¿Por qué me duele la piel sin razon?

La piel sensible tiene dos causas principales. Primero, su barrera superficial está debilitada, lo que permite que los irritantes externos penetren con mayor profundidad. Segundo, las terminaciones nerviosas de la piel son hipersensibles, lo que desencadena señales de dolor en respuesta a estímulos inofensivos.

¿Cómo se llama la enfermedad donde duele la piel?

La psoriasis puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y generalmente produce una sensación de ardor, escozor o picazón intensa. Básicamente, su piel se acelera produciendo nuevas células, que luego se acumulan en la superficie de su piel.

¿Cómo saber si tengo disestesia?

¿Cuáles son las características de la disestesia? – Los pacientes que refieren este síntoma refieren sensaciones de picor sobre la piel, ardor, hormigueo, quemazón y dolor. “Caracteriza por sensaciones de picor sobre la piel, ardor, hormigueo, quemazón y dolor.”

¿Cómo se manifiesta el estrés en la piel?

6 señales de alarma en tu piel – El estrés es una respuesta natural del cuerpo a las situaciones que lo amenazan y que repercuten en la estabilidad emocional y física. Ante una situación de estrés prolongada aparecen ciertos síntomas como el cansancio, la fatiga o un aspecto enfermizo.

Color pálido, amarillo-grisáceo: La dermis posee una serie de receptores sensibles a las hormonas que nuestro cuerpo produce en momentos de estrés. La activación de estos receptores puede provocar una peor nutrición celular y ello produce esa tez de coloración más pálida, amarillenta, incluso grisácea. Aumento de la sudoración: Con el estrés las glándulas sudoríparas aumentan su actividad y puede llegar a producirse una hipersudoración que suele ser más llamativa en la cabeza y frente, las axilas y las palmas de las manos. Ojeras y bolsas: El estrés y la falta de sueño reparador puede producir un aumento de las ojeras y las bolsas en el contorno de los ojos. Envejecimiento cutáneo: Cuando el estrés se mantiene en el tiempo y se vuelve crónico tiene efectos biológicos que afectan a la piel, acelerando significativamente el envejecimiento cutáneo. La piel se torna apagada, con menor densidad, con pérdida de elasticidad y aparecen arrugas y manchas. Agudización o empeoramiento de patologías como acné, eccema, psoriasis, alopecia areata o urticaria, suelen estar en muchas ocasiones relacionadas con épocas de mayor estrés. Herpes oral: El herpes está producido por un virus que aprovecha la debilidad del sistema inmunológico en momentos de estrés, fiebre o cansancio para reactivarse y producir las molestas lesiones.

Ya sabemos cómo puede manifestarse el estrés en nuestra piel, pero ¿cómo puedes revertir esos signos de estrés y mejorar así la calidad y el aspecto de tu piel?

Practica deporte de forma regular o busca tu equilibrio practicando disciplinas alternativas. Las actividades aeróbicas u otras como el yoga o el tai chi, que trabajan sobre la armonía del cuerpo y la mente, ayudan a controlar nuestro estrés diario y contrarrestan los efectos negativos que tiene sobre nuestro organismo y nuestra piel. Proponte dormir un poco más, Un sueño reparador es absolutamente necesario para controlar el estrés y poder lucir una piel sana y bonita. Aprovecha un ratito antes de dormir para darte un baño relajante, con música suave, que ayudará a que tu cuerpo se relaje y se prepare para conciliar el sueño. Mantén una dieta equlibrada. Evita las cenas copiosas, no abuses de la sal y del alcohol. Bebe entre 2 y 3 litros de agua al día. Utiliza los cosméticos adecuados para tu piel. Según tu tipo de piel necesitarás un producto u otro para hidratar y reparar tu piel. Existen ciertos elementos fundamentales como los antioxidantes, el retinol y, por supuesto, la fotoprotección. Acude a tu dermatólogo para que pueda aconsejare sobre qué productos son los más adecuados en tu caso. La Dermatología Estética también te puede ayudar, Hay ciertos procedimientos estéticos como el peeling químico o la mesoterapia que pueden ayudar a revitalizar y renovar tu piel y mejorar así los signos de estrés.

¿Qué puede producir dolor en la piel?

Cambios en la temperatura y viento – Los factores externos que pueden desencadenar la sensibilidad de la piel incluyen calor, frío y viento, El motivo es que estos factores pueden causar cambios bruscos en la temperatura que desencadenan la liberación de histamina, la molécula de la comezón, en la piel.

  • Esto provoca molestas sensaciones de escozor o comezón y hace que se dilaten los vasos sanguíneos, lo que causa el enrojecimiento,
  • ¿Qué puedes hacer? No puedes cambiar el clima, pero puedes evitar las duchas o los baños muy calientes, e intentar bajar la calefacción central durante el invierno y el aire acondicionado en verano.

Para reforzar las defensas de tu piel, envuélvela en un producto minimalista con propiedades calmantes como TOLERIANE Sensitive,

¿Cómo quitar el dolor de la piel?

¿Cómo puedo reducir el dolor por mi cuenta? – Los siguientes consejos son estrategias que puede probar en su hogar, por su cuenta. Estos consejos pueden ser útiles para controlar el dolor intermitente o intercurrente que surge durante el día. Respiración y meditación.

Respire por la nariz mientras cuenta hasta 3 mentalmente y con lentitud. Exhale por la boca, otra vez contando en silencio hasta 3. Continúe durante 5 minutos y poco a poco vaya aumentando hasta llegar a los 20 minutos seguidos.

La meditación es otra forma de alejar la mente del dolor. Hay muchas aplicaciones móviles, videos y libros que pueden ayudarle a aprender diferentes técnicas de meditación. Los ejercicios de meditación pueden consistir en repetir en silencio una palabra tranquilizadora.

  1. O bien, podría imaginar inhalar o exhalar calor, frescura o una sensación de relajación en las áreas del cuerpo que le duelen.
  2. Distracción.
  3. La distracción es otra técnica para controlar el dolor.
  4. Puede distraerse sumergiéndose en una actividad que le guste, como leer, dibujar o ver la televisión.
  5. Las investigaciones demuestran que la risa (en inglés) puede ayudar a reducir las molestias, así que piense en la posibilidad de ver o escuchar algo que le haga reír.

Hable y ríase con amigos y familiares. Pase tiempo con sus mascotas (en inglés). Aprender algo nuevo, como una nueva manualidad, una afición o un idioma, puede ser una buena distracción. También puede relajarse realizando actividades de cuidado personal que le gusten, como bañarse o ducharse con agua caliente.

Imágenes y visualizaciones. Las imágenes y las visualizaciones alejan la mente del dolor y la centran en otras ideas. Una técnica se denomina “guante mágico”. Antes de que lo pinchen con una aguja, imagine que tiene un guante protector en la mano que lo protege del dolor. También puede imaginar una escena tranquila o rememorar su recuerdo favorito.

Otra herramienta es crear una imagen mental de una luz sanadora que elimina el dolor. Un terapeuta capacitado puede enseñarle distintos ejercicios para que realice en su hogar. Usar calor y frío para el dolor. Puede usar compresas calientes y frías, almohadillas térmicas o bolsas de hielo para aliviar el dolor.

  1. Hable con su equipo de atención de la salud sobre este enfoque para que pueda elaborar un plan y tener a mano las herramientas adecuadas.
  2. Siga cualquier instrucción especial, especialmente durante la radioterapia o la quimioterapia, o después de estas.
  3. Asegúrese de no dañar la piel al utilizar calor y frío para aliviar el dolor.

Utilice las compresas térmicas sobre la ropa, una sábana o una toalla para no quemarse. Envuelva las bolsas y compresas de hielo con una toalla para proteger la piel. No aplique calor ni frío directamente sobre:

Piel desnuda o lesionada Zonas adormecidas, ya que no podrá sentir ninguna molestia o lesión por el calor o el frío Áreas que recientemente hayan recibido radioterapia

Pruebe diferentes temperaturas calientes o frías para encontrar un método que le proporcione alivio. También puede alternar entre calor y frío para obtener un alivio adicional. Empiece aplicando calor o frío durante entre 5 y 10 minutos a temperaturas moderadas.

¿Qué es la disestesia?

Disestesia La disestesia es una condición que consiste en alteraciones de la sensibilidad o el tacto, Los pacientes suelen describirla como sensación de dolor, picor, ardor o rigidez. Se produce a consecuencia de lesiones en el tejido nervioso. Las lesiones impiden la transmisión normal de mensajes desde el cerebro y desde otros puntos del organismo hasta él.

Con frecuencia va a asociada a enfermedades neurológicas como síndrome del túnel carpiano, entre otras. Las sensaciones extrañas o desagradable s propias de la disestesia, que pueden llegar a ser dolorosas, son uno de los síntomas que a veces experimentan algunas personas con esclerosis múltiple. Algunos pacientes (entre el 12% y el 28% de las personas que viven con esclerosis múltiple) describen la disestesia como una sensación de ardor o de opresión alrededor del tronco, que se conoce como “el abrazo de la esclerosis múltiple”.

La disestesia puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es particularmente frecuente en las siguientes:

  • Rostro
  • Piernas
  • Brazos
  • Tronco

¿Cuáles son los primeros síntomas de la fibromialgia?

Fibromialgia: Primeros síntomas – Uno de los mayores problemas que presenta el diagnóstico de la fibromialgia es que los síntomas iniciales que presenta pueden ser muy variados y son comunes a otras dolencias o patologías, tanto reumáticas como psicológicas.

Sensación de estar sin energía, sentir fatiga de forma constante. Dolor muscular crónico y generalizado con posibilidad de sentir espasmos musculares. Problemas de memoria (dificultad para recordar o para concentrarse). Insomnio, microdespertares a lo largo de la noche, sueño ligero o tener la sensación, al despertar, de no haber descansado.

Estos cuatro son los síntomas más generalizados de la fibromialgia. Sin embargo, no son los únicos y puede darse el caso de que aparezcan y desaparezcan durante períodos de tiempo que pueden ir desde días hasta semanas o incluso meses.

¿Cuáles son los primeros síntomas de la esclerodermia?

Signos y síntomas relacionados con la piel – Casi todas las personas que tienen esclerodermia presentan endurecimiento y tirantez de la piel. A menudo, las primeras partes del cuerpo que se ven afectadas son los dedos, las manos, los pies y la cara. En algunas personas, el engrosamiento de la piel también puede presentarse en los antebrazos, la parte superior de los brazos, el pecho, el abdomen, las partes inferiores de las piernas y los muslos.

¿Cómo se siente el dolor de la fibromialgia?

Los síntomas principales de la fibromialgia son: Dolor generalizado y duradero en todo el cuerpo. El dolor a menudo se siente en los brazos, las piernas, la cabeza, el pecho, el abdomen, la espalda y los glúteos (nalgas). Con frecuencia, las personas lo describen como un malestar doloroso, ardor o punzadas.

¿Cómo son las parestesias por estrés?

Entumecimiento o falta de sensibilidad en ciertas áreas del cuerpo. Sensación de quemazón o picazón en la piel. Sensación de electricidad o corriente que recorre el cuerpo.

¿Cómo se detecta la esclerosis múltiple?

Preguntas frecuentes sobre la esclerosis múltiple – El Dr. Oliver Tobin (neurólogo) responde las preguntas más frecuentes sobre la esclerosis múltiple. Las personas que presentan sobrepeso tienen mayores probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple (MS).

Entre las personas con sobrepeso la enfermedad suele ser más activa y tiende a desarrollarse con mayor rapidez. La alimentación principal que ha probado ser neuroprotectora es la dieta mediterránea. Esta dieta se basa en el consumo de pescado, verduras y frutos secos, e incluye un bajo consumo de carnes rojas.

Esta pregunta suele ser bastante frecuente ya que los pacientes que padecen esclerosis múltiple en ocasiones pueden experimentar un empeoramiento transitorio de los síntomas en situaciones de calor, o bien, si hacen ejercicio enérgicamente. En este punto, cabe destacar que el calor no provoca un ataque de esclerosis múltiple ni una recaída de esta enfermedad.

  1. Por lo tanto, no es peligroso.
  2. No se generan daños permanentes en caso de que esto ocurra.
  3. Se recomienda encarecidamente hacer ejercicio porque este contribuye a proteger el cerebro y la médula espinal.
  4. Los científicos aún desconocen qué células madre son beneficiosas para la esclerosis múltiple, cómo direccionarlas o qué dosis proporcionarles o con qué frecuencia.

Por lo tanto, por el momento, no se recomiendan tratamientos con células madre fuera de contexto de un ensayo clínico. El trastorno de la gama de la neuromielitis óptica y el trastorno asociado a la glucoproteína de la mielina de oligodendrocitos pueden presentar características similares a la esclerosis múltiple.

  1. Estas enfermedades son más frecuentes en personas de origen asiático o afroamericano.
  2. Tu médico puede recomendar análisis de sangre para descartar estos trastornos.
  3. La FDA aprobó el primer fármaco para el tratamiento de la esclerosis múltiple en 1993.
  4. Desde ese momento, han aparecido en el mercado más de 20 fármacos para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

La potencia de estos fármacos se ha ido incrementado a lo largo del tiempo hasta llegar a, prácticamente, suprimir por completo el componente inflamatorio de la enfermedad. Esto no sería posible si pacientes como tú no se inscribiesen en estudios de investigación.

  • Existen varios tipos de estudios de investigación, no solo ensayos con fármacos, sino también estudios de observación.
  • Todos ellos contribuyen a mejorar nuestra comprensión de la enfermedad y, con suerte, derivan en mejores curas para la esclerosis múltiple.
  • Ahora bien, lo más importante respecto del diagnóstico de la esclerosis múltiple es que tú eres el eje del equipo médico.

Un centro integral para la esclerosis múltiple es el lugar ideal para abordar esta enfermedad, ya que suele incluir médicos con experiencia en esclerosis múltiple, neurólogos y, también, urólogos, fisiatras o proveedores de rehabilitación y medicina física, psicólogos y muchos otros proveedores con un interés especial en la esclerosis múltiple.

Obtener la participación de este equipo en torno a ti y tus necesidades específicas contribuirá a mejorar tus resultados con el tiempo. No hay pruebas específicas para la esclerosis múltiple, En su lugar, el diagnóstico de esclerosis múltiple se basa en descartar otras enfermedades que pueden producir signos y síntomas similares, lo que se denomina “diagnóstico diferencial”.

Es probable que el médico comience con una revisión exhaustiva de la historia clínica y una exploración. Es posible que el médico recomiende lo siguiente:

Análisis de sangre, para ayudar a descartar otras enfermedades con síntomas como la esclerosis múltiple, En la actualidad, se están desarrollando pruebas para buscar biomarcadores específicos asociados con la esclerosis múltiple, que también pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad. Punción lumbar, en la que se extrae una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo del canal espinal para su análisis en el laboratorio. Esta muestra puede indicar anomalías en los anticuerpos que se relacionan con la esclerosis múltiple, La punción lumbar también ayuda a descartar infecciones y otras afecciones con síntomas parecidos a los de la esclerosis múltiple, Una nueva prueba de anticuerpos (para cadenas ligeras libres de tipo kappa) puede ser más rápida y menos costosa que las anteriores pruebas de líquido cefalorraquídeo para detectar la esclerosis múltiple. Resonancia magnética, que puede revelar zonas de esclerosis múltiple (lesiones) en el cerebro y en la médula espinal cervical y torácica. Es posible que recibas una inyección intravenosa con un medio de contraste para resaltar las lesiones que indican que la enfermedad está en una fase activa. Pruebas de potenciales evocados, que registran las señales eléctricas producidas por el sistema nervioso en respuesta a determinados estímulos. Una prueba de potenciales evocados puede utilizar estímulos visuales o eléctricos. En estas pruebas, tienes que observar un patrón visual en movimiento, mientras se aplican impulsos eléctricos cortos a los nervios de las piernas o los brazos. Los electrodos miden la rapidez con la que se trasmite la información por las vías nerviosas. En la mayoría de los casos de personas con esclerosis múltiple recurrente-remitente, el diagnóstico es simple y se basa en un patrón de síntomas compatibles con la enfermedad y confirmado mediante exámenes para la obtención de imágenes cerebrales, como una resonancia magnética. En personas con síntomas inusuales o una enfermedad progresiva, puede ser más difícil diagnosticar la esclerosis múltiple, En estos casos, tal vez sea necesario realizar más pruebas con análisis de líquido cefalorraquídeo, potenciales evocados e imágenes adicionales.

La RM del cerebro con frecuencia se utiliza para ayudar a diagnosticar la esclerosis múltiple.

¿Que se inflama con la fibromialgia?

La fibromialgia se caracteriza por insomnio, fatiga, aturdimiento mental y rigidez y dolor generalizados en los tejidos blandos, incluidos los músculos, los tendones y los ligamentos.

La falta de sueño, el estrés, las distensiones, los traumatismos y posiblemente ciertas características de la personalidad aumentan el riesgo de fibromialgia. El dolor es generalizado y ciertas partes del cuerpo son sensibles al tacto. El diagnóstico de fibromialgia se basa en criterios y síntomas establecidos, como dolor generalizado y fatiga. Puede ser beneficioso dormir mejor, tomar analgésicos, practicar ejercicio, aplicar calor y recibir masajes.

La fibromialgia solía denominarse fibrositis o síndrome de fibromiositis. Pero como no hay presencia de inflamación (indicada por el sufijo «itis»), el sufijo se eliminó y el nombre de la enfermedad pasó a ser fibromialgia. La fibromialgia no es un trastorno autoinmunitario, pero las personas con fibromialgia con frecuencia también sufren trastornos inflamatorios o autoinmunitarios crónicos.

  • La fibromialgia y el síndrome de dolor miofascial no son estrictamente sinónimos, pero son similares en el sentido de que ambos son síndromes de dolor central.
  • Sin embargo, el síndrome de dolor miofascial comporta principalmente dolor muscular, mientras que la fibromialgia causa un dolor corporal más generalizado, así como otros síntomas.

La fibromialgia es frecuente. Es aproximadamente siete veces más frecuente en las mujeres. Suele aparecer en mujeres jóvenes o de mediana edad, aunque también puede aparecer en varones, niños y adolescentes. La fibromialgia no es peligrosa ni potencialmente mortal.

Sin embargo, la persistencia de los síntomas puede ser muy perturbadora. Las personas con fibromialgia parecen tener una mayor sensibilidad al dolor. Es decir, las áreas en su cerebro que procesan el dolor interpretan las sensaciones dolorosas como más intensas, a diferencia de lo que parece ocurrir en personas que no tienen fibromialgia.

Habitualmente, se desconoce la causa de la fibromialgia. Sin embargo, ciertas circunstancias contribuyen al desarrollo la enfermedad, Entre las que se incluyen deficiencias en el sueño, esfuerzos excesivos repetidos o un traumatismo. El estrés mental también puede contribuir.

  • Sin embargo, la cantidad de estrés puede no ser el problema.
  • Es más probable que el problema sea la forma como las personas reaccionan ante el estrés.
  • Algunos afectados pueden sufrir además una enfermedad del tejido conjuntivo, como artritis reumatoide Artritis reumatoide La artritis reumatoide es una artritis inflamatoria en la que las articulaciones, entre las que se suelen incluir las de manos y pies, se inflaman, dando lugar a hinchazón, dolor y frecuentemente.

obtenga más información o lupus eritematoso sistémico Lupus eritematoso sistémico (LES) El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria autoinmunitaria crónica del tejido conjuntivo que afecta las articulaciones, los riñones, la piel, las membranas mucosas y las paredes. obtenga más información (lupus). A veces, la fibromialgia puede estar desencadenada por una infección vírica u otra infección (como la enfermedad de Lyme Enfermedad de Lyme La enfermedad de Lyme es una infección transmitida por garrapatas causada por especies de Borrelia, principalmente por Borrelia burgdorferi y algunas veces por Borrelia mayonii, obtenga más información o tal vez la infección por COVID-19 COVID-19 COVID-19 es una enfermedad respiratoria aguda que puede ser grave y está causada por el coronavirus llamado SARS-CoV-2. Los síntomas de COVID-19 varían significativamente. Se pueden utilizar. obtenga más información ) o bien por un evento traumático.

La mayoría de los afectados sienten malestar, rigidez y dolor generalizados. Los síntomas pueden aparecer en todo el cuerpo. Cualquier tejido blando (músculos, tendones y ligamentos) puede verse afectado. No obstante, los tejidos blandos del cuello, la parte superior de los hombros, el pecho, la caja torácica, la zona lumbar, los muslos, los brazos y las áreas alrededor de ciertas articulaciones son los más propensos a estar doloridos.

Con menos frecuencia, la parte inferior de las piernas, las manos y los pies también duelen y están rígidos. Los síntomas pueden aparecer periódicamente (en brotes), o estar presentes la mayor parte del tiempo (de forma crónica). El dolor puede ser intenso y Suele empeorar con el cansancio, la distensión o después de un sobresfuerzo.

  • Puede haber sensibilidad al tacto en áreas específicas de músculo cuando se aplica una presión firme con la punta de los dedos estas áreas se denominan puntos hipersensibles.
  • Durante los brotes, los músculos se tensan, y pueden producirse espasmos.
  • Muchas personas afectadas no duermen bien y están ansiosas y, algunas veces, deprimidas o tensas.

La fatiga es habitual, al igual que los problemas mentales, como la dificultad de concentración y una sensación general de aturdimiento mental. Muchas personas afectadas son perfeccionistas o tienen una personalidad de tipo A. También pueden tener migraña Migrañas Una migraña típicamente es un dolor pulsátil o palpitante que va de moderado a intenso y puede afectar a uno o ambos lados de la cabeza.

Suele empeorar con el esfuerzo físico, la luz, el ruido. obtenga más información o dolores de cabeza tensionales Cefalea tensional Las cefaleas tensionales suelen manifestarse como un dolor de leve a moderado, parecido a tener una venda apretada alrededor de la cabeza. El estrés, los trastornos del sueño, el dolor en el.

obtenga más información, cistitis intersticial Cistitis intersticial La cistitis intersticial es una inflamación de la vejiga que no está producida por una infección. La cistitis intersticial provoca dolor por encima de la vejiga, en la pelvis o en la parte inferior.

You might be interested:  Como Reventar Un Flemón De Forma Casera

Obtenga más información (una afección de la vejiga que puede causar dolor al orinar) y síndrome del intestino irritable Síndrome del intestino irritable (con alguna combinación de estreñimiento, diarrea y malestar y distensión abdominal). Las personas afectadas pueden tener sensación de hormigueo que, por lo general, afecta ambos lados del cuerpo.

Las mismas circunstancias que contribuyen al desarrollo de la fibromialgia pueden empeorar los síntomas. Estas incluyen el estrés emocional, la falta de sueño, las lesiones y la fatiga. El temor de que los síntomas estén causados por una enfermedad grave también puede empeorarlos.

Criterios establecidos Una exploración clínica y pruebas para descartar otros trastornos

Los médicos sospechan fibromialgia en personas que presentan lo siguiente:

Dolor generalizado y sensibilidad a la palpación Resultados negativos de los análisis de laboratorio a pesar de los síntomas generalizados Fatiga como síntoma principal

Los médicos consideran el diagnóstico de fibromialgia en personas que han tenido dolor generalizado durante al menos 3 meses, particularmente cuando se acompaña de otros síntomas físicos como fatiga. El dolor se considera generalizado cuando las personas tienen dolor en el lado izquierdo y derecho del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura y en la parte superior de la columna vertebral, la pared torácica o el centro de la columna vertebral o la zona lumbar.

  1. En el pasado, los médicos basaban el diagnóstico en parte por la presencia de dolor en algunos de los 18 puntos hipersensibles designados.
  2. Ahora, sin embargo, el número de puntos sensibles no se considera tan importante como la presencia de síntomas característicos, especialmente el dolor generalizado no limitado a las articulaciones.

No existe una prueba diagnóstica para la fibromialgia. Sin embargo, los médicos deben también comprobar, con frecuencia mediante análisis de sangre, que la causa de los síntomas no sea otra enfermedad (como hipotiroidismo Hipotiroidismo El hipotiroidismo es una hipoactividad de la glándula tiroidea que implica la producción inadecuada de hormonas tiroideas y una ralentización de las funciones vitales del organismo., polimialgia reumática Polimialgia reumática La polimialgia reumática consiste en la inflamación del revestimiento de las articulaciones, que causa dolor intenso y rigidez en los músculos del cuello, la espalda, los hombros y las caderas. obtenga más información u otro trastorno muscular).

Los análisis de sangre pueden detectar anticuerpos antinucleares (ANA), que están presentes en muchas personas con trastornos del tejido conjuntivo, como el lupus Lupus eritematoso sistémico (LES) El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria autoinmunitaria crónica del tejido conjuntivo que afecta las articulaciones, los riñones, la piel, las membranas mucosas y las paredes.

obtenga más información Sin embargo, el hecho de obtener un resultado positivo en una prueba ANA (Anticuerpos Antinucleares) es tan frecuente, especialmente entre las mujeres, que una prueba positiva por sí sola no es suficiente para diagnosticar la enfermedad. La fibromialgia puede no fácilmente detectarse en personas que también padecen artritis reumatoide Artritis reumatoide La artritis reumatoide es una artritis inflamatoria en la que las articulaciones, entre las que se suelen incluir las de manos y pies, se inflaman, dando lugar a hinchazón, dolor y frecuentemente. o lupus Lupus eritematoso sistémico (LES) El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria autoinmunitaria crónica del tejido conjuntivo que afecta las articulaciones, los riñones, la piel, las membranas mucosas y las paredes. obtenga más información, dado que estas enfermedades causan algunos síntomas similares, como fatiga y dolor en los músculos, en las articulaciones o en ambas zonas. Sin embargo, el examen médico a menudo puede distinguir la fibromialgia de estos trastornos. La fibromialgia tiende a ser crónica aunque puede resolverse por sí misma si disminuye el estrés.

Estiramiento, termoterapia y masaje Control del estrés Fármacos para mejorar el sueño Medicamentos para aliviar el dolor

Las personas afectadas sienten mejoría cuando reciben el tratamiento adecuado. Habitualmente, el enfoque terapéutico más eficaz incluye lo siguiente:

Reducción del estrés, incluyendo la aceptación de que no existe una enfermedad subyacente potencialmente mortal que cause el dolor Ejercicios de respiración profunda, meditación, terapia cognitiva basada en atención plena (mindfulness-based cognitive therapy, MBCT), apoyo a la salud mental y asesoramiento si es necesario Dormir lo suficiente

Los médicos pueden prescribir dosis bajas de antidepresivos tricíclicos Antidepresivos Los analgésicos son los principales fármacos utilizados para tratar el dolor. El médico elige el analgésico en función del tipo de dolor y de su duración y, además, sopesa los posibles riesgos.

  • Obtenga más información,
  • Estos fármacos se toman por vía oral una o dos horas antes de acostarse y se utilizan para mejorar el sueño más que para aliviar la depresión.
  • Entre estos se incluyen la trazodona, la amitriptilina y la nortriptilina.
  • La ciclobenzaprina, un relajante muscular, también ayuda hasta cierto punto a dormir.

Al igual que los antidepresivos tricíclicos, la ciclobenzaprina solo se toma antes de acostarse. Estos fármacos suelen ser más seguros que los sedantes, la mayoría de los cuales pueden crear dependencia. Sin embargo, los antidepresivos tricíclicos y la ciclobenzaprina pueden tener efectos secundarios, como somnolencia y sequedad de boca, sobre todo en personas ancianas.

  1. Tomar estos medicamentos en otro momento puede causar somnolencia durante el día.
  2. Los datos científicos también apoyan el uso de capsaicina Otros fármacos Los analgésicos son los principales fármacos utilizados para tratar el dolor.
  3. El médico elige el analgésico en función del tipo de dolor y de su duración y, además, sopesa los posibles riesgos.

obtenga más información, biorretroalimentación Biorretroalimentación La biorretroalimentación (bioautorregulación), un tipo de medicina de cuerpo y mente, es un método que consiste en someter a un control consciente procesos biológicos que transcurren habitualmente.

Obtenga más información, masajes Terapia con masajes En el masaje terapéutico (una práctica manipulativa y basada en el cuerpo), los tejidos corporales se manipulan para reducir el dolor, aliviar la tensión muscular y reducir el estrés. La terapia. obtenga más información, hipnoterapia Hipnoterapia La hipnoterapia (hipnosis) es un tipo de medicina mente-cuerpo.

En la hipnoterapia (hipnosis), se dirige a la persona a un estado avanzado de relajación y de atención aumentada. Los hipnotizados. obtenga más información, intervenciones quiroprácticas Quiropraxia En la quiropraxia, una práctica basada en la manipulación y en el cuerpo, la relación entre la estructura de la columna vertebral y la función del sistema nervioso se interpreta como la clave.

obtenga más información y otras terapias complementarias y alternativas Tipos de medicina alternativa y complementaria La medicina alternativa o complementaria se puede clasificar atendiendo a cinco categorías principales de práctica: Sistemas médicos completos Técnicas cuerpo y mente Prácticas con base biológica.

obtenga más información, NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: VER VERSIÓN PROFESIONAL Copyright © 2023 Merck & Co., Inc., Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Qué bacteria causa la fibromialgia?

Texto completo La fibromialgia es un padecimiento caracterizado por dolor generalizado, con respuestas aumentadas a estímulos percibidos como nociceptivos y síntomas somáticos; el dolor es crónico, asociado o no a rigidez articular, habitualmente con fatiga, trastornos del sueño, disfunción cognitiva y depresión. Cursa con anormalidades bioquímicas, metabólicas, inmunorreguladoras y genéticas, carece de biomarcador y de evidencia de alteraciones de la conectividad funcional y química en el sistema de procesamiento cerebral del dolor 1, La enfermedad se reportó en 1592 en el Liber de reumatismo, en el que Guillaume de Baillou describió dolores musculares a los que llamó «reumatismo»; en 1815 William Balfour mencionó un «dolor especial en músculos y articulaciones» y lo llamó «fibrositis». En 1880, el psicólogo Beard describió la asociación de fatiga, dolor generalizado y trastornos psicológicos y acuñó el término «neurastenia». Para 1904, el patólogo Ralph Stockman informó sobre procesos inflamatorios en los tabiques fibrosos e intramusculares de biopsias de pacientes afectados por lo que se conocía como reumatismo crónico. Más tarde, Gowers W. mencionó estar de acuerdo con el término «fibrositis» para lo que él llama «inflamación del tejido fibroso» en su descripción de lumbago secundario a fibrositis reumática. El término «fibromialgia» lo utilizó por primera vez Hench en 1976 debido a que no había evidencia de inflamación. Por último, en 1990, el Colegio Americano de Reumatología estableció criterios para su clasificación y diagnóstico, que han sido modificados en 2010, 2011 y 2016 2, La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor define a este síntoma como «experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con daño tisular real o potencial» 3 y la inflamación la define como proceso defensivo necesario para la vida, en la que, sin inflamación, la respuesta a ataques endógenos o exógenos y la reparación tisular no sería posible 4, En la fibromialgia el «control de volumen» sensorial cursa con umbral de dolor más bajo, al igual que para otros estímulos (calor, ruido y olores fuertes), además de hipervigilancia 5, Hay variabilidad de prevalencia (del 0,4 al 11%), con predominio en el género femenino (de >90% a 6, Hay algunos factores identificados relacionados con la fibromialgia: a) factores genéticos; b) ambientales, c) hormonales, d) neurales y e) inmunológicos, así como algunas infecciones como virus de Epstein-Barr, parvovirus, brucelosis y enfermedad de Lyme. En la gran mayoría de los pacientes no se identifica ninguna causa específica 7, La fibromialgia primaria y secundaria tienen un comportamiento similar 8, Hay anormalidades en el procesamiento del dolor, con exceso de neurotransmisores excitatorios, como la sustancia P (cuyos niveles son de 2 a 3 veces más altos en el líquido cefalorraquídeo) 9 y el glutamato, con niveles bajos de neurotransmisores inhibidores como serotonina y norepinefrina en la vías antinociceptivas descendentes de la médula espinal y con alteraciones de opioides endógenos en algunas regiones cerebrales que participan en la modulación del dolor y en la desregulación de la dopamina 10-13, Hay niveles más altos de norepinefrina y niveles más bajos de dopamina, 5-HT, 5-HIAA y 5-HTP en mujeres con fibromialgia. Los niveles elevados de norepinefrina se asocian con peor estado de salud física y, quizás, el nivel de norepinefrina plasmático >694.69 pg/ml podría ser predictor de fibromialgia, con área bajo la curva de >0,75 (IC 95%: 0,660-0,978) 14, Se sabe también que hay disminución de la unión del receptor opioide μ en áreas del cerebro que procesan el dolor, con aumento de la actividad opioide endógena basal, que favorece la hiperalgesia inducida por opioides 15, Algunos pacientes con fibromialgia experimentan trastornos cognitivos, como dificultades de concentración, falta de memoria o problemas de planificación y toma de decisiones, atribuidos a la interferencia entre el procesamiento nociceptivo y el cognitivo: la experiencia de dolor asociada a la estimulación somatosensorial de baja intensidad está estrechamente relacionada con la atención, memoria y funciones ejecutivas en la fibromialgia comparada con las medidas tradicionales de umbral y tolerancia al dolor 16, Característicamente en la fibromialgia hay disfunción del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, que afecta la respuesta adaptativa, con alteraciones en los niveles de la hormona liberadora de corticotropina, sobreproducción de hormona adrenocorticotrópica (ACTH) y disminución del nivel de cortisol 17, Durante la noche hay menor secreción de melatonina, lo que puede contribuir a peor sueño nocturno, fatiga diurna y mayor percepción del dolor 18, Recientemente un metabolito urinario relacionado con la secreción de melatonina llamado 6-sulfatoximelatonina urinaria (aMT6s) se encontró en mayores niveles durante las horas diurnas en sujetos con depresión mayor y fibromialgia en comparación con sujetos sanos. Esto muestra como la interrupción de la secreción de melatonina se correlaciona positivamente con los síntomas clínicos 19, La alteración del sueño es común en la fibromialgia, afecta a más del 90% de los pacientes 20 : en el sueño las ondas lentas están disminuidas 21 y se ha identificado intrusión α, ritmo prominente de frecuencia α (7-12 Hz) en los pacientes con fibromialgia durante el sueño NREM 22, La restricción del sueño es un factor importante para el desarrollo de síntomas somáticos, mientras que el ejercicio resulta de positiva trascendencia 23, Las alteraciones de sueño en la fibromialgia son prevalentes y deben valorarse de manera adecuada 24, El procesamiento nociceptivo central de las fibras C hacia la médula espinal ocasiona recuperación anormal en la neurona del asta dorsal, lo que forma parte de la sensibilización central secundaria a amplificación activa, aumenta la respuesta al dolor y recluta entradas sensoriales de bajo umbral que pueden activar el circuito del dolor 25, También la inyección de sustancia P en el sistema nervioso central de ratas reduce el sueño y provoca despertares; los pacientes con fibromialgia tienen alteración de la memoria y concentración (término conocido como fibrofog ), con mal desempeño en pruebas cognitivas 26, La neuropatía de las fibras nerviosas pequeñas se relaciona con el dolor en fibromialgia, con impacto aislado de poca magnitud en la disfunción en el sistema modulador del dolor descendente. En un estudio transversal con 41 mujeres con fibromialgia y 28 sanas, las pacientes con fibromialgia tuvieron sensibilidad y umbrales de dolor más bajos y el factor neurotrófico derivado del cerebro sérico se relacionó con el umbral de calor térmico y la capacidad de modulación del dolor condicional (CPM-Task), lo que indica que la desinhibición del sistema modulador del dolor descendente se correlaciona positivamente con disfunción de las neuronas sensoriales periféricas, y a la inversa con el factor neurotrófico derivado del cerebro sérico 27, Los hallazgos histopatológicos de las fibras pequeñas no se pueden detectar en todos los pacientes que cumplen con criterios de fibromialgia 25, ni con las pruebas de afectación de enfermedad de fibras pequeñas: la prevalencia de esta entidad en la fibromialgia es del 49% (IC 95%: 38-60%) con heterogeneidad moderada (I2 = 68%). Al estimar la prevalencia por biopsia de piel, esta fue del 45% (IC 95%: 32-59%; I2 = 70%) y para la microscopia confocal corneal del 59% (IC 95%: 40-78%; I2 = 51%) 28, En sun estudio, los anestesiólogos Oudejans et al. reportaron que la mitad de la población con fibromialgia tenía signos de enfermedad de fibra pequeña medida mediante microscopia confocal de córnea; esto es compatible con lo que reportaron previamente Ramírez et al. al estudiar a 17 pacientes con fibromialgia y compararlas con 17 controles sanos mediante uso de microscopia confocal de córnea; las pacientes con fibromialgia tenían menor grosor del nervio estromal (5,0 ± 1,0 μm) que los controles (6,1 ± 1,3; p = 0,01, además de menor densidad del nervio del plexo subbasal por mm 2 (85 ± 29) en comparación con 107 ± 26 de los controles ( p = 0,02). Esta disminución del tamaño del nervio se asoció a los descriptores de dolor neuropático (prueba exacta de Fisher p = 0,007) 29,30, En estudios de electromiografía y neuroconducción en pacientes con fibromialgia las características electrodiagnósticas de polineuropatía, denervación muscular y CIDP son comunes y coinciden frecuentemente con neuropatía de fibra pequeña (63%), con independecia de la asociación o no con artritis reumatoide, con presentación hasta en el 90% 31, La disfunción del sistema nervioso autónomo a nivel cardiovascular central es característica 32, Varios estudios en fibromialgia han mostrado niveles elevados de marcadores de estrés oxidativo; la acumulación de ADN mitocondrial dañado en la célula lleva a respuesta inflamatoria innata; el contenido de ADN mitocondrial en fibromialgia correlaciona inversamente con niveles de TNF. El estrés oxidativo puede ser parte de su etiología: el grupo tiol actuó como antioxidante, según quedó demostrado en un estudio de 80 mujeres con fibromialgia que evidenció correlación entre la disminución del nivel de tiol y el aumento en el nivel de disulfuro con las puntuaciones FIQ, hecho que no ocurrió en el grupo control sano 33, En estudios con resonancia magnética funcional para evaluar la respuesta cerebral a la estimulación motora táctil, visual y auditiva de 35 mujeres con fibromialgia y 25 controles, se observó relación entre las respuestas cerebrales con la hipersensibilidad subjetiva a la estimulación sensorial diaria, dolor espontáneo y discapacidad funcional y mayor sensibilidad subjetiva (desagrado) a la estimulación multisensorial; además, hubo activación reducida en áreas auditivas y visuales primarias/secundarias y respuestas aumentadas en la ínsula y circunvolución lingual anterior. Las respuestas reducidas en áreas visuales y auditivas se correlacionaron con hipersensibilidad sensorial subjetiva y medidas de gravedad clínica 34, Reconocemos una firma cerebral característica de fibromialgia a nivel neuronal, mediante el análisis de 37 pacientes con fibromialgia y 35 controles sanos al analizar las respuestas de resonancia magnética funcional a la presión dolorosa y a la estimulación multisensorial (visual-auditiva-táctil) no dolorosa 35, con cambios en la excitabilidad de la corteza motora de pacientes con fibromialgia, en reposo y durante el golpeteo con los dedos lento y rápido por espectroscopia funcional infrarroja (detecta en tiempo real cambios del metabolismo cortical cerebral). Las concentraciones de oxihemoglobina fueron más bajas en los pacientes con fibromialgia durante los movimientos rápidos, lo que indica que la activación de la corteza motora es disfuncional en pacientes con fibromialgia 36, Con ecografía Doppler transcraneal se determinó que la velocidad del flujo sanguíneo cerebral (CBFV) bilateralmente, en arterias cerebrales anterior y media de 44 pacientes con fibromialgia y 31 sanos en período de descanso de 5 min, se observó menor variabilidad de CBFV en rangos de flujo bajo y alto en fibromialgia, lo que señala coordinación deficiente de los sistemas reguladores cerebrales, además de variabilidad del CBFV, que se asoció a mejores resultados clínicos 37, Los familiares en primer grado tienen riesgo para fibromialgia 8 veces mayor y los miembros de la familia tienen más puntos sensibles que los controles, además de mayor riesgo de tener otros trastornos funcionales 38, Estudios en gemelos mostraron que los factores genéticos contribuyen casi en un 50% al riesgo de desarrollar fibromialgia 39, Los polimorfismos genéticos en la región del receptor de serotonina 2A del cromosoma 13 (región reguladora del gen transportador de serotonina, catecolamina metiltransferasa, receptor dopamina D3 y receptor adrenérgico) se han relacionado con mayor riesgo de fibromialgia 40, Hay genes potencialmente implicados en la fibromialgia, que destacan como posibles causantes hasta en un 50% de susceptibilidad ( SLC64A4, TRPV2, MYT1L y NRXN3 ), con probable mayor peso a las alteraciones epigenéticas, patrón de ADN hipometilado en los genes implicados en la respuesta al estrés, reparación del ADN, respuesta del sistema autónomo y anomalías neuronales subcorticales 41, En 116 familias del Estudio Familiar de Fibromialgia, se encontró vínculo sugerente de fibromialgia en todo el genoma de la región del cromosoma 17p11.2-q11.2 42, al realizar la secuenciación del exoma en genes de quimiocinas y análisis funcional de SNP en la región del cromosoma 17p13.3-q25 relacionada con fibromialgia previamente en estudio de asociación familiar de genoma completo. Los SNP rs1129844 en CCL11 y rs1719152 en CCL4 se asociaron con niveles elevados de quimiocinas en el plasma de 220 pacientes con fibromialgia. En pruebas de desequilibrio de transmisión, rs1129844 se transmitió de manera desigual de padres a hijos afectados ( p < 0,0074). La proteína variante de CCL4 rs1719152 exhibió agregación de proteínas y potente regulación negativa del receptor CCR5 asociado, un receptor asociado con efectos hipotensores (probablemente relacionado con hipotensión ortostática vista en algunos pacientes con fobromialgia). Se describió también la asociación de fibromialgia con SNP en MEFV, que es un gen del cromosoma 16 asociado a síndromes febriles recurrentes y tuvo p < 0,008 en pruebas de desequilibrio de transmisión. En general, los SNP con desequilibrios de transmisión significativos se encontraron en un 36% para CCL11 y en un 12% para MEFV, junto con variante de la proteína en CCL4 (41%), que afecta la regulación negativa del CCR5 43, Las variaciones genéticas de la catecolamina-O-metiltransferasa (COMT), que producen niveles excesivos de catecolaminas, promueven dolor crónico por estimulación de receptores adrenérgicos. La variante missense val158met en el polimorfismo de un solo nucleótido (SNP) del gen de COMT causa reducción del recambio catecolaminérgico. Al estudiar retrospectivamente a 60.367 participantes de 237 clínicas de los Estados Unidos de América, 2.713 presentaron fibromialgia y tuvieron menores frecuencias alélicas de los SNP de COMT; sin embargo, los haplotipos de COMT asociados con sensibilidad al dolor no se asociaron directamente con fibromialgia (se asociaron generalmente a condiciones de dolor crónico), pero señalan el papel de COMT en la fibromialgia 44, En los pacientes con fibromialgia primaria se evidencia desequilibrio proinflamatorio y antiinflamatorio, con más citocinas proinflamatorias (TNF, IL-1, IL-6 e IL-8) y potencial neuroinflamación central, la cual se desencadena al aumentar los niveles de citocinas y factores neurotróficos observados en el líquido cefalorraquídeo, entre las que destacan la sustancia P, el factor neurotrófico derivado del cerebro, glutamato y factor de crecimiento nervioso. Las células gliales, al ser activadas, producen citocinas proinflamatorias y neuroinflamación; hay elevación de IL-6, IL-8, IL-1β o TNFα en la fibromialgia 45,46 ; en otros estudios los resultados son contradictorios 47,48, El nivel de IL-17 está elevado en pacientes con fibromialgia primaria al compararlo con pacientes sanos, con correlación con TNF, IFN, IL-2, IL-4 e IL-10 49, En contraste, IL-4, IL-5 e IL-13 están suprimidas y algunos reactantes de fase aguda elevados, pero también hay evidencia que demuestra que VSG no se altera en pacientes con fibromialgia primaria, por lo que la implicación de la inflamación no está clara del todo. Hay disminución de la gravedad de la fibromialgia primaria, con niveles de IL-10 estables, con variabilidad de niveles basales de CXCL8 relacionables con dolor, rigidez y sueño 50, Al análisis retrospectivo de base de datos de 630 pacientes con fibromialgia primaria, el 26,9% del total y el 19,2% de los menores de 50 años tenían niveles altos de VSG, y la elevación de PCR también se observó en la población más joven (<50 años) en el 35,8%; con anticuerpos antinucleares positivos en 185 (29,3%) y factor reumatoide en 136 (21,5%), así como ambos positivos en 6% (n = 38) y del total 1,4% (n = 9) tuvieron elevación de VSG, PCR, ANA y FR positivos 51, lo que en ocasiones funciona como heraldo de alguna enfermedad autoinmune. Kottcher et al. reportan en un estudio retrospectivo de pacientes con fibromialgia primaria la probabilidad de desarrollo de una enfermedad del tejido conectivo a un año del 0,0027%, similar a la incidencia de LEG en la población general (0,005%) y que el tener ANA+ no predice el desarrollo de la enfermedad autoinmune 52, La disbiosis intestinal se ha descrito como consecuencia y no como causa de fibromialgia; hay sobrecrecimiento bacteriano en intestino delgado (SIBO) y, tras el tratamiento, hay mejoría clínica 53, La alteración de la microbiota intestinal afecta la permeabilidad intestinal y ocasiona que haya bacterias alteradas en la fibromialgia como Faecalibacterium, Roseburia, Dorea, Coprococcus, Clostridium, Ruminococcus y Coprobacillus, la cual hace que demasiado triptófano forme indol y escatol, y esto lleva a la disminución del triptófano y, con ello, a menor captación en el sistema nervioso central, lo que ocasiona disminución en la síntesis de melatonina y serotonina, aunque se indica la necesidad de estudios para definir el protagonismo de la microbiota en la fibromialgia 54, En estudios de proteómica y fibromialgia han encontrado 5 vías dominantes enriquecidas: señalización de respuesta de fase aguda, activación de LXR/RXR, activación de FXR/RXR, sistema de coagulación y sistema del complemento. Además de 6 proteínas del complemento (C1S, CFAH, CO7, CO2, C1QC, CO9) con aumento de su expresión en la fibromialgia. La haptoglobina y el fibrinógeno mostraron tener relación con la fibromialgia, hecho que podría considerarse como firma de proteínas plasmáticas 55, Otros autores mediante proteómica mostraron sobreexpresión de 3 proteínas relacionadas con el estrés oxidativo: α1-antitripsina, transtirretina y retinol, proteína de unión 4 en fibromialgia 56, Malatji et al. reportaron 196 metabolitos al estudiar metabolitos urinarios de 18 mujeres con fibromialgia, de estos, solo 14 metabolitos estuvieron significativamente elevados, de lo que se infiere que el uso de la energía es relevante en la fibromialgia. La microbiota puede alterar la función cerebral a través del eje intestino-cerebro y el examen de orina en fibromialgia es una vía que explorar para agregar información clínica no invasiva para su diagnóstico y tratamiento 57, Hay bases para considerar que una depresión enmascarada es de suma importancia en la fibromialgia y que es necesario «reducir la medicación excesiva de la miseria», con base en que la expresión de depresión tiene una prevalencia del 40-80% 25,58, Al asociar fibromialgia y trastornos disociativos, los pacientes con fibromialgia tuvieron puntuaciones más altas, lo cual podría estar en relación con experiencias disociativas, traumas y victimización. Los antidepresivos también pueden tener algún papel en los síntomas disociativos: aquellos bajo tratamiento antidepresivo muestran puntuaciones menores 59, Conflicto de intereses Ningún conflicto de interés que declarar. Bibliografía T. Schmidt-Wilcke, M. Diers. New insights into the pathophysiology and treatment of fibromyalgia. Biomedicines., 5 (2017), pp.1-11 V. De Sanctis, V. Abbasciano, A.T. Soliman, N. Soliman, S. Di Maio, B. Fiscina, et al, The juvenile fibromyalgia syndrome (JFMS): A poorly defined disorder. Acta Biomed., 90 (2019), pp.134-148 H. Merskey. Classification of chronic pain: Description of chronic pain syndromes and definitions of pain terms. Pain., 3 (1986), pp. S217 I. Coskun Benlidayi. Role of inflammation in the pathogenesis and treatment of fibromyalgia. Rheumatol Int., 39 (2019), pp.781-791 D.J. Clauw. Fibromyalgia: More than just a musculoskeletal disease. Am Fam Physician., 52 (1995), pp.843-851 F. Wolfe, B. Walitt, S. Perrot, J.J. Rasker, W. Häuser. Fibromyalgia diagnosis and biased assessment: Sex, prevalence and bias. PLoS One., 13 (2018), pp.1-14 W. Häuser, J. Ablin, M.-A. Fitzcharles, G. Littlejohn, J.V. Luciano, C. Usui, et al, Fibromyalgia. Nat Rev Dis Primers, 1 (2015), pp.15022 F. Wolfe, B. Walitt, J.J. Rasker, W. Häuser. Primary and secondary fibromyalgia are the same: The universality of polysymptomatic distress. J Rheumatol., 46 (2019), pp.204-212 I.J. Russell, M.D. Orr, B. Littman, G.A. Vipraio, D. Alboukrek, J.E. Michalek, et al, Elevated cerebrospinal fluid levels of substance p in patients with the fibromyalgia syndrome. Arthritis Rheum., 37 (1994), pp.1593-1601 D.J. Clauw. Fibromyalgia: Update on mechanisms and management. J Clin Rheumatol., (2007), pp.102-109 R. Staud, M. Spaeth. Psychophysical and neurochemical abnormalities of pain processing in fibromyalgia. CNS Spectr., (2008), pp.12-17 P.B. Wood, P. Schweinhardt, E. Jaeger, A. Dagher, H. Hakyemez, E.A. Rabiner, et al, Fibromyalgia patients show an abnormal dopamine response to pain. Eur J Neurosci., 25 (2007), pp.3576-3582 P. Sarchielli, M. Di Filippo, K. Nardi, P. Calabresi. Sensitization, glutamate, and the link between migraine and fibromyalgia. Curr Pain Headache Rep., (2007), pp.343-351 A. Rus, F. Molina, M.L. del Moral, M.J. Ramírez-Expósito, J.M. Martínez-Martos. Catecholamine and indolamine pathway: A case-control study in fibromyalgia. Biol Res Nurs., 20 (2018), pp.577-586 L.R. Watkins, M.R. Hutchinson, K.C. Rice, S.F. Maier. The «toll» of opioid-induced glial activation: Improving the clinical efficacy of opioids by targeting glia. Trends Pharmacol Sci., 30 (2009), pp.581-591 C.M.1Galvez-Sánchez, C.M. Ladrón de Guevara, C.I. Montoro, M.J. Fernández-Serrano, S. Duschek, G. Reyes del Paso. Cognitive deficits in fibromyalgia syndrome are associated with pain responses to low intensity pressure stimulation. PLoS One., 13 (2018), pp.1-12 E.N. Griep, J.W. Boersma, E.R. de Kloet. Altered reactivity of the hypothalamic-pituitary-adrenal axis in the primary fibromyalgia syndrome. J Rheumatol., (1993), pp.469-474 J. Wikner, U. Hirsch, L. Wetterberg, S. Röjdmark. Fibromyalgia - A syndrome associated with decreased nocturnal melatonin secretion. Clin Endocrinol (Oxf)., 49 (1998), pp.179-183 W. Caumo, M.P. Hidalgo, A. Souza, I.L.S. Torres, L.C. Antunes. Melatonin is a biomarker of circadian dysregulation and is correlated with major depression and fibromyalgia symptom severity. J Pain Res., 12 (2019), pp.545-556 H. Moldofsky. The significance of the sleeping-waking brain for the understanding of widespread musculoskeletal pain and fatigue in fibromyalgia syndrome and allied syndromes. Jt Bone Spine., 75 (2008), pp.397-402 G. Tononi. Slow wave homeostasis and synaptic plasticity. J Clin Sleep Med., 5 (2009), J.L. Cantero, M. Atienza, R.M. Salas. Human alpha oscillations in wakefulness, drowsiness period, and REM sleep: Different electroencephalographic phenomena within the alpha band. Neurophysiol Clin., 32 (2002), pp.54-71 J.N. Ablin, D.J. Clauw, A.K. Lyden, K. Ambrose, D.A. Williams, R.H. Gracely, et al, Effects of sleep restriction and exercise deprivation on somatic symptoms and mood in healthy adults. Clin Exp Rheumatol., 31 (2013), pp.53-59 E.H.S. Choy. The role of sleep in pain and fibromyalgia. Nat Rev Rheumatol,, 11 (2015), pp.513-520 W. Häuser, M.A. Fitzcharles. Facts and myths pertaining to fibromyalgia. Dialogues Clin Neurosci., 20 (2018), pp.53-62 M. Ceko, M.C. Bushnell, R.H. Gracely. Neurobiology underlying fibromyalgia symptoms. Pain Res Treat, 2012 (2012), A.P. Brietzke, L.C. Antunes, F. Carvalho, J. Elkifury, A. Gasparin, P.R. Sanches, et al, Potency of descending pain modulatory system is linked with peripheral sensory dysfunction in fibromyalgia: An exploratory study. Medicine (Baltimore)., 98 (2019), pp. e13477 R. Grayston, G. Czanner, K. Elhadd, A. Goebel, B. Frank, N. Üçeyler, et al, A systematic review and meta-analysis of the prevalence of small fiber pathology in fibromyalgia: Implications for a new paradigm in fibromyalgia etiopathogenesis. Semin Arthritis Rheum,, 48 (2019), pp.933-940 L. Oudejans, X. He, M. Niesters, A. Dahan, M. Brines, M. van Velzen. Cornea nerve fiber quantification and construction of phenotypes in patients with fibromyalgia. Sci Rep., 6 (2016), pp.1-9 M. Ramírez, L.A. Martínez-Martínez, E. Hernández-Quintela, J. Velazco-Casapía, A. Vargas, M. Martínez-Lavín. Small fiber neuropathy in women with fibromyalgia. An in vivo assessment using corneal confocal bio-microscopy. Semin Arthritis Rheum,, 45 (2015), pp.214-219 X.J. Caro, R.G. Galbraith, E.F. Winter. Evidence of peripheral large nerve involvement in fibromyalgia: A retrospective review of EMG and nerve conduction findings in 55 FM subjects. Eur J Rheumatol., 5 (2018), pp.104-110 C.F. Reyes-Manzano, C. Lerma, J.C. Echeverría, M. Martínez-Lavin, L.A. Martínez-Martínez, O. Infante, et al, Multifractal analysis reveals decreased non-linearity and stronger anticorrelations in heart period fluctuations of fibromyalgia patients. Front Physiol., 9 (2018), pp.1-10 A. Tuzcu, R.A. Baykara, M. Alışık, A. Omma, G.K. Acet, E. Dogan, et al, Alteration of thiol-disulfide homeostasis in fibromyalgia syndrome. Acta Medica (Hradec Kral),, 62 (2019), pp.12-18 M. López-Solà, J. Pujol, T.D. Wager, A. Garcia-Fontanals, L. Blanco-Hinojo, S. Garcia-Blanco, et al, Altered functional magnetic resonance imaging responses to nonpainful sensory stimulation in fibromyalgia patients. Arthritis Rheumatol., 66 (2014), pp.3200-3209 M. López-Solà, C.W. Woo, J. Pujol, J. Deus, B.J. Harrison, J. Monfort, et al, Towards a neurophysiological signature for fibromyalgia. Pain., 158 (2017), pp.34-47 E. Gentile, K. Ricci, M. Delussi, F. Brighina, M. De Tommaso. Motor cortex function in fibromyalgia: A study by functional near-infrared spectroscopy.G.A. Reyes del Paso, C.I. Montoro, S. Duschek, D. Schuepbach, M. Gandarillas. Cerebral blood flow variability in fibromyalgia syndrome: Relationships with emotional, clinical and functional variables. PLoS One., 13 (2018), pp.1-19 L.M. Arnold, J.I. Hudson, E.V. Hess, A.E. Ware, D.A. Fritz, M.B. Auchenbach, et al, Family study of fibromyalgia. Arthritis Rheum., 50 (2004), pp.944-952 R. Markkula, P. Järvinen, P. Leino-Arjas, M. Koskenvuo, E. Kalso, J. Kaprio. Clustering of symptoms associated with fibromyalgia in a Finnish twin cohort. Eur J Pain,, 13 (2009), pp.744-750 L.M. Arnold, J.I. Hudson, E.V. Hess, A.E. Ware, D.A. Fritz, M.B. Auchenbach, et al, Family study of fibromyalgia. Arthritis Rheum., 50 (2004), pp.944-952 S. D'Agnelli, L. Arendt-Nielsen, M.C. Gerra, K. Zatorri, L. Boggiani, M. Baciarello, et al, Fibromyalgia: Genetics and epigenetics insights may provide the basis for the development of diagnostic biomarkers. Molecular Pain, 15 (2019), pp.1-40 L.M. Arnold, J. Fan, I.J. Russell, M.B. Yunus, M.A. Khan, I. Kushner, et al, The fibromyalgia family study: A genome-wide linkage scan study. Arthritis Rheum., 65 (2013), pp.1122-1128 Z. Zhang, J. Feng, A. Mao, K. Le, D. La Placa, X. Wu, et al, SNPs in inflammatory genes CCL11 CCL4 and MEFV in a fibromyalgia family study. PLoS One., 13 (2018), pp.1-16 A. Brenton, C. Lee, S. Kabaria, M. Hafez, S. Kantorovich, B. Meshkin. (402) Association of catechol-o-methyltransferase single nucleotide polymorphisms. Ethnicity, and sex in a large cohort of fibromyalgia patients. J Pain., 18 (2017), pp. S75 D. Mendieta, D.L. de la Cruz-Aguilera, M.I. Barrera-Villalpando, E. Becerril-Villanueva, R. Arreola, E. Hernández-Ferreira, et al, IL-8 and IL-6 primarily mediate the inflammatory response in fibromyalgia patients. J Neuroimmunol,, 290 (2016), pp.22-25 D. Malhotra, A.K. Saxena, S.A. Dar, V. Kumar, N. Nasare, A.K. Tripathi, et al, Evaluation of cytokine levels in fibromyalgia syndrome patients and its relationship to the severity of chronic pain. J Musculoskelet Pain., 20 (2012), pp.164-169 A. Ranzolin, A.L.B.P. Duarte, M. Bredemeier, C.A. da Costa Neto, B.M. Ascoli, B. Wollenhaupt-Aguiar, et al, Evaluation of cytokines, oxidative stress markers and brain-derived neurotrophic factor in patients with fibromyalgia - A controlled cross-sectional study. Cytokine,, 84 (2016), pp.25-28 Y. Xiao, W.L. Haynes, J.E. Michalek, I.J. Russell. Elevated serum high-sensitivity C-reactive protein levels in fibromyalgia syndrome patients correlate with body mass index, interleukin-6, interleukin-8, erythrocyte sedimentation rate. Rheumatol Int., 33 (2013), pp.1259-1264 A.P. Pernambuco, L.P.L. Schetino, C.C. Alvim, C.M. Murad, V. de Souza, L. de Souza Cota Carvalho, et al, Increased levels of il-17a in patients with fibromyalgia. Clin Exp Rheumatol., 31 (2013), pp.60-63 L. Andrés-Rodríguez, X. Borràs, A. Feliu-Soler, A. Pérez-Aranda, A. Rozadilla-Sacanell, J. Montero-Marin, et al, Immune-inflammatory pathways and clinical changes in fibromyalgia patients treated with Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR): A randomized, controlled clinical trial. Brain Behav Immun,, (2019), S. Metyas, J. Solyman, D. Arkfeld. Inflammatory fibromyalgia: Is it real?. Curr Rheumatol Rev., 11 (2015), pp.15-17 I. Kötter, D. Neuscheler, I. Günaydin, D. Wernet, R. Klein. Is there a predisposition for the development of autoimmune diseases in patients with fibromyalgia? Retrospective analysis with long term follow-up. Rheumatol Int., 27 (2007), pp.1031-1039 D.J. Wallace, D.S. Hallegua. Fibromyalgia: The gastrointestinal link. Curr Pain Headache Rep., 8 (2004), pp.364-368 G. Tomasello, M. Mazzola, V. Bosco, G. Tomasello, P. Damiani, E. Sinagra, et al, Intestinal dysbiosis and hormonal neuroendocrine secretion in the fibromyalgic patient. Biomed Pap., 164 (2018), pp.258-262 J.A. Ramírez-Tejero, E. Martínez-Lara, A. Rus, M.V. Camacho, M.L. del Moral, E. Siles. Insight into the biological pathways underlying fibromyalgia by a proteomic approach. J Proteomics., 186 (2018), pp.47-55 V. Ruggiero, B. Era, E. Cacace, L. Molin, M. Corda, A. Fais, et al, A preliminary study on serum proteomics in fibromyalgia syndrome. Clin Chem Lab Med., 52 (2014), pp. e207-e210 B.G. Malatji, S. Mason, L.J. Mienie, R.A. Wevers, H. Meyer, M. van Reenen, et al, The GC–MS metabolomics signature in patients with fibromyalgia syndrome directs to dysbiosis as an aspect contributing factor of FMS pathophysiology. Metabolomics., 15 (2019), P.T. Weir, G.A. Harlan, F.L. Nkoy, S.S. Jones, K.T. Hegmann, L.H. Gren, et al, The incidence of fibromyalgia and its associated comorbidities: A population-based retrospective cohort study based on international classification of diseases, 9th revision codes. J Clin Rheumatol., 12 (2006), pp.124-128 J.M. Duarte, C. Crow, A. Antik, F. Appiani, A. Caride. Fibromyalgia and dissociative symptoms. CNS Spectr., (2019), pp.1-4 Copyright © 2020. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Reumatología y Colegio Mexicano de Reumatología

You might be interested:  Como Poner Una Canción De Tono De Llamada

¿Cuál es la mejor vitamina para la fibromialgia?

Los suplementos de vitamina D podrían reducir el dolor en la fibromialgia.

¿Qué es una depresion en la piel?

¿Cómo afecta?: La depresión lleva a un descuido de la propia imagen corporal. Además, la falta de sueño o el sueño de mala calidad se refleja en nuestro rostro, apareciendo ojeras, y mayores arrugas de expresión, con pérdida de luminosidad y elasticidad de la piel.

¿Cómo afecta la depresión en la piel?

«Es de esperar que la fisiología y la química ofrezcan informaciones sorprendentes, y no nos es posible adivinar qué respuestas nos aportarán en una docena de años a las preguntas que les haremos. Podrían ser de tal índole que hicieran desaparecer por completo la estructura artificial de nuestras hipótesis».

  • Sigmund Freud, 1955.
  • Uno de los temas más polémicos en la historia de la medicina es la relación existente entre la mente y los órganos, en nuestro caso como dermatólogos, entre la mente y la piel.
  • Es muy posible que la escasez de exploraciones complementarias que definen los procesos psicodermatológicos, los exiguos signos patognomónicos que especifican sin duda un diagnóstico, y la mínima evidencia acreditada acerca de la eficacia de los tratamientos, hayan servido de puntos de apoyo a los agnósticos o detractores de esta debatida relación.

Sin embargo, cada vez existe una mayor creencia en que los factores biológicos o psicosociales, junto a un mecanismo de adaptación defectuosa, llevan a desencadenar una respuesta en la piel, en lugar de en otro órgano, en individuos predispuestos. El óptimo ejercicio de la especialidad dermatológica requiere por tanto de conocimientos básicos de dermatología psiquiátrica o psicodermatología, subespecialidad médica que estudia los factores psicológicos que pueden ejercer un papel significativo en el origen, desarrollo y exacerbación de la enfermedad dermatológica, así como los trastornos mentales asociados a, o causantes de, determinadas enfermedades dermatológicas.

El trastorno mental, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) 1 de la Asociación Psiquiátrica Americana, se define como «un síndrome caracterizado por una alteración clínicamente significativa del estado cognitivo, la regulación emocional o el comportamiento de un individuo, que refleja una disfunción de los procesos psicológicos, biológicos o del desarrollo que subyacen en su función mental».

Además, este síndrome o patrón no debe ser meramente una respuesta culturalmente aceptada a un acontecimiento particular. Cualquiera que sea su causa debe considerarse como la manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica.

Así, el comportamiento desviado o los conflictos entre el individuo y la sociedad no son trastornos mentales, a no ser que la desviación o el conflicto sean síntomas de una disfunción. La importancia de los trastornos mentales es grande: suponen el 40% de las enfermedades crónicas y la mayor causa de los años vividos con discapacidad.

En 2020 la depresión será la causa de enfermedad número uno en el mundo desarrollado. Concretamente, en España el 9% de la población española padece en la actualidad una enfermedad mental y algo más del 15% de la población padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida.

  1. En general, los trastornos que aparecen con mayor frecuencia a lo largo de la existencia son los trastornos depresivos (26,23%) y los trastornos de ansiedad (17,48%) 2,
  2. Teniendo en cuenta estos datos, los pacientes dermatológicos, incluidos en la población general, deberían participar de esos trastornos mentales en la proporción numérica correspondiente; sin embargo, la repercusión es mayor de lo esperado estadísticamente.

Se estima que al menos un 30% de los pacientes con enfermedad cutánea presenta alteraciones psicológicas o psiquiátricas 3, Los pacientes externos o ambulantes dermatológicos tienen un 20% más de alteraciones psíquicas que la población general, y los pacientes dermatológicos ingresados tienen entre un 20% y un 30% más que el resto de los pacientes ingresados.

  1. El resultado de la terapia de al menos un tercio de los pacientes que acuden a los departamentos de dermatología depende en gran medida del tratamiento de los factores emocionales.
  2. Las alteraciones cutáneas inestéticas que aparecen en la pubertad pueden inducir personalidades introspectivas y solitarias, o por el contrario, agresivas y antisociales, y las alteraciones cutáneas inestéticas que aparecen en la edad media de la vida suelen producir ansiedad, inseguridad, depresión e insomnio, con su consiguiente efecto negativo sobre la vida escolar, social, laboral, familiar y sexual 4,

Uno de los trastornos mentales de mayor importancia en dermatología es el trastorno de adaptación al estrés. El estrés se define como una relación o transacción en términos de adecuación e interacción entre la persona y el entorno o ambiente que resulta ser gravosa para el bienestar del individuo y deviene en trastornos psicológicos, conductas insanas y, finalmente, enfermedad.

Cuando se produce una mala adaptación a las situaciones estresantes se genera lo que se conoce como trastornos adaptativos, relacionados también con la aparición de enfermedades dermatológicas. Según el DSM-V 1 el trastorno adaptativo consiste en el desarrollo de síntomas emocionales o del comportamiento en respuesta a un factor o factores de estrés identificables que se producen en los 3 meses siguientes al inicio del factor o factores de estrés.

Estos síntomas o comportamientos son clínicamente significativos, como se pone de manifiesto por una o las 2 características siguientes:

1. Malestar intenso desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor de estrés, teniendo en cuenta el contexto externo y los factores culturales que podrían influir en la gravedad y la presentación de los síntomas. 2. Deterioro significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Esto es, la alteración relacionada con el estrés no debe cumplir los criterios para otro trastorno mental, no debe ser simplemente una exacerbación de un trastorno mental preexistente, los síntomas no deben representar un duelo normal, y una vez que el factor de estrés o sus consecuencias han terminado, los síntomas no deben mantenerse durante más de otros 6 meses.

  1. La psoriasis es la dermatosis que más se relaciona con el estrés psicológico, considerándose este como factor desencadenante en más de la mitad de los casos.
  2. Además, los trastornos del estado de ánimo, la depresión y la ansiedad intervienen en su etiopatogenia.
  3. Los factores psicológicos y sociales presentan un papel importante en el inicio, exacerbación y mantenimiento de la enfermedad, en un porcentaje que puede oscilar entre el 40% y el 80% de los pacientes psoriásicos.

Otro de los trastornos mentales en alta relación con la dermatología es la ansiedad, esto es, según el DSM-V 1 «la preocupación excesiva (anticipación aprensiva), que se produce durante más días de los que ha estado ausente, durante un mínimo de seis meses, en relación con diversos sucesos o actividades como la actividad laboral o escolar».

Cuando la ansiedad y preocupación excesivas sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades se prolongan más de 6 meses, y al individuo le resulta difícil controlar este estado de constante preocupación la ansiedad se considera generalizada. La enfermedad dermatológica más relacionada con la ansiedad es la dermatitis atópica, que presenta comorbilidad también con el estrés, implicado igualmente en el desarrollo del proceso.

También la dermatitis seborreica participa de esta influencia. El trastorno obsesivo compulsivo (TOC), según el DSM-V 1, es aquel en el que los pacientes presentan pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos e inapropiados, reconociendo que son productos de su mente, y que causan ansiedad o malestar significativos.

Estos pensamientos, impulsos o imágenes no se reducen a simples preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real, tratando la persona de ignorarlos, suprimirlos o neutralizarlos mediante otros pensamientos o compulsiones. Las compulsiones son comportamientos o actos mentales de carácter repetitivo, que el individuo se ve obligado a realizar con arreglo a ciertas reglas que debe seguir estrictamente, para prevenir o reducir el malestar.

Existen diferentes tipos de pacientes con TOC en función de sus obsesiones y compulsiones. Así el tipo lavador presenta preocupaciones que giran alrededor del tema de contaminación por suciedad y/o gérmenes que neutraliza con lavados repetitivos. Debido a estas compulsiones de lavado se producen irritaciones, heridas, dermatitis eccematosas o exacerbación de otras dermatosis previas como acné o psoriasis.

  • Otro tipo es el rascador, que provoca las excoriaciones neuróticas, las cuales son el resultado de rascar la piel de forma compulsiva y repetida, provocando daño cutáneo, de manera que el paciente intenta eliminar las pequeñas irregularidades, experimentando alivio después de la excoriación.
  • Sin embargo, este sentimiento es sustituido pronto por otro de depresión o ansiedad.

El acné excoriado, que parte de las excoriaciones neuróticas, puede dar lugar a cicatrices durante la vida adulta, con la consecuente afectación de la vida social y personal de los pacientes. Respecto a la tricotilomanía existe cierta controversia en saber si es un síndrome por sí mismo, una forma de TOC o un síntoma observado en varios trastornos psiquiátricos.

  • En la actualidad se considera un trastorno del control de los impulsos.
  • El paciente se arranca el propio pelo de forma recurrente, lo que da lugar a una pérdida perceptible de pelo, con la sensación de tensión creciente inmediatamente antes del arrancamiento de pelo o cuando se intenta resistir la práctica de ese comportamiento, y con bienestar, gratificación o liberación cuando se produce el arrancamiento.
You might be interested:  Como Se Mata El Nervio De Una Muela Remedio Casero

Además, la alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. La depresión es una de las enfermedades más frecuentes en las consultas de dermatología. Las personas depresivas presentan, según el DSM-V 1, casi cada día y la mayor parte del día estado de ánimo triste, disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades, pérdida o aumento del apetito, insomnio o hipersomnia, agitación o enlentecimiento psicomotores, fatiga o pérdida de energía, sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados, disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, indecisión, pensamientos recurrentes de muerte y/o ideación suicida repetida sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

Los síntomas depresivos influyen significativamente en la urticaria crónica y en el prurito idiopático. El prurito puede producir sintomatología depresiva y ansiosa y, al mismo tiempo, puede estar provocado por el estrés, la ansiedad o la depresión. Desde el punto de vista contrario, una enfermedad como el vitíligo puede causar un gran impacto psicológico en el individuo afectado, llevando a la depresión con relativa facilidad.

En general, se observan marcadores de depresión muy elevados en la mayoría de las alteraciones cutáneas —acné, alopecia, pigmentaciones— así como una valoración negativa de la calidad de vida en un porcentaje elevado de los sujetos con enfermedades dermatológicas 5,

Los pacientes con trastornos delirantes según el DSM-V 1 presentan ideas falsas y resistentes a argumentaciones razonadas por lo menos de un mes de duración y, excepto por el impacto directo de las ideas delirantes o sus ramificaciones, la actividad psicosocial no está deteriorada de forma significativa y el comportamiento no es extraño.

El delirio más presente en la dermatología es el de parasitosis (síndrome de Ekbom), el cual se caracteriza por la idea fija que tiene el paciente de estar infectado por parásitos cutáneos, sintiendo su presencia sobre o dentro de la piel, incluso llegando a ver los parásitos y dibujándolos o fabricándolos con otros materiales que aporta en la consulta.

El trastorno dismórfico corporal es, según el DSM-V 1, la preocupación por uno o más defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico que no son observables o parecen sin importancia a otras personas. Esta inquietud provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo, y no se explica por la presencia de otro trastorno mental.

Los pacientes están convencidos de que la gente que les rodea observa constantemente su anomalía. Este trastorno se asocia a trastorno depresivo y obsesivo-compulsivo con una elevada frecuencia. Es uno de los trastornos frecuentes en consultas de dermatología, encontrándose en la piel la mayoría de los defectos imaginados.

El trastorno facticio se define según el DSM-V 1 como una alteración mental en la que la persona realiza una falsificación de signos o síntomas físicos o psicológicos, o inducción de lesión o enfermedad, asociada a un engaño identificado; la persona se presenta a sí misma frente a los demás como enferma, incapacitada o lesionada, no existiendo una recompensa externa obvia, buscando asumir el rol de enferma sin que haya incentivos externos para el comportamiento, del tipo de una ganancia económica, evitar la responsabilidad legal o mejorar el bienestar físico, como ocurre en el caso de la simulación.

Los pacientes buscan ganancias emocionales asumiendo el papel de enfermo (síndrome de Munchausen). En dermatología el trastorno facticio más relevante es la dermatitis artefacta o facticia. Consiste en lesiones cutáneas provocadas de manera consciente o inconsciente, sobre las que el paciente niega la autoría.

Las lesiones, aunque pueden simular otras dermatosis, tienen peculiaridades propias, presentando unos bordes muy nítidos y distribuciones caprichosas y, en general, se encuentran localizadas en zonas situadas al alcance de la manipulación del paciente. Una reflexión tras la lectura de los párrafos previos nos puede llevar a preguntarnos, por qué es la piel la protagonista directa o indirecta de tantos trastornos mentales.

Pero la respuesta no es fácil. Según las modernas interpretaciones, la visibilidad y accesibilidad del órgano cutáneo favorece la atención que la mente proyecta sobre el mismo. Existen también ejemplos que justifican farmacológicamente la elección que hace la mente de la piel y viceversa: un eutimizante como el litio puede estimular brotes de psoriasis y acné en algunos individuos; la isotretinoína puede corregir una depresión exógena causada por la alteración de la imagen corporal a causa del acné, o puede favorecer la presencia de una depresión en individuos de riesgo.

Y es muy posible que los factores genéticos modulados por elementos biológicos o psicosociales favorezcan una respuesta en la piel en lugar de en otro órgano. La psiconeuroendocrinoinmunología, que considera la relación entre citocinas, hormonas y neurotransmisores, intenta descifrar las conexiones biológicas que pueden ser cómplices de estos hechos 6,

En cualquier caso, el papel del dermatólogo es imprescindible en el tratamiento y cuidado del paciente psicodermatológico. En ellos desempeña un importante papel la comunicación. La acción comunicativa es en sí misma un proceso complejo que condiciona en gran medida la calidad de la relación que se establece entre el médico y el paciente, influyendo sobre la salud, la adhesión al tratamiento y la satisfacción con este.

  1. Las herramientas de comunicación son, por tanto, una parte necesaria en el currículo del dermatólogo.
  2. Pero a la vez es fundamental que el especialista conozca y utilice las medicaciones psicotropas que pueden ser necesarias en el manejo del enfermo en todos sus aspectos: farmacología, dosis, interacciones, efectos adversos, repercusión sobre el embarazo y lactancia, y todas aquellas otras características relacionadas, sin transgredir en cualquier caso la imprecisa frontera que separa lo que el dermatólogo sabe y debe hacer, de lo que no es de su competencia, sino de la del psiquiatra 7,

Los criterios de derivación al psiquiatra del paciente dermatológico deben tener en cuenta no solo el diagnóstico de la enfermedad, sino todos los factores circunstanciales entre los que destacan la personalidad y situación social del enfermo. Y cerramos esta pequeña reflexión, apenas un punto de partida, sumándonos a las palabras del reconocido dermatólogo Rook cuando dijo que «al tratar las afecciones de la piel, en al menos la mitad de los casos los resultados serán inadecuados, si no consideramos los factores psicológicos».

¿Qué partes del cuerpo afecta el estrés en la piel?

El estrés también provoca un aumento del cortisol en el cuerpo, lo que a su vez conduce a una disminución en la cantidad y producción de colágeno. Como consecuencia de estos cambios, la firmeza, elasticidad e hidratación de la piel disminuyen y aparecen las arrugas.

¿Qué es la disestesia?

Disestesia La disestesia es una condición que consiste en alteraciones de la sensibilidad o el tacto, Los pacientes suelen describirla como sensación de dolor, picor, ardor o rigidez. Se produce a consecuencia de lesiones en el tejido nervioso. Las lesiones impiden la transmisión normal de mensajes desde el cerebro y desde otros puntos del organismo hasta él.

Con frecuencia va a asociada a enfermedades neurológicas como síndrome del túnel carpiano, entre otras. Las sensaciones extrañas o desagradable s propias de la disestesia, que pueden llegar a ser dolorosas, son uno de los síntomas que a veces experimentan algunas personas con esclerosis múltiple. Algunos pacientes (entre el 12% y el 28% de las personas que viven con esclerosis múltiple) describen la disestesia como una sensación de ardor o de opresión alrededor del tronco, que se conoce como “el abrazo de la esclerosis múltiple”.

La disestesia puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es particularmente frecuente en las siguientes:

  • Rostro
  • Piernas
  • Brazos
  • Tronco

¿Qué crema es buena para el ardor en la piel?

Bepanthol Crema Esta crema ayuda a cuidar la piel seca con tendencia a la irritación y previene las rozaduras en la piel (por ejemplo, las de los muslos). Contienen un 5% de pantenol y bajo contenido lipídico por lo que ayuda a la regeneración de la piel y por lo tanto favorece la función de la barrera cutánea.

¿Por qué siento que me quema la pierna?

El Síndrome de piernas inquietas o SPI ocurre cuando siente una enorme necesidad de mover las piernas. También puede que sienta un cosquilleo o quemazón dentro de sus piernas. Estos sentimientos incómodos pueden detenerse por un periodo de tiempo corto si camina.

¿Qué es la parestesia y disestesia?

Resumen Los trastornos de la sensibilidad son un motivo de consulta frecuente en atención primaria; debemos conocer las causas más frecuentes para hacer un diagnóstico diferencial, y las potencialmente graves que debemos derivar a atención especializada o a urgencias.

El diagnóstico se basa en anamnesis y exploración física aunque, en ocasiones, nos podemos ayudar de pruebas complementarias según la sospecha clínica. Presentamos un caso clínico de parestesias en las manos y cefalea, cuál fue su diagnóstico y su evolución. Palabras clave: Parestesia Atención primaria Trastornos de la sensibilidad Síndrome de Guillain-Barré Abstract Somatosensorial disorders are a common cause of consultation in the Primary care setting.

We should know the most frequent causes in order to make a differential and potentially serious diagnosis that should be referred to specialized care or the emergency department. The diagnosis is based on the anamnesis and physical examination and sometimes some complementary tests can help us to reach the diagnosis.

We present a clinical case of a patient with headache and hand paraesthesia, its diagnosis and evolution. Keywords: Paraesthesia Primary care Somatosensory disorders Guillain Barré syndrome Texto completo Introducción Los trastornos de la sensibilidad son un motivo de consulta frecuente en atención primaria.

En ocasiones, es difícil hacer una aproximación diagnóstica debido a la inespecificidad de los síntomas y a la variedad de etiologías. Hay varios tipos de sensibilidad 1 :

• Superficial: mediada por fibras nerviosas finas; incluye la táctil, la térmica y la dolorosa. • Profunda: mediada por fibras nerviosas gruesas; transmite información de músculos, tendones y huesos (propioceptiva).

La inervación cutánea aferente depende de gran variedad de receptores. Las fibras aferentes de los troncos nerviosos periféricos discurren por raíces dorsales. La sensibilidad táctil y propioceptiva asciende ipsilateral por el cordón posterior, mientras que la sensibilidad táctil, dolorosa y térmica cruza la línea media y asciende por los cordones anterior y anterolateral de la médula.

1. Trastornos por defecto:

• Hipoestesias: disminución de la sensibilidad, definida por los pacientes como “acorchamiento” o “falta de tacto”. • Anestesia: ausencia completa de sensibilidad. • Hipoalgesia: disminución de la sensibilidad al dolor.

2. Trastornos por exceso:

• Hiperestesias: percepciones aumentadas de estímulo. • Disestesias: sensaciones desagradables o anormales con o sin estímulos presentes. • Parestesias: sensaciones anormales sin estímulo previo, descritas por los pacientes como “hormigueos” o “miembro dormido”.

A continuación presentamos un caso clínico relacionado con dicho motivo de consulta. Caso clínico Varón de 41 años, sin antecedentes médicos ni quirúrgicos de interés, fumador de 20 cigarrillos/día. Consulta por parestesias en ambas manos y cefalea bitemporal opresiva de varios días de evolución.

  • Ante un paciente que consulta por parestesias, debemos hacer una detallada anamnesis y una exploración física minuciosa 2, que se describen en la tabla 1,
  • Tanto la anamnesis como la exploración física de nuestro paciente, general y neurológica, no revelaron ninguna alteración.
  • Se pautó ibuprofeno para la cefalea, y observación.

El paciente regresó a nuestra consulta dos días después por empeoramiento de las parestesias en las manos, apareciendo ahora, además, en ambos pies. Se volvió a realizar exploración neurológica, que no mostró alteraciones, salvo sensación disestésica al explorar la sensibilidad táctil en las palmas de las manos.

  1. Ante la sospecha de cuadro neuropático, se inició tratamiento con amitriptilina y se derivó a Neurología.
  2. El paciente, dos días después de la última visita, acudió a urgencias porque no presentaba mejoría, donde se le realizó analítica (hemograma, bioquímica general y coagulación), tomografía computarizada de cráneo y punción lumbar que no mostraron alteraciones.

Fue dado de alta con diagnóstico de ansiedad. En ese momento (tercera visita a nuestra consulta en el período de 6 días) presentaba, además, disminución de agudeza visual para visión cercana en los últimos 2 días. A la exploración, destacaba una disminución de los reflejos osteotendinosos en miembros inferiores, Romberg inestable y gran aumento de la base de sustentación, marcha atáxica y alteraciones en pruebas cerebelosas (dismetría dedo-nariz, pie-talón imposible), motivo por el que se derivó al paciente a urgencias, donde se decidió ingreso para estudio.

En la tabla 2 se muestran las etiologías más frecuentes de los trastornos sensitivos 2, Tras la anamnesis y exploración física, orientaremos el caso hacia distintas etiologías. Nos podemos ayudar de pruebas complementarias según una sospecha clínica. Así, solicitaremos analítica con hemograma, bioquímica con perfil hepático y renal (para descartar diabetes mellitus, etiología alcohólica), hormonas tiroideas (hipotiroidismo), vitamina B 12 y ácido fólico.

Ante sospecha de patología vertebral compresiva, solicitaremos radiografía de columna, o bien tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear (RMN) de la zona. Durante el ingreso en planta de Neurología, el paciente presentó arreflexia en miembros inferiores e hiporreflexia en reflejos bicipitales, ataxia de la marcha, parálisis de cuerda vocal izquierda con voz bitonal.

  • Aparecieron cifras elevadas de presión arterial junto con taquicardia sinusal.
  • Se realizó analítica completa con bioquímica, proteína C reactiva, vitamina B 12, ácido fólico, inmunoglobulinas, anticuerpos antinucleares y función tiroidea, que resultaron normales.
  • Se realizaron también serologías para VIH, citomegalovirus, virus de Epstein-Barr, virus de hepatitis C y virus de hepatitis A, Brucella y lúes, que fueron negativas.

En cuanto a la serología de hepatitis B, destacaba anticuerpos antiHBc+, antígeno HBs-, anticuerpos antiHBs de 764 UI. Las serologías a Mycoplasma pneumoniae y Chlamydia pneumoniae fueron positivas. El coprocultivo y los anticuerpos antigangliósidos resultaron negativos.

  1. La RMN craneal no mostró alteraciones.
  2. La RMN cervical mostró hernia discal posterolateral izquierda y discreta estenosis foraminal izquierda a dicho nivel.
  3. Se repitió punción lumbar, mostrando el líquido cefalorraquídeo (LCR) una disociación albuminocitológica.
  4. Se solicitó, además, electromiograma que mostró polirradiculopatía desmielinizante con afectación motora y sensitiva de claro predominio en miembros superiores y mayor grado de afectación a nivel del nervio mediano, sobre todo derecho.

A la vista de todos los resultados de pruebas complementarias y exploración física, se diagnosticó polirradiculopatía aguda desmielinizante: síndrome de Guillain-Barré (SGB), variante Miller Fisher overlap. Discusión El SGB es una polirradiculoneuropatía aguda, predominantemente motora de origen autoinmune.

Dos tercios de los casos están precedidos (generalmente en las 3 semanas previas) de una infección respiratoria o gastrointestinal 3,4, En la patogénesis de la enfermedad, el microorganismo más implicado ha sido Campylobacter jejuni 5 (el 30% de los casos), seguido de citomegalovirus (el 13% de los casos); otros, como virus de Epstein-Barr, M.

pneumoniae y VIH, también están presentes. Se manifiesta como cuadro de parálisis arrefléxica de evolución rápida, con o sin alteraciones sensitivas. El patrón más habitual es una parálisis ascendente, que comienza en miembros inferiores y se extiende al resto de los miembros.

  1. En un 60% de los casos, la forma de presentación es afectación de los cuatro miembros.
  2. Las alteraciones sensitivas en zonas distales de miembros son frecuentes y suelen preceder a la parálisis en uno o más días.
  3. Asocia hiporreflexia o arreflexia (60%) y cuadro disautonómico (70%), consistente en variaciones de la presión arterial (por disfunción de barorreceptores) y la frecuencia cardíaca, siendo lo más frecuente la taquicardia sinusal.

El dolor está presente en ocasiones, precediendo o acompañando a la clínica neurológica, y suele afectar a la región lumbar y la cadera 3,4, Los pacientes con antecedentes de infección por C. jejuni tienen predominantemente síntomas motores, sin alteraciones sensitivas 6,

En cuanto a la exploración, se hace manifiesta la debilidad, tanto proximal como distal, que puede afectar a miembros superiores, o bien a musculatura craneofacial. Los criterios diagnósticos incluyen presencia de debilidad simétrica, asociada a hiporreflexia o arreflexia, alteraciones sensitivas, afectación de nervios craneofaciales, disautonomía y ausencia de fiebre.

En los datos analíticos no destaca ningún parámetro. En LCR aparece aumento de proteínas sin pleocitosis (disociación albuminocitológica); lo más típico es la alteración de LCR al cabo de una semana de comenzar con los síntomas. El electromiograma no es diagnóstico, pero puede mostrar patrones de alteración de la conducción o desmielinización.

  1. El síndrome de Miller-Fisher es la variante más frecuente del SGB; aparece en un 5% de los casos.
  2. En su etiopatogenia están implicados autoanticuerpos antigangliósidos que son del tipo GQ1b y aparecen en el 90% de los casos.
  3. Cursa con ataxia, arreflexia de miembros de evolución rápida y oftalmoplejía 4,

En el caso de nuestro paciente, no se observó en un principio ninguna alteración en LCR, pero durante el ingreso se practicó una segunda punción lumbar, que demostró disociación albuminocitológica. El tratamiento del SGB y sus variantes consiste en la administración de inmunoglobulina intravenosa (0,4 mg/kg/día) o plasmaféresis durante las dos primeras semanas de aparición de los síntomas; ambas han demostrado tener la misma eficacia 7,8,

  1. Los corticoides solos no mejoran la clínica ni el pronóstico del SGB, pero su administración conjunta con inmunoglobulinas podría mejorar los síntomas, sin que haya evidencias de mejor pronóstico a largo plazo 9,
  2. Durante el ingreso, se comenzó tratamiento con inmunoglobulinas intravenosas a dosis de 0,4 mg/kg/día durante 5 días, y metilprednisolona para control del dolor.

Evolucionó en 72 h hacia la estabilización y mejoría progresiva. Inició rehabilitación en planta, siendo al alta capaz de deambular sin apoyo. En cuanto al pronóstico, cerca de un 75% de los pacientes tiene una recuperación completa o casi completa, hasta su estado previo a la enfermedad, manteniendo, en algunos casos, disestesias y debilidad muscular leve.

  • Menos de un 5% de los pacientes mantienen una discapacidad severa.
  • La mortalidad oscila entre el 2–6%, en relación, sobre todo, con complicaciones de la ventilación.
  • Durante la evolución de la enfermedad, un tercio de los pacientes precisa ventilación mecánica para el tratamiento de las complicaciones ventilatorias.

Otras causas de mortalidad incluyen distrés respiratorio, broncoespasmo, fallo cardíaco, neumotórax, sepsis, embolismo pulmonar 4, Un 55–80% asocia dolor, que puede ser de origen musculoesquelético o neuropático. En la actualidad, nuestro paciente presenta situación funcional basal parecida a la previa y dolor neuropático en miembros, que no ha mejorado con gabapentina; ahora se encuentra en tratamiento con pregabalina y sigue revisiones en Neurología.

Ante un caso de trastornos de la sensibilidad, debemos derivar de forma urgente, ante la sospecha de SGB, patología vascular cerebral, con síntomas de rápida evolución o presencia de tumores cerebrales. De forma preferente, derivaremos a pacientes con epilepsia, hernia discal, sospecha de polineuropatía, sida.

Otras causas de trastornos de la sensibilidad 10

1) Neuropatía diabética Es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes. La progresión parece estar relacionada con el mal control glucémico, y su prevalencia aumenta con la edad del paciente y con el tiempo de evolución de la enfermedad. En cuanto a las formas de presentación, destacan la polineuropatía (forma más frecuente que consiste en alteraciones simétricas de la fuerza, sensibilidad y dolor neuropático); mononeuropatía (puede afectar a pares craneales, más frecuente iii, iv, vi y vii, o bien a nervios periféricos); afectación del sistema nervioso autónomo (gastrointestinal, con gastroparesia, diarrea o estreñimiento, incontinencia; genitourinaria, con vejiga neurógena, disfunción eréctil; cardiovascular, con hipotensión ortostática, ausencia de síntomas en cardiopatía isquémica). 2) Radiculopatía cervical y mielopatía La espondilosis cervical es causa frecuente de parestesias en miembros superiores. Puede haber parestesias, disminución de los reflejos, dolor radicular, atrofia muscular. 3) Neuropatías por atrapamiento

• Síndrome del túnel carpiano: atrapamiento del nervio mediano a nivel del carpo, pudiendo ser secundario a artritis reumatoide, hipotiroidismo, traumatismos. Produce parestesias y dolor en el territorio del nervio. • Síndrome del canal de Guyón: se produce por atrapamiento del nervio cubital a distintos niveles, lo más frecuente en el codo.

4) Meralgia parestésica o síndrome de Bernhardt-Roth Se trata de un atrapamiento del nervio femorocutáneo, que depende de las raíces nerviosas L2-L3. Este nervio es puramente sensitivo, e inerva la cara anterolateral y lateral de pierna y rodilla, produciendo sensación urente e hiperestesia. Se trata con antiinflamatorios no esteroideos, infiltraciones y, si no hay mejoría, se recurre a la cirugía.

Conflicto de intereses Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses en la publicación ni en la redacción de este trabajo. Bibliografía A.K. Asbury. Entumecimiento, hormigueos y déficit sensorial. Principios de Medicina Interna, 16 ed, pp.162-175 S.

García, A. Vitoria. Hormigueos (trastornos de la sensibilidad). Guía de actuación en Atención primaria, pp.182-186 B.C. Jacobs, P.H. Rothbarth, F.G. Van Der Meché, P. Herbrink, P.I. Schmitz, M.A. Klerk, et al, The spectrum of antecedent infections in Guillain-Barré syndrome: A case-control study. Neurology, 51 (1998), pp.1110-1115 J.H.

Rees, S.E. Soudain, N.A. Gregson, R.A. Hughes. Campylobacter jejuni infection and Guillain–Barré syndrome. NEJM, 333 (1995), pp.1374-1379 R.A. Hughes, A.V. Swan, J.C. Raphaël, D. Annane, R. van Koningsveld, P.A. van Doorn. Immunotherapy for Guillain-Barré syndrome: A systematic review.

  • Brain, 130 (2007), pp.2245-2257 R.A.
  • Hughes, J.C.
  • Raphae¨l, A.V.
  • Swan, P.A.
  • Van Doorn.
  • Intravenous immunoglobulin for Guillain-Barré syndrome.
  • Cochrane Database Syst Rev, 2 (2006), pp.
  • CD002063 R.A.
  • Hughes, A.V. Swan, R.
  • Van Koningsveld, P.A.
  • Van Doorn.
  • Corticosteroids for Guillain-Barre syndrome.
  • Cochrane Database Syst Rev, 2 (2006), pp.

CDC001446 A. Pruitt. Focal neurologic complaints: Evaluation of nerve root and peripheral nerve syndromes. Primary Care Medicine, 4 ed, pp.947-953 Copyright © 2009. Elsevier España, S.L. y SEMERGEN