Que Dice La Biblia Sobre La Limpieza Del Hogar
Estos estudios bíblicos están diseñados para uso en grupos pequeños. Pueden servir como una buena introducción a las reuniones en que se traten los diferentes temas de la guía. Elija un estudio que tenga relación con el tema que van a estudiar o que sea pertinente a la situación en la que se encuentran.

  • Durante los estudios, anime a las personas a pensar sobre lo que están leyendo, a discutir su significado, a descubrir cómo poner en práctica lo que aprenden y finalmente a orar juntas por lo que han aprendido;

ESTUDIO BIBLICO 1 Agua para la vida La Biblia hace más de 300 referencias al agua y otras 80 a la lluvia.

  • ¿Cuál es el primer versículo que llega a su mente cuando piensa en el agua?

La Biblia toca el tema del agua de muchas maneras, lo usa como símbolo de destrucción (Génesis 6-9), de limpieza (Éxodo 30:18), de bendición (Jeremías 17:8) y de necesidad espiritual (Salmo 42). Lea Deuteronomio 28:12 y Salmos 65:9.

  • ¿Qué dice la Biblia en esos versículos sobre nuestra necesidad de agua?
  • ¿Qué dice la Biblia sobre cómo Dios suple nuestras necesidades espirituales?

ESTUDIO BIBLICO 2 Limpieza espiritual En los primeros capítulos de Levítico aprendemos sobre muchos rituales utilizados para traer limpieza (Levítico 16:4, 16:24 y Levítico 17:15). Lea Salmos 24:3-4. Reflexione sobre nuestra necesidad de limpieza espiritual. El sacrificio de Jesús nos da los medios para la limpieza espiritual.

  • ¿Tenemos cuidado de mantener limpios nuestros cuerpos espirituales?

Lea Isaías 41:17 y reflexione sobre las promesas de Dios para nosotros.

  • Qué podemos hacer en nuestra comunidad para asegurar que la gente pobre y la gente necesitada reciban el regalo de agua de Dios?

Ore y tome en consideración la provisión de agua que Dios nos da y su significado simbólico. ESTUDIO BIBLICO 3 El agua como símbolo de bendición En la Biblia el agua se utiliza como símbolo para mostrar los diferentes aspectos del poder de Dios. Puede ser utilizada como símbolo de limpieza, como en los lavados ceremoniales del sistema expiatorio del Antiguo Testamento (por ejemplo: Éxodo 30:18-21).

  1. Puede ser usada como símbolo de destrucción, como el diluvio (Génesis 6-9:17);
  2. Pero el uso más común del agua es como símbolo de bendición;
  3. Uno de los muchos pasajes de la Biblia que utilizan el agua para simbolizar la bendición es Isaías 35;

Gran parte del libro de Isaías se refiere a las profecías de Isaías sobre el juicio de Dios a los pecados de la gente. Pero este capítulo mira más allá a las promesas gloriosas de Dios para aquellos que confían en Él. Lea Isaías 35:1-7.

  • ¿Por qué el desierto se regocijó de alegría?
  • ¿Cuáles eran las señales de esta alegría – tanto en el desierto, como en las vidas de los que creen?

Lea Isaías 35:8-10. La calzada es el sendero de Dios para nosotros – el sendero que lleva a la vida eterna. Recuerde que Isaías escribió esta profecía cientos de años antes de la llegada de Cristo.

  • ¿Qué señales hay en su vida como resultado de la alegría de confiar en Dios?

Ore para que, al igual que el desierto brotó torrentes y aguas debido a la presencia de Dios, nosotros también nos llenemos de la alegría de creer y confiar en Dios. ESTUDIO BIBLICO 4 Saneamiento Lea Deuteronomio 23:12-14. Aparte de estos versículos, hay muy pocas enseñanzas en la Biblia sobre el saneamiento. Los israelitas recibieron estas claras instrucciones hace miles de años. Sin embargo, una gran cantidad de personas aún no tienen acceso a un buen saneamiento.

  • ¿Hoy en día, qué responsabilidad tenemos de asegurar que todos tengan un saneamiento adecuado?

El versículo 14 cuenta cómo este mandamiento les fue dado para mantener el campamento santo, pero esa práctica también mantendría el campamento saludable. Dios estaba consciente de la necesidad de un buen saneamiento mucho antes de que la gente comprendiera sobre las enfermedades causadas por el mal saneamiento. La limpieza física está vinculada a la santidad moral.

  • ¿Cuánto manifiestan nuestras prácticas de saneamiento y nuestra higiene personal que cuidamos de nuestra salud y la de nuestras familias?
  • ¿Cómo causa nuestro estilo de vida que otros sufran enfermedades debido a la falta de higiene dentro y alrededor de nuestros hogares? 

ESTUDIO BIBLICO 5 La enseñanza bíblica sobre la higiene La principal enseñanza bíblica acerca de la limpieza física aparece en Levítico 11-15. Algunas de las reglas pueden parecernos extrañas y severas. Sin embargo, nuestra comprensión moderna sobre cómo muchas enfermedades son transmitidas prueba que otras reglas son muy sensatas. Lea Levítico 11:32-40 y 13:29-59. A menudo se enfatiza la necesidad del aislamiento y el lavado.

Aun hoy en día puede ser difícil distinguir entre distintos tipos de infecciones y sería mejor no correr riesgos. La transmisión de enfermedades, como el SIDA y la hepatitis, por medio de la sangre y otros fluidos corporales demuestra claramente la necesidad de tener cuidado.

Lea Filipenses 2:4.

  • ¿Qué impacto tienen nuestras vidas y prácticas de higiene sobre los demás?
  • ¿Cómo aseguramos que, primeramente, tomemos en consideración las necesidades y los intereses de los demás en cuanto a higiene o prácticas culturales?
  • ¿Ponemos a otros en riesgo debido a nuestra mala higiene? ¿Es ésta una actitud Cristiana? (Filipenses 2:4)

ESTUDIO BIBLICO 6 La puesta en práctica de la santidad Lea Levítico 19:1-18. El mandamiento ‘ama a tu prójimo’ aparece en primera instancia en Levítico 19:18. Resume los versículos 1-18, que contienen varias reglas y normas del Antiguo Testamento. Observemos este pasaje de Levítico. Clasifiquemos los mandamientos (versículos 3, 4, 9, 12, 14, 16 y 18) en grupos que tienen que ver con: 

  • la adoración a Dios  
  • la santidad personal 
  • exigencias de una vida santa en relación con otras personas.

Estos mandamientos se dan con una nota de autoridad. ¿De quién es esta autoridad? Notemos la naturaleza general de algunos mandamientos (versículos 2, 3 y 11) y los detalles precisos de otros (versículos 5-9, 13 y 14). Dios quiere que seamos santos, tanto en cuestiones generales como en los pequeños detalles de nuestra vida diaria.

  • En los versículos 9 y 14, ¿de qué manera la ley de Dios toma en cuenta a la gente pobre y a los de ‘afuera’?
  • ¿Cómo podemos cuidar de los necesitados o desposeídos a escala personal, como familias y como iglesia?
  • ¿Cómo podemos mostrar amor y cuidado por los enfermos de nuestra comunidad? 

ESTUDIO BIBLICO 7 Visible y no visible Los microbios son invisibles, sin embargo se propagan causando enfermedades, diarrea y hasta la muerte. Debemos mantenernos limpios nosotros mismos y mantener limpia nuestra agua y nuestros alimentos. El pecado, al igual que los microbios, también puede estar escondido y ser cada vez más dañino si no es controlado. Aun cuando una persona parezca limpia y libre de pecado por fuera, su corazón puede no estar limpio.

  • ¿Cómo se veían por fuera los Fariseos?
  • ¿Cómo eran en realidad?
  • ¿Hoy en día les diría Jesús algo diferente a nuestros líderes religiosos o a nosotros?
  • Los Fariseos lucían muy limpios. ¿Esta historia hace aportes a nuestra comprensión sobre los microbios y su impacto?

Lea Santiago 1:13-15.

  • ¿Qué sucede con los malos deseos descontrolados?

Todo lo que hacemos y pensamos importa. Nuestras palabras y acciones son multiplicadas por Satán o por Dios.

  • ¿Nuestros pensamientos y acciones propagan el mal o promueven el Reino de Dios?

Medite sobre 1 Corintios 10:31. ESTUDIO BIBLICO 8 Lavarse los pies La Biblia hace muchas referencias al lavado de los pies (Génesis 18:4; 19:2; 24:32; 43:24; 1 Samuel 25:41 y Timoteo 5:9-10). El lavado de los pies no se hacía únicamente por razones de higiene, sino también para que los visitantes se sintieran cómodos y bienvenidos.

  • ¿Qué dice el versículo 3 sobre Jesús?
  • ¿Qué hace Él como respuesta a ello? (versículos 4-5)
  • ¿Cómo reacciona Pedro a que Jesús lave sus pies? (versículos 6-9)
  • ¿De qué limpieza habla Jesús en los versículos 10-11?
  • ¿Qué reto se nos presenta en los versículos 12-17?

Lea Lucas 7:36-50. Aquí leemos sobre otra comida compartida.

  • ¿Qué dice Jesús en el versículo 47 que inspira a la mujer a lavar, besar y perfumar sus pies?
  • ¿Amamos nosotros a Jesús como lo amaba esta mujer?
  • ¿Cómo podemos ‘lavar los pies’ de la gente de nuestra comunidad?

ESTUDIO BIBLICO 9 La necesidad de la limpieza Necesitamos suministros de agua y alimentos limpios para mantenernos saludables y en crecimiento. La parte física y espiritual de nuestras vidas están vinculadas. Una parte afecta a la otra. La limpieza física puede ser simbólica de la limpieza espiritual. El Antiguo Testamento ofrece muchos ejemplos de la necesidad de limpiarnos antes de adorar a Dios.

  • ¿Qué hizo la casa de Jacob antes de construir un altar para Dios?
  • ¿Qué impacto ejercieron entonces en los pueblos a su alrededor?

Lea Éxodo 30:17-21.

  • ¿Qué hacían Aarón y sus hijos antes de entrar a la Tienda de reunión o de ofrecer ofrendas? Lea Números 8:5-15.
  • En los versículos 11 y 15, ¿qué ordenó Dios a Moisés hacer a los Levitas (versículos 5-6) para prepararlos para el trabajo del Señor?
  • En Hebreos 10:22, ¿qué somos capaces de hacer cuando somos ‘lavados exteriormente’ y ‘purificados interiormente’?

ESTUDIO BIBLICO 10 La limpieza por medio del bautismo El bautismo implica una limpieza simbólica y la eliminación de nuestros pecados. Lea Romanos 6:1-14. En el bautismo somos enterrados con Cristo, morimos a nuestros pecados. Después, en unidad con Cristo, somos elevados a una nueva vida. ¿Cómo nos usa Dios entonces? (Observemos el versículo 13) Lea Marcos 1:1-5.

  • En el versículo 5, ¿qué hacía la gente en su bautismo?
  • ¿Qué recibieron en el versículo 4?

¿Por qué somos llamados a ser santos? Observemos, por ejemplo, a Levítico 20:7, Isaías 6:3 y Efesios 1:4. ¿Qué sucede cuando no lo somos? Observemos a Isaías 35:8, Ezequiel 36:20-21 y Efesios 5:5. ESTUDIO BIBLICO 11 El resultado de estar limpio El agua sucia tiene usos limitados como regar cosechas. Al limpiarla y purificarla, puede ser utilizada para lavar, cocinar y ser consumida para sustentar la vida.

  • ¿Cómo Cristo hizo a su iglesia santa?
  • ¿Cómo continuamos haciendo la iglesia sucia y profana debido a nuestras vidas?
  • ¿Hoy en día cuál es el resultado del sacrificio de Cristo para nuestra iglesia?
  • ¿Cómo nos ayuda Dios a deshacernos de las cosas malas?

Dios se hizo hombre en Jesús para que nosotros podamos convertirnos en hijos de Dios (Juan 1:12-14) y pueblo escogido de Dios (1 Pedro 2:9-10). Lea 2 Timoteo 2:20-21.

  • ¿Qué sucede una vez que somos limpiados de las cosas sucias o profanas?

Lea Juan 4:13-14 y Juan 7:37-39. Jesús nos da una ‘agua’ muy especial para ayudarnos a vivir por Él.

  • ¿Qué es esa agua?
  • ¿Somos bendecidos por esa agua?

ESTUDIO BIBLICO 12 Cómo mantenerse limpio Una vez que tenemos suministros de agua limpia y alimentos saludables bien cocinados debemos protegerlos. ¿Qué tipos de protección hemos aprendido en esta guía?

  • ¿Estamos usando las formas de protección que necesitamos en nuestra comunidad?

Lea Efesios 6:10-18. Cuando llegamos a Dios, Él nos ayuda a defendernos de los ataques de Satanás si utilizamos la armadura que Él nos provee.

  • ¿De qué manera el cinturón de la verdad nos hace libres (Juan 8:32) y nos limpia (Juan 17:17)?
  • En 1 Tesalonicenses 5:8, ¿cómo la coraza de la justicia nos mantiene libres de pecados por medio del auto-control?
  • En Isaías 52:7, ¿cuál es el propósito de nuestros pies al compartir el evangelio?
  • ¿Cómo el escudo de nuestra fe nos mantiene seguros? (Observemos 2 Crónicas 20:20; 1 Juan 5:4)
  • ¿Al confiar en Dios, estamos utilizando el casco de la esperanza de la salvación? (Observemos 1 Tesalonicenses 5:8-10)
  • ¿De qué manera la palabra de Dios actúa como una espada? (Observemos Jeremías 23:29)
  • ¿De qué manera estamos utilizando todas estas partes de la armadura de Dios en nuestra vida cristiana para protegernos?
  • Y en general, tenemos el arma de la oración (versículo 18) para proteger todo lo que hagamos de manera que podamos ‘fortalecernos con el gran poder del Señor. ‘

Ahora tomemos un momento para orar pidiendo la protección de Dios en todo lo que hagamos..

¿Qué significa limpieza biblicamente?

La limpieza es una cualidad que se origina del Dios santo y limpio, pues él la posee. Enseñar al prójimo lo que implica la limpieza ayudara a mejorar las condiciones de vida de la gente. Y no debe extrañarnos pues Dios nos enseña para nuestro propio bien a ser santos y limpios en todos nuestros caminos (Isaías 48:17; 1 Pedro 1:15).

Dios es ejemplo a este respecto. La limpieza, así como sus otras cualidades invisibles, se ven claramente en Su creación “visible” Romanos 1-20. Observamos que la creación misma no produce ninguna contaminación duradera.

La Tierra, con sus muchos ciclos ecológicos, es una maravilla que se limpia a sí misma, y está diseñada para que sus habitantes vivan en condiciones limpias y saludables. Algo tan limpio solo puede ser el producto de un Diseñador interesado en la limpieza.

Por lo tanto, de lo anterior deduzco  que los adoradores de Dios deben ser limpios en todo aspecto de su vida. Cuatro aspectos de la limpieza     La Biblia identifica cuatro aspectos de la limpieza que los adoradores de Dios deben esforzarse por conseguir.

Examinemos uno por uno. Espiritual. Esta puede considerarse la más importante de todas porque tiene que ver con la perspectiva de la persona de vivir para siempre; sin embargo, suele ser la más desatendida. Dicho sencillamente, ser limpio en sentido espiritual significa nunca cruzar los límites que Dios ha fijado entre la adoración verdadera y la falsa, pues él considera inmunda cualquier clase de adoración falsa.

  • La biblia es específica en esto “Sálganse de entre ellos, y sepárense dice Dios  y dejen de tocar  cosa inmunda y yo los recibiré” 2 Corintios 6-17;
  • “La forma de adoración que es limpia e incontaminada desde el punto de vista de nuestro Dios y Padre es esta “mantenerse sin mancha del mundo” (Santiago 1:27);

Dios demostró con claridad que desaprueba el que se mezcle la adoración falsa con su adoración verdadera. La falsa muchas veces incluye prácticas inmundas e ídolos y dioses detestables Jeremías 32:3). Por ello, se insta a quienes quieran ser verdaderos cristianos  evitar cualquier contacto con la adoración inmunda 1 Corintios 10:20, 21; Revelación Apocalipsis 18-14     Moral.

En este caso, Dios también hace una clara distinción entre lo que es limpio y lo que no lo es. El mundo en general vive en sus propios deleites por la dureza de su corazón tienen el entendimiento oscuro, pues han perdido toda sensibilidad y se entregaron a una vida sucia llena de impurezas tal como se describe  en la biblia “Mentalmente se hallan en oscuridad y alejados de la vida que pertenece a Dios.

Habiendo llegado a estar más allá de todo sentido moral, se entregaron a la conducta relajada para obrar toda clase de inmundicia con avidez”. Efesios 4:17-19. Dicho modo de pensar inmoral se refleja de muchas maneras tanto directas como sutiles por lo que en estos tiempos es necesario que los que quieran vivir limpios estén vigilantes y miren que actualmente ya casi nadie quiere buscar a Dios, pues no quieren renunciar a sus malas costumbres.

Quienes aman a Dios saben que la prostitución, la homosexualidad, las relaciones sexuales premaritales y la pornografía violan las normas de Nuestro Padre Celestial en cuanto a la limpieza moral. No obstante, tales prácticas son comunes en el mundo del espectáculo y de la moda.

Por eso, los que adoran a Dios  tienen que protegerse de estas tendencias. Llevar ropa muy corta o reveladora a las reuniones cristianas o a las reuniones sociales dirige innecesariamente la atención al cuerpo humano y manifiesta falta de castidad e incluso puede provocar pensamientos impuros en los demás Mental.

  1. “mis pensamientos no son tus pensamientos”  Lo pensamientos de Jehová son perfectos en el no cabe ninguna imperfección;
  2. La mente de quienes queremos vivir una vida limpia ante su presencia,   no debe ser un depósito de pensamientos inmundos;
You might be interested:  Que Dice La Biblia Sobre Las Malas Madres?

Jesús advirtió en cuanto a esto, al decir: “Todo el que sigue mirando a una mujer a fin de tener una pasión por ella ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” Mateo 5-28; Marcos 7:20-23. Estas palabras son aplicables también a ver fotos y películas pornográficas, leer relatos de actividades lascivas y escuchar canciones cuya letra es insinuante.

  1. De modo que los seguidores  de Dios deben evitar contaminarse abrigando pensamientos impuros que pudieran llevarlos a hablar y actuar de forma inmunda Mateo 12-34 y 15:18;
  2. Física;
  3. Según la Biblia, la santidad y la limpieza física están estrechamente relacionadas;

Por ejemplo, Pablo escribió: “Amados, limpiémonos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” 2 Corintios 7:1. Por ello, los cristianos verdaderos deben procurar mantener su cuerpo, su hogar y los alrededores de este aseados y ordenados, según lo permitan las circunstancias.

  1. Deben tratar de hacer cuanto puedan para mantenerse limpios y presentables, incluso en los lugares donde hay poca agua para lavarse o bañarse;
  2. La limpieza física también excluye el consumo de tabaco en cualquiera de sus formas, así como el abuso del alcohol y las drogas, pues tales prácticas contaminan y dañan el cuerpo;

El olor fragante de una persona limpia invita a estar cerca de ella como dice Cantar de los cantares “el olor de sus vestidos como el olor del Líbano” Cantares 4-11 una persona sucia huele mal y nadie se acercara a ella. Cuidar de nuestra higiene personal es un proceder amoroso, ya que no queremos ofender con olores desagradables a quienes nos rodean.

  • Los perfumes y colonias pueden ser placenteros, pero no eliminan la necesidad de que nos bañemos y nos pongamos ropa limpia regularmente;
  • En conclusión  no hay que cuidar solo la limpieza personal o física sino también la moral, mental y espiritual sobre todo hay que despojarse de la viejas costumbres y vivir como dice Dios limpios y en Santidad sin lo cual nadie lo vera, así seamos los más ricos o más pobres sin  acepción de personas el nos quiere limpios sin manchas;

Atrévete haz  un pacto con él  y serás limpio. Comentarios melita_ihd@hotmail. com..

¿Qué es el desorden en la Biblia?

Falta de orden, confusión. Alteración del orden moral, público o social.

¿Qué significado tiene la escoba en la Biblia?

1 CuadMon 43 (1977) JEAN LECLERCQ, OSB LA ESCOBA EN LA BIBLIA Y EN LA LITURGIA SEGÚN LA TRADICIÓN LATINA 52 Scopis mundatam (Mt 12,44; Lc 11,25) Se requeriría una larga disertación para ilustrar, como el tema lo merece, el papel que la escoba ha desempeñado en las civilizaciones que se escalonan desde lo que llamamos el Extremo Oriente hasta Europa (y sus prolongaciones en América del Norte y del Sur) y en otras partes del mundo.

En este trabajo se considerará -y no de manera exhaustiva- sólo un capítulo muy limitado de esa larga y vasta historia que es la tradición cristiana, y únicamente en cuanto a las relaciones entre la Biblia y la liturgia en la literatura antigua y medieval.

El nombre latino más frecuente de la escoba es scopa -a veces empleado en plural- y el verbo que designaba más frecuentemente la acción de barrer era everrere; ambos han tenido sus derivados. El instrumento en cuestión se fabricaba con juncos, tallos o varas de distintas clases de árboles, atados entre sí, y servía para la limpieza y también para azotar.

  1. Esos son los dos significados que se le dan en la tradición cristiana a comienzos de la edad patrística y luego en la Edad Media;
  2. La Biblia y los Padres No se pueden tratar separadamente la Biblia y los Padres, porque éstos no solamente han comentado las Sagradas Escrituras, sino que, al citarlas, nos han dado interesantes versiones de sus textos, como se comprueba, por ejemplo, respecto de textos que tratan de la escoba;

Antes de examinar el uso que los Padres han hecho de estos textos -y muchas veces con ocasión de la liturgia- haremos una lista de los versículos donde aparece esta palabra. Una concordancia completa de la Vulgata nos proporciona tres empleos de scopa y dos de scopare.

Pero los Padres latinos han citado a veces la Escritura según otras versiones que dependían especialmente del griego. Los textos A propósito de la escoba se pueden distinguir, según la importancia que la tradición les ha atribuido, dos grupos de citas bíblicas.

El primero comprende versículos que parecen haber sido utilizados o comentados con menos frecuencia o con menos insistencia. Entre éstos está en primer lugar el Sal 76,7: Y medité de noche en mi corazón, y me ejercitaba, y escobaba mi espíritu. En lo referente al último verbo -abstracción hecha de variantes ortográficas (scobebam, scrobabam), o derivadas y netamente erróneas (excolebam, excondebam, abscondabam)- se encuentran en los manuscritos y las citas patrísticas las palabras equivalentes: scrutabar scrutabam, perscrutabar, exercitabam, exercebar, cogitabam, garriebam, contribulabam ventilabam (seguido de me o de mente).

Esas palabras concretas son mucho más expresivas que la fórmula mi espíritu se interrogaba que se lee en algunas traducciones recientes. Jerónimo cita la frase añadiéndole una glosa que subraya todo su vigor: Et scopebam spiritum meum, hoc est fodiebam quasi agrum.

52 Agradecemos al autor el envío de este estudio para su publicación y nos excusamos por haber omitido algunas notas. Tradujo: Hna. Ma. Rosa de Nevares, osb. Abadía de Santa Escolástica. 2 En Is 14,23, se lee en un oráculo contra Babilonia y la barreré gastándola con la escoba, que la Biblia de Jerusalén traduce: Barreré con una escoba destructora.

  1. Jerónimo señala en su comentario que se trata aquí de un escobazo enérgico y bien dado – y la barreré no suavemente ni al azar – y asocia esta imagen a la idea de purificación con fuerza, de modo que no le quede suciedad alguna;

E insiste sobre este punto: Por lo cual el misericordiosísimo Señor la escobó con vehemencia y como con una escoba la limpió hasta dejarla pura. Pero hay en los Evangelios, con respecto a la escoba, dos textos de máxima importancia. Uno se encuentra en la parábola del espíritu impuro que vuelve a la casa y la encuentra barrida: tratan de ella dos textos paralelos de Mateo y Lucas.

  • El primero, Mt 12,44, se lee en la Vulgata así; Et veniens invenit eam vacantem, scopis mundatam et ornatam;
  • En Lc 11,25 se lee: Et cum venerit, invenit eam scopis mundatam et ornatam;
  • De ahora en adelante, en la tradición, la imagen de la escoba estará asociada a la idea de purificación y a la del ornatus, ya que la pureza era condición de la belleza;

En otro versículo, Lc 15,8, se vuelve a encontrar la idea del barrido, con un significado próximo al que evocan los textos de Mateo y Lucas que acabamos de citar. Se trata esta vez de la mujer que ha perdido una dracma: acaso no enciende una luz, barre la casa y busca con diligencia hasta encontrarla? Aquí de nuevo, algunas versiones antiguas ponen equivalentes de la palabra everrit que precisan su significado: ya mundat o emundat, ya scopis commundat, scopis mundavit, scopis mundat, scopis mundabit.

También aquí domina la idea de purificación, sugerida por los textos mismos. Empleo de estos textos por los Padres Bastaría ahora con remitir a todos los comentarios que todos los Padres latinos hacen a todos los textos indicados más arriba para reunir una buena cosecha de referencias y citas.

Contentémonos aquí con mostrar cómo los dos pasajes evangélicos han sido una ocasión para introducir una idea destinada a expresarse en la liturgia: la de la penitencia. Consideremos primero a la mujer que barre su casa, de la que hablan Mt 12,44 y Lc 11,25.

Ya desde fines del s. II o comienzos del s. III, Tertuliano, en su De Poenitentia, hace alusión a ese texto al hablar de la necesidad de purificar los espíritus de todo antiguo error y de toda ignorancia, a fin de preparar un lugar para el Espíritu Santo y sus dones 53.

La idea atraviesa todo el período patrístico antiguo, al fin del cual se la encontrará en sermones y comentarios bíblicos, a veces con nuevas perspectivas; las ramitas con las que se fabrica la escoba, las scopae, se convierten en el símbolo de las palabras de la fe y de la verdad, que purifican al catecúmeno ; se puntualizará que las palabras de la fe purifican de la ignorancia pero no de los pecados, y que el ornato de la morada interior viene de la observancia de los preceptos.

En el s. VI, san Gregorio de Tours cuenta cómo un pobre a quien un confesor del s. III, san Ludre, había pedido en sueños que barriera el cuarto donde había pasado su infancia, fue recompensado por la aparición de una moneda que el pobre se apresuró a recoger 54.

La imagen de la mujer que en Lc 15,8, barre su casa para encontrar la dracma perdida, fue utilizada en el mismo sentido. Aquí también Tertuliano es el testigo más antiguo. Hace notar que la parábola evangélica no menciona únicamente el barrido, sino la luz que hubo que encender 55 : ésta no es menos necesaria que la penitencia.

  1. Un poco más tarde, Orígenes, en textos que Rufino habría de introducir en la tradición latina, dice que es la sabiduría de Dios que se lanza en busca de las naciones 56 e insiste en el carácter interior del esfuerzo necesario, simbolizado por el barrido: No es afuera sino en su casa donde la mujer que había perdido su dracma la volvió a encontrar: había encendido su lámpara, había barrido su casa, había sacado las basuras e inmundicias que se habían acumulado allí por una larga y perezosa negligencia; y 53 De paen;

II,6. CCL I, pp ; ibid. II, p Líber in gloria confessorum, 90, MGH, Script. rer. Merov. I, p De pudicitia, IX,2, CCL 2, p In Ep. ad Rom. , 8, PG 14,1174 C. 3 allí encontró su dracma. En cuanto a vosotros, si encendéis vuestra lámpara, si vosotros os servís de la luz del Espíritu Santo, si veis la luz en su luz, encontraréis la dracma dentro de vosotros mismos.

Porque dentro de vosotros se halla la imagen del rey celestial 57. Hacia fines de la edad patrística antigua, un predicador anónimo desarrollará la misma idea, precisando además que la dracma lleva grabada la imagen del emperador; así, lleva el alma la imagen de Dios, pero ésta ha sido oscurecida por los vicios y por eso hay que liberarla de ellos por una penitencia eficaz.

Así como barremos la casa para que resulte agradable a nuestros amigos, purifiquemos nuestras almas para que agraden a los ángeles, y que el Señor de los ángeles se digne venir a ella 58. Pronto y de manera continua, el simbolismo de la escoba -que se originó en los Evangelios- fue utilizado en un contexto de penitencia, de purificación de toda la Iglesia y de cada uno de sus miembros.

En un texto cuyas traducciones latinas son muy antiguas, Hermas escribe del Pastor: Llenó pues los huecos de las piedras retiradas de la construcción, y mandó barrer los alrededores de la torre para que quedara todo limpio.

Y las vírgenes tomando sendas escobas, se pusieron a barrer y a quitar toda la suciedad de la torre y la rociaron con agua y todo el paraje de la torre quedó ameno y hermosísimo 59. Y en el s. V, san Euquerio de Lyon, a propósito del término scopae, reúne en una misma fórmula la idea de la superstición y de la vanagloria con la de la purificación.

  • En la misma época, ese esfuerzo de ascesis se concretará en una actividad material: la de barrer;
  • San Cesáreo de Arles reprocha a los penitentes por no entregarse a los trabajos que les incumben, sobre todo al de barrer las iglesias;

Venancio Fortunato alaba a sta. Radegunda porque, por espíritu de mortificación, barría no solamente los patios del monasterio sino también los rincones donde habitualmente se junta la basura 60. Aplicación realista de un simbolismo cuya literatura profana ofrece también sus ejemplos: Amiano Marcellino evoca una floración de las ramas de una escoba, en una frase que traducida perdería su sabor: scopae florere sunt visae, quibus.

  1. curia mundabatur;
  2. II;
  3. La Edad Media La Edad Media trasmite, con respecto a la escoba, las ideas que ha recibido de la antigüedad: la definición y la descripción del instrumento y de los elementos que lo constituyen se parecen a los de antes: el ámbito material y espiritual, en el cual los términos scopa y scopae son utilizados sigue siendo el mismo;

Su aplicación principal al sentido de purificación, es también constante; pero se enriquece con nuevos matices que ilustraremos por medio de ejemplos. Símbolo de pureza Un breve poema de fines del s. VIII o de comienzos del s. IX bastará para damos una idea de la escoba como símbolo de pulcritud; se titula De scopa.

  1. Habla la escoba: Florigeras gero comas, dum maneo silvis, Et honesto vivo modo, dum habito campis;
  2. Turpius me nulla domi vernacula servit Et redacta vili solo depono capillos: Cuncti per horrendam me terrae pulverem iactant, Sed amoena domus sine me nulla videtur In Gen;

13,4, SC 7, 1944, p Ps. – Agustin Sermo 259,2, PL 39,2224. Este simbolismo está largamente desarrollado, y aplicado al barrido no sólo de las casas sino también de los establos. 59 Sim. IX,10, SC 53, 1958, p De vita S. Radegundis, I,23, MGH, Script. rer. Merov. II, p Rhytmi aevi Merovingi et Carolini, 18, MGH, Poet.

, IV,2, p. 743. 4 Por la misma época, un autor anónimo de alegorías, en un poema en que se habla de la cámara del Señor -es decir, del cristiano- (De camara Christi), aplica ese simbolismo a la pureza: La cuarta es la santa pureza, que barre la cámara 62.

Desde comienzos del s. IX, Teodulfo de Orléans aplica la imagen de la escoba a la extirpación del orgullo: Pellitur extemplo tuus, o Iactantia, morbus, Nonque animum illectum gloria vana linit. Mórbida seuve abicit metus et contagia pestis, Sic sordos aedi aspera scopa abigit 63.

Luego se verá en la expresión scopare spiritum, que se encuentra en el salmo 76,7,la expresión de la humildad o de aquella ascesis que es la condición de la contemplación en la vida solitaria. En el s. XII, el simbolismo del barrido asumirá nuevos significados: para algunos evocará la purificación instantánea de todo pensamiento puramente humano, oculto en lo más recóndito del alma, que se produce en el mártir en el momento de la muerte.

Pedro de Celle la asociará a la idea de esa luz interior que ilumina a todo hombre mostrándole la impureza de su corazón 64. Pedro de Blois verá una invitación a liberarse de las propias preocupaciones y pensamientos que son un obstáculo para el estudio 65.

Sobre todo san Bernardo, en ese punto como en tantos otros, utilizará el tema con tanta imaginación como profundidad. En su De gratia et libero arbitrio, se inspira en una idea patrística, que él amplía a su manera muy original.

Compara la Sabiduría encarnada con esa mujer que busca la dracma perdida, es decir, la imagen de Dios, oscurecida por los vicios, y que sólo puede ser encontrada a la luz de Dios. Se reconoce aquí un pensamiento que Orígenes había esbozado 66 y en el que ya se había inspirado otro autor 67 ; en este lugar se encuentra admirablemente orquestado en el contexto de la regio dissimilitudinis: Dios mismo, en cierto modo, se ha puesto a buscar su propia imagen y se hace hombre para restaurarla y devolverle su esplendor 68.

Esto no se realizará sin el esfuerzo del cristiano. Frondosa cabellera tengo mientras estoy en los bosques, y vivo con pulcritud mientras habito en los campos. Ningún útil más sucio que yo presta servicio en la casa, y reducida a limpiar el vil suelo pierdo mis cabellos: Todos, al verme tan fea y sucia, me arrojan por tierra, y no obstante, sin mí, casa alguna puede ser pulcra y amena.

62 Anonymus, De allegoriis (Ms. Saint-Gall, 230 p. 536). 63 Carmina, I,238, MGH, Poet. , I. p Es expulsada del templo tu enfermedad, oh Jactancia! Tampoco la vanagloria invade el alma, porque rechaza el malsano contagio de la enfermedad como barre la áspera escoba la suciedad de las casas.

You might be interested:  Que Significa El Limon En La Biblia?

64 Epist. I,25, PL 202,427, en una carta a Pedro el Venerable donde le habla de la luz que ha recibido de una conversación que tuvo con él. 65 Epist. 9, PL 207,26 D. 66 Véase nota 4 67 Véase nota 6 68 De gr. et lib.

arb. , 32, ed. S Bernardi opera, III, Roma 1963, p. 188: todo este 32 desarrolla con amplitud este tema. Bernardo emplea aquí en vez de everrit el término evertit, conforme a una tradición ampliamente atestiguada en los manuscritos de la Edad Media. 5 Bernardo lo dice, seguramente con una sonrisa, en un sermón de la Asunción en el que comenta la visita de Jesús a Marta y María: una representa el servicio, ministerium: la otra, la contemplación.

Pero había también en su casa un tercer personaje: su hermano Lázaro. Qué puede representar éste sino la limpieza, la mundificatio? y habla de su escoba, scopa Lazari 69. Aquel que estuvo cuatro días en el sepulcro y que salió de él es figura del penitente 70, es figura de quien llora sus pecados 71.

Si Lázaro está presente, todo está pronto para la llegada del Señor: Entre, pues, el Salvador y visite frecuentemente esta casa que limpia Lázaro penitente, adorna Marta, y colma María, dedicada a la interior contemplación 72. Instrumento de penitencia El mismo atado de varas que sirve para barrer puede ser utilizado también para azotar: el scopamentum es entonces la flagelación.

  1. Esta puede ser impuesta como castigo o practicada espontáneamente en espíritu de mortificación;
  2. Se encuentran, con esos dos sentidos, las expresiones scopa o scopae, que equivalen entonces a la disciplina : S;

Pedro Damián hasta llega a asociar a ambas cuando habla de la scoparum disciplina, expresión que se refiere a los azotes que se aplican recíprocamente unos a otros, la vicaria disciplina scoparum. Prolongando una tradición que se remontaba hasta los Padres del desierto, elaboró una doctrina en torno a ese ejercicio que consistía en imitar las flagelaciones recibidas por el Señor, los Apóstoles y tantos mártires.

Pero supo señalar los límites de esa práctica, y a los que tendían a abusar de ella daba este buen consejo, inspirado en el salmo 76: Spiritum potius scopite (azotad mas bien el espíritu) 73. De acuerdo al costumbrero monástico de Guillermo de Hirsau, sólo se imponía esa pena por faltas graves.

Se podía invitar al culpable a infligírsela a sí mismo. La imagen podía, por otra parte, ser tomada en un sentido muy amplio, a propósito de todos los juicios y castigos, es decir, los flagelos y calamidades por medio de los cuales a veces Dios atrae nuevamente hacia sí a los que se revuelcan en el pecado 74.

  • Pero en la Vida de Santa Walburga, de comienzos del s;
  • XIII, se trata ciertamente de un sufrimiento corporal sobre cuya intensidad se dan detalles: porque la scopa que se aplicaban cada día, estaba hecha con ramas de rosales, cuyas espinas, aún jóvenes, eran punzantes;

Se comprende entonces que se haya podido llegar a utilizar las scopae como instrumento de tortura destinado a arrancar una confesión: en el s. XI, Dudón de S. Quintín lo dice a propósito de un ladrón, y Pedro Damián a propósito de un feliz pecador que confesó su crimen gracias a no sé cuántos azotes, tantos como jamás había recibido antes 75.

De estas violencias, que al parecer fueron bienhechoras, retengamos sólo una idea: la del castigo, que un poeta del s. XIII evocaba en este verso: Aura serena bonis, scopa severa malis. Barrido y oración Estamos ahora en condiciones de comprender por qué, en el transcurso de toda la Edad Media, el barrido pudo ser considerado como un servicio eclesial: daba al penitente la ocasión de mortificarse, mientras realizaba un trabajo útil.

He aquí solo algunos ejemplos. En la Visión de 69 In Assumpt. , 2,8, ed. Bernardi opera, II, Roma 1968, p. 237,6. 70 Ibid. , 7, p. 236, Sup. Cant. , 57,10-11, ed. Bernardi opera, II, Roma 1958, pp In Assumpt. , 2,7, p. 236, Epist. 6,34, PL 144,434 A. 74 S. Hildegardis, Liber vitae meritorum, III,24, ed.

Pitra, Analecta sacra VIII, Monte Casino 1882, p S. Pedro Damiano, Vita Romualdi 38, ed. Tabacco, Roma 1957, p. 78. 6 San Baroncio, del s. VII, se cuenta que este santo ayudó a un monje a retornar a su monasterio, donde se encontraba el sepulcro del santo, respondiendo a la promesa de que dicho monje barrería el sepulcro todos los domingos al canto del Miserere 76.

Notemos cómo se asocian aquí barrido y oración. En 780 ó 781, un tal Hilduino deja a una iglesia en su testamento como donación, el pan que se le dará al que barra dicha iglesia cada sábado 77. Años más tarde, la tarea del barrido todavía aparece en documentos como un servicio que se presta a la Iglesia, ya que asegurar la limpieza de los edificios sagrados es un acto de culto.

El que ayuda al sacristán en ese servicio es llamado scopalarius, scopalatus, scopatarius, scoparius o scopator. La curia romana reconocerá barrenderos secretos y barrenderos comunes 78. Vemos, pues, que la imagen y el nombre de la escoba, que los Evangelios depositan como semilla en la tradición, no han dejado de estimular la reflexión y la práctica de los cristianos.

Hacia el fin del período medieval, Alano de Lila, en aquellas Distinctiones en las que da la definición de un cierto número de términos del vocabulario teológico, consagra un párrafo bastante largo a la scopa, ese instrumento que sirve para limpiar un lugar.

Da dos interpretaciones a la escoba. En primer lugar estaría la observancia de las ceremonias prescritas por el Antiguo Testamento: el espíritu impuro había sido arrojado de la Sinagoga por el agua del Jordán; luego, la Sinagoga recibió la Ley pero volvió a la idolatría y finalmente rechazó a Cristo.

Cuando el espíritu volvió, la encontró barrida con escoba, es decir, por la observancia de las ceremonias que, como la escoba, limpian el exterior pero no el interior. Pero también puede la escoba representar la penitencia, que purifica el alma. Por eso David podía decir: Yo barría mi espíritu, es decir, Purificaba mi alma por la penitencia 79.

  • De hecho, la scopa es asociada a la confesión, al exorcismo, al hábito de los penitentes, a la procesión de los flagelantes: el vocablo evangélico había encontrado su lugar en la liturgia;
  • En cuanto a aquel barrido interior del que habla el salmo 76, iba a la par con la meditación y el deseo escatológico;

* * * Hay otra vía por la que la escoba ha entrado en la liturgia: la iconografía. En salterios, evangeliarios, misales se pintaba la escoba en el margen o en las iniciales de pasajes bíblicos donde se la mencionaba. Pero ese capítulo de la historia del arte cristiano debería ser objeto de un estudio especial.

  • Baste llamar la atención sobre ello;
  • La tradición que acaba de ser evocada con referencia al cristianismo antiguo y medieval, tiene analogías con la de otras religiones y, en la nuestra, con algunos representantes del período moderno;

No nos detendremos en ello aquí. Pero séanos permitido indicar solamente algunos ejemplos. En el budismo Zen, un ejercicio, llamado en japonés samu, consiste en meditar barriendo 80. Ya hemos citado un poema de la época merovingia que hacía hablar a la escoba.

En nuestro siglo, el gran poeta italiano Pascoli ha vuelto a tocar el tema, sin saber probablemente que había sido tratado antes. Lo desarrolla ampliamente, en las dieciocho stanze de su Canzone della 76 Visio Baronti, 14, MGH, Script.

rer. Merov. 5, p En el s. XII, el autor anónimo de la Vida de san Esteban de Obazina verá una prueba de las virtudes de aquellas mujeres que el santo había convertido, en el hecho de que se entregaban al barrido de las casas. Cf. Vie de S. Etienne d 0bazine, Clermond-Ferrand 1970, p Véase Dizionario di erudizione storico-ecclesiastica da S.

Pietro ai nostri giorni, Venecia TT. 23 y 62. El reglamento de los scopatori segreti di Sua Santità fue renovado el 8 de agosto de Distinctiones dictionum theologicalium, PL 210, Al Zen le gusta el barrido, dice por ejemplo un antiguo proverbio citado por L.

Frederi. Au Japon à l époque des Samourai, ; Paris, 1968, p. 217. 7 granata. La escoba sigue siendo aquí el símbolo de la humildad, del arrepentimiento y de la pureza: Sei l umile ancella, ma regni Su l umile casa pulita. Minacci, rimproveri; insegni Ch è bella, se pura, la vita 81.

Por fin, en nuestro tiempo, Martín de Porres, mulato de América del Sur canonizado no hace mucho, es representado con una escoba, cuyo uso perseverante contribuyó en gran manera a su santificación, hasta el punto de que se le llamó Fray Escoba 82.

En las estampas que en su honor se distribuyen en el Perú, se lo representa con la escoba en la mano, tal como la tuvo en la tierra: pero también la tiene en la mano en su gloria, donde los ángeles lo rodean: gracias a él, por lo menos en la iconografía, ha entrado la escoba en el cielo.

Clervaux 81 Canti di Castelvecchio, en Poesie di Giovanni Pascoli, IV, Bologna, p N. Trad. Eres la humilde servidora, pero reinas en la casa humilde y aseada; amenaza, reprende; enseña que es hermosa si pura la vida.

82 Tal es el título de una película que, en 1961, narraba su vida y cuyas estampas han sido reproducidas por J. HERRANZ, Fray Escoba, Palencia, 1962..

¿Qué dice la Biblia sobre el orden?

La oración, la paz y el orden son necesarios en el trabajo, así como en la iglesia (1 Timoteo 2:1-15) Pablo comienza este capítulo exhortando a que ‘se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad’ (1Ti 2:1–2).

¿Cómo mantener la casa limpia y ordenada?

¿Cómo evitar la contaminación espiritual?

There is no translation available. Según un artículo publicado en la primera plana del New York Times , cada vez son más los “jaredim” (el término de preferencia para los judíos ultra-ortodoxos) que están exigiendo reubicar a las pasajeras en los aviones para que los hombres jaredí no tengan que sentarse junto a ellas.

No todos los judíos jaredí se oponen a sentarse junto a una mujer al utilizar transporte público. De hecho, la exigencia es una novedad que muchos judíos ortodoxos repudian. Pero algunos segmentos de la comunidad jaredí han adoptado interpretaciones estrictas de la ley judía, concibiendo a la segregación de los géneros en particular, como una forma de probar la fe ortodoxa.

Dentro de todas las tradiciones religiosas podemos observar la misma escisión entre una rama purista, que insiste en las formas más estrictas de práctica religiosa, y una rama más pragmática que adopta un enfoque más acomodaticio. Incluso podemos encontrar versiones de la misma escisión entre fundamentalistas religiosos.

Quizás el ejemplo más prominente sea Jerry Falwell, quien conformó el llamado “Moral Majority” (Mayoría Moral) exhortando a sus correligionarios evangélicos a abandonar su enfoque en la pureza espiritual interna para encontrar una causa común con los católicos.

Este constante tire y afloje entre los puristas y los pragmáticos produce un endurecimiento de los estándares de los puristas en cuanto a las acomodaciones de los pragmáticos. De hecho, son los puristas los que van ganando terreno, debido en parte a la demografía (mayores tasas de natalidad), y en parte a las dinámicas internas de los movimientos reaccionarios (quienes, siguiendo la clásica política del contragolpe, son impulsados por los avances del adversario).

No obstante, las dinámicas internas del liberalismo moderno también son parte de esta historia. Muchas de las prácticas de los llamados tradicionalistas religiosos son novedades históricas. También lo es la idea cada vez más vigente de que la sociedad liberal tiene la obligación de acomodarse a estas prácticas.

Esta idea se ha anclado en una formulación sorprendentemente amplia del principio de la acomodación religiosa. Según la visión actual, recientemente adoptada por la Corte Suprema de EEUU, las personas de fe religiosa tiene el derecho de exigir que otras personas se acomoden a sus prácticas a no ser que existan intereses de Estado contrapuestos de la más alta magnitud (razones “imperiosas”, de acuerdo a la terminología de la doctrina constitucional moderna), y no hay ninguna forma menos restrictiva de proteger esos intereses.

  1. Intuitivamente, esta doctrina tiene un poder de atracción considerable;
  2. ¿Por qué la sociedad no se acomoda a personas con distintas prácticas religiosas, si es posible hacerlo sin menoscabar ninguno de sus intereses? Aceptamos que las personas con limitaciones físicas tienen el derecho a adecuaciones razonables que implican sacrificios necesarios de los demás: de dinero, conveniencia, etc;

Entonces, ¿por qué no aplicar el mismo principio para abordar las incompatibilidades entre las prácticas religiosas y las normas del mainstream cultural? La respuesta es que lo deberíamos hacer y en efecto lo hacemos: aplicamos este principio de acomodación cuando se trata de prácticas religiosas como no afeitarse la barba, como lo sostuvo la Corte Suprema en el caso Holt v.

  • Hobbs, un caso que incluía el derecho de un recluso musulmán a la acomodación religiosa;
  • Otras prácticas religiosas, como usar el yarmukle (la kipá), el llamado a oración del almuecín, o la objeción de conciencia al servicio militar también han recibido su debida protección;

Pero las exigencias basadas en la pureza religiosa son diferentes. Mientras que muchas prácticas y creencias religiosas pueden y deben ser acomodadas, aquellas fundamentadas en la exigencia de protección de la contaminación espiritual que deviene de los pecados y la sensualidad de los otros no deberían serlo.

Hoy en día, son cada vez mayores las exigencias de acomodar las pretensiones de pureza espiritual, como lo ilustra el caso de los jaredím aeronáuticos. Esta aspiración a una pureza religiosa no se limita a las nuevas prácticas de segregación de género cultivadas por musulmanes y judíos extremistas.

También fundamentan las exigencias de los cristianos conservadores que se oponen a “facilitar el pecado”. Esto incluye a empleadores que apelan al derecho para no facilitarle a sus empleados acceso a métodos anticonceptivos y a negocios que recurren al derecho de no proveer bienes y servicios a matrimonios gay.

En todos estos casos, la idea subyacente es que a los creyentes pueden ser contaminados por el contacto con acciones pecadoras o con la impureza espiritual de otros (especialmente de las mujeres y las minorías).

Lo que hace a las prácticas de pureza religiosa distintas de otras prácticas religiosas es que están fundamentadas en una creencia y un miedo profundo a la contaminación espiritual. Los creyentes de esta ideología desarrollan una especie de reacción alérgica a cualquier cosa que creen que los pueda contaminar.

Más aun, el liberalismo contemporáneo ha animado a los creyentes a traducir su creencia en un deber religioso de evitar la contaminación espiritual en la afirmación de un derecho secular a no ser contaminados por la impureza espiritual de otros—un derecho que ellos creen que el estado debería proteger.

Los teólogos siempre han reconocido que la exigencia de la pureza espiritual en un mundo inherentemente impuro es una contradicción lógica. Este reconocimiento resultó en lo que podríamos llamar el dilema del purista. Generaciones de pensadores en las tradiciones católica, judía y musulmana (y sin duda en otras tradiciones religiosas también) se enfrentaron a la pregunta de cómo reconciliar las exigencias de una pureza espiritual absoluta con la vida en el mundo material, si acaso esto es posible.

  1. La mayoría concluyeron que no era posible reconciliarlas debido a que, a) entablar relaciones comerciales y políticas con otros significa ser parte de una red de relaciones mutuamente habilitantes que lo hacen a uno responsable parcialmente por las acciones de los otros, y b) al menos algunos de esos otros con los que una está ligado en una red de relaciones materiales mutuamente habilitantes son, necesariamente, “pecadores” (esto es, gente que no comparte los mismos estándares religiosos que uno);

La teología tradicional reconoce que solo hay tres maneras de resolver el dilema del purista: el camino de la separación, el camino de la regulación, y el camino de la acomodación. Los puristas religiosos tradicionalmente optan por el camino de la separación radical y de la renuncia al reino de los “asuntos mundanos”.

  • Éste es el ímpetu que produjeron algunos de los movimientos religiosos separatistas como es el caso de los anabaptistas (de los cuales los amish y los menonitas son los ejemplos más conocidos) y de las diversas sectas del judaísmo jasídico y jaredí, quienes, al igual que los amish, abogan por el aislamiento del mundo profano;
You might be interested:  Como Son Los Serafines Segun La Biblia?

Esta postura separatista también fue adoptada por los fundamentalistas protestantes cuando se retiraron de la política para cultivar la pureza espiritual después de la humillación pública que representó el juicio de 1925 en contra de Scopes. El Reverendo Jerry Falwell tuvo que convencer a los fundamentalistas de abandonar esta postura quietista para unirse a la movilización política de conservadores religiosos conocida hoy en día como la derecha religiosa.

El rechazo de Falwell al enfoque purista revivió antiguos debates teológicos. Mientras que el separatismo ofrecía una solución lógica al dilema del purista, la mayoría de los judíos y cristianos devotos consideraban la renuncia a los asuntos mundanos una decisión impracticable.

Razonaban que Dios no pudo haber impuesto a los seres humano estándares que estuvieran más allá de su capacidad, y por lo tanto el vivir en una sociedad con otros—incluyendo a los pecadores—tiene que ser una intención de Dios. Pero, mientras que los enfoques puristas y acomodaticios tiraban en direcciones contrarias, ambos nacieron del mismo reconocimiento: las personas que entablan relacionas económicas facilitan, y por lo tanto, comparten la responsabilidad por sus acciones respectivas.

  1. La única forma de evitar ser contaminado por el pecado y la corrupción espiritual, de acuerdo a este entendimiento mutuo, es el de retraerse completamente de la sociedad—o renunciar a la exigencia de una pureza religiosa perfecta;

Irónicamente, son las mismas personas que se conciben a sí mismas como exponentes de la fe tradicional religiosa las que se han olvidado esta tradicional sabiduría religiosa. No solamente se trata de que las prácticas que ellos buscan proteger son invenciones modernas.

También han perdido de vista la comprensión original de que el camino de la pureza espiritual solo se puede buscar renunciando a los lazos sociales que llevan a las personas a hacer negocios y compartir acomodaciones públicas con aquellos cuyas prácticas se desvían de las propias.

El resultado es una retahíla de exigencias puristas que busca protección de la contaminación espiritual, combinada con un enfoque intransigente a la acomodación religiosa que ignora la necesidad de compromiso, fundamento mismo de la acomodación. Son pocos los que reconocen que la acomodación se origina dentro de las mismas tradiciones religiosas.

  1. En la medida en que la movilización política de los nuevos puristas ha incrementado, la historia de la acomodación se ha relegado a un segundo plano;
  2. Los auto-denominados “tradicionalistas” y los secularistas contemporáneos se olvidan de las formas más pragmáticas de la religión que han sido dominantes históricamente y a las que aún se adhieren la gran mayoría de las personas religiosas hoy en día;

Tanto en el campo secular como en el conservador religioso, la adherencia inflexible a la ley religiosa es equiparada, cada vez de forma más irreflexiva, a la religión en sí. Podemos observar esta tendencia desplegada a toda luz en los argumentos orales del caso Holt v.

  1. Hobbs , cuando el magistrado Scalia tuvo dificultades evidentes con la idea de que el recluso pudiera “comprometer” sus estándares religiosos al estar de acuerdo en mantener su barba recortada, y sin embargo continuar con su reivindicación de la obligación religiosa de no afeitarse;

No es necesario ni tendríamos que compartir la incomprensión del magistrado Scalia. Lejos de ser antitético a la verdadera fe religiosa, el compromiso yace en la esencia misma de la tradición religiosa. Pero el compromiso, como se concibe, implica concesiones en ambos sentidos.

Los religiosos deberían abandonar la insistencia en la pureza total y relajar sus estándares morales para justificar el vivir en formas cooperativas y en relaciones con los demás, tanto como los demás deberían acomodarse a las de ellos.

Este es el sentido original del principio de la acomodación religiosa y el significado al cual deberíamos continuar plegándonos hoy en día. Ciertamente, las personas son libres de creer lo que quieran. Y si algunas, como el magistrado Scalia y otros motivados por el miedo a la contaminación religiosa, prefieren la interpretación purista de la fe religiosa por sobre la interpretación acomodaticia, están en todo su derecho.

  • Pero ese derecho no se extiende a la exigencia de brindarle acomodación a esta versión de la religión por sobre otras;
  • Otro asunto por cuestionarse es si las comunidades tienen el derecho de aislarse completamente de la sociedad;

El caso Wisconsin v. Yoder que le otorga a los amish el derecho a no ser contaminados por la exposición al mundo exterior, al parecer reconoce dicho derecho. Los amish se han resistido a la integración a la sociedad apelando al derecho a no matricular a sus hijos en la escuela púbica.

  1. Pero ellos no exigieron el derecho a ser protegidos de la impureza espiritual pues admitieron que participan en un mundo impuro;
  2. Las demandas más recientes a la protección de la contaminación espiritual son distintas;

Esencialmente, constituyen una especie de separatismo portátil, una licencia para separarse de los otros que uno puede utilizar dentro de la sociedad con otros—las personas que son vistas como la fuente de la contaminación espiritual. Ésta es una postura indefendible.

  • Por cada reclamante que acepte la acomodación con un mundo impuro, otros van a surgir para quienes esa acomodación particular es inaceptable;
  • Por cada hombre jaredí dispuesto a sentarse al otro lado del pasillo de una mujer, otros más van a aparecer, para quienes estar en la misma fila, o dos o tres filas aparte, o incluso en la misma cabina que una mujer es una abominación;

Por cada empleador dispuesto a aceptar la acomodación del mandato de anticonceptivos que actualmente decreta el Departamento de Salud y Servicios Humanos, otros más van a aparecer que se oponen a esta acomodación excesiva de un sistema que es, en su opinión, inherentemente pecaminoso.

  1. Esto es justo lo que está ocurriendo en casos como los de Little Sisters, Wheaton College, y Priests for Life, motivados por la idea de que el acto mismo de firmar el formulario que certifica el recibo de la excepción está prohibido por ser cómplice con un sistema pecaminoso;

Incluso si una nueva acomodación puede ser diseñada para satisfacer a estos demandantes, otros aun más puristas en su concepción del aislamiento del pecado seguramente surgirán. Simplemente, no hay ningún límite o parámetro lógico para la pureza espiritual.

Aquello podría satisfacer la visión intransigente de la religión del magistrado Scalia. Pero no es una versión de la religión a la cual la mayoría de los creyentes se adhiere. Y, evidentemente, no debería ser ensalzado como un modelo que los reclamantes deberían cumplir para demostrar su sinceridad religiosa.

Las prácticas de la pureza religiosa solo pueden ser acomodadas cuando los costos impuestos sobre los otros no sean demasiado grandes, un requisito que rara vez puede ser satisfecho mientras el reclamante permanezca en sociedades comerciales y políticas con personas que considera pecaminosas.

¿Cómo se llama el espíritu de desorden?

Véase también [ editar ] –

  • Primo de Belfegor

¿Qué refleja el desorden en una persona?

El significado del desorden – En general, el desorden en los espacios que habitamos es señal de desorganización en nuestro mundo interior. Permanecer saturado de objetos, significa estar saturado de ideas y proyectos sin resolver. El desorden lanza un mensaje de confusión interna, falta de estructuración y falta de definición. Además, los estudiosos del Feng Shui y de prácticas similares, aseguran que el desorden tiene diferentes significados, dependiendo del lugar en donde se acumule. Esto es lo que indican al respecto:

  • Los objetos amontonados en zonas que están a la entrada de una casa significa un profundo temor a relacionarte con otras personas.
  • Los amontonados en la cocina o los espacios en donde se preparan alimentos significa fragilidad emocional y resentimiento.
  • Aquellos amontonados en los armarios significa dificultad para analizar y controlar los sentimientos y emociones.
  • Los objetos amontonados debajo de los muebles indica que se es muy dependiente de la opinión de los demás y se da gran importancia a las apariencias.
  • Los que están amontonados detrás de las puertas son una expresión de miedo a ser rechazado por los demás y de la convicción de sentirse vigilado.
  • Objetos amontonados en el escritorio o el sitio de trabajo significa miedo, frustración y necesidad de control sobre las situaciones.
  • Objetos desordenados en el garaje implica temor a lo nuevo y falta de destreza para actualizarse.
  • Los objetos amontonados en los pasillos significa miedo a expresarse, a decir directamente lo que se desea.
  • Aquellos amontonados en la sala significa miedo a ser rechazado por la sociedad.
  • Los amontonados en el comedor tienen que ver con sentirse controlado por la familia e inseguro de uno mismo.
  • Por último, los objetos amontonados por toda la casa significa que tenemos ira reprimida y que nos sentimos apáticos y desinteresados por la vida.

.

¿Cómo nos afecta el desorden?

Vivir en una desorganización continua es uno de los agentes que más menoscaban el bienestar y es una fuente de estrés. 10/07/2018 De manera lenta pero inexorable, el estrés puede provocar un amplio abanico de dolencias físicas y psíquicas , desde dolores musculares, cansancio, problemas gastrointestinales, cardiacos, dermatológicos, sexuales… Los estresores más comentados son los relacionados con las altas exigencias de la vida laboral y social, mientras que el entorno físico del individuo suele pasar inadvertido a la hora de valorar cuáles son los factores más estresantes.

Pero los estímulos externos, como el frío, el calor o el ruido constituyen una fuente importante de estrés. Y, por supuesto, también la desorganización. El desorden obstaculiza el equilibrio emocional y psicológico , y es un desencadenante de otras situaciones que también generan estrés por sí mismas.

¿Puede el desorden y la disposición de tu hogar estar causándote más problemas de los que imaginas? A veces no somos conscientes de la importancia de mantener un entorno saludable, limpio y en el que cada cosa está donde debe estar, pero no deberíamos subestimar la importancia del orden en nuestra salud mental: mantener una casa ordenada ayudará a que tu cerebro también lo esté. En cambio, estas son las consecuencias negativas de vivir en una desorganización continua: Que Dice La Biblia Sobre La Limpieza Del Hogar Mantener el orden y la armonía en los espacios e incluso en los colores son antídotos eficaces frente al estrés.

¿Qué significa barrer espiritualmente?

Barrer algún zapato o los pies – “Cuidado con los pies”. Es una de las frases más repetidas y escuchadas cuando estamos barriendo. Según mucha gente, rozar los pies o tocar algún zapato cuando estamos barriendo es sinónimo de mala suerte en el amor. Incluso muchas personas creen que si te barren por completo los pies, no te casarás en años.

¿Por qué a Dios no le gusta el desorden?

1 Corintios 14:33 Porque a Dios no le gusta el desorden y el alboroto, sino la paz y el orden. Como es la costumbre en nuestras iglesias.

¿Quién es la cabeza del hogar según la Biblia?

De acuerdo con la Biblia, el que debe mandar en la casa es el hombre, pero en la práctica quien lo hace es la mujer, porque es facilitadora, al estar más pendiente de las necesidades del hogar e incluso, en muchos casos, es la que aporta.

¿Quién no sabe gobernar su casa?

5 (porque el que no sabe a gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6 no un a neófito, no sea que b se envanezca y caiga en la c condenación del diablo. 7 También es necesario que tenga buen a testimonio de parte de los b extraños, para que no caiga en afrenta y en c lazo del diablo.

¿Cómo se limpia el corazón según la Biblia?

Tener un corazón limpio es tener conexión directa con Dios. Es ser y sentir a Dios dentro de uno mismo y expresarlo en palabras, gestos y actos que engrandecen al que los realiza tanto como a aquellos que son sus receptores. Dios habla a través de un corazón puro de Amor.

¿Qué es la limpieza de corazón?

Definición de limpieza de corazón – [ir a links] –> definición RAE | Buscar en la web | Código Civil y Comercial | Lo último | Fallos

    Buena fe. | | Honradez. Sinceridad. Proceder leal. Más Definiciones del Diccionario Derecho General Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra l >> Más Definiciones del Diccionario Derecho General >> limpieza de corazón

¿Mejoramos la definición? Puntos: 3 (9 votos) Bloque enlaces universojus (adsbygoogle = window. adsbygoogle || []). push( ); –> Palabras cercanas a la(s) palabra(s) “limpieza de corazón”: limpiar “limpiar. ” limpiaúñas. límpido, da. limpiedad o limpiedumbre limpieza “limpieza. ” limpieza de bolsa     >> limpieza de corazón limpieza de manos limpieza de sangre limpio limpio, en.

¿Qué significa estar limpio?

Que tiene el hábito del aseo y la pulcritud. adj. Libre, exento de cosa que dañe o inficione.

¿Qué dice en Filipenses 2 4?

1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable y algunas misericordias, 2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo a amor , b unánimes , sintiendo una misma cosa.

  1. 3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien, con humildad, a estimando cada uno a los demás como superiores a sí mismo; 4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros;

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el que, siendo en a forma de Dios, no tuvo como usurpación el ser b igual a Dios. 7 sin embargo, se despojó a sí mismo, tomando forma de a siervo , haciéndose semejante a los hombres; 8 y hallándose en la a condición de hombre, b se humilló a sí mismo, y se hizo c obediente hasta la d muerte , y e muerte de cruz.

9 Por lo cual Dios también le a exaltó hasta lo sumo, y le dio un b nombre que es sobre todo nombre; 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda a rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el a Señor , para la gloria de Dios Padre.

12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, a labrad vuestra b salvación con temor y temblor; 13 porque Dios es el que en vosotros produce tanto el querer como el hacer, por su buena voluntad.

14 Haced todo sin murmuraciones ni a contiendas , 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, a hijos de Dios, sin culpa, en medio de una generación maligna y perversa, entre los cuales b resplandecéis como luminares en el mundo; 16 aferrados a la a palabra de vida para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni he trabajado en vano.

17 Y aunque sea a derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me alegro y regocijo con todos vosotros. 18 Y asimismo, alegraos también vosotros, y regocijaos conmigo. 19 Mas espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, para que yo también esté de buen ánimo, al saber de vuestro estado.

  1. 20 Porque a ninguno tengo de igual ánimo y que tan sinceramente esté interesado por vosotros;
  2. 21 Porque todos a buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús;
  3. 22 Pero de él ya habéis conocido sus méritos, que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio;

23 Así que a este espero enviaros, después que yo vea cómo van mis asuntos; 24 y confío en el Señor que yo también iré pronto a vosotros. 25 Mas tuve por necesario enviaros a a Epafrodito , mi hermano, y colaborador y compañero de milicia, y vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades; 26 porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que él había enfermado.

27 Pues en verdad estuvo enfermo, al borde de la muerte; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza. 28 Así que le envío con mayor prontitud, para que al verle de nuevo os volváis a regocijar, y yo esté con menos tristeza.

29 Recibidle, pues, en el Señor con todo gozo; y a tened en b estima a los que son como él, 30 porque por la obra de Cristo estuvo cercano a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que a faltaba en vuestro servicio hacia mí..