Donde Fueres Haz Lo Que Vieres Biblia
Qué es Donde fueres, haz lo que vieres: – El dicho “Donde fueres, haz lo que vieres” se usa cuando una persona debe desplazarse a un lugar con costumbres diferentes y, por un principio de educación, debe adaptarse a tales costumbres. Implica, por lo tanto, observación, respeto y adaptabilidad a las situaciones.

Ese lugar puede tratarse de un país diferente, así como de una región, de una ciudad y, según las circunstancias, hasta de una familia a la cual una persona visita. El visitante tiene siempre la obligación de respetar la costumbres de los lugares a los que se dirige, lo que además resulta conveniente, ya que de esa forma se adapta e integra más rápidamente a la sociedad de acogida.

Donde fueres haz como vieres. Oseas 1:4 Diacono Yanko Lucero Cruz.

Este refrán esconde una gran sabiduría, ya que sin duda enseña una de las mejores lecciones de convivencia entre personas de diferentes culturas, a partir de un principio de respeto. Quien obra de esta manera, y respeta y guarda hábitos, normas, leyes y costumbres, siempre que no violen sus propios principios personales, alcanza el respeto de otros y facilita su proceso de integración.

  1. Otras variantes de este dicho pueden ser: “Cuando fueres a Roma, vive como Roma”; también se puede mencionar el refrán “En casa tierra, su uso”;
  2. Ver también Haz el bien sin mirar a quién;
  3. Cómo citar: “Donde fueres, haz lo que vieres”;

En: Significados. com. Disponible en: https://www. significados. com/donde-fueres-haz-lo-que-vieres/ Consultado:.

¿Donde fueres haz lo que vieres versiculo?

Contextos – Contexto: «Y no lo extrañe nadie, ni lo censure nadie, ni quiera apartarse de ello nadie; porque hay un refrán que es todo un tratado de filosofía, y hay que repetírselo á los altos y á los bajos, pero á los altos sobretodo: ¡ A donde fueres, haz lo que vieres !» (Eusebio Blasco, Páginas íntimas.

  1. Madrid: Librería de Leopoldo Martínez, 1885-1901=1905, pp;
  2. 133-134);
  3. Contexto: «[;
  4. ] y me mandó dos padrinos para preguntarme si le había querido ofender, y yo le mandé otros dos (porque hay que vivir con el mundo, y donde fueres haz lo que vieres ) para que dijesen a los otros que no [;

]» (Clarín, Leopoldo Alas, Apolo en Pafos. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1889=1989, p. 19). Contexto: «De las crueldades de la ama, y travesuras que yo hice. [TÍTULO] “Haz lo que vieres” , dice el refrán, y dice bien. De puro considerar en él, vine a resolverme de ser bellaco con los bellacos, y más, si pudiese, que todos.

No sé si salí con ello, pero yo aseguro a v. que hice todas las diligencias posibles. Lo primero, yo puse pena de la vida a todos los cochinos que se entrasen en casa, y a los pollos del ama que del corral pasasen a mi aposento» (Francisco de Quevedo, La vida del Buscón llamado don Pablos.

Madrid: Cátedra, 1622=1992, p. 149)..

¿Qué quiere decir a donde fueres haz lo que vieres?

C64, T12: “A donde fueres, si es bueno, haz lo que vieres” – Sofía descubre que su madre estaba inmiscuida en una serie de negocios ilícitos y adiccione Episodio 64 JUN. 08. 2022 Se ha copiado la URL.

¿Qué dice en Proverbios 3 27?

1 Hijo mío, no te olvides de mi a ley , y tu corazón guarde mis mandamientos, 2 porque largura de días y años de vida y a paz te aumentarán. 3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la a verdad ; átalas a tu cuello. Escríbelas en la b tabla de tu corazón, 4 y hallarás a gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres.

5 a Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia b prudencia. 6 a Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. 7 No seas a sabio en tu propia opinión; b teme a Jehová y apártate del mal, 8 porque será a salud para tu ombligo y médula para tus huesos.

9 a Honra a Jehová con tus b bienes y con las primicias de todos tus frutos; 10 entonces serán llenos tus graneros con a abundancia , y tus lagares rebosarán de mosto. 11 No rechaces, hijo mío, la a disciplina de Jehová, ni te canses de su corrección, 12 porque Jehová a corrige al que ama, como el b padre al hijo a quien quiere.

  • 13 a Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría y que adquiere entendimiento, 14 porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus beneficios más que el oro fino;
  • 15 Más preciosa a es que las piedras preciosas, y todo lo que puedas desear no se puede comparar con ella;

16 Largura de días hay en su mano derecha; en su izquierda, riquezas y honra. 17 Sus caminos son caminos deleitosos, y todas sus veredas, paz. 18 Ella es árbol de a vida a los que de ella echan mano, y bienaventurados son los que la retienen. 19 Jehová con sabiduría a fundó la tierra; estableció los cielos con b entendimiento.

  • 20 Con su conocimiento los abismos a fueron divididos , y destilan rocío las nubes;
  • 21 Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la sana sabiduría y la cordura, 22 y serán vida para tu alma y a gracia para tu cuello;

23 Entonces andarás por tu camino con seguridad, y tu pie no tropezará. 24 Cuando te acuestes, no tendrás temor; sí, te acostarás, y tu sueño será grato. 25 No tendrás temor de pavor repentino ni de la ruina de los malvados cuando llegue, 26 porque Jehová será tu a confianza y él evitará que tu pie caiga en la trampa.

  1. 27 No te niegues a hacer el bien a quien es debido cuando esté en tu mano el hacerlo;
  2. 28 No digas a tu prójimo: Vete y vuelve de nuevo, y mañana te daré, cuando tengas contigo qué darle;
  3. 29 No a maquines mal contra tu prójimo mientras viva confiado junto a ti;

30 No contiendas con nadie sin razón si no se te ha hecho mal. 31 No envidies al hombre violento ni escojas ninguno de sus caminos. 32 Porque el perverso es abominación para Jehová, mas su comunión íntima es con los justos. 33 La a maldición de Jehová está en la casa del malvado, mas él bendice la morada de los justos.

¿Qué dice Lucas 6 35?

1 Y aconteció que, pasando Jesús por los sembrados en un día de reposo, el a segundo después del primero, sus discípulos arrancaban espigas y, restregándolas con las manos, las comían. 2 Y algunos de los fariseos les dijeron: ¿Por qué hacéis lo que no es lícito hacer en los a días de reposo? 3 Y respondiendo Jesús, les dijo: ¿Ni aun esto habéis leído, lo que hizo David cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; 4 cómo entró en la casa de Dios y tomó los a panes de la proposición, los cuales no es lícito comer, sino solo a los sacerdotes, y comió, y dio también a los que estaban con él? 5 Y les decía: El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.

  • 6 Y aconteció también en otro día de reposo que él entró en la sinagoga y enseñaba; y había allí un hombre que tenía seca la mano derecha;
  • 7 Y le acechaban los escribas y los fariseos para ver si sanaría en el día de reposo, a fin de hallar de qué acusarle;

8 Pero él, que conocía los pensamientos de ellos, dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio. Y él, levantándose, se puso de pie. 9 Entonces Jesús les dijo: Os preguntaré una cosa: ¿Es lícito en los días de reposo hacer bien o hacer mal? ¿Salvar la vida o quitarla? 10 Y, mirándolos a todos alrededor, dijo al hombre: Extiende tu mano.

  • Y él lo hizo así, y su mano fue restaurada;
  • 11 Y ellos se llenaron de ira y hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús;
  • 12 Y aconteció en aquellos días que él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios;

13 Y cuando fue de día, llamó a sus discípulos y a escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó b apóstoles : 14 a Simón, a quien también llamó a Pedro , y a su hermano Andrés, a b Jacobo y a Juan, a Felipe y a Bartolomé, 15 a Mateo y a Tomás, a Jacobo hijo de Alfeo y a Simón llamado Zelote, 16 a Judas hermano de Jacobo, y a Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor.

17 Y descendió con ellos y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud del pueblo de toda Judea, y de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que habían venido para oírle y para ser sanados de sus enfermedades; 18 y los que habían sido atormentados por a espíritus inmundos eran sanados.

19 Y toda la gente procuraba tocarle, porque salía a poder de él y sanaba a todos. 20 Y alzando él los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los a pobres , porque vuestro es el b reino de Dios. 21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados.

Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os a aparten de sí, y os vituperen y b desechen vuestro nombre como malo por causa del Hijo del Hombre.

23 Gozaos en aquel día y a alegraos , porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres a los profetas. 24 Pero, ¡ay de vosotros, a ricos !, porque ya tenéis vuestro consuelo. 25 ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados!, porque tendréis hambre.

  • ¡Ay de vosotros, los que ahora reís!, porque lamentaréis y lloraréis;
  • 26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen a bien de vosotros!, porque así hacían sus padres con los falsos profetas;
  • 27 Pero a vosotros los que oís, os digo: a Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen y a orad por los que os calumnian;

29 a Y al que te b golpee en la mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. 30 Y a cualquiera que te pida, a dale ; y al que tome lo que es tuyo, no se lo reclames. 31 Y así como queréis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

32 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?, pues también los pecadores aman a los que los aman. 33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis?, porque también los pecadores hacen lo mismo.

34 Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis?, pues también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien y prestad, no esperando de ello nada; y vuestro galardón será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es benigno para con los ingratos y los malos.

36 Sed, pues, a misericordiosos , como también vuestro Padre es misericordioso. 37 a No juzguéis , y no seréis juzgados; b no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis c perdonados. 38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosante se os dará en vuestro regazo, porque con la misma a medida con que midiereis, se os volverá a medir.

You might be interested:  Que Significa Soñar Con Barro Según La Biblia?

39 Y les dijo una parábola: ¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el a hoyo ? 40 El discípulo no es superior a su maestro; pero todo el que sea a perfeccionado será como su maestro. 41 ¿Por qué miras la a paja que está en el ojo de tu hermano y no consideras la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

43 Porque no es buen árbol el que da malos a frutos ; ni árbol malo el que da buen fruto. 44 Porque cada árbol se conoce por su fruto, pues no se recogen higos de los espinos, ni se vendimian uvas de las zarzas.

45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca el bien; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca el mal; porque de la abundancia del corazón habla la a boca. 46 ¿Por qué me a llamáis : Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? 47 Todo aquel que viene a mí y oye mis palabras y las a hace , os enseñaré a quién es semejante: 48 Semejante es al hombre que, al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.

¿Qué es fueres?

Segunda persona del singular (tú) del futuro de subjuntivo de ir o de irse.

¿Qué quiere decir cuando estés en Roma haz lo que hacen los romanos?

Cuando en Roma, haz lo que hacen los romanos Como es fácil adivinar, este modismo es el equivalente inglés a nuestro ‘Donde fueres, haz lo que vieres’; el español desde luego no es tan expresivo, pero al menos tiene esos futuros de subjuntivo para mantener el caché.

¿Qué significa a lo hecho pecho pongamos la cara?

Paremia – Tipo: Refrán Idioma: Español Enunciado: A lo hecho, pecho Ideas clave: Valor – Error – Irreversibilidad Significado: Si la situación es irremediable, nada se puede cambiar y sólo queda tener fortaleza y valor para afrontarla. Este refrán se aplica en especial cuando hemos cometido un error o nos sobreviene algo no deseado pero, en esos casos, de nada sirve lamentarse, sino reaccionar.

Marcador de uso: De uso actual Observaciones léxicas: Pecho está empleado en este refrán con el sentido de «valor, esfuerzo, fortaleza y constancia». Existe una relación de metonimia entre pecho y corazón , y de corazón viene el galicismo coraje.

Fuentes: Fuente oral.

¿Qué dice en Romanos 12 2?

2 Y no os adaptéis a este a mundo, sino transformaos por medio de la b renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

¿Qué dice en Mateo 5 42?

1 a Y al ver las multitudes, subió al monte y se sentó. Y vinieron a él sus discípulos. 2 Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: 3 a Bienaventurados los b pobres en espíritu , porque de ellos es el reino de los cielos. 4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

5 Bienaventurados los a mansos , porque ellos recibirán la b tierra como heredad. 6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de a justicia , porque ellos serán b saciados. 7 Bienaventurados los a misericordiosos , porque ellos alcanzarán misericordia.

8 Bienaventurados los de a limpio b corazón , porque ellos c verán a Dios. 9 Bienaventurados los a pacificadores , porque ellos serán llamados b hijos de Dios. 10 Bienaventurados los que padecen a persecución por causa de la justicia, porque b de ellos es el reino de los cielos.

  • 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de a mal contra vosotros, mintiendo;
  • 12 a Gozaos y alegraos, porque vuestro b galardón es grande en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros;

13 Vosotros sois la a sal de la tierra; pero si la sal perdiere su sabor, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. 14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

15 Ni se enciende una a vela y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra a luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas b obras y c glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

17 No penséis que he venido para abrogar la a ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para b cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se a haya cumplido.

  • 19 De manera que a cualquiera que b quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así c enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos;
  • Pero cualquiera que los cumpla y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos;

20 Porque os digo que si vuestra a justicia no excede a la de los b escribas y a la de los fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: a No b matarás ; y cualquiera que matare c será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se a enoje con su hermano será culpable de juicio; y cualquiera que diga a su hermano: b Raca , será c culpable ante el concilio; y cualquiera que diga: Insensato, quedará expuesto al fuego del d infierno.

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, a reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

25 a Reconcíliate pronto con tu adversario, entretanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez te entregue al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el a último cuadrante.

27 Oísteis que fue dicho: No a cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para a codiciarla , ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es a ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; porque mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al b infierno.

30 Y si tu a mano derecha te es ocasión de caer, córtala y échala de ti; porque mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al b infierno. 31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su esposa, déle carta de a divorcio.

  1. 32 Pero yo os digo que el que a repudia a su esposa, a no ser por causa de b adulterio , hace que ella cometa adulterio; y el que se casa con la repudiada comete adulterio;
  2. 33 Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No a jurarás falsamente, sino que cumplirás al Señor tus b juramentos;

34 Pero yo os digo: No a juréis de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro ni un solo cabello.

  • 37 Mas sea vuestro hablar: Sí, sí, o No, no, porque lo que es más de esto, del a mal procede;
  • 38 Oísteis que fue dicho: a Ojo por ojo, y diente por diente;
  • 39 Pero yo os digo: No resistáis al malo; antes bien, a cualquiera que te golpee en la mejilla derecha, a vuélvele también la otra; 40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos;

42 Al que te pida, a dale ; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. 43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu a prójimo y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: a Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y b orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que a seáis b hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.

¿Qué dice Gálatas 6 10?

1 Hermanos, si alguno fuere a sorprendido en alguna b falta , vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, c considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las a cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

3 Porque el que cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. 4 Así que, cada uno examine su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse solo respecto de sí mismo, y no respecto de otro. 5 Porque cada cual a llevará su propia carga.

6 Y el que es enseñado en la palabra, a comparta todo lo bueno con el que le instruye. 7 No os a engañéis ; Dios no puede ser b burlado , porque todo lo que el hombre c siembre , eso también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

9 No nos a cansemos , pues, de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, siempre que tengamos oportunidad, a hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

11 Mirad con cuán grandes letras os he escrito de mi propia mano. 12 Todos los que quieren agradar en la carne, estos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer a persecución a causa de la cruz de Cristo. 13 Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; sino que quieren que vosotros seáis circuncidados, para gloriarse en vuestra carne.

  1. 14 Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí, y yo para el mundo;
  2. 15 Porque en Cristo Jesús, ni la a circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino la nueva criatura;

16 Y a todos los que anden conforme a esta regla, a paz y misericordia sean sobre ellos, y sobre el Israel de Dios. 17 De aquí en adelante nadie me cause molestias, porque yo llevo en mi cuerpo las a marcas del Señor Jesús. 18 Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu.

¿Qué dice en Efesios 4 32?

1 Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es a digno de la b vocación con que habéis sido llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con a paciencia los unos a los otros en amor; 3 solícitos en guardar la a unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

  • 4 Un a cuerpo , y un Espíritu; como fuisteis también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un a Señor , una b fe , un c bautismo , 6 un Dios y a Padre de todos, quien está sobre todos, y por todos y en todos vosotros;

7 Pero a cada uno de nosotros dada fue la a gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8 Por lo cual dice: a Subiendo a lo alto, llevó cautivos a los cautivos, y dio dones a los hombres. 9 (Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo).

  • 11 Y él mismo a constituyó a unos b apóstoles ; y a otros, c profetas ; y a otros, d evangelistas ; y a otros, e pastores y f maestros ; 12 a fin de a perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la b edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la a unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un b varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos a niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de b doctrina , por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en aquel que es la a cabeza , a saber, Cristo; 16 de quien, todo el cuerpo, bien ajustado y ligado entre sí por todas las coyunturas que lo sustentan, según la función adecuada de cada miembro, crece, edificándose en amor;
You might be interested:  Que Es La Biblia Explicacion Para Niños?

17 Esto, pues, digo y testifico en el Señor, que no andéis más como los otros a gentiles , que andan en la b vanidad de su mente, 18 teniendo el a entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la b ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su c corazón ; 19 los cuales, después que a perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

  1. 20 Mas vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús, 22 en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del a viejo hombre, que está viciado conforme a los b deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del a nuevo hombre que es creado según Dios en la b justicia y santidad de la verdad;

25 Por lo cual, dejando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 a Airaos , pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al a diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino a trabaje , haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué b dar al que padece necesidad.

29 Ninguna a palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de que dé gracia a los oyentes. 30 Y no a contristéis al b Santo Espíritu de Dios, con el cual fuisteis c sellados para el día de la redención.

31 Quítense de vosotros toda amargura, y enojo, e ira, y gritos, y a maledicencia y toda b malicia. 32 Más bien, sed a benignos los unos con los otros, misericordiosos, b perdonándoos los unos a los otros, como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo..

¿Qué dice Romanos 15 5?

1 Así que, los que somos más firmes debemos a sobrellevar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. 2 Cada uno de nosotros agrade a su a prójimo en lo que es bueno, para edificación. 3 Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los a vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.

4 Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra a enseñanza se escribieron, a fin de que por la b paciencia y por la consolación de las Escrituras, tengamos c esperanza. 5 Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros que seáis a unánimes según Cristo Jesús, 6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

7 Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó, para gloria de Dios. 8 Digo, pues, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para a confirmar las b promesas hechas a los padres, 9 y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su a misericordia , como está escrito: Por tanto, yo te b confesaré entre los gentiles, y cantaré a tu nombre.

  • 10 Y otra vez dice: Alegraos, a gentiles , con su pueblo;
  • 11 Y otra vez: Alabad al Señor, todos los gentiles; y magnificadle, todos los pueblos;
  • 12 Y otra vez, dice Isaías: Habrá una raíz de a Isaí , y el que se levantará a regir a los gentiles; los gentiles pondrán su esperanza en él;

13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. 14 Y estoy seguro de vosotros, hermanos míos, que aun vosotros mismos estáis llenos de bondad, colmados de todo a conocimiento , de tal manera que podéis b amonestaros los unos a los otros.

15 Pero os he escrito, hermanos, en parte osadamente, como para haceros recordar por la a gracia que de Dios me es dada, 16 para ser a ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la b ofrenda de los gentiles sea agradable, c santificada por el Espíritu Santo.

17 Tengo, pues, de qué a gloriarme en Cristo Jesús en lo que se refiere a Dios. 18 Porque no osaría hablar de nada que Cristo no haya hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con el poder de a milagros y prodigios, por el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

  1. 20 Y de esta manera me esforcé por predicar el evangelio, no donde antes Cristo fue nombrado, para no edificar sobre a fundamento ajeno, 21 sino, como está escrito: Aquellos a los que nunca les fue anunciado acerca de él, verán; y los que nunca han oído, entenderán;

22 Por lo cual me he visto impedido muchas veces de ir a vosotros. 23 Pero ahora, no teniendo más a lugar en estas regiones, y deseando ir a vosotros desde hace muchos años, 24 cuando vaya a España, iré a vosotros, porque espero veros al pasar, y ser encaminado allá por vosotros, después de haber gozado con vosotros.

25 Mas ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos. 26 Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una a colecta para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén. 27 Porque les pareció bueno, y son deudores a ellos; porque si los gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales, a deben también ellos servirles en b los bienes materiales.

28 Así que, cuando haya concluido esto, y les haya entregado a este fruto, pasaré a visitaros rumbo a España. 29 Y sé que cuando vaya a vosotros, llegaré con la abundancia de la bendición del evangelio de Cristo. 30 Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios, 31 para que sea librado de a los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos de Jerusalén sea acepta; 32 para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y que halle descanso juntamente con vosotros.

¿Qué dice Gálatas 4 7?

1 Y también digo: Entretanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo, 2 sino que está bajo tutores y mayordomos hasta el tiempo señalado por el padre. 3 Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en a esclavitud bajo los principios elementales del mundo.

4 Mas cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios a envió a su b Hijo , nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que a redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la b adopción de hijos.

6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! 7 Así que ya no eres más esclavo, sino a hijo , y si hijo, también b heredero de Dios por medio de Cristo. 8 Ciertamente, en otro tiempo, cuando no conocíais a Dios, a servíais a los que por naturaleza b no son dioses.

9 Pero ahora, habiendo conocido a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres principios elementales, a los cuales os queréis volver a a esclavizar ? 10 Guardáis los días, y los meses, y los tiempos y los años.

11 Temo por vosotros, que yo haya trabajado en vano por vosotros. 12 Hermanos, os ruego: Haceos como yo, porque yo también me he hecho como vosotros; ningún agravio me habéis hecho. 13 Pues vosotros sabéis que por causa de a enfermedad del b cuerpo os anuncié el evangelio al principio; 14 y no me desechasteis ni menospreciasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo; antes bien, me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.

  • 15 ¿Dónde está, pues, vuestra bienaventuranza? Porque os doy testimonio de que, de ser posible, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos;
  • 16 ¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo por deciros la a verdad ? 17 Tienen celo por vosotros, pero no para bien, sino que os quieren excluir, para que vosotros tengáis celo por ellos;

18 Bueno es tener a celo por el bien siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros. 19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, 20 quisiera estar ahora con vosotros y cambiar el tono de mi voz, porque estoy perplejo en cuanto a vosotros.

21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley, ¿no habéis oído la ley? 22 Porque escrito está que Abraham tuvo dos hijos: uno de la a sierva , el otro de la libre. 23 Y el de la sierva nació según la carne; pero el de la libre nació por medio de la promesa.

24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos a convenios : el b uno ciertamente del monte Sinaí, el cual da hijos para servidumbre; este es c Agar. 25 Porque Agar es el monte Sinaí, en Arabia, y corresponde a la actual Jerusalén, la cual está en servidumbre junto con sus hijos.

26 Pero la a Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. 27 Porque está escrito: a ¡Regocíjate , oh estéril, tú que no das a luz; prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto!, porque más son los hijos de la abandonada, que de la que tiene marido.

28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos a hijos de la promesa. 29 Pero como entonces el que había nacido según la a carne b perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. 30 Mas, ¿qué dice la Escritura? a Echa fuera a la sierva y a su hijo, porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre.

¿Qué dice Eclesiastés 4 13?

Eclesiastés 4 Capítulo 4 La opresión y las obras malas son vanidad — La fuerza de dos es mejor que la de uno — Mejor es el muchacho pobre y sabio que el rey viejo y necio. 1 Y me volví y vi todas las opresiones que se hacen debajo del sol: y he aquí, las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los consolara; y el poder estaba en manos de sus opresores, y para ellos no había consolador.

2 Y alabé yo a los finados, los que ya habían muerto, más que a los vivientes, los que hasta ahora viven. 3 Y mejor que unos y otros es el que no ha sido aún, que no ha visto las malas obras que se hacen debajo del sol.

4 Y he visto asimismo que todo trabajo y toda obra bien hecha despierta la a envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. 5 El a necio se cruza de manos y devora su propia carne. 6 Más vale una a mano llena de b descanso que ambas manos llenas de trabajo y aflicción de espíritu.

  • 7 Entonces me volví y vi vanidad debajo del sol;
  • 8 Está un hombre solo y sin nadie, que no tiene ni hijo ni hermano; mas nunca cesa de trabajar, ni sus ojos se sacian de riquezas ni se pregunta: ¿Para quién trabajo yo y privo a mi alma del bien? También esto es vanidad y duro trabajo;
You might be interested:  Nombre De Niña Que Signifique Promesa De Dios?

9 Mejor son a dos que uno, porque tienen mejor b paga por su trabajo. 10 Porque si caen, el uno levantará a su compañero, pero, ¡ay del que está solo!, porque cuando caiga no habrá otro que lo levante. 11 También si dos duermen juntos, se calentarán mutuamente; pero, ¿cómo se calentará uno solo? 12 Y si alguno prevalece contra el que está solo, dos estarán contra él, pues cordón de tres dobleces no se rompe pronto.

13 Mejor es el muchacho a pobre y sabio que el rey viejo y necio que rehúsa ser b aconsejado. 14 Porque de la cárcel salió para reinar, aunque en su reino nació pobre. 15 Vi a todos los que viven debajo del sol caminando con el muchacho sucesor que estará en lugar de aquel.

16 No tenía fin todo el pueblo que lo seguía; sin embargo, los que vengan después tampoco estarán contentos con él. Y esto es también vanidad y aflicción de espíritu..

¿Qué dice Romanos 15 4?

1 Así que, los que somos más firmes debemos a sobrellevar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos. 2 Cada uno de nosotros agrade a su a prójimo en lo que es bueno, para edificación. 3 Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los a vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.

  • 4 Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra a enseñanza se escribieron, a fin de que por la b paciencia y por la consolación de las Escrituras, tengamos c esperanza;
  • 5 Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros que seáis a unánimes según Cristo Jesús, 6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo;

7 Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó, para gloria de Dios. 8 Digo, pues, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la circuncisión para mostrar la verdad de Dios, para a confirmar las b promesas hechas a los padres, 9 y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su a misericordia , como está escrito: Por tanto, yo te b confesaré entre los gentiles, y cantaré a tu nombre.

10 Y otra vez dice: Alegraos, a gentiles , con su pueblo. 11 Y otra vez: Alabad al Señor, todos los gentiles; y magnificadle, todos los pueblos. 12 Y otra vez, dice Isaías: Habrá una raíz de a Isaí , y el que se levantará a regir a los gentiles; los gentiles pondrán su esperanza en él.

13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. 14 Y estoy seguro de vosotros, hermanos míos, que aun vosotros mismos estáis llenos de bondad, colmados de todo a conocimiento , de tal manera que podéis b amonestaros los unos a los otros.

  1. 15 Pero os he escrito, hermanos, en parte osadamente, como para haceros recordar por la a gracia que de Dios me es dada, 16 para ser a ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que la b ofrenda de los gentiles sea agradable, c santificada por el Espíritu Santo;

17 Tengo, pues, de qué a gloriarme en Cristo Jesús en lo que se refiere a Dios. 18 Porque no osaría hablar de nada que Cristo no haya hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con el poder de a milagros y prodigios, por el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

  • 20 Y de esta manera me esforcé por predicar el evangelio, no donde antes Cristo fue nombrado, para no edificar sobre a fundamento ajeno, 21 sino, como está escrito: Aquellos a los que nunca les fue anunciado acerca de él, verán; y los que nunca han oído, entenderán;

22 Por lo cual me he visto impedido muchas veces de ir a vosotros. 23 Pero ahora, no teniendo más a lugar en estas regiones, y deseando ir a vosotros desde hace muchos años, 24 cuando vaya a España, iré a vosotros, porque espero veros al pasar, y ser encaminado allá por vosotros, después de haber gozado con vosotros.

25 Mas ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos. 26 Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una a colecta para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén. 27 Porque les pareció bueno, y son deudores a ellos; porque si los gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales, a deben también ellos servirles en b los bienes materiales.

28 Así que, cuando haya concluido esto, y les haya entregado a este fruto, pasaré a visitaros rumbo a España. 29 Y sé que cuando vaya a vosotros, llegaré con la abundancia de la bendición del evangelio de Cristo. 30 Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios, 31 para que sea librado de a los rebeldes que están en Judea, y que la ofrenda de mi servicio a los santos de Jerusalén sea acepta; 32 para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y que halle descanso juntamente con vosotros.

¿Qué dice la Biblia en Oseas 4 6?

1 Oíd la palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová a contiende con los moradores de la tierra, porque no hay verdad, ni misericordia ni conocimiento de Dios en la tierra. 2 El perjurar, y el mentir, y el matar, y el hurtar y el cometer adulterio prevalecen, y el derramar sangre tras sangre.

  • 3 Por lo cual la a tierra estará de duelo, y desfallecerá todo morador de ella con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar desaparecerán;
  • 4 Que ningún hombre a contienda ni reprenda a otro hombre, porque tu pueblo es como los que contienden con el sacerdote;

5 Caerás, por tanto, en pleno día, y caerá también contigo a el profeta de noche; y a tu b madre destruiré. 6 Mi pueblo fue destruido porque le faltó a conocimiento. Por cuanto tú b desechaste el conocimiento, yo te desecharé a ti y no serás sacerdote para mí; y porque olvidaste la c ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

7 Cuanto más se multiplicaban, más pecaban contra mí; también yo cambiaré su honra en afrenta. 8 Comen del pecado de mi pueblo, y en su iniquidad ponen su alma. 9 Y será el pueblo como el sacerdote; y los castigaré por sus caminos y les pagaré conforme a sus obras.

10 Y comerán, mas no se saciarán; a fornicarán , mas no se multiplicarán, porque dejaron de hacer caso a Jehová. 11 Fornicación, y vino y mosto quitan el a juicio. 12 Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y su palo le responde; porque un espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar.

  • 13 Sobre las cimas de los montes sacrifican, y queman incienso sobre los collados, debajo de las encinas, y de los álamos y de los olmos, porque tenían buena sombra; por tanto, vuestras hijas fornicarán, y vuestras nueras a cometerán adulterio;

14 No castigaré a vuestras hijas cuando forniquen, ni a vuestras nueras cuando cometan adulterio; porque ellos mismos se van con rameras y con malas mujeres ofrecían sacrificios; por tanto, el pueblo sin entendimiento caerá. 15 a Si fornicas tú, oh Israel, al menos que Judá no se haga culpable.

¡Y no entréis en Gilgal, ni subáis a b Bet-avén ni juréis: Vive Jehová! 16 Porque como novilla terca se apartó Israel. ¿Los apacentará ahora Jehová como a un cordero en lugar espacioso? 17 Efraín se ha unido a ídolos; déjalo.

18 Su bebida se corrompió; fornicaron a pertinazmente ; sus príncipes amaron con pasión lo que avergüenza. 19 a La ató el viento en sus alas, y de sus sacrificios se avergonzarán..

¿Qué dice Romanos 3 24?

1 ¿ a Qué ventaja, pues, tiene el judío? ¿O de qué aprovecha la circuncisión? 2 De mucho, en todo sentido. Principalmente porque les fueron confiadas a las palabras de Dios. 3 ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la verdad de Dios? 4 a De ninguna manera ; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso.

  1. Como está escrito: b Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando seas juzgado;
  2. 5 a Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será b injusto Dios que da castigo? (Hablo como hombre);

6 De ninguna manera, porque de otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo? 7 Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aun así soy yo juzgado como pecador? 8 ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos afirman que nosotros decimos): Hagamos lo malo para que venga lo bueno? La a condenación de los tales es justa.

9 ¿Qué, pues? ¿Somos mejores que ellos? De ninguna manera; porque ya hemos comprobado que, tanto judíos como gentiles, todos están bajo pecado. 10 Como está escrito: a No hay justo, ni aun uno; 11 no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.

12 Todos se a desviaron , a una se hicieron b inútiles ; c no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. 13 Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan; veneno de áspides hay debajo de sus labios; 14 cuya boca está llena de maldición y de amargura; 15 sus pies son veloces para derramar sangre; 16 destrucción y a miseria hay en sus caminos; 17 y camino de a paz no conocieron.

18 No hay a temor de Dios delante de sus ojos. 19 Ahora bien, sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios; 20 porque por las a obras de la b ley ninguna carne se c justificará delante de él, pues por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto a todos pecaron y están b destituidos de la gloria de Dios, 24 a siendo b justificados gratuitamente por su c gracia mediante la d redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios a puso como b propiciación por medio de la fe en su c sangre , para manifestación de su justicia, al haber pasado por alto, en su paciencia, los d pecados pasados, 26 con la mira de manifestar su justicia en este tiempo, para que él sea el a justo , y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

  1. 27 ¿Dónde, pues, está la a jactancia ? Queda excluida;
  2. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe;
  3. 28 Así que, concluimos que el hombre es justificado por la a fe b sin las obras de la ley;

29 ¿Es a Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Sí, también de los b gentiles. 30 Porque Dios es a uno , y él justificará por la fe la circuncisión, y por medio de la fe la incircuncisión. 31 ¿Anulamos, entonces, la ley por la fe? De ninguna manera; antes bien, establecemos la ley..