Como Se Reza El Rosario

¿Qué pasa cuando se reza el rosario?

JOE CASHWELL | PARA EL CATHOLIC HERALD crop-rosary.jpg Todos los católicos conocemos lo que es el Rosario, ese pequeño collar de 59 piedras que muchos cargamos en el bolsillo, en el cuello u otros que de forma equivocada han colgado en el espejo retrovisor del carro y lo llevan nada más como un adorno.

Desafortunadamente, lo tenemos pero no apreciamos su gran valor espiritual, porque desconocemos las gracias que podemos recibir con tan solo recitar con nuestros labios y el corazón esas cincuenta aves marías cada día y meditar de forma pausada los misterios del nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección del Señor.

El Santo Rosario es un arma poderosa contra las asechanzas del mal; es tan poderoso que desarma al demonio y cambia los corazones tibios en corazones ardientes, y enamorados de Jesús nuestro Señor. Cuando lo rezamos con devoción nos vamos configurando con el Señor.

Según los testimonios de Sor Lucia, vidente en Fátima, cuando lo rezamos con amor, el cielo se abre y se derraman muchas gracias sobre la persona que lo reza. Por tal razón, es importante el orarlo con amor, desgranar esas aves marías con alegría y entusiasmo, sabiendo que apaleamos y destruimos toda acechanza del demonio.

El demonio es astuto, y sabe lo que le hace daño y le molesta, por ello siembra en nosotros la desidia y la pereza; hace que nos desinteresemos y no lo recemos, o que lo hagamos de manera rutinaria y con una devoción fingida, o sin piedad. En una ocasión, Sor Lucia pregunto a la Virgen, ¿qué pasa si durante el rezo hay una o más personas que no rezan con devoción, no se derraman esas gracias sobre ellas? Y la Madre le contesto: “Las personas que están rezando sin devoción es como si se pusieran un paraguas rechazando las gracias, mientras que aquellos que rezan con devoción las reciben con plenitud”.

El Santo Rosario se debe rezar pausadamente, recemos con amor, recordemos que los Misterios son la descripción grafica de la vida de nuestro Señor Jesucristo. Muchas personas afirman que esta oración les parece monótona; en lo particular considero que cuando se entiende el porqué se ora de esa forma y se hace con amor no es monótona, sino todo lo contrario, enriquece el alma y el espíritu.

Yo comparo esta oración con las actitudes de los enamorados, ellos, no se cansan de decir las mismas palabras, nunca se cansan de decirse cuanto se quieren y entre mas se lo dicen su amor crece más; pues, lo mismo sucede cuando recitamos pausadamente el Ave María muchas veces, con nuestros labios solo ofrecemos una rosa mas a nuestra Madre y ella la lleva a los pies de su hijo y Él nos devuelve su bendición que se transforma en gracia en nuestras vidas.

  • San Josemaría Escriba decía que: El Santo Rosario es un arma poderosa.
  • Empléala con confianza y te maravillarás del resultado (Camino, 558).
  • Esta confianza al rezar se manifiesta en creer en la poderosa intercesión de la Virgen María ante cualquier problema o dificulta por el cual pasemos.
  • Si vemos la historia como la batalla de Lepanto entre otros, el Rosario era un arma demoledora, ahora al ver el desorden moral en el que vivimos, la Madre la ha convertido en un arma nuclear, así lo afirmaba ella a los videntes en Fátima, ella le ha dado nueva eficacia, hasta tal punto que no hay problema ni cuestión, por más difícil que sea, temporal, o sobre todo, espiritual, en la vida personal de cada uno de nosotros, de nuestras familias, de las familias del mundo, o de las comunidades religiosas, o inclusive de la vida de los pueblos y de las naciones, que no puedan ser resueltas por el Rosario.

No hay problema, ni cuestión por difícil que sea, que no pueda resolverse por medio de la oración del Santo Rosario. Oremos el Santo Rosario, dejemos de usarlo como un adorno y comencemos a desgastar esas cuentas y a cosechar las gracias y bendiciones reservadas para nosotros.

¿Cuál es el primer misterio del rosario?

Misterios Gozosos – Los misterios del Rosario

  • LOS MISTERIOS DEL
  • Misterios Gozosos
Primer Misterio Gozoso: La Encarnación del Hijo de Dios «Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; el nombre de la virgen era María» ( Lc 1,26-27). Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria,
Segundo Misterio Gozoso: La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel «En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando a voz en grito, dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno”» ( Lc 1, 39-42) Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria,
Tercer Misterio Gozoso: El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén «Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento» ( Lc 2,1-7). Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria,
Cuarto Misterio Gozoso: La presentación de Jesús en el Templo «Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, como lo había llamado el ángel antes de ser concebido en el seno. Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor» ( Lc 2, 21-24). Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria,
Quinto Misterio Gozoso: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo «Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Y sucedió que al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas» ( Lc 2, 41-47) Después de una breve pausa de reflexión, un Padrenuestro, diez Avemarías y un Gloria,

Cómo se reza el Rosario? En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Dios mío, ven en mi auxilio.Señor, date prisa en socorrerme.Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Se enuncia en cada decena el “misterio”, por ejemplo, en el primer misterio: “La Encarnación del Hijo de Dios”.
  2. Después de una breve pausa de reflexión, se rezan: un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria.
  3. A cada decena del “rosario” se puede añadir una invocación.
  4. A la final del Rosario se recita la Letanía Lauretana, u otras oraciones marianas.

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

  • No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.
  • Amén Dios te Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo.
  • Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
  • Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
You might be interested:  Como Poner Una Canción De Tono De Llamada

Amén Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.

¿Cuál es la oración del Ave María?

Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¿Cuánto tiempo se tarda en rezar el Rosario?

¿Cuánto tiempo se tarda en rezar el rosario? – Guillaume de Menthière, sacerdote de la diócesis de París, profesor de Teología en el Colegio de los Bernardinos, autor de Marie de Nazareth (Mame), responde a las preguntas de Sophie de Villeneuve, jefa de redacción de Croire, – Sophie de Villeneuve: ¿Para qué sirve la oración repetitiva del rosario? Y, ante todo, ¿cuándo surgió? G.

  • De M.: Se dice que la propia Virgen se la transmitió a Santo Domingo; por lo tanto, hacia el siglo XII.
  • Poco a poco se difunde hasta establecerse en el siglo XVI.
  • Pero las palabras del Avemaría, ¿están sacadas del Evangelio? G.
  • De M.: El Avemaría es distinto al rosario.
  • El rosario que recitamos hoy es el que estableció San Pío V en el siglo XVI.

¿Es antiguo, entonces? G. de M.: Sí, y está muy recomendado por el Magisterio. A partir del siglo XVI es casi una obsesión pontificia. No hay ni un solo papa que no lo haya recomendado, y con fuerza, como un medio muy útil para los cristianos de unirse a los misterios de Cristo.

  1. ¿Qué diferencia hay entre corona y rosario? G.
  2. De M.: Sí, la corona es una parte del rosario.
  3. El rosario incluye la totalidad de los misterios que hay que orar: gozosos, luminosos, dolorosos, gloriosos.
  4. La corona es una serie de esos misterios.
  5. ¿Y por qué los papas sienten tanto afecto por esta oración? G.

de M.: Es muy sorprendente. ¿Sabía usted que León XIII, el gran papa de la Doctrina social de la Iglesia, ha escrito no menos de once encíclicas sobre el rosario? Sin contar las cartas y los decretos en los que insiste para que el pueblo de Dios rece de nuevo el rosario.

  • Pío XII rezaba habitualmente el rosario y recomendaba esta oración, a la que llamaba «el breviario del Evangelio».
  • Juan XXIII dedicó su primera encíclica al rosario.
  • La primera audiencia general de Pablo VI, al día siguiente de su elección, estuvo consagrada al rosario.
  • ¡Y no hablemos de Juan Pablo II! ¿Y el papa Francisco? G.

de M.: También él habla mucho de esta oración. Dice que la oración es un combate y el rosario es el arma que nos puede ayudar en este combate. En esta oración hay un ejercicio de resistencia y perseverancia que nos fortalece contra nuestro enemigo común, el demonio.

  • Porque el combate en cuestión es un combate espiritual.
  • Sin embargo, es una oración repetitiva, que a veces nos induce al sueño? G.
  • De M.: Precisamente, es por esto que da frutos.
  • Juan Pablo II, en su documento Rosarium Virginis Mariae, una carta apostólica de 2002, resalta que es una oración muy adecuada para la naturaleza humana, porque necesitamos la repetición.

Dice, justamente, que hoy buscamos técnicas de meditación orientales en el budismo, el hinduismo, técnicas muy avanzadas basadas también en el modelo de la repetición, de la invocación, muy apto para la naturaleza humana. ¿Qué se puede recomendar a esas personas que nunca han podido recitar una corona o un rosario? G.

  • De M.: Lo primero sería aconsejarlas que leyeran esta carta de Juan Pablo II, que explica muy bien de qué se trata.
  • Empieza diciendo que la oración del rosario es una oración cristológica; es decir, que su fin es hacer que meditemos los misterios de Cristo y hacernos entrar en comunión con dichos misterios.

Pío XII dijo estas maravillosas palabras: «El rosario es el sacrifico de la noche», pues la misa era el sacrificio de la mañana. En esa época se celebraba la misa por la mañana. Ciertamente, no se puede poner el rosario al mismo nivel que la Eucaristía.

  • ¿Cuánto tiempo dura un rosario? G.
  • De M.: Una corona la rezamos en unos veinte minutos.
  • Para un rosario hay que calcular una hora y media.
  • Por lo tanto hay que lanzarse, practicarlo.
  • Y si nos dormimos no es grave? G.
  • De M.: Nunca es grave.
  • Santa Teresa de Lisieux confesó que durante toda su vida religiosa tuvo grandes dificultades con el rosario; durante la oración, dos horas al día en el Carmelo, dormía la mayor parte del tiempo.

Y bromeando decía: «No me preocupo, porque creo que los padres aman a sus hijos igual cuando duermen entre sus brazos o farfullan a su lado». ¡Se necesita la sencillez y la humildad de una pequeña Teresa para poder decir cosas como ésta! Dicho esto, el rosario no es un anestésico.

  1. Nunca diría que se recomienda dormir mientras se reza.
  2. El rosario está hecho para mirar a Cristo con la mirada llena de amor y ternura de la Virgen María.
  3. Es en la escuela de María donde entramos mejor en el misterio de Cristo.
  4. ¿El rosario no excluye otras formas de oración? G.
  5. De M.: Claro que no.
  6. Es una forma de oración aprobada por la Iglesia, que ha tenido sus pruebas.

¿Qué pruebas? ¿Qué frutos trae? Resistir a la tentación del mal, ha dicho usted? ¿Y qué más? G. de M.: El beato Bartolo Longo (1841-1926), un gran apóstol del rosario, construyó la ciudad nueva de Pompeya con el rosario. El rosario era la oración preferida de Juan Pablo II, que se convirtió en el símbolo de su pontificado.

  • Conocemos los frutos que trajo a su vida.
  • Podríamos multiplicar los ejemplos de los apóstoles del rosario, como es el caso de Maximiliano Kolbe.
  • El rosario les permitió tener presente constantemente los misterios de Cristo.
  • Yo, que vivo en París, tengo muchas momentos de irritación: en el metro, en las aglomeraciones, cuando hago cola en la administración pública? ¡Sólo hay que agarrar el rosario! ¿Lo lleva usted encima ahora? G.

de M.: Claro. En lugar de irritarse, es mejor agarrar el propio rosario, pensar en Jesús presentado en el Templo, contemplar a María, José, las palomas, repitiendo a María las palabras que, en lo esencial, proceden de la Escritura. ¿Se pueden añadir oraciones personales, intenciones? G.

  • De M.: Me gusta citar a Juan Pablo II, que invitaba a la sobriedad.
  • El Padre Nuestro abre a la recitación de los diez Avemarías, durante los cuales meditamos un misterio de la fe.
  • Terminamos con un Gloria.
  • Muchos añaden pequeñas oraciones personales y no veo que haya en esto ningún inconveniente en la oración privada.

Pero creo que en la oración pública hay que ser muy sencillo, aunque el papa diga que se pueden añadir lo que él llama «cláusulas» para entrar mejor en el misterio; como por ejemplo, cuando meditamos la resurrección de Cristo, podemos decir: «Y bendito sea Jesús, fruto de tus entrañas, que ha resucitado de entre los muertos».

¿Qué Rosario tiene 7 misterios?

28 de noviembre de 2022 / 06:23 AM El Rosario de los Siete Dolores de la Virgen, a menudo olvidado, volvió a salir a la luz hace 41 años en las apariciones de Kibeho (Ruanda), en las que Nuestra Señora pidió a los videntes el rezo de esta oración; pero también a través de Immaculée Ilibagiza, sobreviviente del genocidio de 1994 y autora del libro “El Rosario.

La oración que salvó mi vida”. En un artículo publicado en National Catholic Register, el autor Joseph Pronechen dijo que el aniversario de las visiones y mensajes de Nuestra Señora de Kibeho –que comenzaron el 28 de noviembre de 1981– han vuelto a sacar a la luz la necesidad de rezar el Rosario de los Siete Dolores, oración con cientos de años.

Pero primero, indicó, hay que considerar lo que dice Immaculée sobre este Rosario de los Siete Dolores: “Ella (la Santísima Virgen) prometió que rezado con un corazón abierto y arrepentido, el Rosario nos ganaría el perdón del Señor por nuestros pecados y liberaría nuestras almas de la culpa y el remordimiento”, escribió.

You might be interested:  Como Bajar Acido Urico

“También prometió que con el tiempo, el Rosario desarrollaría dentro de nosotros una comprensión profunda de por qué pecamos, y ese conocimiento nos daría la sabiduría y la fuerza para cambiar o eliminar cualquier falla interna, debilidad de carácter o fallas de personalidad que causan infelicidad e impiden que disfrutemos de la vida gozosa que Dios ha destinado para nosotros”, afirmó.

Por su parte, los Padres Marianos de la Inmaculada Concepción señalaron que “en cuanto a la Coronilla de los Siete Dolores, nos recuerda que María juega un papel clave en nuestra Redención y que sufrió junto con su Hijo Jesús para salvarnos”. En ese sentido, explicaron, “se reza con un rosario especial compuesto por siete ‘décadas’ que contienen siete cuentas cada una”.

¿Cómo se reza el Rosario de los Siete Dolores? Cada una de las siete décadas se corresponde con uno de los Siete Dolores de María: La profecía de Simeón, la huida a Egipto, el Niño Jesús Perdido en el Templo, María se encuentra con Jesús llevando la cruz al Calvario, la Virgen está al pie de la cruz, Nuestra Señora recibe el cuerpo de Cristo en sus brazos y el cuerpo de Nuestro Señor es colocado en la tumba.

La coronilla de los Siete Dolores se parece mucho a un rosario familiar con sus decenas de diez Avemarías, pero en este hay siete grupos de siete Avemarías, cada grupo separado por un Padre Nuestro. El Rosario de los Siete Dolores comienza con la señal de la cruz, un acto de contrición (opcional), luego tres Avemarías para honrar las lágrimas de Nuestra Señora.

¿Cómo se rezan las 3 salves?

La devoción de las Tres Avemarías LA DEVOCIÓN DE LAS TRES AVEMARÍAS El fundamento de esta devoción radica en la afirmación católica de que la Santísima Virgen poseyó, en el más alto grado posible a una criatura, los atributos de poder, sabiduría y misericordia.

  • En 1568, el Papa Pío V, al promulgar la nueva Liturgia de las Horas, introdujo y prescribió la fórmula completa del Avemaría y dispuso que todos los sacerdotes, al iniciar en cada hora el rezo del Oficio Divino, recen el Avemaría después del Padre Nuestro.
  • Origen de la Devoción de las Tres Avemarías
  • Esta devoción se le debe a Santa Matilde, religiosa benedictina, que suplicó a la Santísima Virgen que la asistiera en la hora de la muerte.

La Virgen María le dijo lo siguiente: “Sí que lo haré; pero quiero que por tu parte me reces diariamente tres Avemarías. La primera, pidiendo que así como Dios Padre me encumbró a un trono de gloria sin igual, haciéndome la más poderosa en el cielo y en la tierra, así también yo te asista en la tierra para fortificarte y apartar de ti toda potestad enemiga.

Por la segunda Avemaría me pedirás que así como el Hijo de Dios me llenó de sabiduría, en tal extremo que tengo más conocimiento de la Santísima Trinidad que todos los Santos, así te asista yo en el trance de la muerte para llenar tu alma de las luces de la fe y de la verdadera sabiduría, para que no la oscurezcan las tinieblas del error e ignorancia.

Por la tercera, pedirás que así como el Espíritu Santo me ha llenado de las dulzuras de su amor, y me ha hecho tan amable que después de Dios soy la más dulce y misericordiosa, así yo te asista en la muerte llenando tu alma de tal suavidad de amor divino, que toda pena y amargura de muerte se cambie para ti en delicias.”

  1. Y esta promesa –de asistirla en la hora de la muerte- se extendió en beneficio de todos cuantos ponen en práctica ese rezo diario de las tres Avemarías.
  2. Fue la misma Santísima Virgen la que dijo a Santa Gertrudis que “quien la venerase en su relación con la Beatísima Trinidad, experimentaría el poder que le ha comunicado la Omnipotencia del Padre como Madre de Dios; admiraría los ingeniosos medios que le inspira la sabiduría del Hijo para la salvación de los hombres, y contemplaría la ardiente caridad encendida en su corazón por el Espíritu Santo”.
  3. Promesas de la Santísima Virgen
  4. Nuestra Señora prometió a Santa Matilde y a otras almas piadosas que quien rezara diariamente Tres Avemarías, tendría su auxilio durante la vida y su especial asistencia a la hora de la muerte, presentándose en esa hora final con el brillo de una belleza tal que con sólo verla la consolaría y le transmitiría las alegrías del Cielo.
  5. Refiriéndose a todo aquel que la haya invocado diariamente conmemorando el poder, la sabiduría y el amor que le fueron comunicados por la Augusta Trinidad, dijo Santa María a Santa Gertrudis que, “a la hora de su muerte me mostraré a él con el brillo de una belleza tan grande, que mi vista le consolará y le comunicará las alegrías celestiales”.
  6. Cuando Sor María Villani, religiosa dominica (siglo XVI), rezaba un día las tres Avemarías, oyó de labios de la Virgen estas estimulantes palabras: “No sólo alcanzarás las gracias que me pides, sino que en la vida y en la muerte prometo ser especial protectora tuya y de cuantos como tú practiquen esta devoción”.
  7. También dijo la Santísima Virgen: “La devoción de las tres Avemarías siempre me fue muy grata No dejéis de rezarlas y de hacerlas rezar cuanto podáis. Cada día tendréis pruebas de su eficacia”
  8. Beneficios de rezar la Devoción de las Tres Avemaría.
  9. Cuán del agrado es para Nuestra Señora el rezo de este piadoso ejercicio, que lo prueban muy elocuentemente los muchos y diversos favores, tanto espirituales como materiales, que cuentan haber alcanzado por semejante práctica las personas que se han servido de ella para implorar la protección de la Santísima Virgen.

Pero lo más consolador son los beneficios espirituales que dispensa la Santísima Virgen por medio de su Novena. Diríamos que esa bendita devoción es el anzuelo con que María Santísima pesca innumerables almas para el cielo; muchas, ciertamente, serán deudoras de su eterna felicidad en la gloria a la eficacia de esa devota práctica.

  • Conversiones extraordinarias de pecadores moribundos que se logró recibieran los últimos Sacramentos, a lo que se resistían; jóvenes extraviados, devueltos al camino del bien y al hogar, de donde los había arrancado la perversión; matrimonios que han recuperado el tesoro de la paz y unión, que hacia tiempo habían perdido; almas atormentadas por los escrúpulos y otras penas interiores, que recobraron la paz de conciencia y el sosiego de su espíritu; en fin, que esta Novena parece la panacea de todos los males, así del cuerpo como del alma.
  • Si quieres convencerte de ello, pruébalo; haz una Novena o varias para el remedio de tus necesidades o las de tu familia; pero hazla con fe y confianza, y purifica tu alma con una buena confesión; acude en los trances apurados a este piadoso ejercicio, y no dudo de que experimentarás su eficacia y encontrarás hartos motivos para ser devoto de la Madre de Dios y admirarte de su benignidad, que a cambio de tan corto servicio tan regaladas mercedes dispensa al que se lo hace.
  • Cómo se reza la Devoción de las Tres Avemaría.

La práctica de esta devoción no puede ser ni más fácil, ni más breve. Fácil es, porque se concreta a rezar todos los días Tres Avemarías agradeciendo a la Santísima Trinidad los dones de Poder, Sabiduría y Amor que otorgó a la Virgen Inmaculada, e instando a Santa María a que use de ellos en auxilio nuestro.

  1. Consiste en rezar tres veces el Avemaría a la Santísima Virgen, Madre de Dios y Señora nuestra, bien para honrarla y para pedir su intercesión ante Dios por una Gracia o favor.
  2. El fin de esta devoción es honrar tres principales atributos de María Santísima, a saber: el poder que le otorgó Dios Padre, por ser su Hija predilecta; la sabiduría de que la adornó Dios Hijo, al elegirla por su Madre; y la misericordia de que la llenó Dios Espíritu Santo, al escogerla por su inmaculada Esposa.
  3. De ahí viene que sean tres las Avemarías a rezar y no otro número diferente.
  4. Todos los días, se reza lo siguiente:
  5. María Madre mía, líbrame de caer en pecado mortal.
  6. 1. Por el poder que te concedió el Padre Eterno
You might be interested:  Como Se Hace El Mojito

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.2.

  • Por la sabiduría que te concedió el Hijo.
  • Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
  • Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.3.
  • Por el Amor que te concedió el Espíritu Santo Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. ¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén! Jaculatorias: “Madre mía, libradme en este dia de pecado mortal”.

  • Novena de las Tres Avemaría.
  • Consiste en rezar tres veces el Avemaría durante nueve días.
  • Los devotos de Santa María, entendiendo que le agradaba tanto el rezo de las Tres Avemaría consideraron repetirlo durante nueve días, juzgando que quizás alcanzarían para sus necesidades el eficaz socorro de su poderosa intercesión.
  • Este es el origen de la Novena eficaz de las Tres Avemarías, sin embargo, siendo una práctica tan sencilla, no es difícil tomarla por devoción diaria, incluso para los niños.
  • Bien autorizada queda esta devoción por las revelaciones y el ejemplo de gran número de Santos que desde muy antiguo la vienen usando, seguros de que prestaban un grato servicio a la Santísima Virgen rezando las Tres Avemarías para honrar su Poder, su Sabiduría y su Misericordia.

A mayor abundamiento, los Sumos Pontífices, tan devotos de Nuestra Señora, han autorizado con su ejemplo esta devoción y la han recomendado a los fieles en la forma acostumbrada. Pío IX comenzó a rezar las tres Avemarías después de la Misa en su Capilla del Vaticano; León XIII mandó que se extendiese esta práctica a toda la Iglesia.

  1. Añadamos para completar lo que venimos diciendo la autoridad de un teólogo tan santo y esclarecido como San Alfonso María de Ligorio, que ensalza y recomiendo de la manera más eficaz, y a cada paso, en sus escritos la devoción de las Tres Avemarías; y el ejemplo de un apóstol tan celoso de la salvación de las almas como San Leonardo de Puerto Mauricio, que predicaba constantemente las excelencias de esta piadosa práctica, y no se cansaba de recomendaría a los confesores para que éstos la inculcasen en sus penitentes como remedio eficaz contra los vicios, señaladamente contra la impureza.
  2. Que por la intercesión de Santa María, Dios les conceda a todos las Gracias que necesiten.
  3. Karla Rouillon Gallangos
  4. Googlea “krouillong”
  5. Estas son nuestras, donde puedes encontrar audios y videos de oraciones y devociones.

: La devoción de las Tres Avemarías

¿Quién inventó el rezo del Rosario?

Santo Domingo de Guzmán. La Madre de Dios, en una aparición a Santo Domingo le enseño a rezar el rosario, en el año 1208. Le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe.

¿Cuándo se reza la letanía del Rosario?

Historia – Los orígenes de las letanías se remontan a los primeros siglos de la cristiandad, Las letanías eran súplicas dialogadas entre los sacerdotes y los fieles, y se rezaban sobre todo en las procesiones. Aunque al principio eran dirigidas sólo a Dios (en súplicas) se añadieron con el tiempo invocaciones a santos y sobre todo a la Virgen María (en intercesiones) usadas a partir del siglo VII,

  1. En la liturgia oriental se usaron desde el siglo III,
  2. La composición de letanías marianas siguió la línea de las generales y de las de los santos.
  3. En estas se invocaba a María de tres modos: Sancta María, Sancta Dei Genetrix y Sancta Virgo Virginum,
  4. A lo cual siguió una serie de reflexiones y elogios de los santos padres orientales que constituyen el germen de las futuras letanías marianas.

El germen halló ambiente en la popularidad del Oficio de la Virgen Santísima que se cantaba en algunos monasterios, Este “Oficio” no era fijo y tenía variaciones según la orden religiosa que lo cantaba; estas variaciones fueron abolidas por Pío V cuando estableció el ” Oficio Parvo de la Virgen ” reformado.

  1. Lo cierto es que entre las variantes que existían había ciertas letanías que se parecían a las futuras Lauretanas.
  2. Las más antiguas letanías a María propiamente dichas se encuentran en un códice de Maguncia del siglo XII titulado: « Letania de Domina Nostra Dei genenetrice Virgine Maria.
  3. Ora valde bona, cotidie pro quacumque tribulatione dicenda est », con alabanzas largas y en cada verso repitiendo el « Sancta Maria ».

Las letanías marianas empezaron a multiplicarse en el siglo XV y XVI, Por el año 1500 fueron creadas una serie de letanías en el santuario de Loreto, Italia, Hacia 1575 surgen unas nuevas letanías lauretanas conocidas como “modernas” con alabanzas puramente bíblicas, que se hicieron tan populares que las primeras versiones fueron pasadas a segundo plano.

Sixto V las aprobó en 1587 e incluso les dio indulgencias. Hacia el siglo XVII la situación se hizo exagerada, en Loreto se tenía una letanía para cada día de la semana y no era el único caso. En 1601, con el decreto Quoniuam multi del 6 de septiembre, el papa Clemente VIII prohibió todas las letanías que existían con excepción de las incluidas en el Misal y el Breviario y también las del santuario de Loreto, aquellas letanías ya eran llamadas como lauretanas,

Paulo V, en 1603, ordenó que se cantasen en la basílica romana de Santa María la Mayor en festividades de la Virgen María. Los dominicos, en 1615 ordenaron que se recitasen en todos sus conventos después de sus oraciones de los sábados. Con el tiempo se han ido añadiendo más títulos a ellas, como:

  • Auxilio de los cristianos, incluida por Pío V por la intercesión de la Virgen en la Batalla de Lepanto, en 1587 el papa Sixto V lo aprobó con un decreto papal.
  • Reina de Polonia incluida en 1656, solo en Polonia,
  • Madre inmaculada, incluida por Clemente XIII a petición de Carlos III de España, para los dominios hispánicos el 12 de septiembre de 1767,
  • Reina concebida sin pecado original, incluida por Pío IX en 1854, tras la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción,
  • Reina del Santo Rosario, incluida por León XIII en recuerdo de la Virgen del Rosario en 1883 ​.
  • Madre del Buen Consejo, incluida por León XIII en homenaje al santuario de Genazzano en 1903.
  • Reina de la paz, incluida por Benedicto XV durante la I Guerra Mundial,
  • Reina asunta al cielo, incluida por Pío XII en 1951, tras la proclamación del dogma de la Asunción de María,
  • Madre de la Iglesia, incluida por Pablo VI en 1965 a la conclusión del Concilio Vaticano II,
  • Madre de la Misericordia, incluida por Juan Pablo II, esta letanía ha estado colocada después de Madre del Salvador, sin embargo ha sido reubicada por Francisco (papa)
  • Reina de la Familia, entendiendo la familia como institución, incluida en 1995 por Juan Pablo II,
  • Madre de la Misericordia, Madre de la Esperanza y Consuelo de los Migrantes, incluida por Francisco (papa) el 20 de junio de 2020, a través de la carta del Cardenal Robert Sarah a los presidentes de las conferencias episcopales ​

¿Qué tan poderoso es el Rosario?

El Rosario ayuda a sanar la voluntad; es un arma poderosa en el ámbito espiritual porque fortalece el corazón.