con mucosidad, Además, se pueden presentar síntomas no intestinales, los pacientes pueden referir otros síntomas no explicables, usualmente del tracto gastrointestinal superior y del tracto urinario junto a los síntomas típicos del SII y al no estar anatómicamente relacionados hacen pensar en somatización y problemas psicosociales. Estos pueden ser: – Pirosis. – Llenura posprandial. – Náusea. – Síntomas urinarios como urgencia y frecuencia miccional y la sensación de vaciamiento incompleto. – Trastornos psicológicos: ansiedad, depresión, estrés. – Fibromialgias: 20 a 50% de los pacientes, – Fatiga crónica: Hasta en el 51% de los pacientes con SII, – Trastornos de la articulación temporomandibular: hasta en el 64 %, – Dolor pélvico crónico: Hasta en el 50 %, Clasificación del SII De acuerdo a los criterios de Roma III, que consideran las características de las heces del paciente, el SII se puede clasificar en los siguientes grupos: 1. SII a predominio diarrea (SII-D): – Deposiciones disminuidas de consistencia > 25% del tiempo y deposiciones duras < 25% del tiempo. - Hasta un tercio de casos. - Más frecuente en hombres.2. SII a predominio constipación (SII-C): - Deposiciones duras > 25% de las veces y deposiciones disminuidas de consistencia < 25% de las veces. - Hasta un tercio de casos. - Más común en mujeres.3. SII con hábitos intestinales mixtos o patrones cíclicos (SII-M): - Deposiciones duras y blandas > 25% de las veces. – Un tercio a la mitad de casos. Sin embargo, es importante mencionar que muchos de los pacientes frecuentemente pasan de un subgrupo a otro, como también en algunos pacientes con SII es frecuente que se interpreten equivocadamente los síntomas de diarrea y constipación. Existen otras subclasificaciones que pueden estar en base a:

Síntomas:

– SII en el que predomina la disfunción intestinal. – SII en el que predomina el dolor. – SII en el que predomina la hinchazón.

Factores precipitantes:

– Posinfeccioso (SII-PI). – Inducido por alimentos (inducido por las comidas). – Vinculado al estrés. Sin embargo, excepto por el SII-PI, que está bastante bien caracterizado, aún no se ha logrado definir la pertinencia de cualquiera de estas clasificaciones con respecto al pronóstico o la respuesta al tratamiento, sin embargo esta última variedad constituye la base inicial del mecanismo fisiopatológico mediante el cual los probióticos, prebióticos y simbióticos pueden ser utilizados en el tratamiento del SII.

You might be interested:  Como Cambiar El Idioma En Netflix

En países de Latinoamérica, una forma de presentación bastante común y por la cual acuden muchos pacientes a la consulta con SII es aquella en la cual predomina el balonamiento, distensión o hinchazón abdominal y es importante que el médico piense en SII cuando asista a un paciente con balonamiento crónico.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL El SII es una patología que no presenta síntomas patognomónicos por lo cual es imprescindible descartar otras enfermedades orgánicas antes de etiquetar a un paciente como SII, Las patologías que se deben diferenciar son: – Enfermedad celiaca.

  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Carcinoma colorrectal.
  • Colitis microscópica.
  • Diarrea infecciosa.
  • Sobrecrecimiento bacteriano.
  • Enfermedad diverticular de colon.
  • Endometriosis.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Cáncer de ovario.
  • BASES FISIOPATOLOGICAS PARA EL TRATAMIENTO DEL SII CON PROBIÓTICOS El mayor problema para el tratamiento del SII es el pobre conocimiento que se tiene sobre sus aspectos fisiopatológicos.

Existen muchas hipótesis y muchos mecanismos descritos y se han desarrollado múltiples intentos de tratamiento poco satisfactorios para cada uno de ellos. La disregulación del eje cerebro intestino es el concepto más estudiado que a la vez se subdivide en diversas teorías ya que las señales entre el tracto gastrointestinal y el cerebro están reguladas por factores neurales, hormonales e inmunológicos, los cuales son importantes para el mantenimiento de un equilibrio de este eje, que si se altera llevaría al desarrollo de la enfermedad,

La hipersensibilidad visceral, la percepción alterada del sistema nervioso central ante el estímulo visceral, los mecanismos psicopatológicos, la inflamación y la infección son actualmente considerados importantes factores fisiopatológicos, Además de estos, la flora bacteriana cobra importancia dentro de la construcción del eje cerebro intestino, por lo cual se ha considerado como parte de los objetivos terapéuticos el uso de antibióticos y probióticos,

ROL DE LA MICROFLORA EN EL SII La microflora gastrointestinal humana es un complejo ecosistema que comprende aproximadamente 300-500 especies bacterianas y casi 2 millones de genes (“microbioma”). El número de bacterias en el intestino es aproximadamente 10 veces mayor que la de todas las células en el cuerpo humano.

  • Al nacer, el tracto intestinal es estéril y las bacterias entran en el intestino con la primera lactancia.
  • Las concentraciones pueden llegar a ser altas dependiendo de la región en el tubo digestivo, llegando incluso a valores de 10 unidades formadoras de colonias/ml, sobre todo en el colon.
  • La microflora está compuesta principalmente de anaerobios como Bacteroides, Porphyromonas, Bifidobacterium, Lactobacillus, y Clostridium, las bacterias anaerobias sobrepasan a las aerobias en una proporción de 100-1000:1.

La composición de la microflora está influenciada por la edad, la menopausia, el estrés, algunas enfermedades del colon (enfermedad inflamatoria intestinal, diarrea, colitis pseudomembranosa), la dieta, las condiciones socioeconómicas y, sobre todo, el uso de antibióticos,

Es conocido que la microflora intestinal juega un rol importante en la modulación de las funciones gastrointestinales como: la motilidad, secreción, flujo sanguíneo, permeabilidad intestinal, inmunidad de la mucosa y sensaciones viscerales. Existe un equilibrio entre la flora intestinal, el epitelio intestinal y el tejido linfoide intestinal el cual es muy importante para mantener la homeostasis intestinal,

PROBIÓTICOS La palabra “probiótico” deriva etimológicamente del griego “por la vida”. Probióticos por definición son “microorganismos vivos que, al administrarse en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud del huésped, mediante la formación de un componente mayor de la microflora intestinal, mejorando las propiedades de la microflora nativa.

Las especies probióticas más conocidas son los Lactobacillus, Bifidobacterias, Saccharomyces boulardii, y Streptococcus thermophilus, Existen las llamadas bacterias productoras de ácido láctico (BAL), una clase funcional de bacterias fermentadoras no patógenas, no toxigénicas, Gram positivas, caracterizadas por producir ácido láctico a partir de carbohidratos, lo que las hace útiles para la fermentación de alimentos.

En este grupo se incluyen las especies de Lactobacillus, Lactococcus, y Streptococcus thermophilus. Dado que el género Bifidobacterium no produce la fermentación de alimentos y es taxonómicamente diferente de las otras BAL, habitualmente no se lo agrupa entre éstas.

  • Muchos probióticos también son BAL, pero algunos probióticos (tales como ciertas cepas de E.
  • Coli, formadoras de esporas, y levaduras usadas como probióticos) no lo son,
  • MECANISMO DE ACCIÓN DE LOS PROBIÓTICOS Los probióticos actúan por diferentes mecanismos (Ver Figura 3 ), que podemos clasificar en: a.

Mecanismos intraluminales: – Incrementa la secreción mucosa e inhibición de la adherencia de las bacterias patógenas. – Acidificación del colon por fermentación de nutrientes.b. Mecanismos epiteliales: -Incremento de la función de barrera del epitelio. Es evidente que los probióticos tienen una potencia diferente en relación con cualquiera de estas acciones, algunos son productores ávidos de péptidos antibacterianos y puede llegar a ser participantes activos en la lucha contra ciertas infecciones; otros son potentes agentes antiinflamatorios y otros mejoran la función de la barrera epitelial a través de efectos directos sobre la expresión de la mucina, proteínas del citoesqueleto y las uniones intercelulares estrechas y efectos indirectos que emanan de las interacciones entre la bacteria, la mucosa, y el tejido linfoide asociado a la mucosa. En conclusión, el mecanismo de acción de los probióticos es multifactorial. PREBIÓTICOS Los prebióticos son sustancias no digeribles que brindan un efecto fisiológico beneficioso al huésped, estimulando selectivamente el crecimiento favorable o la actividad de un número limitado de bacterias autóctonas. Estas modifican el balance de la microflora intestinal, estimulando el crecimiento y/o la actividad de organismos beneficiosos y suprimiendo potencialmente bacterias nocivas. Estos suplementos incluyen lactulosa, lactitol, oligosacáridos (fructoligosacáridos o FOS y galactoligosacáridos o GOS, que son abundantes en la leche materna) fueron extraídos de varios alimentos como la achicoria, ajos, cebollas, alcachofas, etc. e inulina, La acción de los prebióticos es promover la proliferación de las Bifidobacterias en el colon y también de algunos Lactobacilos en el intestino delgado. En comparación con los probióticos, que introducen bacterias exógenas en el colon, los prebióticos estimulan el crecimiento preferencial de un número limitado de especies. Algunas sustancias, como los suplementos de fibra y la lactulosa, que han sido ampliamente empleados en el tratamiento del estreñimiento, ejercen efectos prebióticos. SIMBIÓTICOS Simbióticos son definidos como una combinación de un probiótico y un prebiótico, con el objetivo de aumentar la supervivencia y la actividad de los probióticos in vivo, así como estimular las Bifidobacterias y Lactobacilos autóctonas. Los datos de eficacia en la enfermedad humana son escasos, aunque algunos estudios pequeños en SII son prometedores, Una condición para tales efectos, es que las bacterias ácido lácticas usadas tengan la propiedad para metabolizar simultáneamente los prebióticos suplementarios, que casi siempre no es el caso, especialmente cuando se suman diferentes oligosacáridos. En los últimos años se están ofertando comercialmente combinaciones de prebióticos y probióticos, con diferentes tipos de formulaciones, por ejemplo: – Probióticos con una simple cepa. – Probióticos multicepas. – Simbióticos con cepa única / fibra única. – Simbióticos multicepa / multifibra. – Reemplazo total de flora a partir de flora de individuos sanos. LOS PROBIÓTICOS, PREBIÓTICOS Y SIMBIÓTICOS EN EL SII El manejo del SII incluye una amplia variedad de medicamentos (antiespasmódicos, antidiarreicos, laxantes osmóticos, procinéticos y muchos más); sin embargo, como lo dice Whitehead, el nivel de satisfacción de médicos y pacientes con la terapia en uso actual no superó el 40% en el mejor de los casos. Esto hace que estemos permanentemente en busca de nuevas terapias o terapias complementarias a las ya existentes para controlar esta enfermedad, Hay muchas bacterias que son utilizadas para la fabricación de probióticos sobre todo bacterias ácido lácticas como Lactobacillus, Bifidobacteria, Enterococcus, Streptococcus y Bacillus. La interpretación de los datos disponibles sobre los probióticos son confundidos por la variabilidad en la cepa de selección, la dosis, los excipientes y la evaluación de la viabilidad y la eficacia. Por consiguiente el control de calidad sigue siendo un verdadero problema con los probióticos ya que pueden existir dos probióticos dentro de la misma especie, pero las diferentes cepas pueden tener efectos muy diferentes, incluso antagonistas. Aunque los estudios de los probióticos en el SII se vienen realizando desde hace varios años, sólo recientemente se ha observado que la respuesta a organismos bien caracterizados han sido evaluados en ensayos de alta calidad. Lactobacillus GG, Lactobacillus plantarum, L. acidophilus, Lactobacillus casei, el probiótico”Cóctel” de VSL # 3, y Bifidobacterium animalis, han demostrado aliviar los síntomas del SII individuales, tales como hinchazón, flatulencia y estreñimiento, pero sólo unos pocos productos han demostrado que alivian el dolor y los síntomas globales en el SII, PROBIÓTICOS Y DOLOR ABDOMINAL La cepa probiótica Bifidobacterium infantis 35624 (una cápsula por día) ha demostrado reducir el dolor, la hinchazón, y la dificultad en la defecación, además de normalizar el hábito de tránsito intestinal en los pacientes con SII, independientemente del hábito predominante; sin embargo, a la fecha sólo se encuentra disponible en Estados Unidos, Según la evidencia encontrada por Clarck, se observó que 20 de 34 estudios evaluados encontraron al menos algún beneficio de los probióticos sobre el placebo; la mayor evidencia como se mencionó previamente es con Bifidobacterium infantis 35624. Otro estudio multicéntrico demostró la eficacia de los probióticos sobre el dolor abdominal y el disconfort (36 % vs 17 %) comparado con el placebo, Lactobacillus acidophilus demostró en un estudio la disminución del dolor abdominal y el disconfort de 24% con respecto al placebo, el mecanismo probable para esta respuesta se basa en que se ha demostrado que Lactobacillus acidophilus puede sobreregular los receptores y los receptores cannabinoides en las líneas celulares epiteliales colónica de roedores, EN LA DISTENSIÓN Y BALONAMIENTO DEL SII Se han hecho ensayos clínicos que muestran la eficacia de algunas cepas específicas, como Bifidobacterium lactis DN – 16310 y el cóctel probiótico VSL#3, para hinchazón, distensión, y flatulencia. Otros, tales como Bifidobacterium infantis 35624, reducen la hinchazón principalmente, EN LA CONSTIPACIÓN La cepa probiótica Bifidobacterium lactis DN- 16310 ha demostrado acelerar el tránsito gastrointestinal y aumentar la frecuencia de las deposiciones entre los pacientes con SII con constipación. EVENTOS ADVERSOS DE LOS PROBIÓTICOS Los eventos adversos de los probióticos son extremadamente raros. Existen series que reportan tasas < 0,1 %. En una serie de estudios se ha demostrado que la mayoría manifiestan mínima información de eventos adversos por probióticos; en un metaanálisis reportado por Mc Farland, se encontró que 17 de 20 estudios incluidos (es decir el 85 %) daban escasa información acerca de los eventos adversos de los probióticos y que en 14 mencionaron que no hubo reacciones adversas severas, sin embargo no se averiguaron los tipos de reacciones encontradas. Tres de los estudios reportaron reacciones adversas limitadas como incremento de los síntomas intestinales, epistaxis, ansiedad y angina, CONTRAINDICACIONES A pesar que los probióticos tienen un excelente récord de seguridad en general, se debe utilizar con precaución en pacientes con ciertas características, sobre todo recién nacidos prematuros o con inmunodeficiencia. Se examinaron los informes de casos de abscesos, de endocarditis y bacteriemia en relación con el uso de probióticos sobre todo con S. boulardii, CONCLUSIÓN El SII es una entidad sumamente frecuente con una etiología aún no aclarada pero donde el rol de la microflora intestinal viene adquiriendo cada día más importancia. El desequilibro de la microbiota puede llevar a cambios en la motilidad, secreción de mucus y defensinas así como a mayor permeabilidad del epitelio intestinal y colónico. Puede asimismo conducir a inapropiadas respuestas del sistema inmune intestinal y al consecuente incremento de linfocitos y otras células inflamatorias en la mucosa colónica. Todo esto ha llevado al creciente interés en el rol que pueden cumplir los probióticos y simbióticos en el manejo del SII. La evidencia con la que contamos sugiere que los probióticos y simbióticos pueden jugar un importante rol en el control de dolor, diarrea y balonamiento que son parte del SII. Queremos terminar citando a Ciorba y su Guía para gastroenterólogos en el uso de probióticos, quien dice que se ha acumulado suficiente información acerca de probióticos para que sea el momento de probar su uso en una serie de entidades digestivas entre las que se encuentra el SII, REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Lovell R, Ford A. Global Prevalence of and Risk Factors for Irritable Bowel Syndrome: A Meta-analysis. Clin Gastroenterol Hepatol.2012 ; 10(7):712-21.2. Campos G, León Barúa R, Villarreal J. et al. Asociación entre síndrome de intestino irritable y síntomas depresivos en una población de nivel socioeconómico alto de Lima. Rev gastroenterol Perú.2001; 3(21):198-204.3. Curioso W, Donaires N, Bacilio C. et al. Prevalencia y asociación de la dispepsia y el síndrome de intestino irritable en una comunidad de la Selva Peruana. Rev gastroenterol Perú.2002; 2(22): 129-140.4. Alejandro Buselleu. Sindrome de colon irritable. En: Avances en Gastroenterología y Hepatología. Lima: Alejandro Bussalleu Rivera, Alberto Ramírez Ramos, Martin Tagle Arróspide, Editores. UPCH / Sociedad Gastroenterologica del Perú ; 2008.5. Quigley E, Fried M, Gwee K.A, et al. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología. Síndrome de Intestino Irritable: una perspectiva mundial. Gastroenterol. latinoam 2011; Vol 22(2): 106-118.6. Longstreth GF, Thompson WG, Chey WD, Houghton LA, Mearin F, Spiller RC. Functional bowel disorders. Gastroenterology.2006; 130:1480-1491.7. The functional gastrointestinal disorders. Rome III. Ed. DA. Drossman. Degnos Associates. McLean, Virginia. USA 2006.8. Soriano C. Sindrome de Intestino Irritable. Cuadro Clínico y Diagnóstico. Diagnóstico.2003 setiembre - diciembre. ; 42 (5 y 6). Disponible en: http://www.fihu-diagnostico.org.pe/revista/numeros/2003/setdic03/227-230.html 9. Clarke G, Cryan JF, Dinan TG, et al. Review article: probiotics for the treatment of irritable bowel syndrome-focus on lactic acid bacteria. Aliment Pharmacol Ther.2012; 35(4):403-13.10. Forbes AL, Hunter JO. Irritable bowel syndrome. Medicine.2007; 35: 267-71.11. Cryan JF, O'Mahony SM. The microbiome-gut-brain axis: from bowel to behavior. Neurogastroenterol Motil.2011; 23: 187-92.12. Quigley EM. Changing face of irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol.2006; 12: 1-5.13. Quigley EM. Antibiotics for irritable bowel syndrome: hitting the target, but what is it? Gastroenterology.2011; 141: 391-3.14. Quigley EM. Bacterial flora in irritable bowel syndrome: role in pathophysiology, implications for management. J Dig Dis,2007; 82-7.15. Quigley EM, Flourie B. Probiotics and irritable bowel syndrome: a rationale for their use and an assessment of the evidence to date. Neurogastroenterol Motil.2007; 19: 166-72.16. Quigley EM. Probiotics in functional bowel disorders getting it right. J Clin Gastroenterol 2011; 45: 481-2.17. Shanahan F. Probiotics in perspective. Gastroenterology.2010; 139: 1808-12.18. Rhee SH, Pothoulakis C, Mayer EA. Principles and clinical implications of the brain-gut-enteric microbiota axis.19. Spiller R. Probiotics and prebiotics in irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther.2008; 28; 385-96.20. Guarner F, Khan A, Garisch J. et al. Guías prácticas de la OMGE Probióticos y prebióticos. Mayo 2008.21. Whelan K. Probiotics and prebiotics in the management of irritable bowel syndrome: a review of recent clinical trials and systematic reviews. Curr Opin Clin Nutr Metab Care.14:581- 587.22. Quigley EM. Prebiotics and Probiotics: Their Role in theManagement of Gastrointestinal Disorders in Adults. Nutr Clin Pract.2012; 27: 195-200.23. Whitehead W, Levy R, Von Korff M. The usual medical care for irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther.2004; 20: 1305-15.24. Nikfar S, Rahimi R, Rahimi F, Derakhshani S, Abdollahi M. Efficacy of probiotics in irritable bowel syndrome: a metaanalysis of randomized, controlled trials. Dis Colon Rectum.2008; 51:1775-80.25. McFarland LV, Dublin S. Meta-analysis of probiotics for the treatment of irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol.2008; 14:2650-2661.26. Hoveyda N, Heneghan C, Mahtani KR, et al. A systematic review and meta-analysis: probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome. BMC Gastroenterol.2009; 9:15.27. Moayyedi P, Ford AC, Talley NJ, et al. The efficacy of probiotics in the therapy of irritable bowel syndrome: a systematic review. Gut.2010; 59:325-32.28. Brenner DM, Moeller MJ, Chey WD, Schoenfeld PS. The utility of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review. Am J Gastroenterol.2009; 104:1033-49.29. Whorwell PJ, Altringer L, Morel J, et al. Efficacy of an encapsulated probiotic Bifidobacterium infantis 35624 in women with irritable bowel syndrome. Am J Gastroenterol.2006; 101: 1581-90.30. Sinn DH, Song JH, Kim HJ, et al. Therapeutic effect of Lactobacillus acidophilus-SDC 2012, 2013 in patients with irritable bowel syndrome. Dig Dis Sci 2008; 53: 2714-8.31. Rousseaux C, Thuru X, Gelot A, et al.Lactobacillus acidophilus modulates intestinal pain and induces opioid and cannabinoid receptors. Nat Med.2007; 13: 35-7.32. McFarland L. et al. Meta-analysis of probiotics for the treatment of irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol.2008; 7; 14(17): 2650-61.33. David R. Snydman. The safety of probiotics. Clin Infect Dis.2008;46 Suppl 2: S104 S111; discussion S144-51.34. Ciorba M. A Gastroenterologist's Guide to Probiotics. Clin Gastroenterol Hepatol.2012. Apr 10. (Epub ahead of print). CORRESPONDENCIA Edson Guzmán Calderón [email protected]

¿Qué frutas sirven para desinflamar el colon?

¿Con qué alimentos desinflamar el colon? – Por otra parte, entre los alimentos que sí puede incluir en su dieta están las frutas variadas como plátanos, peras y melocotón; verduras y hortalizas como acelgas, zanahorias, espinacas, espárragos y calabaza; proteínas como pollo, carne hervida, caldos y huevos.

  1. Entre algunos ‘remedios caseros’ a los que puede acudir para disminuir los síntomas está el jugo de salvia o aloe vera con miel al gusto.
  2. Recomiendan tomar un vaso al día y siempre en ayunas, según el periódico digital ‘El Español’.
  3. Le puede interesar: ¿Qué hacer para desinflamar el colon irritable y cuándo acudir al médico? ).

Otra bebida útil es la infusión de menta o manzanilla, puede ir alternándolas durante el día para obtener mejores resultados, explica el citado medio. También puede mascar regaliz, dado que “tiene propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias, por lo que ayuda a aliviar la pesadez de estómago, la indigestión y las inflamaciones”. Recomiendan incluir probióticos en su dieta, ya que reducen el número de ‘bacterias buenas’ en su intestino y ayudar a disminuir la inflamación del colon.

You might be interested:  Como Quitar Marca De Agua

¿Cuánto tiempo puede durar el colon irritable?

Cómo se puede prevenir el síndrome de colon irritable – Aunque se desconoce la causa concreta de por qué aparece el síndrome de colon irritable, algunos factores ambientales como cambios en la rutina, estrés emocional, un episodio de gastroenteritis o ciertos tipos de dietas pueden favorecer su aparición al,

Cambios en el estilo de vida : reducir o evitar el consumo de alcohol y fumar, así como mejorar los hábitos de sueño y hacer ejercicio con regularidad son aspectos fundamentales en la prevención del síndrome. Terapia dietética : algunas personas notan que ciertos alimentos pueden desencadenar síntomas de este síndrome, aunque estos pueden variar mucho de una persona a otra. Es importante evitar la cantidad de alimentos que producen gases, conocidos también como alimentos con alto contenido de (Fermentable Oligosaccharides, Disaccharides, Monosaccarides And Polyols), como fructosa, lactosa, cebollas o brócoli. Son carbohidratos de cadena corta que el intestino delgado no absorbe muy bien y pueden causar problemas como diarrea, hinchazón o dolor abdominal. Ciertas personas tienen problemas con alimentos que contienen gluten, por tanto, limitar su consumo les puede ayudar. Deben evitarse también las bebidas con gas porque introducen gases en los intestinos y pueden causar dolor abdominal. No es recomendable tampoco masticar chicle. Terapia psicológica : tratar el sistema nervioso central puede ayudar a los pacientes con síndrome del colon irritable. Algunos trabajan sobre cómo el cerebro y la mente interpretan sensaciones como malestar o hinchazón. en algunos casos se ha demostrado que los factores de estrés psicológico pueden empeorar este síndrome. Tratamiento cognitivo-conductual, hipnosis, relajación o meditación son algunos de los que parecen disminuir el dolor de estómago. Estos tratamientos suelen usarse como complemento a otro. Tratamientos dirigidos a las bacterias : las bacterias están presentes en los intestinos de forma natural y ejercen un papel fundamental en la función intestinal normal. En ocasiones pueden recomendarse productos probióticos para cambiar cierto tipo de bacterias intestinales. Tratamientos farmacológicos : los fármacos antidiarreicos como la loperamida pueden ayudar a reducir la frecuencia de las deposiciones en pacientes con diarrea. Los laxantes, en cambio, ayudan a aumentar la frecuencia de las deposiciones. En ocasiones se recomiendan laxantes durante periodos cortos si el aumento de fibra no es suficiente.

A diferencia de, el síndrome del colon irritable es variable. Incluso sin tratamiento puede llegar a desaparecer en algunos pacientes, pero regresar al cabo de unos meses. La paciencia es clave en este caso ya que conseguir aliviar los síntomas puede ser, en ocasiones, un proceso lento. Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a : Colon irritable, poco grave pero con un fuerte impacto en la calidad de vida

¿Dónde se siente el dolor del colon irritable?

¿Cuáles son los síntomas del colon irritable? – El dolor abdominal suele ser difuso o localizado en hemiabdomen inferior, habitualmente no irradiado, de tipo cólico, opresivo o punzante, en general leve o de moderado intensidad, con una duración inferior a las dos horas, que alivia tras la defecación y que suele respetar el sueño.

El inicio o la presencia del dolor abdominal se asocia habitualmente con deseos de defecar o con cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones y, frecuentemente, el paciente relaciona su comienzo con la ingesta de algún alimento. Las alteraciones del ritmo intestinal pueden manifestarse con predominio del estreñimiento o de la diarrea, o de forma alterna diarrea-estreñimiento.

La distensión abdominal y el meteorismo se desarrollan progresivamente a lo largo del día y son referidas como “exceso de gases”. Son frecuentes la saciedad precoz tras la ingesta, las nauseas, los vómitos y el ardor torácico (pirosis). Otros síntomas son la sensación de evacuación incompleta y la presencia de moco en las deposiciones.

Dolor abdominal. Distensión abdominal. Alteración del ritmo intestinal. Meteorismo.

¿Cuál es la mejor infusión para el colon irritable?

Infusiones – La manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es ideal para calmar los espasmos intestinales y reducir la inflamación en los intestinos. La menta piperita también es un excelente remedio para tratar los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable (SII) porque tiene propiedades relajantes.

¿Qué vitaminas son buenas para el colon irritable?

El estudio parte del Departamento de Oncología y Metabolismo de la Universidad de Sheffield. Investigadores del Departamento de Oncología y Metabolismo de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido, ha descubierto que los suplementos de vitamina D pueden ser grandes aliados para reducir los síntomas del intestino irritable.

El trabajo, publicado en European Journal of Clinical Nutrition, muestra que el bajo nivel de esta vitamina se asocia con el riesgo de sufrir cáncer colorrectal, así como en una mayor prevalencia de sufrir una enfermedad inflamatoria intestinal. El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno intestinal crónico, recurrente y funcional.

Con las últimas investigaciones, se ha evidenciado que los suplementos de vitamina D podrían a ayudar a reducir los síntomas de este síndrome (que incluyen dolor abdominal, estreñimiento, diarrea e hinchazón). “La evidencia disponible sugiere que el bajo nivel de vitamina D es común entre la población que sufre la enfermedad y merece una evaluación y rectificación por razones de salud en general”, aseguran los autores del estudio.

“Se sugiere una correlación inversa entre la vitamina D sérica y la gravedad de los síntomas del síndrome del intestino irritable y las intervenciones con vitamina D pueden beneficiar los síntomas”. Sin embargo, explica este estudio, “los ensayos controlados aleatorios disponibles no proporcionan evidencia sólida y generalizable, y, por eso, se necesitan intervenciones más grandes y adecuadas para establecer un caso de aplicación terapéutica de vitamina D este síndrome”.

Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.

¿Cuál es el mejor medicamento para desinflamar el intestino?

El 5‑ASA bloquea la producción de prostaglandinas y leucotrienos, y ejerce otros efectos beneficiosos sobre la cascada inflamatoria. Como el 5-ASA es activo sólo intraluminalmente y se absorbe con rapidez en la porción proximal del intestino delgado, debe formularse para absorción diferida cuando es administrado por vía oral. La sulfasalazina, el agente original de esta clase, retrasa la absorción al formar un complejo de 5‑ASA con una molécula sulfa, sulfapiridina. El complejo es escindido por la flora bacteriana del segmento distal del íleon y el colon, lo que libera 5‑ASA. Sin embargo, la mitad sulfa causa numerosos efectos adversos (p. ej., náuseas, dispepsia, cefalea), interfiere con la absorción de ácido fólico y, en ocasiones, provoca reacciones adversas graves (p. ej., anemia hemolítica o agranulocitosis y, rara vez, hepatitis, neumonitis o miocarditis). Hasta el 80% de los hombres pueden presentar disminuciones reversibles del recuento y la motilidad de espermatozoides. Si se prescribe, la sulfasalazina debe administrarse con alimentos, al principio en una dosificación baja (p. ej., 0,5 g por vía oral 2 veces al día) y la dosis y la frecuencia se incrementan en forma gradual durante varios días hasta 1 a 1,5 g 4 veces al día. Los pacientes deben tomar suplementos diarios de ácido fólico, 1 mg por vía oral, y realizarse controles de hemograma completo y pruebas hepáticas cada 6-12 meses. La nefritis intersticial aguda por mesalamina es rara; se recomienda control periódico de la función renal, porque la mayoría de los casos son reversibles si se los reconoce temprano. Los fármacos que consisten en complejos de 5‑ASA con otros vehículos parecen casi igual de eficaces pero tienen menos efectos adversos. La olsalazina (un dímero de 5‑ASA) y la balsalazida (5‑ASA conjugado con un compuesto inactivo) son escindidos por azorreductasas bacterianas (como la sulfasalazina). Estos fármacos se activan principalmente en el colon y son menos eficaces para la enfermedad del segmento proximal del intestino delgado. La dosis de olsalazina es de 1.000 mg por vía oral 2 veces al día, y la de balsalazida es de 2,25 g por vía oral 3 veces al día (en cápsulas) o 3,3 g por vía oral 2 veces al día (en comprimidos). La eficacia de la formulación en comprimidos de la balsalazida en las mujeres no se ha demostrado en estudios clínicos. En ocasiones, la olsalazina causa diarrea, especialmente en pacientes con pancolitis. El aumento gradual de la dosis y la administración con las comidas minimizan este problema. Otras fórmulas de 5‑ASA usan cubiertas de liberación diferida y/o prolongada. El Asacol HD ® (dosis habitual de 1600 mg por vía oral 3 veces al día) y el Delzicol ® (800 mg por vía oral 3 veces al día) son formas de 5‑ASA de liberación retrasada recubiertas de un polímero acrílico cuyo pH de solubilidad retrasa la liberación del fármaco hasta el ingreso en el segmento distal del íleon y el colon. La pentasa ® (1 g por vía oral 4 veces al día) es una 5‑ASA encapsulada de liberación extendida encapsulada en microgránulos de etilcelulosa, que liberan el 35% del fármaco en el intestino delgado. Lialda ® (entre 2400 y 4800 mg 1 vez al día) y Apriso ® (1500 mg por vía oral 1 vez al día) son formulaciones combinadas de liberación retardada y de liberación prolongada que se pueden administrar 1 vez al día; su dosificación menos frecuente puede mejorar el cumplimiento del tratamiento. Todas estas formulaciones de 5-ASA son terapéuticamente más o menos equivalentes. El 5‑ASA también se presenta en supositorios (500 o 1.000 mg al acostarse o 2 veces al día) o enemas (4 g al acostarse o 2 veces al día) para los casos de rectitis y enfermedad del hemicolon izquierdo. Estos preparados rectales son eficaces tanto para el tratamiento agudo como para el mantenimiento a largo plazo en la rectitis y la proctosigmoiditis; su beneficio puede aumentar cuando se combinan con 5‑ASA oral. Los pacientes que no pueden tolerar enemas debido a la irritación rectal deben recibir espuma de 5-ASA. Los corticoides son útiles para las exacerbaciones agudas de la mayoría de las formas de enfermedad inflamatoria intestinal cuando los compuestos de 5-ASA son inadecuados. En cambio, no son apropiados para el mantenimiento. En la enfermedad grave, se indica hidrocortisona IV en dosis de 300 mg/día o metilprednisolona en dosis de 16 a 20 mg 3 veces al día en la enfermedad grave; en la moderada se puede prescribir prednisona oral o prednisolona en dosis de 40 a 60 mg 1 vez al día. Se continúa con el tratamiento hasta que remiten los síntomas (por lo general, de 7 a 28 días), y después se lo disminuye de manera gradual en 5-10 mg semanales hasta alcanzar 20 mg 1 vez al día. A continuación la medicación se reduce en 2,5-5 mg semanales dependiendo de la respuesta clínica mientras se instaura un tratamiento de mantenimiento con 5‑ASA o inmunomoduladores. Los efectos adversos de los corticoides en altas dosis son hiperglucemia, hipertensión, insomnio, hiperactividad y episodios psicóticos agudos. Pueden usarse enemas o espuma de hidrocortisona en la rectitis y la enfermedad del hemicolon izquierdo; como enema, se administran 100 mg en 60 mL de solución isotónica 1 o 2 veces al día. Debe retenerse el enema en el intestino el mayor tiempo posible; la instilación por la noche, con el paciente en decúbito lateral izquierdo con las caderas elevadas, puede prolongar la retención y extender la distribución. Si es eficaz, debe continuarse el tratamiento todos los días durante 2-4 semanas y después en días alternos dutante 1-2 semanas y discontinuarlo de manera gradual en 1-2 semanas. La budesonida es un corticosteroide con un alto metabolismo de primer paso hepático ( > 90%); por consiguiente, la administración oral puede tener un efecto significativo sobre la enfermedad digestiva, pero mínima supresión suprarrenal. La budesonida oral tiene menos efectos adversos que la prednisolona, pero no es tan rápidamente eficaz y suele usarse en la enfermedad menos grave. La budesonida puede ser eficaz para mantener la remisión durante 8 semanas, pero todavía no ha probado ser eficaz para el mantenimiento a largo plazo. El medicamento está aprobado para la enfermedad de Crohn del intestino delgado, y se dispone de una forma de liberación retardada con revestimiento entérico para la colitis ulcerosa. La dosificación es de 9 mg 1 vez al día. También está disponible fuera de los Estados Unidos como enema. La azatioprina y su metabolito 6-mercaptopurina inhiben la función de los linfocitos T y pueden inducir la apoptosis de células T. Son eficaces a largo plazo y pueden disminuir los requerimientos de corticoides y mantener la remisión durante años. A menudo, estos fármacos requieren de 1 a 3 meses para inducir beneficios clínicos, de manera que no pueden suspenderse los corticoides por completo hasta por lo menos el segundo mes. Por lo general, la dosificación de la azatioprina es de 2,5 a 3,0 mg/kg por vía oral 1 vez al día, y la de 6‑mercaptopurina, de 1 a 1,5 mg/kg por vía oral 1 vez al día, pero varía según el metabolismo individual. La dosis de azatioprina o 6-mercaptopurina debe reducirse un 50% y ajustarse en consecuencia según la respuesta clínica y la monitorización hematológica en pacientes que son metabolizadores intermedios. Los efectos adversos más comunes son náuseas, vómitos y malestar general. Deben buscarse signos de supresión de la médula ósea mediante recuentos leucocitarios regulares (2 veces por semana durante 1 mes; después, cada 1-2 meses). Alrededor del 3-5% de los pacientes presenta pancreatitis o fiebre alta; una u otra contraindica una nueva prueba de provocación. La hepatotoxicidad es más rara y puede ser investigada mediante pruebas sanguíneas cada 6-12 meses. Estos fármacos se asocian con mayor riesgo de linfoma y cáncer de piel no melanoma. Antes de iniciar estos fármacos, los pacientes deben someterse a pruebas para medir la actividad de la tiopurina metiltransferasa (TPMT), una enzima que convierte la azatioprina y la 6-mercaptopurina en sus metabolitos activos 6-tioguanina (6-TG) y 6-metilmercaptopurina (6-MMP). Los pacientes también deben someterse a una evaluación del genotipo para detectar las variantes de baja actividad de esta enzima. Después de iniciar estos medicamentos, es útil medir los niveles de 6-TG y 6-MMP para ayudar a asegurar dosis de fármacos seguras y eficaces. La eficacia terapéutica se correlaciona con niveles de 6-TG entre 230 y 450 picomoles cada 8 × 10 8 eritrocitos. La mielotoxicidad puede ocurrir cuando los niveles de 6-TG son > 450. La hepatotoxicidad puede ocurrir cuando los niveles de 6-MMP son > 5700 picomoles en 8 × 10 8 eritrocitos. Las concentraciones de metabolitos también son útiles en pacientes que no responden para distinguir la falta de cumplimiento de la resistencia. El metotrexato de 15 a 25 mg por vía oral o por vía subcutánea por semana es beneficioso en muchos pacientes con enfermedad de Crohn resistente a corticoides o dependiente de corticoides, aun en aquellos que no han respondido a la azatioprina o la 6-mercaptopurina. Los efectos adversos son náuseas, vómitos y anormalidades de las pruebas hepáticas asintomáticas. El ácido fólico en dosis de 1 mg por vía oral 1 vez al día puede disminuir algunos de los efectos adversos. Tanto las mujeres como los hombres que toman metotrexato deben asegurar que la pareja femenina utilice un método anticonceptivo eficaz, como un dispositivo intrauterino, un implante anticonceptivo o un anticonceptivo oral. Deben desaconsejarse los métodos anticonceptivos menos eficaces, como los condones, los espermicidas, los diafragmas, los capuchones cervicales y la abstinencia periódica. Además, las mujeres y tal vez los hombres deben suspender el metotrexato durante no menos de 3 meses antes de intentar concebir. Se deben realizar hemogramas completos y pruebas hepáticas, con albúmina, en forma mensual durante los primeros 3 meses de tratamiento y, después, cada 8 a 12 semanas mientras dure el tratamiento. El consumo de alcohol, las hepatitis B y C, la obesidad, la diabetes y posiblemente la psoriasis son factores de riesgo de hepatotoxicidad. Es preferible no tratar con metotrexato a los pacientes con estas enfermedades. Se recomiendan biopsias hepáticas previas al tratamiento; estas se practican si los resultados de 6 de 12 pruebas realizadas en un periodo de 1 año muestran concentraciones elevadas de AST. El tratamiento con metotrexato también puede causar mielosupresión, toxicidad pulmonar y nefrotoxicidad. La ciclosporina, que bloquea la activación de linfocitos, puede beneficiar a los pacientes con colitis ulcerosa grave que no responden a los corticosteroides y los agentes biológicos y que pueden, de lo contrario, requerir colectomía. Su única indicación bien documentada en la enfermedad de Crohn son fístulas o pioderma resistentes al tratamiento. La dosis inicial es de 2 a 4 mg/kg IV en infusión continua durante 24 horas; en los pacientes que responden, se rota a una dosis oral de 6-8 mg/kg 1 vez al día, con introducción temprana de azatioprina o 6-mercaptopurina. El uso prolongado ( > 6 mo) está contraindicado por efectos adversos múltiples (p. ej., nefrotoxicidad, convulsiones, infecciones oportunistas, hipertensión, neuropatía). Por lo general, no se propone ciclosporina a los pacientes con colitis ulcerosa grave que no responde a corticosteroides ni a agentes biológicos, a menos que haya una razón para evitar la opción curativa más segura de la colectomía. Si el fármaco se usa, deben mantenerse los niveles sanguíneos valle entre 200 a 400 ng/mL (166 a 333 nmol/L) considerarse profilaxis contra Pneumocystis jirovecii durante el período de tratamiento concomitante con corticoides, ciclosporina y antimetabolitos. El tacrolimús, un inmunosupresor también usado en pacientes con trasplante, parece tan eficaz como la ciclosporina y se puede considerar para pacientes con colitis ulcerosa grave o refractaria que no requieren internación. Los niveles sanguíneos mínimos deben mantenerse entre 10 y 15 ng/mL (12 a 25 nmol/L). Se puede administrar tacrolimús para el tratamiento a corto plazo de las fístulas perianales y cutáneas en la enfermedad de Crohn. El infliximab, el certolizumab, el adalimumab y el golimumab son anticuerpos contra el factor de necrosis tumoral (TNF). Infliximab, certolizumab y adalimumab son útiles en la enfermedad de Crohn, en particular para prevenir o retrasar la recurrencia posoperatoria. El infliximab, el adalimumab y el golimumab son beneficiosos en la colitis ulcerosa cuando la enfermedad es resistente al tratamiento o dependiente de corticosteroides. Infliximab está aprobado para la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa y se administra como una infusión IV única de 5 mg/kg en 2 horas. Es seguida de infusiones reiteradas en las semanas 2 y 6. Posteriormente, se administra cada 8 semanas. En muchos pacientes, si no en la mayoría, se debe aumentar la dosis o acortar el intervalo en el término de más o menos un año con el fin de mantener la remisión. El nivel sérico terapéutico aceptado es de > 5 mcg/mL. Adalimumab está aprobado para la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Se administra con una dosis de carga inicial de 160 mg por vía subcutánea y, luego, 80 mg por vía subcutánea en la semana 2. Después de esa dosis, se administran 40 mg por vía subcutánea cada 2 semanas. La dosis debe ajustarse para alcanzar un nivel sérico terapéutico de > 7,5 mcg/mL. Los pacientes que son intolerantes o que han perdido su respuesta inicial a infliximab pueden responder al tratamiento con adalimumab. El certolizumab ha sido aprobado para la enfermedad de Crohn. Se administra en dosis de 400 mg por vía subcutánea cada 2 semanas 3 dosis en total y a continuación cada 4 semanas para mantenimiento. Los pacientes que son intolerantes o que han perdido su respuesta inicial a infliximab pueden responder al tratamiento con certolizumab. El nivel sérico terapéutico aceptado es de > 20 mcg/mL. Golimumab está aprobado para su uso en pacientes con colitis ulcerosa. Se administra con una dosis de carga inicial de 200 mg por vía subcutánea y, luego, 100 mg en la semana 2. Después de esa dosis, se administran 100 mg cada 4 semanas. Los pacientes que son intolerantes o que han perdido su respuesta inicial a infliximab pueden responder al tratamiento con golimumab. La monoterapia con agentes anti-TNF es claramente eficaz para la inducción y el mantenimiento de la remisión, pero algunos estudios sugieren mejores resultados cuando se inician agentes anti-TNF en combinación con una tiopurina (p. ej., azatioprina) o metotrexato. Sin embargo, dado el posible aumento de los efectos adversos con el tratamiento combinado, se deben individualizar las recomendaciones terapéuticas. La reducción gradual de corticoides puede comenzar después de 2 semanas. Los efectos adversos durante la infusión (reacción a la infusión) comprenden reacciones de hipersensibilidad inmediata (p. ej., erupción, prurito, a veces reacciones anafilactoides), fiebre, escalofríos, cefalea y náuseas. También se han observado reacciones de hipersensibilidad retardada. Los fármacos anti-TNF administrados por vía subcutánea (p. ej., adalimumab) no causan reacciones a la infusión, aunque pueden provocar eritema, dolor y prurito (reacción en el sitio de inyección). El linfoma y posiblemente otros cánceres (p. ej., cáncer de piel no melanoma), la enfermedad desmielinizante (p. ej., esclerosis múltiple, neuritis óptica), la insuficiencia cardíaca y la toxicidad hepática y hematológica son otras posibles complicaciones del tratamiento con fármacos anti-TNF. Varias interleucinas inmunosupresoras y anticuerpos antiinterleucina pueden reducir la respuesta inflamatoria y están siendo estudiados en la enfermedad de Crohn. Vedolizumab y natalizumab son anticuerpos contra moléculas de adhesión leucocitarias. El vedolizumab ha sido aprobado para la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn moderada a grave. La dosis recomendada de vedolizumab IV es de 300 mg a las 0, 2 y 6 semanas y luego cada 8 semanas. Se cree que su efecto se limita a los intestinos, por lo que es más seguro que el natalizumab, que se utiliza solo como un medicamento de segunda línea a través de un programa de prescripción restringida para los casos más refractarios de la enfermedad de Crohn. El nivel sérico terapéutico aceptado de vedolizumab es > 20 mcg/mL. Ustekinumab, un anticuerpo anti-IL-12/23, está aprobado para pacientes con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa moderada a grave que han fracasado con la terapia convencional. La dosis de carga inicial es una sola dosis intravenosa basada en el peso:

You might be interested:  Como Recuperar Un Plan De Pensiones

< 55 kg: 260 mg 55 a 85 kg: 390 mg > 85 kg: 520 mg

Después de la dosis de carga, los pacientes reciben una dosis de mantenimiento de 90 mg por vía subcutánea cada 8 semanas. Se están investigando otros agentes de molécula pequeña, factores de crecimiento, anticitocinas y antiintegrinas, así como la leucoforesis para inducir depleción de inmunocitos activados. Los agentes de molécula pequeña son fármacos con un peso molecular < 1 kilodalton. Algunos de ellos se usan o se investigan en la actualidad para el manejo de la EII. Se administran por vía oral y carecen de la inmunogenicidad asociada con los anticuerpos monoclonales. El tofacitinib es un agente de molécula pequeña que inhibe la Janus cinasa 1-3 y está aprobado para pacientes adultos con colitis ulcerosa de moderada a grave. La dosificación inicial de la fórmula de liberación inmediata es de 10 mg por vía oral 2 veces al día durante al menos 8 semanas, seguidos por 5 o 10 mg por vía oral 2 veces al día. La doificación inicial de la fórmula de liberación prolongada es de 22 mg por vía oral 1 vez al día durante al menos 8 semanas, seguidos por 11 mg por vía oral 1 vez al día. Los efectos adversos potenciales incluyen niveles elevados de colesterol, diarrea, dolor de cabeza, herpes zóster (culebrilla), niveles de creatina fosfocinasa aumentados en sangre, nasofaringitis, erupción cutánea e infección de las vías aéreas superiores. Otros efectos adversos poco comunes incluyen cáncer e infecciones oportunistas. Además, la U.S. Food and Drug Administration advirtió recientemente sobre un mayor riesgo de embolia pulmonar letal y muerte en pacientes con artritis reumatoide. El ozanimod es un modulador del receptor de la esfingosina 1-fosfato (S1P) y se utiliza en adultos con colitis ulcerosa activa de moderada a grave. La dosis inicial es de 0,23 mg por vía oral una vez al día en los días 1 a 4, luego 0,46 mg por vía oral una vez al día en los días 5 a 7. La dosis de mantenimiento es de 0,92 mg por vía oral una vez al día a partir del octavo día. Si se omite una dosis durante los primeros 14 días de tratamiento se debe reiniciar el régimen de titulación con 0,23 mg por vía oral una vez al día. Si se omite una dosis después de 14 días de tratamiento, este debe continuarse como se recomendó. El ozanimod está contraindicado en personas con infarto de miocardio en los últimos 6 meses u otros problemas cardíacos como angina inestable o insuficiencia cardíaca. Este medicamento también está contraindicado en personas con los siguientes trastornos del sistema de conducción cardíaco: bloqueo de segundo grado tipo Mobitz II, bloqueo auriculoventricular de tercer grado, síndrome del seno enfermo o bloqueo sinoauricular a menos que tengan un marcapasos funcional. El ozanimod debe evitarse en personas que han tenido un accidente cerebrovascular o un ataque isquémico transitorio en los últimos 6 meses. El ozanimod también debe evitarse en personas con apnea del sueño grave no tratada y en personas que toman un inhibidor de la monoaminoxidasa. El ozanimod puede aumentar el riesgo de infecciones, causar bradiarritmias, disminuir el número de linfocitos y causar lesión hepática. Los antibióticos pueden ser útiles en la enfermedad de Crohn, pero son de limitada utilidad en la colitis ulcerosa, excepto en la colitis tóxica Colitis fulminante La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria y ulcerosa crónica de la mucosa del colon, caracterizada la mayoría de las veces por diarrea sanguinolenta. Puede haber síntomas extraintestinales. obtenga más información El metronidazol, 500-750 mg por vía oral 3 veces al día durante 4-8 semanas, puede controlar la enfermedad de Crohn leve y ayuda a cicatrizar las fístulas. Sin embargo, los efectos adversos (en particular, neurotoxicidad) suelen impedir la finalización del tratamiento.

La ciprofloxacina, 500-750 mg por vía oral 2 veces al día, puede resultar menos tóxica. Muchos expertos recomiendan metronidazol y ciprofloxacina en combinación. La rifaximina, un antibiótico no absorbible, en una dosis de 200 mg por vía oral 3 veces al día u 800 mg por vía oral 2 veces al día, puede ser beneficioso como tratamiento de la enfermedad de Crohn activa.

Diversos microorganismos no patógenos (p. ej., Escherichia coli, comensal, especies de Lactobacillus, Saccharomyces ) administrados todos los días sirven como probióticos y pueden ser eficaces para prevenir la inflamación del reservorio Cirugía, pero aún no se han esclarecido otras funciones terapéuticas. Se ha intentado la intervención terapéutica con el parásito Trichuris suis para tratar de estimular la inmunidad de linfocitos T2 auxiliares, y puede reducir la actividad de la enfermedad en la colitis ulcerosa.

¿Por qué se me inflama el colon?

¿Cuál es la causa de la enfermedad inflamatoria intestinal? – La causa exacta de la enfermedad inflamatoria intestinal no está clara. Lo más probable es que una combinación de factores genéticos, inmunitarios y ambientales sea lo que desencadena la inflamación del tubo digestivo.

La dieta y el estrés pueden empeorar los síntomas, pero lo más probable es que no sean la causa de la enfermedad inflamatoria intestinal. La enfermedad inflamatoria intestinal tiende a ser hereditaria. Sin embargo, no todas las personas con enfermedad inflamatoria intestinal tienen antecedentes familiares.

La enfermedad inflamatoria intestinal puede ocurrir a cualquier edad, pero se suele diagnosticar en adolescentes y adultos jóvenes.

¿Cómo desinflamar el colon con bicarbonato?

¿Cómo desinflamar el colon con bicarbonato? – ¿Cómo se toma el bicarbonato para desinflamar el colon? La mayoría de personas tiene en cuenta los famosos ‘consejos de la abuela’, esas recomendaciones que llegan como milagros al momento de recordarlas en determinadas situaciones.

  1. También, lo recomiendan para disminuir los niveles de acidez de la sangre u orina, según criterio médico, o funciona como ‘aliado’ si se tiene el objetivo de disminuir de peso o al momento de cepillarse los dientes.
  2. Cepillar los dientes con bicarbonato de sodio puede mejorar el aspecto del esmalte dental.

| Foto: Getty Images Pero ¿cómo se toma el bicarbonato para desinflamar el colon? Antes de resolver esta pregunta, resulta importante comentar sobre el colon, también, llamado intestino grueso, el que es parte del sistema digestivo. Según explicó el servicio informativo en línea de salud, Medline Plus, el colon “es un tubo largo y hueco que se encuentra al final del sistema digestivo en el cual el cuerpo produce y almacena las heces”.

Cáncer colorrectal.Pólipos del colon: crecimientos de tejido en el colon que pueden hacerse cancerosos.Colitis ulcerativa: úlceras en el colon y el recto.Diverticulitis: inflamación o infección de pequeños sacos o divertículos en el colon.Síndrome del intestino irritable: un cuadro molesto que causa cólicos abdominales y otros síntomas.

La limpieza del colon es clave para evitar complicaciones de salud. | Foto: Getty Images/iStockphoto El tratamiento de las enfermedades del colon varía dependiendo de las condiciones del paciente y de su grado de gravedad. Algunos casos requieren de una dieta, de medicinas o hasta cirugías.

  • Para dicho objetivo se debe conseguir el bicarbonato de sodio en polvo y medio limón.
  • En cuanto a su preparación, las personas aconsejan que se debe agregar a un vaso con agua tibia una cucharada del bicarbonato y mezclarlo con unas cuantas gotas de limón.
  • Se tendría que tomar en ayunas.
  • Cabe advertir que no se puede exceder en su consumo y que lo más recomendable es consultar al profesional de la salud antes de iniciar a tomar el bicarbonato, pues, él se encargará de evaluar su estado y antecedentes médicos y de esa manera, evitará que se desencadenen complicaciones en su cuerpo.

Por otro lado, el servicio informativo Medline Plus hizo énfasis en que se debe comentar con un médico si está tomando otros medicamentos, especialmente si son antiácidos, ketoconazol o benzodiazepinas. El exceso en el consumo del bicarbonato de sodio puede desencadenar efectos negativos | Foto: Getty Images | Foto: Getty Images

¿Qué alimentos empeoran el colon irritable?

Algunas frutas, la lactosa y el trigo pueden desencadenar estas molestias. Hinchazón, cólicos, meteorismo, diarrea y dolor abdominal son síntomas del colon irritable o síndrome del intestino irritable, enfermedad que se da en muchas personas de manera crónica. El colon irritable tiene múltiples causas, como factores genéticos, inflamación del intestino, alteración en la microbiota intestinal y factores ambientales, entre otros.

Dentro de estos últimos, uno de los posibles desencadenantes es el estrés, que gatilla molestias cuando la persona pasa por momentos difíciles. Asimismo, algunos alimentos pueden provocar síntomas digestivos en personas susceptibles y, de acuerdo a sus siglas en inglés, se conocen como FODMAPs (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables).

Al respecto, la Dra. Tatiana Vujcic, gastroenteróloga del Centro de Enfermedades Digestivas de Clínica Universidad de los Andes, explica que corresponden a carbohidratos no absorbibles altamente fermentables por las bacterias intestinales.

¿Cuál es la mejor leche para el colon irritable?

Conoce estos 7 alimentos malos para el colon irritable: Llevar una dieta equilibrada es muy importante para sentirse bien. En caso de pacientes con el síndrome del intestino irritable, es mucho más importante seguir esta norma ya que solo así podrán llevar una vida plena. Es por ello que aquí te compartimos 7 alimentos que debes evitar, en caso padezcas esta enfermedad.

Las carnes rojas: Evita en lo posible las carnes que contengan grasa, las procedentes de granjas industrializadas y aquellas procesadas. Una buena alternativa es la famosa carne orgánica, que es aquella que proviene del ganado alimentado a base de pasto y libre de químicos.

Productos lácteos: La leche y sus derivados pueden generar complicaciones en los pacientes con colon irritable. Una alternativa a los lácteos, es la leche de soja y sus productos derivados.

Productos con harina blanca refinada y grasas malas: Entre estos productos podemos encontrar aquellos que incluyen los horneados procesados, como panes envasados, galletas o pasteles. Es recomendable que usted consuma horneados frescos con ingredientes enteros.

Alimentos fritos: En este caso, ningún alimento de este tipo es recomendable. Los más dañinos son aquellos que contengan ácidos grasos trans. Evita consumir cualquiera de este tipo.

El café: Dependerá mucho de la cantidad que consumas a diario. Es por ello que, en caso decidas consumir, es mejor que lo hagas en pocas cantidades y en tiempo prolongados. Sin embargo, siempre es bueno evitarlo.

Alcohol: Si en el café había la posibilidad de consumirlo, en el alcohol no la hay, ya que es uno de los alimentos más dañinos para el colón. El alcohol aumenta la acidez estomacal e intestinal, produciendo problemas severos.

Los edulcorantes artificiales : No es un misterio los peligros del aspartame y algunos edulcorantes para el cerebro y otros órganos. Sin embargo, el sorbitol podría llegar a ser extremadamente perjudicial para los pacientes con colón espástico.

Copyright 2020 M&R GROUP. Todos los derechos reservados. : Conoce estos 7 alimentos malos para el colon irritable:

¿Qué pasa si no se cura el colon irritable?

Introducción – El síndrome del intestino irritable es un problema que afecta al intestino grueso. Puede causar cólicos abdominales, distensión y cambios en los hábitos intestinales. Algunas personas con este trastorno tienen estreñimiento, otras tienen diarrea.

  1. Algunas pasan de un cuadro de estreñimiento a uno de diarrea.
  2. Aun cuando el síndrome del intestino irritable puede causar muchas molestias, no daña el intestino.
  3. El síndrome del intestino irritable es un cuadro común.
  4. Las mujeres lo sufren el doble más que en los hombres, y es más común en personas menores de 45 años.

No se conoce la causa exacta de este síndrome, ni tampoco existe una prueba específica para diagnosticarlo. Su médico puede realizar exámenes para estar seguros que no tiene otras enfermedades. Estas pruebas pueden incluir análisis de heces, de sangre y radiografías.

¿Que no pueden comer las personas con colon irritable?

Evite el gluten – Es posible que el doctor le recomiende evitar los alimentos que contienen gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, para ver si los síntomas del SII mejoran. Entre los alimentos que contienen gluten se incluyen la mayoría de los cereales, granos y pastas, y muchos alimentos procesados.

¿Qué órganos afecta el colon inflamado?

Descripción general – El síndrome de colon irritable es un trastorno frecuente que afecta el estómago y los intestinos, que en conjunto forman el tracto gastrointestinal. Algunos de los síntomas son cólicos, dolor abdominal, hinchazón abdominal, gases y diarrea o estreñimiento (o ambos).

El síndrome de colon irritable es una afección crónica que debe controlarse a largo plazo. Solo una pequeña cantidad de personas con síndrome de colon irritable tiene síntomas graves. Algunas personas pueden controlar los síntomas con cambios en la alimentación, el estilo de vida y el nivel de estrés.

Los síntomas más graves se pueden tratar con medicamentos y asesoramiento. El síndrome de colon irritable no causa cambios en el tejido intestinal ni aumenta el riesgo de tener cáncer colorrectal.