Tratamiento – El tratamiento para la sarna consiste en matar los ácaros y los huevos usando una crema o pastilla con medicamento. No se puede acceder a ningún tratamiento sin receta médica. Hay varias opciones de cremas y lociones que el médico te puede recetar.

  • Es probable que el proveedor de atención médica te indique que te apliques el medicamento en todo el cuerpo, empezando desde el cuello.
  • Tendrás que dejarlo actuar durante, al menos, entre 8 y 14 horas.
  • A veces, puede que tengas que aplicarte la crema dos veces.
  • Quizás necesites más tratamientos si aparecen síntomas nuevos.

Dado que la sarna se propaga con facilidad, es posible que el proveedor de atención médica recomiende que todos los miembros del grupo familiar y otros contactos cercanos reciban tratamiento, incluso aunque no presenten síntomas de la enfermedad. El tratamiento de la sarna suele incluir lo siguiente:

Permetrina en crema. La permetrina es una crema para la piel con sustancias químicas que matan los ácaros que causan la sarna y sus huevos. Por lo general, es segura para los adultos, para las mujeres que están embarazadas o amamantando, y para los niños mayores de 2 meses. Crema de azufre. La crema de azufre puede usarse para tratar la sarna. Se aplica por la noche, se enjuaga y se vuelve a aplicar durante cinco noches seguidas. El azufre es seguro durante el embarazo y para los niños menores de 2 meses. Ivermectina (Stromectol). La ivermectina puede consumirse en forma de pastilla para tratar la sarna cuando las lociones recetadas no funcionan. Por lo general, se receta para las personas que tienen sarna con costras o un sistema inmunitario debilitado. No se recomienda el uso de ivermectina en mujeres que están embarazadas o amamantando, ni en niños que pesan menos de 33 libras (15 kilogramos).

A pesar de que estos medicamentos matan los ácaros rápidamente, puede que la picazón continúe durante varias semanas. Es posible que los proveedores de atención médica recomienden otros tratamientos de cuidado de la piel para quienes no consiguen aliviar los síntomas con estos medicamentos o no pueden usarlos.

¿Cómo curar la sarna de forma casera?

Manzanilla: Se utiliza en baños para aliviar la comezón ocasionada por la sarna. Aceite de oliva: Se utiliza en masajes para calmar e hidratar la piel afectada por la sarna. Ruda: Se utiliza en compresas para aliviar rápidamente la comezón causada por la sarna.

¿Por qué se da la sarna?

Datos y cifras –

La sarna humana es una infestación parasitaria causada por Sarcoptes scabiei var. hominis. Se estima que, en cualquier momento en que se calcule, la cifra de personas en todo el mundo que padecen sarna asciende a 200 millones. Hasta el 10% de los niños de las zonas con pocos recursos se ven afectados por la sarna. La sarna está presente en todo el mundo, pero es más común en los países tropicales cálidos y en las zonas de alta densidad de población.

You might be interested:  Como Echar Curriculum En Mercadona

La sarna humana es una infestación parasitaria causada por Sarcoptes scabiei var. hominis, Este ácaro microscópico se mete en la piel y deposita huevos, lo que acaba desencadenando una respuesta inmunitaria del huésped que origina un prurito intenso y exantema.

¿Cuál es la causa de la sarna?

Temas de SaludSarna (Scabies) La sarna es un problema de la piel común provocado por ácaros, que se parecen a garrapatas muy pequeñas. Estos ácaros se introducen en la piel y provocan un sarpullido con picazón y pequeños bultos rojos y ampollas. A veces, la piel también se puede infectar, aunque no hay efectos a largo plazo de la sarna.

La sarna es muy contagiosa y se pasa de una persona a otra cuando están en contacto. Si no se trata, puede durar un tiempo indefinido. La sarna no es consecuencia de una mala higiene. La sarna es provocada por una infestación con ácaros pequeños, que no son insectos sino pequeños animales de la misma familia que las garrapatas y las arañas.

Los ácaros de la sarna viven solamente en las personas, donde excavan túneles en la piel para depositar huevos.El sarpullido y la picazón que ocurren con la sarna pueden ser muy severos. Los síntomas pueden tardar varias semanas en desarrollarse después de la exposición a los ácaros.

En los bebés pequeños, el sarpullido puede presentarse en el cuero cabelludo, el cuerpo, los brazos, las piernas, las palmas de las manos, las plantas de los pies y la zona del pañal, y puede aparecer como grandes bultos de color rojo. En niños más grandes y en adultos, el sarpullido se ve con más frecuencia en las manos (especialmente entre los dedos), las axilas, la zona genital y la cintura, donde aparecen pequeños bultos rojos y ampollas.

El tratamiento para la sarna requiere el uso de un medicamento tópico (en la piel) para matar los ácaros y los huevos. En general, todas las personas que tengan contacto cercano, por ejemplo las que viven en la misma casa, se deben tratar. Eso se debe hacer incluso si no tienen síntomas, ya que el comienzo de los síntomas se puede retrasar y la sarna es muy contagiosa.

Los bebés más grandes y los niños se tratan con crema de permetrina al 5% (Elimite). El tratamiento debe repetirse a los siete días. Los bebés pequeños y las mujeres embarazadas se tratan con azufre precipitado en petrolato al 5%. El tratamiento debe realizarse una vez por noche, durante 3 noches seguidas.

En los bebés pequeños, aplique el medicamento en el cuero cabelludo, la frente, el cuerpo, los brazos, las piernas, las manos, los pies y la zona del pañal. En los niños más grandes y los adultos, aplique el medicamento desde el cuello hacia abajo hasta los pies, cubriendo todas las áreas del cuerpo.

You might be interested:  Como Recuperar Contactos Borrados

¿Que mata a los ácaros?

Otras terapias –

Inmunoterapia Puedes «entrenar» al sistema inmunitario para que no sea sensible a un alérgeno. La inmunoterapia se suministra a través de una serie de inyecciones antialérgicas o de comprimidos que se toman bajo la lengua (por vía sublingual). Una o dos inyecciones o comprimidos semanales te exponen a dosis muy pequeñas del alérgeno, en este caso, las proteínas de los ácaros del polvo que causan la reacción alérgica. La dosis aumenta progresivamente, por lo general, durante un período de tres a seis meses. Las vacunas o pastillas de mantenimiento son necesarias cada cuatro semanas durante tres a cinco años. La inmunoterapia, generalmente, se utiliza cuando otros tratamientos simples no son satisfactorios. Irrigación nasal. Puedes utilizar un rinocornio o una botella exprimible especialmente diseñada para expulsar la mucosidad espesa e irritantes de los senos paranasales con un enjuague preparado con agua salada (solución salina). Si estás preparando tú mismo la solución salina, usa agua que no tenga contaminantes, destilada, estéril, previamente hervida y fría, o filtrada mediante un filtro con un tamaño de poro absoluto de 1 micrón o más pequeño. Asegúrate de enjuagar el dispositivo de irrigación (después de cada uso) con agua sin contaminantes y déjalo secar al aire libre.

Evitar la exposición a los ácaros del polvo es la mejor estrategia para controlar la alergia a estos. Si bien no puedes eliminar por completo los ácaros del polvo de tu hogar, puedes reducir la cantidad significativamente. A continuación, te explicamos cómo hacerlo:

Usa cubrecamas a prueba de alérgenos. Protege el colchón y las almohadas con fundas a prueba de polvo o alérgenos. Estas fundas, hechas con una tela de tejido ajustado, previenen que los ácaros del polvo colonicen el colchón o las almohadas, o que escapen de estos. Recubre los colchones con fundas a prueba de alérgenos. Lava la ropa de cama semanalmente. Lava todas las sábanas, las mantas, las fundas de almohadas y los cubrecamas con agua caliente a una temperatura de al menos 130 °F (54,4 °C) para matar a los ácaros del polvo y eliminar los alérgenos. Si la ropa de cama no se puede lavar con agua caliente, colócala en la secadora durante al menos 15 minutos a una temperatura superior a los 130 °F (54,4 °C) para matar los ácaros. Luego lava y seca la ropa de cama para eliminar los alérgenos. Congelar los elementos que no se pueden lavar por 24 horas también puede matar a los ácaros del polvo, pero de esta manera no se eliminan los alérgenos. Mantén bajo nivel de humedad. Mantén una humedad relativa por debajo del 50 % en tu hogar. Un deshumidificador o un aire acondicionado pueden ayudar a mantener la humedad baja, y con un higrómetro (disponible en ferreterías), puedes medir los niveles de humedad. Escoge prudentemente la ropa de cama. Evita los cubrecamas que juntan polvo con facilidad y que son difíciles de limpiar con frecuencia. Compra peluches lavables. Lávalos con frecuencia con agua caliente y sécalos por completo. Además, mantenlos fuera de las camas. Elimina el polvo. Usa un trapeador o un trapo húmedo o aceitado en vez de materiales secos para limpiar el polvo. Esto evita que el polvo se disperse en el aire y se vuelva a asentar. Pasa la aspiradora con regularidad. Aspirar los alfombrados y los muebles tapizados elimina el polvo de las superficies, pero no sirve para eliminar la mayoría de los ácaros del polvo y sus alérgenos. Usa una aspiradora con una bolsa de doble capa con microfiltro o con un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA) para ayudar a reducir las emisiones de polvo doméstico de la aspiradora. Si tu alergia es grave, retírate de la zona que se está limpiando con aspiradora mientras otra persona hace el trabajo. Espera aproximadamente dos horas antes de regresar a la habitación que se limpió con aspiradora. Ponle fin al desorden. Si junta polvo, también junta ácaros del polvo. Elimina las chucherías, los adornos de mesa, los libros, las revistas y los periódicos de tu habitación. Deshazte de los alfombrados y otros hábitats de los ácaros del polvo. Las alfombras le proporcionan un hábitat cómodo a los ácaros del polvo. Esto sucede particularmente si el alfombrado está sobre pisos de concreto, ya que mantiene la humedad con facilidad y proporciona un ambiente húmedo para los ácaros. De ser posible, reemplaza las alfombras que cubren todo el piso de la habitación por pisos de cerámica, de madera, de linóleo o de vinilo. Considera reemplazar otros muebles que junten polvo en las habitaciones, como los muebles tapizados, las cortinas no lavables y las persianas horizontales. Instala filtros de alta eficiencia en la caldera y en el aire acondicionado. Busca un filtro con un valor de informe de eficiencia mínimo (MERV) de 11 o 12 y deja el ventilador encendido para crear un filtro de aire para toda la casa. Asegúrate de cambiar el filtro cada tres meses.