Como Es Adentro Es Afuera Biblia

¿Cómo es arriba es abajo en la Biblia? – El Todo es mente; el universo es mental. Como es arriba, es abajo; como es adentro, es afuera. Afirma que este principio se manifiesta en los tres Grandes Planos: el Físico, el Mental y el Espiritual.

¿Donde dice la Biblia santo por dentro y por fuera?

Apocalipsis 4:8 – Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Y repetían sin cesar, día y noche: «Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que vendrá».

¿Cómo es arriba es abajo en la Biblia?

Vibración [ editar ] – Este principio afirma que todo está en movimiento, que nada permanece inmóvil. Explica las diferencias entre las diversas manifestaciones de la materia, de la fuerza, de la mente y aun del mismo espíritu, las que no son sino el resultado de los varios estados vibratorios.

Desde el todo, que es puro espíritu, hasta la más pequeña forma de materia, todo está en vibración: entre más alta, más elevada es su posición en la escala. La vibración del espíritu es de una intensidad infinita; tanto, que prácticamente puede considerarse como si estuviera en reposo, de igual manera que una rueda que gira rapidísimamente parece que está sin movimiento.

Y en el otro extremo de la escala hay formas de materia densísima, cuya vibración es tan débil que parece también estar en reposo. [ 4 ] ​ Este principio sería “equivalente” al concepto del flujo del Qì en el Taoísmo o el Prana en el Hinduismo , entre otras religiones.

¿Qué dice en Apocalipsis 4 8?

Apocalipsis 4 Capítulo 4 Juan ve la tierra glorificada, el trono de Dios y a toda la creación adorando al Señor. 1 Después de esto miré, y he aquí, una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí era como de trompeta que hablaba conmigo, diciendo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de suceder después de estas.

2 Y de inmediato estaba yo en el Espíritu, y he aquí, un trono que estaba puesto en el cielo, y uno sentado en él. 3 Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y de cornalina; y alrededor del trono había un a arco iris semejante en aspecto a la esmeralda.

4 a Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi en los tronos a veinticuatro b ancianos sentados, vestidos de ropas blancas, y tenían sobre sus cabezas coronas de oro. 5 Y del trono salían relámpagos, y truenos y voces; y siete lámparas de fuego ardían delante del trono, las cuales son los a siete b espíritus de Dios.

6 Y delante del trono había como un a mar de vidrio semejante al cristal; b y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro c seres vivientes llenos de ojos por delante y por detrás. 7 Y el primer ser viviente era semejante a un león; y el segundo ser viviente era semejante a un becerro; y el tercer ser viviente tenía rostro como de hombre; y el cuarto ser viviente era semejante a un águila volando.

8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas alrededor, y por dentro estaban llenos de ojos; y no tenían reposo ni de día ni de noche, diciendo: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, y el que es y el que ha de venir.

¿Qué parte de la Biblia dice que nadie viene al Padre sino es por mí?

1 No a se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la a casa de mi Padre muchas moradas hay; de otra manera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me voy y os preparo lugar, a vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que b donde yo esté, vosotros también estéis.

4 Y sabéis a dónde yo voy, y sabéis el camino. 5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 6 Jesús le dijo: Yo soy a el camino, y b la verdad y la vida; nadie viene al c Padre sino d por mí.

7 Si me conocierais, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis y le habéis visto. 8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. 9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al a Padre ; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos al Padre? 10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mí mismo, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

  • 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras;
  • 12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las a obras que yo hago él también las hará; y aun mayores que estas hará, porque yo b voy al Padre;

13 Y todo lo que a pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. 15 Si me a amáis , b guardad mis c mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro a Consolador , para que esté con vosotros para siempre: 17 El Espíritu de verdad, al que el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros.

  • 18 No os dejaré a huérfanos ; vendré a vosotros;
  • 19 Todavía un poquito, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis;
  • 20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros;

21 El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré y me a manifestaré a él. 22 Le dijo Judas, no el Iscariote: Señor, ¿cómo es que te vas a manifestar a nosotros y no al mundo? 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos a morada con él.

24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. 25 Estas cosas os he hablado estando con vosotros. 26 Mas el Consolador, el a Espíritu Santo , a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.

27 a La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. 28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vuelvo a vosotros. Si me amarais, ciertamente os regocijaríais, porque he dicho que voy al Padre, porque a el Padre mayor es que yo.

29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que, cuando suceda, a creáis. 30 No hablaré ya mucho con vosotros, a porque viene b el príncipe de este mundo, y él no tiene nada en mí. 31 Pero para que conozca el mundo que amo al Padre, y como el Padre me dio el mandamiento, a así hago.

¡Levantaos, vámonos de aquí!.

¿Qué dice Juan 17 17?

1 Estas cosas habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu a Hijo , para que también tu Hijo te glorifique a ti; 2 pues le has dado a potestad sobre toda carne, para que dé b vida eterna a todos los que c le diste.

  1. 3 Y esta es la vida a eterna : que te b conozcan a ti, el único c Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has d enviado;
  2. 4 Yo te he a glorificado en la tierra; he b acabado la obra que me diste que hiciese;

5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu presencia con aquella a gloria que tuve contigo b antes que el mundo fuese. 6 He manifestado tu nombre a los hombres que a del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. 7 Ahora han conocido que todas las cosas que a me has dado proceden de ti, 8 porque las a palabras que me diste les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.

  1. 9 Yo a ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son; 10 y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo es mío; y he sido glorificado en ellos;
  2. 11 Y ya no estoy en el mundo; pero estos están en el mundo, y yo voy a ti;

Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean a uno , así como nosotros. 12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino a el hijo de perdición , para que la Escritura se cumpliese.

13 Mas ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo para que tengan mi a gozo completo en sí mismos. 14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16 No son del a mundo , como tampoco yo soy del mundo. 17 a Santifícalos en tu b verdad ; tu palabra es la verdad. 18 Como tú me enviaste al mundo, también yo los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.

20 Mas no a ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos; 21 para que todos sean a uno , como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.

You might be interested:  Nombre De Niña Que Signifique Promesa De Dios?

22 Y la gloria que me diste les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean a perfeccionados en uno, para que el mundo conozca que tú me enviaste y que los b has amado a ellos, como también a mí me has amado.

¿Qué dice 1 Tesalonicenses 5 23?

1 Pero acerca de los tiempos y de las estaciones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. 2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el a día del Señor vendrá así como ladrón en la noche, 3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no a escaparán.

4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en a tinieblas , para que aquel día os sorprenda como ladrón; 5 porque todos vosotros sois a hijos de luz, e hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas.

6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino a velemos y seamos b sobrios. 7 Porque los que duermen, de noche duermen; y los que se emborrachan, de noche se emborrachan. 8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la a coraza de la b fe y del amor, y con la c esperanza de la salvación como yelmo.

9 Porque no nos ha puesto Dios para a ira , sino para alcanzar b salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, 10 quien murió por nosotros, ya sea que velemos, o que durmamos, a vivamos juntamente con él.

11 Por lo cual, consolaos los unos a los otros, y edificaos los unos a los otros, así como lo hacéis. 12 Y os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que a trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 13 y que los tengáis en mucha a estima por causa de su obra.

  • Tened b paz los unos con los otros;
  • 14 También os rogamos, hermanos, que a amonestéis a los que andan desordenadamente, que consoléis a los de poco ánimo, que sostengáis a los b débiles , que seáis pacientes para con todos;

15 Mirad que ninguno a devuelva a otro mal por mal, sino seguid lo bueno siempre los unos para con los otros, y para con todos. 16 Estad siempre a gozosos. 17 a Orad sin cesar. 18 Dad a gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

  • 19 No apaguéis el a Espíritu;
  • 20 No menospreciéis las profecías;
  • 21 a Examinadlo todo; retened lo bueno;
  • 22 Apartaos de toda a apariencia de mal;
  • 23 Y el mismo Dios de paz os a santifique por completo; y todo vuestro ser, y espíritu, y alma y cuerpo sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo;

24 Fiel es el que os ha llamado, quien también lo hará. 25 Hermanos, orad por nosotros. 26 Saludad a todos los hermanos con a beso santo. 27 Os encargo, por el Señor, que esta carta sea leída a todos los santos hermanos. 28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

¿Qué significa lo que es adentro es afuera?

‘Como es adentro es afuera ‘ es muestra que nos introduce al campo espiritual bajo la ley de la correspondencia, donde nuestra vida, lo que nos sucede y nos rodea, tienen un comienzo en nuestro interior, un efecto cuántico de nuestra energía; asilo externo es un reflejo de nuestro interior.

¿Qué significa cómo es arriba es abajo y cómo es abajo es arriba?

El principio de correspondencia enunciado en el Kybalión, el libro que sintetiza la filosofía hermética, afirma que «como es arriba es abajo », en alusión a las estructuras que se repiten a distinta escala en el plano físico del universo, pero también a lo que ocurre en los espectros mentales y espirituales.

¿Qué dice Colosenses 3 2?

1 Si habéis, pues, a resucitado con Cristo , buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la a mira en b las cosas de arriba, no en las de la c tierra. 3 Porque a habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

4 Cuando Cristo, nuestra a vida , b se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en c gloria. 5 Haced morir, pues, lo terrenal en a vuestros miembros: b fornicación , impureza, c pasiones lascivas, malos deseos y d avaricia , que es e idolatría ; 6 cosas por las cuales la a ira de Dios viene sobre los hijos de b desobediencia.

7 En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: a ira , enojo, b malicia , c maledicencia , d palabras soeces de vuestra boca. 9 No a mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del b viejo hombre con sus hechos, 10 y habiéndoos revestido a del nuevo hombre , que es renovado hasta el conocimiento pleno, conforme a la imagen del que lo creó; 11 donde no hay a griego ni judío, b circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

  • 12 Vestíos, pues, como a escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable b misericordia , de c benignidad , de d humildad , de e mansedumbre , de paciencia; 13 a soportándoos los unos a los otros , y b perdonándoos los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros;

14 Y sobre todas estas cosas vestíos de a caridad , que es el vínculo de la perfección. 15 Y la a paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed b agradecidos. 16 La a palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos e b himnos y cánticos espirituales, cantando con gratitud en vuestros corazones al Señor.

17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, a hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él. 18 a Casadas , b estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.

19 Maridos, a amad a vuestras esposas, y no seáis ásperos con ellas. 20 a Hijos , obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. 21 a Padres , no b provoquéis a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen. 22 a Esclavos , obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, b temiendo a Dios.

¿Qué dice Colosenses 1 16?

16 Porque por a él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean b principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

¿Qué dice en Isaías 6 3?

1 El año en que murió el rey Uzías, vi yo al a Señor sentado sobre un b trono alto y exaltado, y las faldas de su manto llenaban el templo. 2 Encima de él había a serafines ; cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies y con dos volaban.

3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: ¡Santo, santo, santo es Jehová de los ejércitos! ¡Toda la tierra está llena de su a gloria ! 4 Y los umbrales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de a humo.

5 Entonces dije: ¡Ay de mí que a muerto soy!, porque siendo hombre b inmundo de labios y habitando en medio de un pueblo que tiene labios inmundos, han c visto mis ojos al d Rey , a Jehová de los ejércitos. 6 Entonces voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un a carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas.

7 Y tocó con él sobre mi boca y dijo: He aquí que esto ha tocado tus labios, y tu iniquidad es a quitada y borrado tu pecado. 8 Después oí la voz del Señor, diciendo: ¿A quién a enviaré y quién irá por nosotros? Entonces dije: Heme aquí, envíame a mí.

9 Y él dijo: Anda y di a este pueblo: a Oíd bien, pero no b entendáis ; ved bien, pero no c comprendáis. 10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos y ciega sus ojos, no sea que vea con sus ojos, y oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y sea sanado.

  1. 11 Y yo dije: ¿ a Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin habitantes, y no haya hombre en las casas, y la tierra quede desierta; 12 hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres y haya multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra;

13 Pues aún quedará en ella una décima parte, y a volverá , aunque será consumida como el terebinto y como la encina, de los cuales en la tala queda el tronco; así el tronco de ella será la b simiente santa ..

¿Qué dice Salmo 90 2?

Salmo 90 Salmo 90 Oración de Moisés, varón de Dios — Dios es de eternidad en eternidad — Los días de los hombres son setenta años — Moisés implora a Jehová que sea misericordioso con Su pueblo y que le dé bendiciones. Oración de Moisés, varón de Dios. 1 Señor, tú has sido nuestra morada de generación en generación.

  • 2 Antes que naciesen los montes y a formases la tierra y el mundo, y desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios;
  • 3 Haces que el hombre vuelva a ser polvo y dices: Volved, hijos de los hombres;

4 Porque a mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que ya pasó, y como una de las vigilias de la noche. 5 Los arrastras como con torrente de aguas; son como sueño, como la hierba que crece por la mañana, 6 por la mañana florece y crece; al atardecer se marchita y se seca.

  1. 7 Porque con tu ira somos consumidos, y con tu furor somos conturbados;
  2. 8 Has puesto nuestras iniquidades delante de ti, nuestros pecados secretos a la luz de tu rostro;
  3. 9 Porque todos nuestros días declinan en tu ira; acabamos nuestros años como un suspiro;

10 Los días de nuestra edad son setenta años; y en los más robustos son ochenta años. Con todo, su orgullo es molestia y pesar, porque pronto pasan, y volamos. 11 ¿Quién conoce el poder de tu ira, y tu furor según el temor que te es debido? 12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría.

  • 13 ¡Vuélvete, oh Jehová! ¿Hasta cuándo? Y ten piedad de tus siervos;
  • 14 Por la mañana, sácianos de tu misericordia, y cantaremos con gozo y nos regocijaremos todos nuestros días;
  • 15 Alégranos conforme a los días en que nos afligiste y a los años en que vimos el mal;

16 Aparezca tu a obra a tus siervos, y tu majestad sobre sus hijos. 17 Y sea la hermosura del Señor, nuestro Dios, sobre nosotros, y confirma sobre nosotros la obra de nuestras manos; sí, la obra de nuestras manos confirma..

¿Cuál es el camino correcto para llegar a Dios?

El servicio es el camino para llegar hasta Jesús y alcanzar la felicidad. Esta fue la catequesis que el papa Francisco dedicó ayer a la tercera audiencia jubilar del año en la Plaza de San Pedro, informó ayer la agencia Aciprensa. Ser misericordiosos como el Padre significa seguir a Jesús en el camino del servicio, subrayó el pontífice.

You might be interested:  Cuantos Libros Tiene La Biblia Reina Valera 1960?

Recordando la proximidad de la Pascua, el papa recordó el lavatorio de pies de Jesús a sus discípulos como muestra de humildad. Un gesto inesperado e impresionante, al extremo que Pedro no quería aceptarlo.

De esta forma Jesús señala a sus discípulos el servicio como el camino a recorrer para vivir la fe en él y dar testimonio de su amor. El mismo Jesús ha aplicado a sí la imagen del Siervo de Dios utilizada por el profeta Isaías. Él, que es el Señor, se hace siervo, explicó el papa.

  1. En definitiva, lavando los pies a los apóstoles, Jesús ha querido revelar la manera de actuar de Dios con nosotros, y dar el ejemplo de su mandamiento nuevo de amarnos unos a otros como él nos ha amado, o sea dando la vida por nosotros;

Francisco manifestó que el amor es el servicio concreto que damos los unos a los otros. “El amor no es solo palabras, son obras y servicio; un servicio humilde, hecho en el silencio y en lo escondido”, recalcó. Para el pontífice, el servicio también tiene relación con los bienes materiales, puesto que se expresa en el compartir para que ninguno esté en la necesidad.

  • Esto del compartir y de la dedición a quien está en la necesidad es un estilo de vida que Dios sugiere también –insistió– a muchos cristianos, como camino de auténtica humanidad;
  • “No olviden que lavando los pies a sus discípulos y pidiendo a ellos hacer lo mismo, Jesús nos ha invitado también a confesar mutuamente nuestras faltas y a rezar los unos por los otros para sabernos perdonar de corazón”, señaló;

El obispo de Roma dijo también que el amor, la caridad y el servicio, ayudar a los demás, servir a los otros es una tarea de los cristianos. Hay mucha gente que pasa la vida así, en el servicio a los demás. “Cuando te olvidas de ti mismo y piensas en los demás: ¡Esto es amor! Y con el lavatorio de los pies el Señor nos enseña a ser servidores, más siervos.

¿Quién es en realidad Jehová?

יהוה (YHWH) es el principal de los nombres de Dios en el judaísmo, mientras la palabra Adonai es un título que significa ‘Señor’.

¿Qué quiere decir Juan 14 6?

El camino a la casa del padre – Cuando el cuadro de confusión, preocupación y desesperación en que los discípulos fueron y la angustia del Señor Jesús se colocan en evidencia, es posible ver la belleza con la que se dirige a la suya. En lugar de requerir apoyo ante la angustia de la Cruz, el Señor apoya, consuela y manda a sus discípulos, revela la profundidad de su amor [5].

  • Después de todo, el hijo del hombre vino a servir y dar su vida por muchos (Mateo 20;
  • 26-28);
  • Aunque él fue afligido, tu cariño sincero fuera demostró a sus discípulos cuando se dirige a les con las palabras del primer verso: “no molestar el corazón de ustedes;

Creer en Dios; creen también en mí “(v. 1). Sus palabras de consuelo para los discípulos e hizo referencia a la fe porque solamente la fe en Jesucristo puede calmar un corazón molesto y perturbado [6]. Hay una discusión interesante sobre la traducción de la palabra creer [7] aquí en este versículo.

Dos cosas son claras: en primer lugar, hay varias formas de traducirlo; En segundo lugar, es imposible definir lo que se desea manera gramaticalmente por Juan para escribir. Sin entrar en el fondo de la discusión, me gustaría adoptar aquí la posición de las dos ocurrencias son imprescindibles, así como traducido la nueva versión internacional (NVI): “creer en Dios; creen también en mí.

” Es decir, los discípulos deben seguir reposo en Dios, creyendo en él, en él y obvio y, por consiguiente, también en Cristo Jesús, porque él nunca había ido y no sea en este momento de angustia que le. Jesús los dejaba, es cierto. Más dejaría con ellos tu amor, tu gozo (15.

11) y tu paz (14. 27) [8]. Como base para consolar el corazón de sus, el Señor Jesús hace dos cosas. En primer lugar, cuenta con una realidad. Más adelante, él hace una promesa a respetar esta realidad. La realidad es la casa del padre y la promesa es que los discípulos tuvieran un lugar garantizado para alojarse en esta casa.

Él dice: “en casa de mi padre hay muchas habitaciones; Si se tratase no es así, habría dicho. Prepararé un lugar para usted “(v. 2). La dirección de [9] la palabra, como es el caso del versículo 2, ocurre justo un nuevo testamento otra vez. Y ella está en el versículo 23.

El su más sentido común es “un punto de apoyo”, y en varios lugares como este en una casa, habitación, habitaciones o incluso apartamentos son traducciones bastante naturale [10] s. Estos lugares para alojarse, disponible sólo para los seguidores de Jesús, encontraron en casa de su padre.

¿Ahora, qué y dónde sería la casa del padre? En 2. 16 “casa de mi padre” es el templo de Jerusalén. Obviamente, teniendo en cuenta el contexto y la construcción del discurso de Jesús, hay ninguna referencia al templo, o en cualquier lugar de la tierra. La casa del padre es el lugar prometido en las escrituras como el destino de aquellos que creían en Jesús y, por la fe, han recibido la remisión del pecado, haber realizado a seguirte todos los días de mi vida.

  • La casa del padre tiene más de suficiente espacio para todos ello [11] s;
  • Desafortunadamente, el mensaje generalmente escucha hoy traer conceptos erróneos acerca de lo que es el cielo;
  • En su lugar nos enteramos que la casa del padre en relación con el goce de ser transformado y en presencia de Jesús, el objetivo principal ha sido, muchas veces, en lo que teóricamente los creyentes serán llegar;

Para muchos el cielo es una especie de Parque de atracciones celestial con infinita variedad de placeres inenarrables. En definitiva, muchos creen que la casa del padre es una tierra de placer, como nunca jamás o Disneyland. No puede haber nada más de tonterías.

Esta idea es una manera simplemente humana y carnal considerar la eternidad. No es eso lo que las escrituras enseñan. No se necesita mucho esfuerzo para señalar que cuando se habla de la casa del padre, el Señor Jesús no se refiere demostrar la belleza o la calidad de sus habitaciones.

El texto dice: “y cuando ir y preparar un lugar, regresar y llevarte a mí, para que donde yo estoy” (v. 3). Su intención es mostrar que, en casa de su padre, de manera oportuna, los discípulos podrían volver a disfrutar de su gloriosa presencia. De hecho, a principios de esta semana, dijo que sus siervos tendrían el privilegio de seguir y disfrutar de su compañía (12.

  • 26);
  • De esta manera, sería él mismo quien tenía personalmente a la casa del padre;
  • Los discípulos estaban preocupados cuando Jesús dijo que él iría al padre;
  • Aquí, el Señor muestra que no habría ningún motivo de tal preocupación, porque al final se beneficiarían enormemente de este partido;

La razón de su salida fue a prepararles un lugar. Después, vendrían a reunirse otra vez y lleve con usted a disfrutar para siempre de su empresa [12]. Esta reunión se describe como el momento cuando el Señor descenderá del cielo para reunir a los creyentes vivos, no antes de resucitar a los muertos creyentes, a través de un éxtasis sobrenatural, la consumación de la comunión entre el Señor y aquellos que pertenecen a él.

Hay evidencia de este magnífico evento en 1Corintios 15. 51-54 y 1tessalonians-4. 13-18. Sin embargo, es importante recordar que, aunque la referencia del Señor aquí es volver su sobrenatural, para el creyente, la muerte es satisfacer al Señor en la casa del padre, como 5,8 2corinthians que dice: “sin embargo, estamos en plena confianza, prefieren dejar el cuerpo y habitar con el Señor “(ARA); y Filipenses 1.

23: «t[…]eniendo el deseo de partir y estar con Cristo, que es incomparablemente mejor» (ARA). Después de la belleza de la casa del padre es en tu presencia para siempre, el Señor Jesús hace una declaración que permite a los discípulos, especialmente Thomas, algo confuso.

  • Él dice: “Tú sabes hacia dónde voy” (v;
  • 4);
  • Es cierto que muchos manuscritos de la Biblia traen un texto un poco más grande aquí;
  • En las versiones en Portugués, que transmite mejor esta situación es el Almeida revisada y corregida (ARC) que dice: “usted sabe donde voy a ir y conocer el camino;

” Casi todos los más antiguos manuscritos, excepto un [13] o, traen el texto reducido. El sentido del texto más largo es import [14] ante porque construye el camino a la siguiente pregunta de Thomas más suave, “Señor, no sabemos dónde vas; Entonces, ¿cómo podemos saber el camino?” (v.

5). En otras palabras, es como si dices, “tú sabes el camino. Por lo tanto, no es necesario cumplir el objetivo “. A que Thomas responde, “solo un momento, Señor. No tiene sentido. Si no sabemos lo que es el destino, ¿cómo podemos saber el camino? ” Respondiendo a la pregunta de Tomás, Jesús usa su Sexta Declaración “Yo soy” en [15] el Evangelio de Juan.

Él dice: “yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al padre sino por mí “(v. 6). Jesús es el único camino de acceso a Dios. Su singularidad en cuanto a ello es indiscutible. Hay sólo un camino a la casa del padre y su nombre es Jesucristo. Es el único camino porque sólo él es el Verbo Encarnado, la revelación de Dios mismo, como Juan dice en el capítulo 1.

  • Dios no tiene otro modo para mostrarse a los humanos excepto su palabra, escritura o encarnado;
  • Por lo que sólo puede acercarse a la raza humana-si el Dios a través de la palabra, “que se hizo carne y habitó entre nosotros” (1,14-ARA);

Jesús no es sólo el camino a la casa del padre. Él es la verdad de Dios, su revelación completa, la plenitud de la Deidad, la imagen del Dios invisible. Él es el Dios verdadero y vida eterna “(1 John 5. 20), manifestado a convertirse vida en el mundo” (6,51).

  1. Uno de los comentarios más bellos en este pasaje está escrito por Thomas a Kempis, en su obra la imitación de Cristo, del siglo XV, que dice: Sígueme;
  2. Yo soy el camino y la verdad y la vida;
  3. No puedes caminar fuera del camino, no es posible conocer fuera de la verdad, no puede vivir fuera de la vida;
You might be interested:  Cual Es El Mensaje Principal De La Biblia?

Yo soy el camino que debe andar; la verdad en lo que usted debe creer; la vida en la que debe poner su esperanza. Yo soy el camino, la verdad, infalible, inerrante la vida interminable. Yo soy el camino recto, la verdad absoluta, fiel a la vida, bendecida, no creado.

Si te encuentras mi forma de saber la verdad, y la verdad será libres y tomar posesión de la vida eterna. [16] Alcance la presencia de Dios por medio de Jesucristo es la única manera de conocerlo [17]. Eso es exactamente lo que Jesús dice: “si realmente me conocieran, sabes mi padre también.

Por cierto usted lo conoce y ha visto “(v. 7). Lo que hizo Jesús significa por estas palabras es que los discípulos llegaron a conocimiento del padre y que sólo pueden hacerlo porque reunió con el hijo. La realidad clara de esto es que, en el hijo, ellos tenían una relación directa con el padre.

¿Qué dice Romanos 8 29?

1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no a andan conforme a la carne, sino conforme al espíritu. 2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha a librado de la ley del pecado y de la muerte. 3 Porque lo que era imposible para la a ley , por cuanto era b débil por la carne , c Dios , enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne, 4 para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al espíritu.

  1. 5 Porque los que viven conforme a la carne, en las cosas que son de la carne se ocupan; pero los que viven conforme al espíritu, en las cosas del espíritu;
  2. 6 Porque el ánimo a carnal es b muerte , pero el ánimo c espiritual es vida y d paz;

7 Por cuanto la inclinación de la carne es enemistad contra Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. 8 Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9 Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el espíritu, si es que el a Espíritu de Dios mora en vosotros.

Y si alguno no tiene el b Espíritu de Cristo , no es de él. 10 Y si a Cristo está en vosotros, b el cuerpo a la verdad está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu es vida a causa de la c justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo Jesús de los muertos a vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne, 13 porque si vivís conforme a la carne, a moriréis ; pero si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son a hijos de Dios.

  • 15 Porque no habéis recibido el espíritu de a servidumbre para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos a hijos de Dios;

17 Y si hijos, también a herederos ; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18 Porque considero que los a sufrimientos de este tiempo no son dignos de ser comparados con la b gloria venidera que c en nosotros ha de ser manifestada.

19 Porque el anhelo profundo de la creación es el esperar la manifestación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue a sujetada a la vanidad, no de buen grado, sino por causa del que la sujetó en esperanza, 21 porque también la creación misma será a librada de la servidumbre de la corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora. 23 Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las a primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la b adopción , a saber, la c redención de nuestro cuerpo.

  1. 24 Porque en a esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que b se ve, ya no es esperanza, porque lo que se ve, ¿para qué esperarlo? 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo esperamos;
  2. 26 Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, porque no sabemos lo que hemos de a pedir como es debido, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles;

27 Pero el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque él, conforme a la voluntad de Dios, a intercede por los santos. 28 Y sabemos que para los que aman a Dios, a todas las cosas obrarán juntamente para su bien, para los que conforme a su propósito son llamados.

  1. 29 a Porque a los que b antes conoció, también c predestinó para que fuesen hechos d conforme a la e imagen de su Hijo, a fin de que él sea el f primogénito entre muchos hermanos; 30 y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó;

31 ¿Pues qué diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién a contra nosotros ? 32 a El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él b todas las cosas? 33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

  • 34 ¿Quién es el que condenará? a Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, quien además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros;
  • 35 ¿Quién nos apartará del a amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36 Como está escrito: a Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos considerados como ovejas de matadero;

37 Antes bien, en todas estas cosas somos más que a vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá apartar del a amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro..

¿Qué dice en Efesios 5 18?

Sagradas Escrituras (1569) (Español) SEV – Efesios 5:18 Y no os embriaguéis de vino, en lo cual hay disolución; mas sed llenos de Espíritu;.

¿Qué dice Efesios 4 30?

1 Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es a digno de la b vocación con que habéis sido llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con a paciencia los unos a los otros en amor; 3 solícitos en guardar la a unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

4 Un a cuerpo , y un Espíritu; como fuisteis también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un a Señor , una b fe , un c bautismo , 6 un Dios y a Padre de todos, quien está sobre todos, y por todos y en todos vosotros.

7 Pero a cada uno de nosotros dada fue la a gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8 Por lo cual dice: a Subiendo a lo alto, llevó cautivos a los cautivos, y dio dones a los hombres. 9 (Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo).

  1. 11 Y él mismo a constituyó a unos b apóstoles ; y a otros, c profetas ; y a otros, d evangelistas ; y a otros, e pastores y f maestros ; 12 a fin de a perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la b edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la a unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un b varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos a niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de b doctrina , por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en aquel que es la a cabeza , a saber, Cristo; 16 de quien, todo el cuerpo, bien ajustado y ligado entre sí por todas las coyunturas que lo sustentan, según la función adecuada de cada miembro, crece, edificándose en amor;

17 Esto, pues, digo y testifico en el Señor, que no andéis más como los otros a gentiles , que andan en la b vanidad de su mente, 18 teniendo el a entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la b ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su c corazón ; 19 los cuales, después que a perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

20 Mas vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús, 22 en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del a viejo hombre, que está viciado conforme a los b deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del a nuevo hombre que es creado según Dios en la b justicia y santidad de la verdad.

25 Por lo cual, dejando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 a Airaos , pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al a diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino a trabaje , haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué b dar al que padece necesidad.

29 Ninguna a palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de que dé gracia a los oyentes. 30 Y no a contristéis al b Santo Espíritu de Dios, con el cual fuisteis c sellados para el día de la redención.

31 Quítense de vosotros toda amargura, y enojo, e ira, y gritos, y a maledicencia y toda b malicia. 32 Más bien, sed a benignos los unos con los otros, misericordiosos, b perdonándoos los unos a los otros, como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo..

¿Qué dice Juan 15 26?

26 Pero cuando venga el a Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el que procede del Padre, él b dará testimonio de mí.