Qué es un ataque de ansiedad – El término ataque de ansiedad es intercambiable por crisis de ansiedad, crisis de pánico y crisis de angustia, Un ataque de ansiedad es una avalancha súbita de miedo o malestar intensos que en pocos minutos alcanza su máxima intensidad.

  • El malestar consiste en una serie de síntomas físicos que pueden ser muy variables junto con una intensa sensación de ansiedad.
  • Para que entendamos la magnitud del malestar, durante el apogeo de la crisis de ansiedad, muchas personas creen estar sufriendo un ataque al corazón.
  • Puede surgir desde un estado de calma o desde un estado de ansiedad y su duración es de 10 a 45 minutos desde que alcanza su máxima intensidad.

Al finalizar la crisis, la persona puede regresar al estado de previo de calma o ansiedad; mientras que, en otros casos, se mantiene un nivel moderado de ansiedad hasta incluso podría repetirse la crisis más adelante. Los ataques de ansiedad se pueden manifestar de forma muy variable.

aceleración del pulso o sensación de palpitaciones (el corazón late más deprisa y con más fuerza) sensación de ahogo o dificultad para respirar (puede parecer un ataque de asma) presión en el pecho (puede parecer un infarto al corazón) sudoración temblor dolor de cabeza llanto o gritos incontrolables ganas de vomitar (náuseas) o molestias gastrointestinales sensación de mucho calor o escalofríos mareo, aturdimiento o sensación de desmayo hormigueo en las manos o en la cara sensación de irrealidad (desrealización) o verse en tercera persona, como desde fuera (despersonalización) miedo a “volverse loco” o a perder el control miedo a morir de forma inminente

Con esta descripción de síntomas, cualquier persona (aunque no haya sufrido un ataque de pánico antes) entendería lo desagradable que puede llegar a ser. Normalmente, después de vivir un episodio así, las personas desarrollan una inquietud o preocupación continua ante la posibilidad de que la crisis de ansiedad se repita.

El temor les lleva a modificar sus hábitos y conductas, con el objetivo de evitar nuevas crisis de pánico. Así, evitan hacer deporte o acudir a determinados lugares que relacionan con las crisis, pudiendo desarrollar posteriormente una Agorafobia o una Depresión, El ataque de pánico per se no es un trastorno mental.

Estos ataques pueden aparecer en el contexto de cualquier trastorno de ansiedad, trastornos depresivos, trastorno de estrés postraumático o trastorno por consumo de alcohol u otras drogas, Cuando los ataques de ansiedad se vuelven recurrentes e inesperados, los psiquiatras diagnosticamos un Trastorno de pánico.

¿Qué se siente cuando te da un ataque de ansiedad?

Síntomas – Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:

Sensación de nerviosismo, agitación o tensión Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe Aumento del ritmo cardíaco Respiración acelerada (hiperventilación) Sudoración Temblores Sensación de debilidad o cansancio Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual Tener problemas para conciliar el sueño Padecer problemas gastrointestinales (GI) Tener dificultades para controlar las preocupaciones Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad:

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y a menudo intentas evitarlos. El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud físico. El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión. El trastorno de pánico implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico). Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos rápidos, fuertes o como aleteos (palpitaciones cardíacas). Estos ataques de pánico pueden provocar que a la persona le preocupe que sucedan de nuevo o que evite situaciones en las que han sucedido. El mutismo selectivo es una incapacidad constante que tienen los niños para hablar en ciertas situaciones, como en la escuela, incluso cuando pueden hablar en otras situaciones, como en el hogar con miembros cercanos de la familia. Esto puede afectar el desempeño en la escuela, el trabajo o en la sociedad. El trastorno de ansiedad por separación es un trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad que es excesiva para el nivel de desarrollo del niño y que se relaciona con la separación de los padres u otras personas que cumplen una función paternal. El trastorno de ansiedad social (fobia social) implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas. Las fobias específicas se caracterizan por una notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y un deseo por evitarlos. En algunas personas, las fobias provocan ataques de pánico. El trastorno de ansiedad inducido por sustancias se caracteriza por síntomas de ansiedad o pánico intensos que son el resultado directo del uso indebido de drogas, como tomar medicamentos, estar expuesto a una sustancia tóxica o tener abstinencia a causa de las drogas. Otro trastorno de ansiedad específico y no específico es un término para la ansiedad y las fobias que no cumplen con los criterios exactos para algún otro trastorno de ansiedad pero que son lo suficientemente relevantes para ser alarmantes y perturbadores.

You might be interested:  Como Termina Hermanos Serie Turca

¿Cuál es la diferencia entre un ataque de ansiedad y un ataque de pánico?

Síntomas

Síntomas Ataque de ansiedad Ataque de pánico
temor a morir o perder el control
un sentido de desapego del mundo (desrealización) o de uno mismo (despersonalización)
palpitaciones cardíacas o ritmo cardíaco acelerado
dolor en el pecho

¿Cuánto duran los síntomas de un ataque de ansiedad?

A diferencia de la ansiedad relativamente leve y transitoria causada por un evento estresante, los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses y pueden empeorar si no se tratan.

¿Cuándo tienes ansiedad te dan ganas de llorar?

Llorar en un ataque de ansiedad – Durante una crisis de ansiedad, es normal que te entren ganas de llorar, junto con otros de los síntomas que hemos mencionado antes como los gritos. Se trata de un mecanismo que tiene el cuerpo para liberar la tensión y el estrés que te ha llevado a esta situación.

¿Quién detecta la ansiedad?

Diagnóstico – Puedes comenzar si consultas a tu proveedor de atención primaria para averiguar si tu ansiedad podría estar relacionada con tu salud física. El especialista puede buscar signos de una afección médica de base que pueda requerir tratamiento.

Sin embargo, es posible que debas consultar a un especialista en salud mental si sufres ansiedad intensa. Un psiquiatra es un médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de afecciones de la salud mental. Un psicólogo y otros profesionales de la salud mental pueden diagnosticar la ansiedad y brindar asesoramiento (psicoterapia).

Para diagnosticar un trastorno de ansiedad, tu proveedor de salud mental puede:

Realizarte un examen psicológico. Esto implica hablar sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos para ayudar a identificar un diagnóstico y detectar las complicaciones relacionadas. Los trastornos de ansiedad a menudo se producen junto con otros problemas de salud mental, como la depresión o el abuso de sustancias, lo que puede complicar la determinación del diagnóstico. Compara tus síntomas con los criterios del DSM-5. Muchos médicos utilizan los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, DSM-5), publicado por American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), para diagnosticar un trastorno de ansiedad.

You might be interested:  Como Depilar Las Cejas

¿Cómo es una persona con depresión y ansiedad?

Afecciones mentales: Depresión y Ansiedad La depresión es más que tan solo sentirse triste o tener un mal día. Cuando la tristeza dura bastante tiempo e interfiere con las actividades normales diarias, usted podría estar deprimido. Los síntomas de la depresión incluyen los siguientes:

  • Sentirse triste o ansioso con frecuencia o todo el tiempo.
  • No querer realizar actividades que antes eran divertidas.
  • Sentirse irritable, frustrado con facilidad o intranquilo.
  • Tener dificultad para dormirse o seguir durmiendo.
  • Levantarse muy temprano o dormir demasiado.
  • Comer más o menos de lo usual o no tener apetito.
  • Tener malestar, dolores, dolores de cabeza o problemas estomacales que no se mejoran con tratamiento.
  • Tener dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones.
  • Sentirse cansado, aun después de dormir bien.
  • Sentirte culpable, que no vale nada o desamparado.
  • Pensar en el suicidio o en hacerse daño.

La siguiente información no pretende proporcionar un diagnóstico médico de depresión grave y no puede usarse en lugar de consultar a un profesional de la salud mental. Si usted cree que está deprimido, hable con su médico o un profesional de salud mental inmediatamente.

  • Tener familiares consanguíneos que hayan tenido depresión.
  • Haber sufrido eventos traumáticos o estresantes, como el abuso físico o sexual, la muerte de un ser querido o problemas financieros.
  • Pasar por un cambio significante en la vida, aunque haya sido planeado.
  • Tener un problema médico, como cáncer, accidente cerebrovascular o dolor crónico.
  • Tomar ciertos medicamentos. Hable con su médico si tiene preguntas sobre si sus medicamentos lo pueden estar deprimiendo.
  • Consumo de alcohol o drogas.

En general, cerca de 1 de cada 6 adultos tendrá depresión en algún momento de su vida. La depresión afecta al año a unos 16 millones de adultos en los EE. UU. Cualquier persona se puede deprimir, y la depresión puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier tipo de persona.

  1. Muchas personas que tienen depresión también tienen otras afecciones mentales.
  2. Los trastornos de ansiedad con frecuencia van de la mano de la depresión.
  3. Las personas con trastornos de ansiedad enfrentan sentimientos intensos e incontrolables de ansiedad, temor, preocupación o pánico.
  4. Estos sentimientos pueden interferir con las actividades diarias y pueden durar por bastante tiempo.

Fumar es mucho más común entre los adultos con afecciones mentales, como la depresión y la ansiedad, que en la población en general, Cerca de 3 de cada 10 cigarrillos fumados por adultos en los Estados Unidos, son fumados por personas con afecciones mentales.

  • Se desconoce la razón por la cual los fumadores tienen más probabilidad que los no fumadores de presentar depresión, ansiedad y otras afecciones mentales.
  • Es necesario llevar a cabo más investigaciones para determinar la razón.
  • Sin importar la causa, fumar no es un tratamiento para la depresión o ansiedad.

Recibir ayuda por su depresión y ansiedad, así como dejar de fumar es la mejor forma de sentirse mejor. Hay muchos tratamientos útiles para la depresión. El tratamiento para la depresión puede ayudar a reducir los síntomas y acortar la duración de la depresión.

  • Terapia. Muchas personas se benefician de la sicoterapia, también conocida como terapia o consejería., La mayoría de las terapias duran por un tiempo corto y se concentran en los pensamientos, sentimientos y problemas que la persona está teniendo en su vida en la actualidad. En algunos casos, entender su pasado puede ayudar, pero encontrar formas de manejar lo que está pasando ahora en su vida puede ayudarlo a enfrentar y prepararse para los retos en el futuro. En la terapia, usted trabajará con su terapeuta para aprender habilidades que lo ayudarán a enfrentar la vida, cambiar conductas que están causándole problemas y encontrar soluciones. No sienta timidez ni sienta pena de hablar abierta y honestamente acerca de sus sentimientos y preocupaciones. Esta es una parte importante de sentirse mejor.Algunas metas comunes de la terapia incluyen las siguientes:
    • Mejorar la salud.
    • Dejar de fumar, y de consumir drogas y alcohol.
    • Sobreponerse a los miedos e inseguridades.
    • Manejar el estrés.
    • Entender los eventos dolorosos pasados.
    • Identificar cosas que empeoran la depresión.
    • Mejorar las relaciones con familiares y amigos.
You might be interested:  Como Se Forma El Past Simple

Entender por qué algo le molesta y crear un plan para hacerle frente.

  • Medicamentos. Muchas personas con depresión encuentran que tomar medicamentos recetados, llamados antidepresivos, puede ayudarlas a mejorar su ánimo y las habilidades para enfrentar problemas. Hable con su médico para saber si son adecuados para usted. Si su médico le da una receta para un antidepresivo, pregunte cómo debe tomar el medicamento exactamente. Si ya está usando terapia de remplazo de nicotina u otro tipo de medicamento para ayudarlo a dejar de fumar, asegúrese de decírselo al médico. Hay varios medicamentos antidepresivos, por lo que usted y su médico tienen varias opciones para escoger. Algunas veces toma varios intentos encontrar el mejor medicamento y la dosis correcta para usted, así que tenga paciencia. Además tenga en cuenta la siguiente información importante:
  • Cuando tome estos medicamentos, es importante seguir las instrucciones sobre cuánto tomar. Algunas personas se empiezan a sentir mejor unos pocos días después de empezar a tomar el medicamento, pero puede tomar hasta 4 semanas para sentir el mayor beneficio. Los antidepresivos funcionan bien y son seguros para la mayoría de las personas, pero aun así es importante hablar con su médico si presenta efectos secundarios. Los efectos secundarios por lo general no interfieren en su rutina diaria, y con frecuencia desaparecen tan pronto su cuerpo se ajusta al medicamento.
  • No deje de tomar un antidepresivo sin hablar primero con su médico. Dejar de tomar los medicamentos repentinamente puede causar síntomas o empeorar la depresión. Trabaje con su médico para ajustar en forma segura la cantidad que debe tomar.
  • Algunos antidepresivos pueden causar riesgos durante el embarazo. Hable con su médico si está embarazada o puede quedar embarazada, o si está planeando quedar embarazada.
  • Los antidepresivos no pueden resolver todos sus problemas. Si nota que su ánimo está empeorando o si piensa en lastimarse, es importante que llame al médico enseguida.

Dejar de fumar no interferirá con su tratamiento de salud mental ni empeorará su depresión. Es más, las investigaciones muestran que dejar de fumar puede en realidad mejorar su salud mental a largo plazo.,,

  1. American Psychiatric Association., Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 2013,
  2. Belmaker RH, Agam G., New England Journal of Medicine 2008;358:355–68,
  3. Kessler RC, Berglund P, Demler O, Jin R, Merikangas KR, Walters EE., Archives of General Psychiatry 2005;62(6):593-602,
  4. Substance Abuse and Mental Health Services Administration., Rockville, MD: Department of Health and Human Services, Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality, 2014,
  5. Kessler RC, Birnbaum HG, Shahly V, Bromet E, Hwang I, McLaughlin KA, Sampson N, Andrade LH, de Girolamo G, Demyttenaere K, Haro JM, Karam AN, Kostyuchenko S, Kovess V, Lara C, Levinson D, Matschinger H, Nakane Y, Browne MO, Ormel J, Posada-Villa J, Sagar R, Stein DJ., Depression and Anxiety 2010;27(4):351–64,
  6. Centers for Disease Control and Prevention., Morbidity and Mortality Weekly Report 2013;62(05):81–7,
  7. American Psychiatric Association., Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 2010,
  8. Davidson JRT., Journal of Clinical Psychiatry 2010;71(Suppl E1):e04,
  9. Tidey JW, Miller ME., BMJ 2015; doi:http://dx.doi.org/10.1136/bmj.h4065,
  10. Evins AE, Cather C, Laffer A., Harvard Review of Psychiatry 2015;23(2):90–8,
  11. Hitsman B, Moss TG, Montoya ID, George TP., Canadian Journal of Psychiatry 2009;54(6):368–78,

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

  • : Afecciones mentales: Depresión y Ansiedad